Libros mencionados en la Biblia que no se han encontrado

Libros mencionados en la Biblia que no se han encontrado

La Biblia menciona varios libros que no han sido encontrados.

Pero tambien menciona otros que aunque no forman parte de la Biblia, si se han encontrado.

Y tambien encontramos en la Biblia algunos casos en los que se hace mención de algún hecho ó personajes relacionados con pasajes bíblicos, pero esos detalles específicos no se encuentran en los libros de la Biblia, y por lo tanto significa que el autor del libro bíblico tomó esos datos de algún otro libro que no ha sido incluído en la Biblia.

Existen otros casos en que el autor del Nuevo Testamento, se refiere a hechos ó detalles que no aparecen en el texto hebreo del Antiguo Testamento, pero que sí aparecen en la versión del Antiguo Testamento en griego (Septuaginta – LXX).

Libros mencionados en la Biblia que no han sido encontrados

La lista pudiera ser bastante larga, y en ocasiones algunos estudiosos especulan que algunos de los siguientes libros son en realidad libros que si han sido incluidos en la Biblia pero bajo algún otro nombre.

En esta lista podríamos mencionar entre otros:

Libro de las guerras del Señor mencionado en Números 21 : 14.

Libro de los hechos de Salomón, mencionado en 1 Reyes 11 : 41, que menciona ese libro incluye todo lo que hizo y toda su sabiduría. Por cierto que el historiador judío Flavio Josefo le atribuye a Salomón una enorme cantidad de libros, de canciones mil cinco, tres mil parábolas de todo tipo de árboles y de animales y todo ser viviente. (Ant. judías Libro 8 – cap 2 – 5)

Libro de Samuel vidente mencionado en 2 Crónicas 29 : 29

Libro del profeta Natán, libro de las profecías de Abías, y libro del vidente Iddo, mencionados en 2 Crónicas 9 : 29

Libro sobre los hechos de Uzías, escrito por el profeta Isaías, mencionado en 2 Cronicas 26 : 22

La lista puede ser extensa pero estos son solo algunos ejemplos.

Libros mencionados en la Biblia que sí han sido encontrados

Libro de Jaser mencionado y citado en la Biblia en Josué 10 : 12 y 2 Samuel 1 : 18

Libro de Gad vidente mencionado en 2 Crónicas 29 : 29

 

Detalles mencionados por autores del Nuevo Testamento sobre pasajes del Antiguo Testamento pero que no se encuentran en ninguna parte del Antiguo Testamento.

Como ejemplo tenemos al apóstol Pablo que menciona en 2a Timoteo 3 : 8 nombres de magos egipcios del pasaje de Exodo 7 : 11 – 12, pero los nombres de esos magos no están en ese pasaje de Exodo ni en ninguna otra parte de la Biblia, ni del Antiguo ni del Nuevo Testamento, y por lo tanto significa que Pablo tomó esos nombres de algo que leyó en otro libro, es un hecho que Pablo como fariseo bien instruído y leído, conocía muchos textos, de hecho Pablo incluso cita poetas griegos y conoce de cultura y medicina griega, es aún más razonable que conociera antiguos libros judíos que no forman parte de la Biblia actual.

Otro ejemplo es Judas que en el versículo 14 cita una profecía de Enoc, la cual no se encuentra en ninguna parte del Antiguo Testamento, pero procede de un antiguo texto judío conocido como el libro de Enoc, ó con mayor precisión el libro 1 de Enoc.

Judas también en los versículos 14 y 15 hace referencia a hechos que no están en ninguna parte del Antiguo Testamento, a una disputa entre Satanás y Miguel sobre el cadáver de Moisés, esos hechos y detalles no están en ningun libro del Antiguo Testamento, pero parece proceden de un antiguo texto judió llamado el Testamento de Moisés ó también conocido como la Ascensión de Moisés.

Tanto el apóstol Pedro en sus cartas como Judas, hacen mención de hechos y detalles correspondientes a un pasaje en Génesis 6, pero esos detalles no están en ninguna parte del Antiguo Testamento, sino en el libro 1 de Enoc antes mencionado.

Detalles mencionados en el Nuevo Testamento en que el autor tomó detalles del Antiguo Testamento en su versión en griego.

Pondré el ejemplo de Hechos 7 :53 y de Hebreos 2 : 2, versículos en los cuales el autor del Nuevo Testamento menciona que la ley (los mandamientos de Dios) fue entregada por medio de ángeles, ó fue entregada en la presencia de ángeles.

Esa idea ó concepto ó detalles  no se encuentran exactamente en el Antiguo Testamento en su versión en hebreo (texto masorético), por lo tanto no los encontrará en su Biblia en español en ninguna versión, pero ese detalle se puede encontrar en Deuteronomio 33 : 2 en la versión en griego del Antiguto Testamento (Septuaginta – LXX), los autores del Nuevo Testamento citan continuamente el Antiguo Testamento en su versión griega, la cual tiene algunas diferencias con el texto hebreo (masorético).

La película Los Diez Mandamientos (1956) menciona que utilizó como documentos fuente: Las Sagradas Escrituras, además de los antiguos textos de los historiadores judíos Flavio Josefo, Filo de Alejandría y tambíen en los créditos se menciona el Midrash, texto con enseñanazas de rabinos judíos.

Por lo visto los productores de la película solo utilizaron el Antiguo Testamento derivado ó traducido del texto hebreo, pues si hubieran utilizado tambien como documento fuente el pasaje de Deuteronomio 33 : 2 de la Septuaginta, ó hubieran tomado tambien algún otro texto judío de rabinos como el targum pseudo – Jonathan, entonces la escena en la que Moisés (papel que hace Charlton Heston) recibe los diez mandamientos de parte de Dios, podría haber sido una escena aún más impactante en la que hubieran estado una multitud de ángeles presentes en la entrega de los mandamientos.

 

 

 


Salmo 145 – El versículo que falta en la versión hebrea

Salmo 145 – El versículo que falta en la versión hebrea

El Salmo 145 es un poema acróstico, es un poema en el cual cada versículo comienza con una letra sucesiva del alfabeto hebreo, empezando así desde Alef.

Pero en la mayoría de las Biblias actuales, tomadas del texto hebreo (masorético) faltan unas líneas correspondientes a la letra hebrea Nun, justo después de lo que aparece como el versículo 13 en estas Biblias.

Ese par de líneas es casi seguro no estén en su Biblia, a menos que usted tenga su Biblia de Jerusalén conocida también como Biblia Católica,  no las encontrará en su versión Reina Valera.

Sin embargo éstas líneas aparecen en un manuscrito hebreo, aparecen también en la versión griega (septuaginta) y en la versión en latín (vulgata) así como en la versión en siriaco (Peshitta), tanto en la septuaginta y vulgata el Salmo 145 de la Biblia nuestra  es el 144 en esas 2 versiones, y ese par de líneas también aparecen en el Salmo 145 en los rollos del mar muerto (11QPs5)

Este Salmo 145 también está en un libro mencionado en la Biblia, pero no incluido en la Biblia, y se trata de un libro que hasta la fecha es casi desconocido para la gran mayoría de judíos y cristianos en el mundo, se trata de un libro mencionado en 1 Crónicas 29 : 29, el libro de Gad vidente, aunque en ese libro el párrafo es diferente al que encontramos en las versiones mencionadas anteriormente.

Sin embargo en casi todos los textos masoréticos no está incluido ese par de líneas.

Abajo incluyo algunas de las versiones:

Biblia de Jerusalén – Fiel es Yahvé en todo lo que dice, amoroso en todo lo que hace.

Septuaginta – Fiel es el Señor en sus palabras y devoto en sus obras.

Rollos del mar muerto  – Dios es fiel en todas sus palabras y amoroso en todas sus obras

Peshitta (Siriaco) – Yahweh es fiel en sus palabras, y justo en todas sus obras

Libro de Gad vidente –

Es bueno e interesante comparar versiones de la Biblia, debido a casos como este y algunos otros que he mencionado en el artículo sobre diferencias entre la Biblia versión hebrea y la griega.


Apocalipsis 22 : 14 – Comentario Biblico

Apocalipsis 22 : 14 – Comentario Biblico

 Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad

Apocalipsis 22 : 14 (Reina Valera 1909)

Este es el texto que hace sentido (la traducción 1960 presenta varios problemas), este texto en la versión antigua, coincide con los demás textos bíblicos a lo largo de la Biblia, que hablan de guardar los mandamientos de Dios, para alcanzar finalmente el cielo (ó la salvación final), tales como:

“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos” 1ª Juan 2 : 3

“y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él” 1ª Juan 3 : 22

“En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.

 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” 1ª Juan 5 : 2 – 3

“Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” Apocalipsis 12 : 17

“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” Apocalipsis 14 : 12

Estos textos van de acuerdo en el concepto de que no solo la entrada es angosta sino el camino de la salvación es angosto, es un camino de mantenerse en fe en Jesús y de mantenerse en obediencia a los mandamientos de Dios, y de llegar a la muerte física en completa santidad (no hay santidad a medias) para poder ver al Señor, ya que sin santidad nadie lo verá.

Porque el que ha creído en Jesús y ha sido hecho una criatura nueva regenerada, nacido de nuevo por la obra del Espíritu Santo y se mantiene guardando sus mandamientos permanece en Jesús.

“Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.

 Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado” 1 Juan 3 : 23 – 24

“Y aunque era Hijo, por lo que padeció, aprendió la obediencia,  y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que lo obedecen”  Hebreos 5 : 8 – 9

De tal manera que entonces el que se mantiene creyendo en Jesús y se mantiene guardando los mandamientos de Dios y obedeciendo a Dios, alcanza la salvación final y la entrada al cielo, como lo dijo el Señor Jesús:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Mateo 7 : 21

Aaaa


1 Reyes 1 : 1 – 4 Comentario Bíblico.

1 Reyes 1 : 1 – 4 Comentario Bíblico.

“Cuando el rey David era viejo y avanzado en días, le cubrían de ropas pero no se calentaba.

Le dijeron, por tanto, sus siervos: Busquen para mi señor el rey una joven virgen, para que esté delante del rey y lo abrigue, y duerma a su lado, y entrará en calor mi señor el rey.

Y buscaron una joven hermosa por toda la tierra de Israel y hallaron a Abisag sunamita, y la trajeron al rey.

Y la joven era hermosa: y ella abrigaba al rey, y le servía: pero el rey nunca la conoció”

En esa época era una recomendación y práctica médica el disponer que una persona joven transmitiera el calor a una persona en edad avanzada.

El historiador Flavio Josefo narra:

“David ahora estaba en años, y su cuerpo por el paso del tiempo, se volvió frío y adormecido, tanto así que no podía calentarse cubriéndose con muchas ropas; y cuando los médicos se juntaron, acordaron este consejo, que una hermosa virgen, escogida de todo el país, debiera dormir al lado del rey, y esta mujer transmitiera calor al rey y fuera un remedio para su entumecimiento. Fue encontrada en la ciudad una mujer, de hermosura superior a las demás mujeres (su nombre era Abishag), quien durmiendo con el rey, no hizo más que comunicar calor a él, porque él era tan viejo que no podía conocerla como un esposo conoce a su esposa, pero de ésta mujer hablaremos más adelante”   Flavio Josefo Antigüedades de los judíos 7 : 14 – 3

Se dice que incluso Galen recomendaba este tipo de tratamiento en algunos casos similares (Galen Método de Medicina VIII 7).

Así que esta mujer fue conseguida únicamente para servir al rey, estar delante de él sirviéndole de tal forma que pudiera transmitirle calor y evitar que el rey entrara entumecimiento por el frío.

Aaaa


Cuidado con los falsos profetas

Cuidado con los falsos profetas

Ahora que estoy estudiando el libro de Reyes, llegué a un capítulo que considero tiene una buena lección sobre el cuidado que se debe tener con falsos profetas que se hacen pasar por hombres ó mujeres de Dios.

Aquí el enlace para el comentario sobre dicho pasaje en el libro de Reyes.


El caos era generalizado en todo el mundo.

Posiblemente escriba un relato corto a manera de ficción.

Lo siguiente es algo que podría contener el mismo.

 

El caos era generalizado en todo el mundo.

 

El califato islámico ISIL continuaba causando destrucción y muertes no solo en Irak y Siria, sino en la mayor parte de Europa y el Norte de Africa.

Los ataques a Israel continuaban desde varios frentes.

En casi todos los países del mundo continuaban los ataques de personas suicidas y aparentemente locas, atacando a inocentes. Ataques que habían surgido curiosamente de la nada y simultáneamente.

Antes de que surgieran esos ataques, y precedido por un incremento de terremotos y actividad volcánica, un segundo sol con planetas era visible en el cielo, era inminente mayor caos sobre el planeta derivado de esto, pero sería un caos nunca antes visto en la historia de la humanidad.

Mucha gente no lo podía creer,

El caos continuaba creciendo, meses antes algunas personas desaparecieron misteriosamente de la faz de la tierra, los medios de comunicación daban diversas versiones.

La población mundial ansiaba alguien que pudiera traer paz y calma ante el caos.

Un día toda la atención de los medios de información estaba centrada en el medio oriente.

El anuncio sobre un tratado de paz por 7 años traía algo de calma.

Las televisoras mostraban a un líder político surgido del medio oriente, aparentemente de una élite de líderes con algo muy peculiar que también había en Europa y el norte de Africa. Su asistente de relaciones públicas un israelí judío.

Iskandar tomó la palabra y anunció un tratado de paz entre Israel, y muchos otros estados del medio oriente, incluyendo al califato islámico.

La población del mundo tuvo algo de calma, veían con agrado a este líder con una trayectoria corta pero exitosa, alguien exclamó, éste es un verdadero líder, un Nimrod de la nueva era, que trae a los pueblos a estar unidos en paz.

Un investigador había concluido que las personas desaparecidas y que no fueron muchos, eran personas radicales en sus creencias, creyentes en Jesús, que habían tenido una experiencia de cambio de vida, y practicaban una vida moral radical, entera santidad le llamaban.

No muchos se habían percatado de otro fenómeno que se estaba dando, ¿de donde habían surgido tantas personas que parecían haber salido de la nada, sin antecedentes…..?

Aaaa


¿En qué parte de la Biblia dice eso?

¿En qué parte de la Biblia dice eso?

 

Existen muchas frases conocidas y algunas personas hacen bien en preguntarse, y ¿en qué parte de la Biblia dice eso?

¿En qué parte de la Biblia, dice?

Una vez salvo, siempre salvo.

Dios ama al pecador, pero odia el pecado.

Al que madruga, Dios lo ayuda.

Pare de sufrir.

Descubre el campeón que hay en ti.

Todos los días son viernes.

Declárate bendecido.

Y muchas más, pero entonces es importante investigar si éstas frases se encuentran en la Biblia, y en dado caso, cual es su contexto y significado.

Abajo el enlace para un comentario, sobre la frase:

Dios ama al pecador y odia al pecado – ¿Cierto ó falso?

Aaaa


Por gracia sois salvos por medio de la fe. La salvación es el regalo de Dios, pero la fe no es el regalo de Dios, sino la mano que se extiende para tomar la salvación que Dios da.

Por gracia sois salvos por medio de la fe.

La salvación es el regalo de Dios, pero la fe para creer en Jesús, no es el regalo de Dios, sino la mano que se extiende para tomar la salvación que Dios da por medio de la obra de Jesús el Cristo en la cruz.

“ Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe” Efesios 2 : 8 – 9.

Algunas personas han tomado como base éste pasaje en forma aislada para interpretar y concluir que la fe es un regalo de Dios, y que por lo tanto una persona ni siquiera es capaz por si misma de tener fe en Dios, ó fe para creer en Jesús.

Grámatica en original griego.

A.T. Robertson señala:

“Y esto (kai touto). Neutro, no femenino taute, y por tanto no se refiere a pistis (femenino) ó a charis (también femenino), sino al hecho de ser salvo por gracia condicionada a fe de nuestra parte”   A.T. Robertson – Word Pictures in the New Testament 1930

Sin embargo, además de considerar la gramática del original griego, la cual aclara que el regalo es la salvación y no la fe, tambien es importante no considerar este pasaje en forma aislada, ya que existen muchos pasajes que nos muestran como se da la fe de la persona.

Jesús recrimina a quienes tienen poca fe y felicita a los que tienen fe.

“En varios pasajes podemos apreciar como Jesús recrimina y reprocha a quienes carecen de fe, y por el contrario Jesús felicita a quienes tienen fe.

Vemos que en Nazaret, Jesús no hizo muchos milagros debido a la falta de fe de sus habitantes “Y no hizo allí muchos milagros, debido a la incredulidad de ellos”, Mateo 13 : 58, es decir que la gente de Nazaret en su falta de fe en Jesús, lo limitaron para obrar milagros, la culpa era de la gente de Nazaret por su falta de fe, de ninguna manera era culpa de Dios por no darles fe, la fe debe salir de cada persona como seguiremos viendo en otros textos.

Por ejemplo en Mateo 8 : 5 – 13, encontramos el pasaje que habla de la fe del centurión.

Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

11 Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;

12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13 Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”

Este mismo acontecimiento lo encontramos en Lucas

Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum.

Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir.

Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo.

Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto;

porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga.

Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo;

por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano.

Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

10 Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.” Lucas 7 : 1 – 10.

Notamos tanto en el relato de Mateo 8 versículo 10, como en el relato de Lucas 7 versículo 9 que cuando Jesús, escuchó al centurión y como este creyó que ni siquiera era necesario que Jesús fuera a su casa, sino que bastaba con su palabra de autoridad para sanar a su siervo, Jesús se maravilló del centurión y dijo a los presentes que ni siquiera en Israel había hallado tanta fe.

En este acontecimiento del cual fueron testigos Mateo y Lucas, ambos coinciden y anotan que Jesús se maravilló, se sorprendió de la fe del centurión.

Si la fe fuera un regalo que Dios diera ó que Jesús que es Dios hecho carne y hueso diera como regalo ó como don, no tendría sentido que Jesús se maravillara de la fe que el centurión tuvo.

No tendría sentido que Dios y Jesús dieran como regalo ó don la fe y luego se maravillen de la persona que tiene fe, si Dios y Jesús dieran la fe como regalo ó como don, tampoco tendría sentido que Dios y Jesús reprocharan a las personas que no tienen fe.

Hay un pasaje que habla con claridad indicando que sin fe es imposible agradarle a Dios.

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11 : 6.

Sería absurdo que uno no le pueda agradar a Dios, por falta de fe, y que uno culpe a Dios por la falta de fe de uno, argumentando absurdamente que es la culpa de Dios que no me dio la fe, y por lo tanto no la tengo, y por lo tanto no le agrado a Dios, y por lo tanto Dios tiene la culpa, eso es absurdo.

Encontramos otro pasaje que muestra que Jesús no hizo muchos milagros en Nazaret, debido a la falta de fe de la gente ahí.

“ Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos” Mateo 13 : 58.

Podemos ver en el pasaje cuando Jesús caminó sobre el agua, como le recriminó fuertemente a Pedro su falta de fe.

“En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud.

23 Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.

24 Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.

25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.

26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: !!Un fantasma! Y dieron voces de miedo.

27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: !!Tened ánimo; yo soy, no temáis!

28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame!

31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.” Mateo 14 : 22 -33

Nótese en el versículo 31 que Jesús le recrimina a Pedro que haya dudado, y le llama claramente hombre de poca fe.

No tendría sentido que Jesús culpara ó felicitara a las personas por algo que Dios diera como don, si la fe fuera un don ó regalo de Dios, sería injusto e ilógico que Jesús recriminara a las personas por algo que no estuviera en su capacidad tener.

Pero es lógico y tiene sentido que Jesús y Dios recriminen a las personas por una falta de fe que no tengan cuando está en ellos la capacidad de tenerla.

Veamos otro pasaje en el cual Jesús sana a una mujer que ha tenido fe en Jesús.

“ Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada,

44 se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre.

45 Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado?

46 Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí.

47 Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada.

48 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz” Lucas 8 : 43 – 48.

Jesús dijo que su fe la había salvado, Jesús pudo saber que la mujer estiró su mano con fe para tocar el borde de su manto.

Lo cual es una buena ilustración de cómo funciona la fe.

La fe es como la mano que se extiende para tomar la salvación que nos da Dios por medio de Jesucristo.

La fe es cuando la gente se movía acercándose a Jesús, porque creían con fe que Jesús los podía sanar.

La fe no es un regalo de Dios.

El interpretar que Dios es quien da la fe, para que luego la persona tenga fe para salvación es un error, que distorsiona el evangelio, y luego con ese error algunos enseñan que en lugar de tener fe en Jesucristo para salvación como enseña Juan 3 : 16, lo que hay que hacer es una obra de orar a Dios para pedirle fe, lo cual es un grave error..

  1. J. I. Packer en su libro “Fundamentalism and the Word of God” menciona que este asunto es a veces representado como si Dios diera la fe al pecador primero, y entonces, cuando el pecador le trae su fe a Dios, Dios le da la salvación.
  2. Sir Robert Anderson en su libro “The Gospel and its Ministry” de 1876, señala que la aseveración de que la fe es un regalo es un error.y que este asunto es representado como si Dios le diera primero la fe al pecador, y cuando el pecador le trae la fe de vuelta, Dios le diera la salvación. Es como si un panadero que se rehúsa a dar pan a las personas con manos vacías, y entonces el panadero primero les da una moneda equivalente al precio del pan, para luego entonces a cambio del dinero que él mismo les da, les de la pieza de pan. Anderson señala que el decir que la fe es el regalo de Dios, no solo es destruir el versículo 9 (el siguiente versículo) sino destruir la fuerza de todo el pasaje.
  3. Thomas K. Doty en su libro “Lessons In Holiness” de 1881, señala acertadamente que las promesas son de Dios, pero el acto de fe es humano, pero aún así algunos suponen que el pasaje de Efesios 2 : 8 muestra que la fe es el regalo de Dios, pero en realidad el término “a través de la fe” es parentético en el texto. Es la salvación la que se establece como un regalo, el siguiente versículo contrastando tal regalo por medio de fe, con una salvación imposible por medio de obras, y señala que por lo tanto el orar a Dios pidiendo fe como un regalo de Dios no es correcto.
  4. Joseph Agar Beet explica: “Tú no eres la fuente de tu propia salvación, es un regalo y es un regalo que Dios da. No viene de obras humanas”. (A Commentary on St Paul’s Epistle to the Ephesians – 1890)

Vemos entonces que el leer el pasaje de Efesios 2 : 8 asumiendo que la fe es el regalo, es no solo destruir el sentido del versículo 9, sino mal interpretar todo el pasaje.

Asi la salvación que Dios ofrece por gracia, gratuitamente, por medio de la fe en Jesucristo.

La fe no es ningún regalo de Dios, la salvación es el regalo de Dios, pero la persona tiene que poner su fe en Jesús para entonces recibir el regalo de  la salvación en Jesús, dicha salvación es por gracia, Dios no la cobra, la da gratis cuando tu pones tu fe creyendo en Jesús.

Si la fe para creer en Jesús para salvación fuera un regalo de Dios, imagina lo que pasaría, con esta ilustración simple.

Un pecador muere y el día de su juicio, argumenta que no pudo creer en Jesús para salvación pues Dios no le dio la fe necesaria para creer en Jesús, por lo tanto no se le puede juzgar por no creer en Jesús, no se le puede juzgar como culpable de algo que estaba realmente imposibilitado para hacer porque Dios no le dio esa capacidad de tener fe.

El juzgarlo como culpable de no creer en Jesús, cuando era imposible que lo hiciera (por no haberle dado la fe para ello) legalmente sería injusto.

En el día del juicio ante el trono de Dios, ningún ser humano podrá exponer como argumento de defensa que Dios no le dió el regalo de fe para poder creer en Jesús, porque la fe para creer en Jesús no es ningún regalo de Dios. Todo ser humano tiene la capacidad de tener fe en Jesús para salvación, y es su responsabilidad si lo hace ó no.

Como todo ser humano tiene la capacidad en sí mismo de poner su fe en Jesús, para salvación.

Entonces Dios sería terriblemente injusto si la posibilidad de una salvación real solamente la pusiera al alcance de algunos a quienes El les regala la fe, aquí no es que Dios no sea soberano, aquí es que hay que entender que Dios ES JUSTO,  y perfectamente justo, Dios no puede hacer discriminación de seres humanos en ese sentido.

Debido a que todo ser humano tiene en sí mismo la capacidad y posiblidad de creer en Jesús para salvación, es que el ser humano que no crea en Jesús para salvación será hallado culpable y condenado, por no haber ejercido una fe que estaba habilitado y capacitado para ejercer.

“El que en él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”  Juan 3 : 18

Es precisamente por eso que Juan 3 : 18 señala que el que no cree en Jesús es condenado porque no ha creído en Jesús el Cristo el HIjo de Dios, es decir a quien no cree en Jesús, se le cuenta como culpa el no creer en Jesús, esto es lógico y válido legal y moralmente si el ser humano tiene en si mismo y por si mismo la posiblilidad de creer en Jesús, de extender su mano para recibir la salvación, y entonces al pecador que  no cree en Jesús, el pecador que no extendie su mano para recibir la salvación, el pecador que rechaza la salvación,  se le cuenta como culpa, precisamente porque pudo haber aceptado y recibido la salvación y no lo hizo.

Dios ha puesto la salvación al alcance de todo ser humano.

Dios ha dotado al ser humano de:

Libre voluntad,

Y además:

Dios  diseñó al ser humano con la capacidad de ejercer un acto de fe en creer en alguien.

Ya sea que el ser humano elija creer en Jesús para salvación, es decir el extender la proverbial mano para recibir la salvación, creer en Jesús como Dios hecho carne y hueso que ocupó  el lugar del pecador en la cruz, para recibir en sustitución el castigo que el pecador merecía,  ó bien el creer en alguien que no puede de ninguna forma dar salvación, en alguien que no murió en la cruz para ocupar el lugar del pecador, ya sea un “santo”, una virgen, un buda, etc. ó tambien el simplemente no creer, no ejercer fe alguna,  pero ésto no por falta de capacidad del ser humano.

Desgraciadamente es evidente que algunas personas usan su fe para ponerla en algún “santo” en alguna virgen, en buda, etc. en quienes no hay salvación del justo juicio de Dios.

Este pasaje de Efesios 2 :8 se debe contemplar y analizar junto con el versículo 9, para entender el sentido, pues Pablo está diciendo que la salvación es un regalo (que se recibe por medio de la fe) y lo contrasta con el versículo 9, enfatizando que la salvación no se puede obtener por obras.

Dios pone la salvación a disposición de todo ser humano, pero solo quien pone su fe en Jesús, puede gozar de la salvación a través de Jesús el Cristo.

La fe no es ninguna obra de la cual uno se pueda gloriar.

Leon Morris en su libro The Atonement ilustra cómo funciona la fe, con la anécdota de un muchacho sediento que extiende su vaso para recibir el regalo de la bebida fría, el hecho de que haya extendido su vaso no es ningún mérito, su vaso fue solo el medio para recibir el regalo de la bebida fría y así funciona la fe. La fe no es un mérito, sino el medio por el cual se recibe el regalo de salvación. Fe es la mano extendida para recibir el regalo de Dios.

Si alguien se encuentra a la deriva en el mar, y un barco se acerca para rescatarlo y salvarlo y le arroja una cuerda para subirlo al barco, la fe sería como la mano que se extiende para tomarse de la cuerda creyendo que lo subirán al barco para ser rescatado.

La persona que es rescatada de esta forma no se puede gloriar en que extendió su mano para tomar la cuerda y ser rescatado, es decir no se puede gloriar en decir que fue su esfuerzo de extender la mano para recibir la cuerda salvadora lo que lo salvó, no fue su obra ni su esfuerzo lo que lo salvó, lo que lo salvó fue que alguien tuvo misericordia de él y le lanzó la cuerda.  Así como tampoco una persona que extiende su mano para recibir un chaleco salvavidas se puede gloriar de que extendio la mano y su obra y esfuerzo lo salvó, ni tampoco una persona que pide dinero en la calle se puede gloriar de que hizo una obra ó trabajo al extender su mano para recibir las monedas que alguien le regaló.

De igual forma la fe no es ninguna obra y por no ser ninguna obra nadie se puede gloriar de haber tenido fe en Jesús para recibir el regalo de salvación que Dios da por medio del sacrificio de expiación de Jesús en la cruz.

.

La Taza de Fe - Romanos 5:2

La salvación  de Dios se da libremente a todos, a través de creer en Jesús y su sacrificio en la cruz. Nosotros recibimos su salvación  por la fe. ¡ Así que voltea tu taza de fe ¡

Caricatura utilizada de acuerdo con las políticas de uso de Caricatura Alegre de Mike Waters (Enlace aqui)

Aaaa


Juan 3 : 16 Explicación de Porque de tal manera amó Dios al mundo

Juan 3 : 16 Explicación de: Porque de tal manera amó Dios al mundo…

¿Que relación tiene el amor de DIos por el mundo con la muerte de Jesús en la cruz hace unos dos mil años?

Para muchas personas no tiene sentido el amor de Dios con el hecho de que Jesús murió hace dos mil años en una cruz para luego resucitar, no le ven una relación a un hecho con el otro.

Para que puedas dimensionar el amor de Dios, primero necesitas entender que Dios aborrece al pecador y que Dios es justo y no puede dejar al pecador sin castigo y que Dios mismo en su amor dispuso que fuera Jesús (Dios Hijo) quien ocupara el lugar del pecador para recibir el castigo que el pecador merecía.

Luego de que entiendas como Dios aborrece al pecador y que lo debe juzgar y castigar, y si tienes un sentido de culpa de ser transgresor de las leyes morales de Dios y merecer su castigo, sólo entonces podrás ver la necesidad de salvación de ese justo y merecido castigo y solo así podrás valorar y apreciar el amor y misericordia de Dios y el significado y la importancia de la muerte de Jesús.

Juan 3 : 16 dice:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”   Juan 3 : 16

¿Pero qué significa eso de que de tal manera amó Dios al mundo…..?

Para entender a que se refiere Juan 3 : 16, primero debemos entender lo siguiente:

– Dios es el Creador del Universo

– Dios es perfecto

– Dios estableció leyes morales en su universo

– Dios es el juez de todo el Universo

– Dios siendo perfecto y siendo juez de todo el universo, de toda la tierra, no puede pasar por alto las transgresiones a su ley, es decir, los pecados.

– Dios siendo juez justo y perfecto tiene que castigar a los pecadores.

– Dios siendo santo y perfecto aborrece a los pecadores.

Veamos con más detalles éste punto:

Dios Santo y perfecto, no pasa por alto los pecados, aborrece al pecador.

Dios ha puesto leyes morales y como juez de toda la tierra tiene que ejercer justicia y castigo a quien transgrede sus leyes.

Dios aborrece el pecado y al pecador. Contrario a la frase inventada de que Dios odia al pecado pero ama al pecador, ese concepto de que Dios ama al pecador no existe en la Biblia, ningún versículo dice que Dios ama al pecador, por el contrario, varios textos señalan con claridad que Dios aborrece al pecador, y varios textos señalan que es por eso y el juicio de Dios, que Dios ha acabado con pecadores, como en la época del diluvio de Noé, donde la maldad de los hombres era continua y Dios decide acabar con la humanidad con un diluvio, ó como en el caso de Sodoma y Gomorra donde los habitantes eran pecadores continuos y no había ni siquiera diez justos lo cual vemos cuando Abraham intercede por Sodoma.

-Dios de ninguna manera se complace en los pecadores y malvados, Dios no pasa por alto el pecado.

-Dios aborrece al pecador y al que justifica al malvado.

Veamos los siguientes textos que hablan de que Dios aborrece al pecador.

“Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días” Salmo 7 : 11.

“Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

“Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

 Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová
” Salmos 5 : 5 – 6

El que justifica al impío, y el que condena al justo,
Ambos son igualmente abominación a Jehová
” Proverbios 17 : 15

Dios es perfecto y como vemos en los textos anteriores aborrece a los que transgreden sus leyes morales, Dios aborrece a los pecadores, Dios aborrece a los que obran maldad.

Y Dios abomina a los que justifican a los pecadores.

Si sabemos que los pecadores son los que transgreden las leyes de Dios y sabemos que algunas de las leyes morales de Dios, son el no adorar ni servir a otros dioses, el no adorar estatuas ni imágenes, no incurrir en adivinación, ni brujería, ni fornicación, ni adulterio, ni lujuria, ni borracheras, ni robos, ni engaños, por poner algunos ejemplos, entonces podemos entender que cuando Dios aborrece al pecador significa que Dios aborrece a los adúlteros, fornicarios, adivinos, hechiceros, engañadores, mentirosos, ladrones, los que adoran imágenes, a los que piden prestado y no pagan, a los que cometen lujuria viendo pornografía..

Dios es juez de toda la tierra y no pasa por alto el pecado, es justamente porque había pecadores, en el mundo en la época de Noé, que Dios mandó el diluvio para matar a toda la humanidad, salvo a Noé y su familia, es justo porque en Sodoma y Gomorra había pecadores, que Dios destruyó esas ciudades para matar a sus habitantes.

¿Suena eso a que Dios ama al pecador?

De ninguna manera, más bien la historia del diluvio, la de Sodoma y Gomorra, la historia de cuando Dios decide destruir Ninive (aunque luego no lo hizo cuando la gente se convirtió de su mal camino) son confirmación de lo que muestra la Biblia en los textos anteriores, textos que muestran el carácter y justicia de Dios y que Dios aborrece a los pecadores.

Ya vimos que Dios aborrece al pecador, consideremos ahora lo siguiente:

Dios como juez de toda la tierra, tiene que ejercer justicia.

Dios es el Creador y como suprema autoridad ha puesto leyes morales, ha creado agentes con libre voluntad, le ha dado al ser humano libre voluntad para actuar.

Dios es el juez de toda la creación, el juez de toda la tierra.

El ser humano finalmente tiene que rendir cuentas ante su creador, ante Dios, y ser juzgado por los actos que comete en vida, los actos que realiza haciendo uso de su libre voluntad.

El ser humano transgrede las leyes de Dios, cometiendo transgresiones a las leyes morales que Dios estableció, cometiendo malos actos, pecando, haciendo cosas tales como mentir, robar, defraudar, no cumplir con deudas, cometer lujuria, relaciones sexuales fuera del matrimonio, etc.

Basta una sola infracción ó transgresión a la ley moral de Dios, para ser transgresor de la misma y la ignorancia de las leyes morales de Dios, no eliminan la culpa del transgresor, ni tampoco los buenos actos que cometa el transgresor neutralizan sus pecados.

Dios como juez justo de toda la creación tiene que ejercer justicia y dictar sentencia.

La justa justicia de Dios demanda la muerte del pecador, Dios tiene que hacer justicia y el pecador luego de la primera muerte física, al ser juzgado y encontrado culpable de transgredir las leyes de Dios, debe recibir el justo castigo por sus pecados, Dios lo juzga y castiga con una segunda muerte, que es ser torturado sin fin en el lago de fuego y azufre, una tortura, sufrimiento y castigo sin fin merecido y justo, por haber transgredido las leyes morales del Creador, de la máxima autoridad

Dios como Creador y juez está obligado a ejercer justicia y no está obligado a ejercer misericordia. Así que Dios Jehová como juez Supremo, tiene la obligación de ejercer castigo contra el pecador.

En realidad Dios no puede ignorar al pecador dejándolo sin castigo, pues si hiciera eso, Dios estaría fallando como juez Supremo y las leyes morales que ha establecido no se estarían cumpliendo.

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”  Romanos 6 : 23

Ilustración de justicia.

Si una persona planeara asesinar a tu ser más querido y lleva a cabo el asesinato, es capturado con la evidencia incriminatoria, y al ser presentado ante el juez, el juez dijera, cierto este hombre transgredió la ley y cometió un homicidio, y supongamos el homicidio en tu localidad se castiga con el resto de vida en prisión, ó tal vez la muerte.

En este ejemplo el juez diría, el sujeto se encuentra culpable de homicidio y la pena aplicable a tal delito es vida en prisión. Pero el juez dice:  Sé que este hombre es un homicida, no hay duda, y yo soy el juez puesto para hacer justicia y castigar al culpable, pero soy una persona que amo a los seres humanos, soy un juez amoroso y aunque este sujeto es culpable de homicidio, y la ley contempla que debe ser puesto en prisión por el resto de su vida,  lo dejaré en libertad como si no hubiera pasado nada, dejándolo libre para que pueda cometer más crímenes.

¿Sería ese juez un juez bueno ó un juez malo? ¿Aún suponiendo que el asesino dijera lo lamento, justificaría eso que el juez lo dejara en libertad, sin aplicarle la ley?

Ese juez sería malo como juez, no estaría haciendo su función, ni aplicando la ley, si el asesino dijera lo siento, eso no justificaría dejarlo sin castigo, el juez no estaría haciendo aplicar la ley.

De hecho, la persona que justifica al culpable es una abominación ante Dios.

“El que justifica al impío (al culpable), y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación a Jehová”  Proverbios 17 : 15

De igual forma Dios como juez Supremo y perfecto tiene que aplicar la ley, no puede dejar al pecador sin castigo y sin aplicarle la ley.

El pecador transgredió la ley de Dios y merece la muerte, la paga del pecado es la muerte (Romanos 6 . 23).

Si Dios deja al pecador sin aplicarle la ley, sin muerte, entonces Dios sería mal juez. El transgredir las leyes de Dios demanda muerte. El ignorar las leyes morales de Dios no es excusa ni justificación.

Ya vimos entonces que Dios aborrece al pecador, que es juez justo y tiene que hacer justicia castigando al pecador y que no está obligado a tener misericordia.

Antes de proseguir consideremos:

Dios es perfecto y santo, aborrece al pecador, y tiene que hacer justicia, castigando con muerte al pecador, Dios no está obligado a tener misericordia del pecador porque ciertamente es culpable de transgredir su ley.

Con base en lo anterior, ¿Quién tiene problemas?

Dios no tiene ningún problema, con lo mencionado anteriormente. El pecador es quien se enfrenta a un grave problema, tú y yo, vos y yo tenemos serios problemas, porque eso significa que como en un momento ú otro hemos pecado, si hemos pecado somos pecadores y por lo tanto Dios nos aborrece por ser pecadores y Dios debe hacer justicia y Dios nos debe castigar con tortura eterna en el lago de fuego.

Eso si es un grave problema para todos nosotros que hemos pecado contra Dios. Es de hecho, el mayor problema al que se enfrenta todo ser humano.

¿Y quién nos podrá salvar de eso? Si Dios tiene que ejercer justicia y no pasa por alto nuestro pecado ¿Entonces que se puede hacer para salvarnos de nuestro merecido y justo castigo en el lago de fuego, acaso el hecho de que Dios aparte de ser justo, sea amor nos puede ayudar?

Aunque Dios aborrece al pecador, y como Juez tiene que aplicar justicia, también Dios puede ejercer misericordia y amor.

Es el carácter de amor en Dios que lo mueve a tener misericordia de quien no la merece, del pecador que ha cometido homicidios, robos, fornicaciones, lujuria, mentiras, que ha pedido dinero prestado y no lo devuelve, que se ha embriagado, que se ha drogado, que comete inmoralidad sexual, con relaciones sexuales fuera del matrimonio, que no perdonó a otro sus ofensas, etc.

La misericordia y amor de Dios, es la que lo mueve a que en lugar de darle al pecador su justo castigo, le tenga precisamente algo que no se merece misericordia, para no sufrir el justo castigo que se merece.

Pero Dios no puede perdonar nada más así al pecador, pues como hemos visto si deja al culpable, al pecador sin castigo sería mal juez.

Entonces ¿Cómo puede Dios resolver el problema de hacer aplicar su ley y dar castigo al pecador, pero al mismo tiempo tener misericordia y ofrecer salvación al pecador?

Solamente el Creador y Juez de todo el Universo, puede disponer de un método que sea justo, que cumpla con aplicar Su ley y que a la vez pueda ofrecer la salvación del castigo eterno del pecador.

Dios dispuso que el pecador tenga una forma de salvarse del merecido castigo que le corresponde por transgredir las leyes de Dios, y en lugar de ser torturado sin fin en el lago de fuego y azufre, el pecador pueda después de morir físicamente, pasar la eternidad en vida sin fin y en paz con Dios.

Dios mismo se hizo ser humano de carne y hueso en Jesús el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús el Hijo de Dios, se vistió de ser humano para venir al mundo y cumplir con la misión de salvación. No se trata de 3 Dioses, sino de un sólo Dios en 3 personas. y fue una de las personas de la trinidad, Jesús el Hijo de Dios, el que se hizo de carne y hueso para venir al mundo.

Dios dispuso que a Jesús el Cristo, quien nunca pecó, se le imputen y carguen los pecados del pecador y Dios ejerció el juicio sobre Jesucristo, para que él muriera tomando el lugar del pecador.

Para que Jesucristo siendo inocente y sin pecado, cargara con los pecados del pecador y recibiera la ira y aborrecimiento que Dios tiene contra el pecado y el pecador, ese sacrificio que Dios mismo ofreció para sí mismo, en la muerte inmerecida de Jesús, el el sacrificio de propiciación, el cual aplaca la ira de Dios contra el pecador, en lugar de que el pecador reciba la ira de Dios, Jesús bebió la copa de la ira de Dios contra el pecador.

Solamente Dios el Creador tiene la autoridad y capacidad para disponer un método de justicia que transfiera los pecados del pecador a un ser divino perfectamente inocente y para que el castigo que merece el pecador sea aplicado a Jesucristo y con esto se dé por cumplida y satisfecha la justica de Dios y se haga cumplir la ley de Dios.

Solamente Jesucristo que es Dios hecho humano tiene tan alto valor que su muerte y su sangre inocente derramada, sirvieron para cubrir el castigo justo que por transgredir las leyes de Dios merecen todos los seres humanos. La sangre del Señor Jesús, que derramó en la cruz, sirvió para limpiar el pecado de todo ser humano, pero sólo tiene eficacia, sólo funciona para el pecador que cree en Jesús, que pone su fe en Jesús,  esa sangre santa que derramó Jesús en la cruz, es la que limpia y borra el pecado, es la expiación del pecado, para todo pecador que cree en Jesús.

Pero la muerte no puede retener a su creador y Jesucristo resucitó, porque Jesús puso su vida, nadie tenía la autoridad ni poder para quitársela realmente, él puso su vida, entregó su espíritu, y tenía poder para tomar su vida nuevamente y resucitar.

Dios en su amor  dispuso de esa forma, que el pecador que crea en Jesucristo pueda llegar a gozar de vida eterna junto a Dios, en lugar de que el pecador sea torturado y castigado sin fin en el lago de fuego que es donde realmente debería pasar la eternidad como sentencia y castigo justo por sus pecados, porque al pecar está primeramente pecando contra Dios, y el pecar contra la máxima autoridad del Universo merece una tortura y castigo sin fin en el lago de fuego y azufre.

Entonces a pesar de que Dios aborrece el pecado y al pecador, y a pesar de que para Dios es una abominación el que justifica al pecador, Dios en su amor, ha tenido misericordia de los pecadores.

Dios ha amado aún a los pecadores, por quien es El, no por lo que somos los pecadores, no hay nada en los pecadores que pueda motivar ó despertar el amor de Dios, no hay nada en los pecadores que pueda ameritar ó merecer el amor de Dios y sin embargo Dios ha tenido amor por la humanidad en general, por todo el mundo, no sólo por unos cuantos, no sólo por unos escogidos, no sólo por unos predestinados, no existe la predestinación para salvación, Dios ha tenido misericordia de nosotros pecadores y en esa misericordia, el amor de Dios ha dispuesto el sistema para que en lugar de que nosotros pecadores seamos castigados con justicia por nuestros pecados con un castigo eterno, tengamos vida eterna.

Se necesita un inmenso amor en Dios, para que siendo el Creador, el Dios Todo Poderoso, creador del universo,  El mismo, se hiciera humano en Jesús y sufriera inmerecidamente cargando con los pecados de los verdaderos pecadores, para salvarlos de su merecido castigo y en lugar de eso,  darles vida eterna.

Dios no requiere acompañantes en el cielo, El es Dios, es auto-suficiente, no tiene ninguna necesidad, ni de compañía ni nada, no hizo el universo porque se sientiera solo, no se hizo humano para ser el salvador de los pecadores  porque necesite poblar el cielo, hizo el universo porque le plació hacerlo, se requiere grande misericordia y amor para que Dios se haya hecho humano y morir en la forma en que Jesús (Dios hecho carne y hueso) murió por pecadores y transgresores de su ley a los que Dios aborrece.

Dios ha demostrado su amor por nosotros aún siendo pecadores, aún y cuando merecíamos, debido a nuestros pecados, su odio y justo castigo.

El Señor Jesús el Cristo, murió por ti no porque tu fueras su amigo, no porque tu fueras el amigo de Dios, sino porque como pecador eres ó eras el enemigo de Dios, y el Señor Jesús Cristo murió en tu lugar para reconciliarte con Dios.

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo…” Romanos 5 : 10

“Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”  Romanos 5 : 8.

Nosotros pecadores, de ninguna forma merecemos esa misericordia de Dios, se requiere el gran amor de Dios para que siendo El el Creador, se haya hecho un ser humano y haya sido crucificado cargando con nuestros pecados y ocupando nuestro lugar.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”   Juan 3 : 16

Las anteriores palabras son dichas por Jesús, que es Dios mismo hecho carne y hueso, y nótese que dijo dos cosas claves.

– Al mundo

– Para todo aquel

Esas palabras hablan de generalidad, y descartan el hecho de que Dios haya puesto la salvación a través del Señor Jesús para solo unos cuantos electos, ó elegidos ó predestinados, de ninguna forma, ya que el Señor Jesús dice “amó al mundo” y “para todo aquél”.

Como también dice en las cartas de Juan, véase 1 Juan 2 : 2 “El es la propiciación por nuestros pecados y no solamente por los nuestros sino también por todo el mundo”.  Aquí la Reina Valera ha añadido las palabras “por los”, pero en el original griego dice “sino tamibén por todo el mundo”, lo cual enfatiza lo dicho por Jesús, que la salvación en El, está disponible para todo el mundo, para todo ser humano, sin excepciones.

Asi que como dice el diccionario Vine, lo que se indica en ese versículo es que la provisión está hecha para todo el mundo, de tal manera que nadie está, por predeterminación divina, excluído del alcance de la misericordia de Dios.

Asi que Dios dispuso el camino de salvación para todos los seres humanos, incluidos aquéllos seres humanos que vivieron antes de Jesucristo aún los que no eran del pueblo de Israel (véase Isaías 45 : 22). Asi Dios puso la salvación y redención a través de Jesús el Cristo, a la disposición de todo el mundo, de todos los seres humanos, desde Adán y Eva, hasta los últimos seres humanos que vivan durante el reino milenial de Jesús sobre la tierra.

Hay otro texto bíblico que muestra que Dios Padre por medio de Dios Hijo el Señor Jesús, estaba obrando para reconciliar a todo el mundo, no sólo a unos cuantos sino a todo el mundo pecador, consigo mismo.

Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo…” 2a Corintios 5 : 19

La salvación por medio de Jesús el Cristo, entonces estaba a disposición de Adán, Eva, de Caín, de Abel, de Matusalén, de Noé, de los seres humanos que vivían en cualquier continente antes de que el Señor Jesús cumpliera su ministerio en Israel.

De hecho Dios desea que todo ser humano (no solamente algunos) pueda quedar a salvo del justo castigo que merece, como lo muestran los siguientes textos bíblicos:

“Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad ”  1a Timoteo ” : 3-4

“El Señor no retarda su promesa….sino que es paciente con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”  2a Pedro 3 : 9

Gracias a la sangre y muerte de Jesucristo es que Moisés en lugar de tener castigo eterno por sus pecados, puede tener vida eterna, es gracias a la sangre de Jesucristo el Cordero De Dios que Moisés pudo estar en el monte en la transfiguración conociendo en persona a Jesús el Hijo De Dios,  la sangre de corderos sin mancha ni de cabríos podía realmente expiar el pecado de Moisés para librarlo del castigo eterno, el sistema sacrificial de corderos era sólo una sombra de lo que sería Jesús el Cordero de Dios, pero es la sangre inocente de Dios hecho carne y hueso en Jesús el Mesías, el Cristo, la que realmente dió expiación al pecado de Moisés, para darle vida eterna.

Cuando el Señor Jesús dice “Para todo aquel”  que crea en Jesús, significa no solamente para unos escogidos, no existe la predestinación de que algunos hagan lo que hagan se salvarán y otros no.  Dios de ninguna manera predestina a unos a salvación y a otors a condenación. Cada persona ha sido dotada por Dios de libre voluntad para elegir, y para elegir si creer en Jesús ó no. Jesús que es Dios hecho carne y hueso, sabe de este asunto mejor que cualquier ser humano y cada ser humano es responsable de si cree ó no cree en Jesús.

Así la salvación a través del Señor Jesús el Cristo, el Mesías, quien murió para pagar el castigo merecido del pecador, y quien resucitó y fué al cielo con el Padre Celestial, está disponible para toda persona, judío y no judío, incluso para todos aquéllos que no vivían en Israel, cuando Jesús resucitó, esa salvación disponible para todo aquél que crea en Jesús, por eso el Señor Jesús, mandó a los apóstoles a predicar el evangelio por todas parte a toda persona, porque si bien esa salvación estaba disponible, incluso para los que vivían en esa época en otros continentes, en Asia en América, la salvación es únicamente y solamente a través del Señor Jesús el Cristo.

De ninguna forma la salvación está disponible por ningún otro camino, ni por ninguna otra persona, sino solamente a través del Señor Jesús, el Cristo, el Hijo De Dios, Dios mismo hecho carne y hueso.

Asi que entonces todo pecador que cree en Jesús el Cristo puede en lugar de recibir su merecido castigo eterno, vida eterna.

Creyendo que Jesús es quien ha dicho ser, Dios mismo hecho carne y hueso, el Hijo de Dios. Creyendo que Jesús el Cristo, ha cargado con tus pecados, ocupando tu lugar, para que el juicio de Dios por tus pecados viniera sobre Jesús, que siendo inocente fue torturado y crucificado, sufriendo la muerte inmerecida, recibiendo la ira de Dios contra el pecador, cuando eres tú quien pecó, cuando vos eres el que merece el castigo de muerte por tus pecados.

“Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”  Juan 3 : 17 – 18

Arrepiéntete de tu mal camino y deja de pecar.

¿Crees en el Señor Jesús, Dios hecho carne y hueso, y que murió en tu lugar, para limpiar tu pecado?

 

Nuestro Dios es un Dios de justicia, pero también un Dios de misericordia. A través de la sangre de Jesús, la misericordia de Dios está disponible para nosotros. Nos corresponde a nosotros decidir si lo aceptamos o no. No queremos estar acampando en

Nuestro Dios es un Dios de justicia, pero también un Dios de misericordia. A través de la sangre de Jesús, la misericordia de Dios está disponible para nosotros. Nos corresponde a nosotros decidir si lo aceptamos o no. No queremos estar acampando en “El Bosque del Pecado” cuando llegue el día de juicio.

Ilustración de Caricatura Alegre  (Joyful Toons) de Mike Waters, usada de acuerdo con sus políticas de utilización.

Aaaa


Apocalipsis 20 : 11 -15 Comentario Bíblico

Apocalipsis 20 : 11 -15 Comentario Bíblico

El juicio ante el gran trono blanco de Dios Jehová.

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” Apocalipsis 20 : 11 – 15.

En esta parte del libro de Apocalipsis, vemos un acontecimiento de gran relevancia, de suma importancia y que definirá la eternidad para muchos.

La escena aparece posterior a que se completa el reino de mil años del Señor Jesús el Hijo de Dios sobre la tierra y una vez que el diablo es arrojado en el lago de fuego y azufre.

Trono blanco de Dios – Desaparecen la tierra y cielo actual.

El versículo 11 comienza mostrando un gran trono blanco de Dios Jehová, como narra el apóstol Juan, delante de su trono desaparecen la tierra y el cielo.

Sabemos por lo revelado en otros pasajes, que el reino milenial de Jesús sobre la tierra cumple el propósito y cierra el ciclo de la humanidad Adámica sobre la tierra, incluso cierra el ciclo de la actual creación, de la tierra y cielo actual, como digo del actual universo que muestra señales de destrucción y las huellas del mal.

Desaparece el actual universo como señala Jesús en Mateo 24 : 35 “el cielo y la tierra pasarán”, y como dice en 2ª Pedro 3 : 7 “pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y la perdición de los hombres impíos”.

Así que este pasaje comienza por mostrar que una vez completado el reino milenial de Jesús, y que el diablo es echado al lago de fuego para cumplir su sentencia, conforme a su previo juicio, viene el turno ahora para los seres humanos para ser juzgados ante Dios.

Cronología – Que pasa después que la persona muere físicamente.

En cuanto a cronología, entendemos que cuando el ser humano muere, sólo hay dos opciones, caer en la prisión temporal del infierno ó bien ir al cielo (lo que llamo la dimensión celestial, ó conocida como el tercer cielo).

No hay ninguna otra opción intermedia, ni sala de espera para el cielo, ni las regiones de afuera del cielo, ni purgatorio, sólo hay 2 opciones, cielo ó infierno.

Cuando la persona muere en pecado, sin estar limpiado su pecado por el admitir a Dios su culpabilidad y sin ser expiado su pecado por la sangre del Señor Jesús el Cristo, la persona tendrá que recibir el merecido castigo por quebrantar las leyes morales de Dios, y al morir físicamente, al sufrir la primera muerte que sólo es física, cae al infierno el cual es una prisión temporal para esperar su juicio ante Dios.

Las personas traídas de prisión temporal son juzgadas por sus propios actos, no son juzgadas por actos de otros.

El versículo 12 muestra a las personas en dicha situación desde niños á adultos, que ahora son presentados ante Dios, y se abren los libros que contienen todos sus actos, y son juzgados por Dios, por sus actos.

La escena parece mostrar que se abren para cada persona por lo menos 2 libros un libro que contiene el registro de todos sus actos y un libro llamado el libro de la vida.

La persona es juzgada por todos sus actos registrados en los libros, esto es importante recalcarlo, es juzgada por su responsabilidad en sus propios actos y por ellos será juzgada.

El pasaje enfatiza dos ocasiones, que cada uno es juzgado por sus propias obras, lo cual demuestra que la persona no será juzgada por las obras de otros, la persona será juzgada por sus propias transgresiones a la ley moral de Dios, es decir por sus propios pecados, y de ninguna forma una persona será juzgada por los pecados que hayan cometido sus padres por ejemplo, ni por los pecados de Adán y Eva, cada persona es juzgada por sus propios pecados, en ese juicio final, no se le cargan los pecados de Adan y Eva, Noé, de sus padres a la persona.

Podemos conocer que Dios en su santidad y justicia, responsabiliza a cada persona por sus propios pecados, cuando Dios dictó las leyes del viejo pacto, ya enfatizaba que los hijos no sufrirían el castigo de la muerte física (la primera muerte) por los pecados de sus padres (Deuteronomio 24 . 16), así que esa misma justicia de Dios, aplica para la segunda muerte (castigo eterno) en el cual cada quien es juzgado por sus propios pecados, el hijo no puede ser sentenciado a la segunda muerte por los pecados de sus padres, pero sólo por sus propios pecados.

Si bien es cierto que durante la vida física la persona puede sufrir como consecuencia de los pecados de sus ancestros, y maldiciones generacionales, como cuando en Deuteronomio 5 : 9 Dios habla de visitar la maldad de aquellos que lo aborrecen hasta la cuarta generación posterior, lo que muestra el pasaje de Apocalipsis es un concepto de justicia divina, la justicia Suprema de Dios, determina el destino y sentencia eterna por las transgresiones y pecados de la persona misma y su destino eterno no es determinado por los pecados de sus ancestros. Es cierto que todo ser humano nace con una naturaleza pecadora heredada de Adán y Eva y por sus pecados, pero de ninguna forma ésto significa que los pecados de Adán y Eva se le imputen legalmente a la persona.

Esto revela del carácter justo y justicia perfecta de Dios.

Sin embargo algunos teólogos piensan, que a toda persona se le imputan y cargan los pecados de Adán y Eva, pero desgraciadamente ésto lo dicen en su ignorancia del carácter de Dios y su perfecta justicia.

La prisión temporal del infierno, es la que entrega los muertos para este juicio, Infierno también llamado seol en el antiguo testamento, hades, ó muerte.

Durante este juicio de Dios, se hace un segundo chequeo, además de que la persona es juzgada por todos sus actos, se verifica en un segundo libro, el libro de la vida para hacer una comprobación, la persona que no está anotada en el libro de la vida, sufrirá la muerte segunda, que es la muerte espiritual.

Las personas en esta escena que son traídas de la prisión temporal del infierno son juzgadas por sus pecados, siendo halladas culpables de transgresión a la ley de Dios, de pecar contra la máxima autoridad, son halladas culpables, al ser halladas culpables, Dios como juez justo les debe sentenciar un castigo el cual es ser torturados y castigados sin fin en el lago de fuego y azufre, esto es más fácil de entender al ver que han pecado y transgredido no las leyes temporales de seres humanos mortales, sino que han pecado y transgredido la ley de Dios, de Aquél con quien todo ser humano tiene la mayor y primera responsabilidad de obedecer y acatar su ley. Mientras la ofensa contra autoridad mayor, mayor es el castigo, y si la ofensa es contra Dios Jehová que está por encima de la Creación, que es el único Dios verdadero sin principio ni fin, entonces el transgredir su ley y pecar contra El debe recibir un castigo sin fin.

El pasaje también muestra la ilustración de que el infierno, hades son arrojados con todo y su contenido dentro del lago de fuego y azufre.

El lago de fuego y azufre, como he comentado es distinto al infierno, y según lo puedo conceptualizar y entender existe en otra dimensión, pues ya existe ya ha sido creado (Mateo 25 . 41) y no desaparece cuando el universo, cielos y tierra actuales desaparecen.

El que el infierno, hades, sea arrojado con todo y su contenido al lago de fuego y azufre, implica que por ejemplo los demonios que estén en ese momento en el infierno, serán también arrojados al lago de fuego y azufre, siguiendo el mismo destino y castigo que Satanás y sus ángeles.

Los redimidos por el Señor Jesús no están en este juicio antes ilustrado.

Los seres humanos que al llegar a la muerte física, se encuentren justificados por sus pecados por su fe en Jesús, que por su fe en Jesús, sus pecados hayan sido expiados por la sangre del Santo Cordero de Dios, Cristo Jesús, y que como señaló el Señor Jesús, hayan nacido de nuevo y se mantengan en obediencia a Dios, que como Jesús indica claramente son requisitos para entrar al cielo, (véase Juan 3 : 5 y Lucas 7 : 21 “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”) al morir físicamente no van al infierno sino al cielo.

Los redimidos por el Señor Jesús, no forman parte de este juicio de Dios ilustrado en el pasaje de Apocalipsis, pero si vemos en otros pasajes que son juzgados según sus obras, para recibir galardones, ó premios y algunos de ellos para recibir responsabilidades y funciones durante el reino milenial de Jesús sobre la tierra actual, como señalan textos tales como 2 Corintios 5 : 10 y Apocalipsis 22 : 12.

Este libro contiene un estudio biblico profundo pero facil de entender, y aborda pasajes profeticos clave para entender el tema, estos pasajes profeticos clave han sido ignorados ó mal interpretados por la mayoría de estudiosos bíblicos debido a las profundas implicaciones que tienen.

El Anticristo o Falso Cristo 

Este libro contiene un estudio biblico profundo pero facil de entender, y aborda pasajes profeticos clave para entender el tema, estos pasajes profeticos clave han sido ignorados ó mal interpretados por la mayoría de estudiosos bíblicos debido a las profundas implicaciones que tienen.

Aaaa