Está en español pero ¿que significa?

Abajo el enlace:

Está en español pero ¿que significa?


Por qué la salvación no se puede ganar por obras – ¿El obedecer a Dios, después de nacer de nuevo, son obras para salvación?

Abajo el enlace para:

Por qué la salvación no se puede ganar por obras

¿El obedecer a Dios, después de nacer de nuevo, son obras para salvación?

Aaaa


Reflexion sobre santidad cristiana

Reflexiones sobre santidad cristiana.

 

Haciendo un estudio de la Biblia, podemos apreciar que el tema central desde Génesis hasta Apocalipsis, es la santidad.

He escuchado muchos cristianos que dicen que lo que Dios quiere para el ser humano es que el ser humano sea feliz ó con la variante que lo que Dios quiere para él que ya cree en Jesús, es que sea feliz, (algunos añaden que también tenga su mejor vida ahora).

La Biblia muestra evidencia de que lo que Dios quiere en primer lugar para el ser humano, y en particular para el que cree en Jesús, es santidad, es obedecerlo.

Porque Dios es santo, santo, santo (100% santo) y nos ha hecho a su imagen y semejanza y quiere que seamos a su imagen y semejanza también en santidad.

Padre que desea su hijo sea feliz.

Un padre que desea que su hijo sea feliz en primer lugar antes que serle obediente, va a criar un hijo irresponsable.

El padre le reclama a su hijo, que tiene su cuarto sucio, desarreglado, que se está drogando en su cuarto, que se embriaga, pero el hijo le recuerda al padre, tú dijiste que querías que yo fuera feliz, y esto me hace feliz.

El padre debió haberle dicho y demandado, obediencia en primer lugar y si el hijo puede ser feliz dentro de obedecerlo que bueno.

Eres dueño de un negocio y por tanto jefe de tus empleados.

Le dices a tu empleado que quieres que él sea feliz en ese empleo.

El empleado llega tarde, se toma mucho tiempo para comer, se llega a ausentar sin justificación y sin avisar, a veces llega borracho, intoxicado a trabajar.

Le reclamas y te dice, tú me dijiste que querías que yo fuera feliz en este empleo, y lo soy, porque llego a la hora que quiero, y si no quiero no vengo.

Le debiste haber dicho y demandado que te fuera obediente y si dentro de eso puede ser feliz, que bueno para él.

Abraham lo sabía.

Abraham sabía que lo que Dios quería de él era obediencia antes que su felicidad.

Dios le pidió a Abraham que le ofreciera a su hijo Isaac en sacrificio.

Si Abraham, hubiera tenido esa idea de que: “Dios quiere que yo sea feliz, pero si ofrezco a mi hijo único Isaac en sacrificio eso no me hace feliz, me hace triste, entonces esa no debe ser la voz de Dios, sino la del diablo”, y hubiera dicho: aléjate satanás, entonces en ese caso hipotético, Abraham al no tener bien sentada la base de que lo que quería Dios de él era ante todo obediencia, entonces Abraham no hubiera pasado la prueba que Dios le puso.

Pero Abraham, sabía bien que Dios quería de él en primer lugar obediencia, aún y cuando fuera en contra de sus sentimientos, aún y cuando el mandato de Dios a obedecer no lo hiciera feliz.

Lamentablemente muchos cristianos hoy en día, tiene la idea de que lo que Dios quiere de ellos ante todo es su felicidad, cuando en realidad lo que Dios quiere de ellos ante todo es santidad y obediencia.

No hay versículo que diga Sed felices porque yo soy feliz, pero sí existe el versículo Sed santos porque yo soy santo.

Insisto que a lo largo de toda la Biblia, se encuentra la evidencia y pasajes y textos que señalan que lo que Dios quiere de su pueblo es santidad.

He notado que el problema de muchos cristianos es que son débiles espiritualmente y flojos, su cuerpo físico lo atienden bien, toman tres comidas al día, duermen, descansan mucho tiempo, pero le dedican máximo un par de horas el fin de semana, a aprender de Dios, por medio de la Biblia y alguna enseñanza breve y con tan poquito alimento espiritual, y con su flojera y descuido no llegan a conocer a Dios, y su carácter.

Raro es el cristiano que ha sido enseñado en su congregación sobre los atributos de Dios, raro es el cristiano que por su cuenta ha estudiado los atributos de Dios.

Ningún cristiano tiene excusa para no saber sobre Dios y su carácter sus atributos, ningún cristiano que tenga una Biblia, y ya que puede contar con la guía del Espíritu Santo se puede excusar, de no saber sobre Dios, sus atributos, su santidad, porque no fue al seminario, o instituto bíblico.

Dios es santo y por lo tanto no puede pasar por alto el pecado.

Dios es justo y no puede dejar al pecador no arrepentido (aunque crea en Jesús) sin castigo.

Dios es santo y sin santidad nadie podrá llegar a verlo, aún y cuando se trate de una persona que crea en Jesús, y haya nacido de nuevo, porque el Espíritu Santo lo hizo una nueva criatura, si tal creyente no muere en 100% de santidad no podrá ir al cielo y ver a Dios.

Un cristiano genuino, que aún guarda rencor al prójimo, que no le ha perdonado sus ofensas a otro, no está al 100% de santidad.

Un cristiano no puede llegar al cielo diciendo, bueno creo en Jesús, nací de nuevo, tengo 80% de santidad, 10% de lujuria, 5% de falta de perdón al prójimo, y 5% de robo porque no pagué deudas que contraje.

Santidad al 100% es la necesaria para poder ver a Dios y entrar al cielo.

El estándar de santidad, es la ley moral de Dios, y no la opinión de uno.

Un cristiano justifica su pecado, por su opinión.

Un cristiano quiere el último disco compacto de su cantante cristiano favorito, pero razona, no tengo mucho dinero, ese cantante ya es millonario, mejor lo descargaré de internet sin pagarlo, buscaré de donde bajarlo sin pagar.

Este cristiano normalmente no entraría a una tienda a robarse un disco compacto, pero el internet ahora le permite hacerse del disco compacto sin pagarlo, es decir robarlo.

Justifica su pecado de robo, con su razonamiento de que no tiene mucho dinero y porque el cantante ha de tener mucho dinero.

Pero será juzgado por la ley moral de Dios, y eso es un robo, ese cristiano muere en ese pecado y no muere en 100% de santidad, no puede ver a Dios, y su destino es el infierno.

Ese cristiano que robó por internet el disco compacto, debe arrepentirse realmente de su pecado, y resarcir el daño, comprando ahora y pagando por una copia legítima del disco, debe confesarle su pecado a Dios.

Un cristiano justicia su pecado de fornicación, porque dice bueno no me casé con mi pareja, estamos viviendo juntos, pero es por amor verdadero, y le seré fiel.

Pero no será juzgado por su opinión sino por la ley moral de Dios, del Dios 100& santo.

Dios no puede dejar sin castigo, al creyente en Jesús, aún y cuando haya nacido de nuevo, si este creyente en Jesús está en pecado, y no admite su pecado y por no admitir su pecado no se arrepiente de él.

Si tú como creyente en Jesús, aún y nacido de nuevo, estás con un poquito de pecado, si estás con un poquito de lujuria, de masturbación, de robo por no pagar deudas por robar discos y libros por internet, por no dar nada de fruto para el reino de Dios con tus talentos, no estás al 100% de santidad y si mueres así, no puedes llegar al cielo a ver a Dios, aún y cuando seas creyente en Jesús, aún y cuando hayas nacido de nuevo, aún y cuando tengas el bautismo del Espíritu Santo, aún y cuando hables en lenguas, y hagas milagros, tendrías tu destino en el infierno.

Jesús tendría que decirte, no todo el que me dice Señor, Señor, entrará al reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, el que obedece su ley moral.

Y tú le dirías Señor, pero yo creo en ti, nací de nuevo, tengo el bautismo del Espíritu Santo, hablo en lenguas, en tu nombre eché fuera demonios.

Y él te diría. Nunca te conocí, Apártate de mí, hacedor de maldad, (Mateo 7 : 21 – 23)


Artículos recientes – Recent articles

Abajo los enlaces para artículos publicados recientemente – Below the links for articles recently published.

Dos soles en el cielo – Segundo sol visible en el cielo su relación con el Apocalipsis 

Testimonio de un ex-satanista que se vuele a Jesús y es probado en su fidelidad a Jesús.

An ex-satanist testimony he turned to Jesus and was tested on his fidelity to Jesus.

No toda experiencia espiritual es de Dios

Not every spiritual experience is godly

¿Puede Dios perdonar al pecador, perdonándolo así nada más?

Can God forgive the sinner just like that?

Artículos previos:

¿Qué hacer para no ir al infierno?

 

Aaaa


El nacimiento de Jesús y su relación con la Navidad. El propósito del nacimiento de Jesús.

El nacimiento de Jesús y su relación con la Navidad.

El propósito del nacimiento de Jesús.

 

En la Navidad muchas personas celebran, algunos no saben que celebran.

Los cristianos normalmente celebran el nacimiento de Jesús el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso.

Aunque no se trate de la fecha exacta en que Jesús nació, es provechoso considerar algunas cosas en la época de Navidad.

La Navidad, no es necesariamente la fecha en que nació Jesús, y está fecha está contaminada con cosas y costumbres que no tienen que ver con el nacimiento de Jesús, tales como el hombre vestido de rojo que hace regalos, ó la festividad pagana de la saturnalia, y otras cosas más.

Aún y cuando Jesús no instruyó a que celebráramos cuando vino al mundo, recordemos que Jesús es Dios mismo que tomó forma humana, pero Jesús ó Dios Hijo siendo Dios mismo ya existía desde antes de tomar forma humana y nacer en un pesebre, Jesús nació de una virgen y del Espíritu Santo de Dios, y si bien se puede decir que la virgen hizo el papel de la madre de Jesús (Dios Hijo), un razonamiento inteligente permite concluir que la mujer humana no puede en realidad ser la madre de Dios, ahora en cuanto a recordar la fecha en que Jesús Dios hecho carne que vino al mundo,  la Biblia de hecho no nos propone la celebración de fechas de nacimiento, eso más bien se ve en pocos pasajes Bíblicos como una costumbre pagana.

Pero aún así se puede aprovechar la época de Navidad, para recordar porque Dios tomó forma humana, cual fue el propósito de que Dios viniera a habitar entre los hombres y porque Jesús murió en la cruz, crucificado como si fuera un criminal y junto a criminales, cuando en realidad Jesús no había cometido ningún crimen.

Así que por ahora no entraré en mencionar con detalles, porque los magos del oriente sabían de una estrella que asociaban con el nacimiento de Jesús el Salvador, y como es que esa estrella se iba moviendo al suroeste guiándolos y se detuvo justo arriba de donde estaba Jesús en el pesebre.

El propósito por el cual Dios mismo se hizo carne y hueso para venir al mundo a vivir como hombre.

Lo más importante a considerar en cuanto a cuál fue el propósito de que Jesús naciera, es decir el hecho de que Dios mismo viniera al mundo como ser humano, es que vino para traer una solución para  el más grave problema que puede tener todo ser humano.

Por tanto, la principal misión de Jesús en venir al mundo, no era venir para que tu tengas tu mejor vida ahora, ni para que seas un campeón en la vida, ese no es tu más grave problema.

Jesús por tanto, tampoco vino con la principal misión de resolver problemas de adicción, de divorcio, de enfermedades, vino para resolver el más grave problema del ser humano, y si bien es cierto que en ocasiones Jesús puede dar solución a enfermedades y otros problemas, eso es solamente un beneficio adicional.

Jesús vino para resolver el más grave problema del ser humano, por tanto, no vino a este mundo con la principal misión de resolver problemas financieros, ese no es el mayor problema al que se puede enfrentar un ser humano, y si bien es cierto que en ocasiones Jesús puede resolver problemas de tipo financiero, eso es únicamente un simple beneficio adicional que queda muy por debajo de valor real que tuvo la misión de Jesús al venir a este mundo.

El ser humano enfrentando el más grave problema de su existencia.

Dios que es el creador del universo, no tiene principio ni fin, no tiene ninguna necesidad, ni siquiera tenia necesidad de compañía, no tenía necesidad de que nadie lo adorara, pero decidió crear el universo para que tuviera vida, siendo un ser único tiene otras cualidades, Dios es juez justo sobre todo el universo, y como juez supremo y único, no puede perdonar las faltas ni transgresiones morales.

Dios ha puesto leyes morales a las cuales están sujetos todos los seres humanos.

Dios dotó al ser humano de libre voluntad para actuar, pero en consecuencia de esa libre voluntad todo ser humano, tendrá que rendir cuentas a Dios, y todo ser humano está sujeto a la justicia de Dios.

Todo ser humano que transgrede las leyes morales de Dios, es decir que comete pecado, ya sea un robo de una sola monedita, una sola mentira, un solo engaño, un solo pensamiento de lujuria, una sola y esporádica relación sexual fuera de matrimonio, por mencionar algunos ejemplos, ha cometido un pecado contra Dios. El problema para el ser humano es que cuando es juzgado por Dios, es juzgado según la ley moral de Dios, si una persona luego de su muerte física en juicio ante Dios, le dijera a Dios:  – Es que en mi país teníamos leyes progresistas y una avanzada ideología de género, y estaba permitido el violar niñas y el matrimonio homosexual, ó si la persona argumenta en juicio ante Dios: – Es que yo soy ateo. Dios juzga con base en su propia ley moral, y no de acuerdo a las leyes inventadas por hombres. Si en nuestro mundo, la ignorancia de la ley, no lo exenta a uno del castigo, mucho menos en el sistema de ley de Dios.

Tal vez esto le parezca y suene a radical y fundamentalista. Tiene razón. Dios es un Dios radical.

Hay un mito popular que dice: – Dios odia el pecado pero ama al pecador.

Si Dios amara al pecador, entonces no hubiera destruido el mundo de Noé con el diluvio, en el cual murieron no solo pecadores, sino también niños y bebés inocentes. Si Dios amara al pecador, los pecadores no tendrían absolutamente ningún problema, y Dios no hubiera destruído Sodoma y Gomorra matando a sus habitantes, donde murieron no solo pecadores sino también niños y bebés inocentes.

Pero contrario a ese mito de que Dios odia el pecado pero ama el pecador, la Biblia señala lo siguiente:

“Porque Yahvé aborrece a los perversos” Proverbios 3:22

“Abominación son a Jehová los perversos de corazón” Proverbios 11 : 20

“Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días” Salmo 7 : 11

“Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

“Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

 Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová
” Salmos 5 : 5 – 6

Estos textos de la Biblia, confirman que Dios es un Dios radical y fundamentalista, que contrario al mito popular de que solo odia el pecado pero ama al pecador, demuestra que Dios odia al pecador, que abomina al pecador, que Dios es justo y debe ejercer justicia para castigar al pecador.

Dios el juez supremo del universo tiene que ejercer justicia y Dios no puede pasar por alto la transgresión moral cometida por el pecador, Dios para ejercer justicia justa debe castigar al pecador, y por tratarse de una falta cometida en contra de la máxima autoridad del universo, que es Dios, entonces el pecador debe ser sentenciado a un castigo de tortura eterna en el lago de fuego.

Dios no puede perdonar al pecador, porque si Dios deja sin juzgar y sin castigar al pecador, entonces Dios sería un pésimo juez que no es capaz de ejercer justicia.

Vea que hay de raro con la siguiente escena:

Un criminal es presentado delante de un juez, y se expone el caso, el criminal ha asesinado a una familia entera, ya sea para robar su casa, ó sin motivo válido alguno, las evidencias, exponen contundentemente que este criminal es culpable, y el juez tiene el libro de la ley en su mesa, la ley dicta pena de muerte para ese criminal, pero el juez pregunta al criminal si es culpable ó no.

La respuesta del criminal no se escucha, pero el juez dice al criminal, soy de buen corazón y en lugar de aplicarte la pena de muerte que establece la ley, te perdono, porque yo amo al criminal, y quedas libre, y en todo caso, solo recita 5 veces que no volverás a robar ni a matar, y alimenta a 5 huérfanos y ayuda a cruzar la calle a 5 ancianas.

¿Es un buen juez ó un mal juez? El juez no aplicó la ley, aunque el criminal recite y ayude, ¿acaso eso puede borrar sus asesinatos? ¿acaso esos “buenos actos” van a devolver la vida a las personas que asesinó?

Un buen juez tiene que aplicar la ley y juzgar y sentenciar a castigo al criminal.

Si Dios perdonara solamente así por buen corazón al pecador, Dios estaría siendo un pésimo juez que no ejerciera castigo contra el pecador. Más absurdo aún es el pensar que en realidad Dios puede perdonar así nada más al pecador, y sin embargo muchas personas en muchas iglesias creen ese mito. Si Dios pudiera realmente perdonar así nada más al pecador, porque Dios tiene buen corazón, no solamente Dios sería pésimo juez, sino que hubiera sido inútil la crucifixión y muerte de Jesús en la cruz, hubiera sido innecesaria.

El justo y merecido castigo del pecador es la segunda muerte, es decir que después de la muerte física y después de un tiempo sea juzgado por sus transgresiones morales, por sus pecados y siendo hallado culpable, se le dicte sentencia y castigo y entonces sea arrojado al lago fe fuego para recibir sufrimiento y tortura sin fin como justo castigo por sus transgresiones.

Ese sí es el mayor problema al que se puede enfrentar un ser humano, el tener que presentarse ante Dios para ser juzgado, y ser hallado culpable de pecado, ser hallado pecador por un Dios que como dice la Biblia, odia al pecador, y luego ser sentenciado al justo castigo correspondiente a sus transgresiones morales, a sus pecados.

Pero como Dios es misericordioso, dispuso que al aplicar la ley de castigo al pecador, alguien más ocupara el lugar del pecador para recibir el castigo de muerte física como criminal, pero el problema es que no podía morir en lugar del pecador otro pecador, porque entonces solo estaría recibiendo también su justo castigo.

Dios en su amor y misericordia dispuso un camino para que el pecador se salve de su justo castigo.

Dios mismo en la persona de Dios Hijo, Jesús Cristo, tomó el lugar del pecador, para que en la cruz  Jesús recibiera el castigo y muerte física que le correspondía recibir al pecador, y para que Jesús recibiera la ira de Dios contra el pecador.

Dios en esta forma ejerció justicia como Dios Padre, pero El mismo en Dios Hijo – Jesús tomó el lugar del pecador, para recibir el castigo en sustitución del pecador, el pecador no merecía misericordia del Justo Juez, pero Dios en su misericordia dispuso esa salvación.

Solamente Dios mismo podía dar esta solución, un inocente muriendo por pecadores, solamente Dios mismo podía poner su vida, como dador de la vida, y volver a tomar su vida, ningún otro ser aún y cuando fuera inocente podía poner su vida, pues todos los demás seres creados tienen vida gracias a Dios, ángeles, profetas, la virgen María, han tenido vida gracias a que Dios primeramente dio vida. Aún y cuando estos otros no hubieran tenido pecado, y quisieran poner su vida por un pecador, sus vidas, no tendrían el valor de la vida de Dios mismo, que alcanza a pagar el castigo de toda la humanidad, y además Dios mismo si puede después de poner su vida, volverla a tomar, mientras que eso sería imposible, para los seres creados.

De esta forma, Dios mismo, Dios Hijo, Jesús Cristo que nunca pecó, murió como si fuera pecador, para que el verdadero culpable de transgredir las leyes morales de Dios, es decir el pecador, pueda tener salvación del justo castigo que merece el pecador. Es decir para que el pecador pueda tener salvación del mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia.

Jesús vino para cumplir esa misión principal, y dar salvación al más grande problema de todo ser humano, contrario al mito de algunos asistentes a iglesias, Jesús no vino a salvarte de tus pecados, ni a salvarte de tu crisis económica, ni a salvarte de tus adicciones, ni a salvarte de tus enfermedades, en ocasiones, un consejero ó un programa de ayuda te puede ayudar con tus adicciones, una persona ó un organismo te puede ayudar con problemas económicos, en ocasiones un médico te puede ayudar con tus enfermedades, Jesús vino a salvarte del mayor problema al que te puedas enfrentar en toda tu existencia, vino a salvarte del justo y merecido castigo que merecen tus pecados, y si bien en ocasiones Jesús también puede ayudar en otras pequeñas cosas, tales como tus problemas de salud, tus problemas de adicción, tus problemas financieros, insisto eso son solamente unos pequeños beneficios adicionales.

Si una persona comete un crimen y como castigo por su crimen, la ley demanda que sea encarcelado, y entonces otra persona tuviera misericordia de él, y el sistema judicial permitiera que el inocente tomara el lugar del criminal, para que entonces el inocente fuera encarcelado en sustitución del criminal y así el criminal pudiera salir libre como si no hubiera cometido crimen, entonces si eso está dentro del esquema de la ley, el juez estaría cumpliendo con la ley, juzgando al criminal, aplicando la ley, pero se aplica una clausula que permite que un inocente reciba el castigo correspondiente al culpable.

Y esto suponiendo que el criminal reconoce su culpa y se muestra arrepentido.

Imagine la escena anterior en la cuál el juez tiene enfrente al asesino que mató a la familia, y toda la evidencia demuestra claramente que es culpable, y el juez entonces le pregunta si es culpable ó no, y el criminal asesino, contestara, si soy culpable pero no me arrepiento, está bien lo que hice, ó bien si contestara, si los asesiné a sangre fría, pero hice bien en asesinarlos y si salgo libre volveré a asesinar.

Sinceramente ¿Cree usted que ese juez tendría misericordia de ese criminal? De un criminal que no es capaz de reconocer y admitir que actuó mal, y que no es capaz de admitir su culpa. de un criminal que no se arrepiente. Un buen juez de este mundo, no sería capaz de ejercer misericordia de un criminal así, porque el criminal que no reconoce su culpa, no es capaz de valorar la misericordia a su alcance. Entonces mucho menos el Juez Supremo del Universo.

No basta una frase recitada de – Te acepto en mi corazón, Jesús, como si aceptaras una simple taza de café. Una persona que se hunde en el mar, y se da cuenta realmente de que está en peligro de morir, gritará y suplicará que la salven, una persona que no ha entendido cuál es el mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia y no ha entendido la solución, podrá recitar una frase que le instruyan repetir, tal como – Te acepto en mi corazón, Jesús – La persona que se ahoga en el mar, y demanda auxilio, no necesitan decirle: repite después de mí – Acepto el chaleco salvavidas, La persona pecadora que entiende que ha pecado contra Dios, y que entiende cuál es el mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia, y que ahora reconoce cuál es la solución a ese problema, no necesita que le instruyan a repetir frases de aceptación a esto ó lo otro, no necesita que le toquen lastimosa música de violines, sino que sabrá dirigirse por sí misma ante Dios y ante Jesús que es Dios mismo que vino al mundo.

El mayor problema de todo ser humano, y la solución.

El mayor problema al que se enfrenta todo ser humano en toda su existencia, es haber pecado contra Dios y ser merecedor del justo castigo por su pecado, con tortura eterna en el lago de fuego.

Dios dispuso el método para que el pecador no tenga que sufrir su castigo merecido, sino que un inocente que nunca pecó, ocupara su lugar recibiendo la muerte.

Esto fue a lo que Jesús, Dios mismo hecho un ser humano, vino al mundo, a ocupar en la cruz, el lugar que le correspondía al pecador, para recibir la muerte física correspondiente al criminal , y el pecador en lugar de recibir lo que merece que es la tortura eterna, reciba lo que no merece que es una vida eterna, una vida sin fin, posterior a la muerte física.

Para eso vino Jesús al mundo, para que todo pecador que reconozca haber pecado contra Dios, y se arrepienta de ello, y crea que Jesús es Dios mismo que se hizo carne y hueso, para ocupar el lugar que le correspondía al pecador, muriendo crucificado en la cruz, entonces no reciba el justo castigo por sus pecados sino que en lugar de eso tenga una vida eterna en paz con Dios.

Dios puso esta salvación a disposición de todo ser humano, pero solamente funciona para aquél pecador que reconociendo haber transgredido las leyes morales de Dios, se arrepiente de haber pecado contra Dios, y dejando sus malos caminos, cree en el Señor Jesús, creyendo que Jesús – Dios Hijo – es Dios mismo que se hizo ser humano y  que vino al mundo, para ocupar en la cruz el lugar en sustitución del pecador.

Lamentablemente esta explicación de que nos debe poner a pensar la Navidad, no se escucha en la época de Navidad casi en ningún templo, casi ninguna iglesia, incluso en muchas iglesias he llegado a escuchar que si uno acepta a Jesús en su corazón, a partir de ese momento todo será felicidad. Falso. Seguirás viviendo en un mundo caído y de vez en vez tendrás problemas.

Esta Navidad puedes aprovechar para celebrar en familia y con amigos, convivir cenar juntos, dar regalos, cantar y varias cosas más, pero también sería muy conveniente recordar que supuestamente la fecha de la Navidad pretende hacernos recordar que Jesús vino al mundo.

Pero lo más importante es reflexionar y entender para qué vino Jesús al mundo. Porque si Jesús solo hubiera venido al mundo de turista, ó si solo hubiera venido para sanar algunos enfermos y enseñar sermones y luego regresarse al cielo, pero sin haber muerto en la cruz, entonces su visita al mundo hubiera dejado al ser humano sin solución ante el mayor problema que el ser humano puede jamás enfrentar.

Jesús, Dios mismo se hizo un ser humano, para venir al mundo y cumplir con una misión muy importante, importante no tanto para él, sino para ti.

Vino con la misión de resolverte el mayor problema al que te podrías enfrentar en toda tu existencia.

Si el resto de tus días los vives con una enfermedad, ó incluso si mueres por una enfermedad, ó si al morir no eres millonario, eso no es realmente grave.

Pero si al momento de morir puedes tener la confianza y tranquilidad de que el mayor problema al que te podrías enfrentar en toda tu existencia, lo tienes resuelto, porque al morir el cuerpo enfermo se queda en este mundo, porque al morir el dinero se queda en este mundo.

Sería ideal si puedes reflexionar en eso antes de morir, pero es conveniente recordar que algunas personas mueren sin previo aviso, sorpresivamente, instantáneamente, en algún accidente, en algún terremoto, en algún huracán, tsunami, etc. y no hay garantía de tener tiempo para reflexionar en esto, antes de morir.

Se requiere una fe ciega para morir imaginando que no hay Dios que lo juzgue a uno.

No importa tanto si mueres joven ó viejo, rico ó pobre, lo más importante es que al momento de morir físicamente puedas tener esa confianza y paz de que el mayor problema que jamás podrías enfrentar en toda tu existencia está resuelto gracias a Dios mismo hecho un ser humano en Jesús el que al tomar la forma humana, nació en Belén, y fue crucificado como criminal sin serlo, en la cruz, y luego de poner su vida por el pecador, volvió a tomarla para resucitar y luego de un tiempo subir al cielo de donde vino.

Aaaa


Expiación de pecados – Corderos sin mancha y el Cordero de Dios.

Expiación de pecados – Corderos sin mancha y el Cordero de Dios.

Los requisitos que Dios estableció para que el pueblo de Israel tuviera expiación por sus pecados, enlistaban como lo vemos en Levítico 4:

Un becerro sin defectos, en otros pasajes se pueden ver otros animales pero siempre debía ser un animal sin defecto alguno.

El pecador que presentaba el animal para el sacrificio debía poner su mano sobre la cabeza del animal y degollarlo.

Podemos ver que la práctica dictada por Dios, incluía mojar los dedos en la sangre del animal decapitado rociándola hacia el velo.

El resto de la sangre del animal se derramaba en el lugar del holocausto.

Dios establecía que haciendo este ritual de sacrificar un animal inocente y sin defecto era expiación por el pecado y el pecador tendría perdón, expiación por su pecado, limpieza de su pecado.

Es importante notar entonces que en este proceso de expiación de pecados se requería:

Un animal sin defecto.

Que el pecador que presentara al animal por haber transgredido la ley de Dios, es decir por su pecado cometido, le pusiera su mano sobre su cabeza y lo degollara él mismo, él mismo lo matara cortándole la cabeza. El pecador mataba al animal y veía el derramamiento de sangre inocente del animal sin defecto.

El sacerdote era quien rociaba y derramaba la sangre.

Cumpliendo estas acciones, éste ritual, el pecador tenía expiación por su pecado y perdón.

De éste ritual podemos ver que:

El pecador debe ser castigado con muerte.

El becerro sin defecto ocupa el lugar del pecador, el becerro es quien muere en lugar del pecador.

El pecador tiene que reconocer y admitir su culpa, su pecado, debe reconocer que pecó transgrediendo las leyes de Dios, para entonces saber que está en falta ante Dios y llevar al animal para sacrificio.

El pecador tiene que creer que llevando el animal para el sacrificio, tendrá expiación y perdón por sus pecados. Si un pecador no creyera que este ritual y sacrificio le traería expiación, no llevaría al animal y no realizaría el ritual y por lo tanto su pecado no sería perdonado.

El pecador debía poner su mano sobre la cabeza del animal como si el pecador le transfiriera su pecado al animal a sacrificar.

El pecador mismo era quien debía matar al animal degollándolo, cortándole cruelmente la cabeza al animal inocente, al becerro sin defecto. El pecador mismo debía hacer este cruel acto, matando al animal inocente y viendo su sangre inocente que se derramara.

Cuando el becerro sin defecto se mata y su sangre inocente se derrama, entonces hay expiación y perdón del pecado.

Dios no perdonaba al pecador, si el pecador no mataba y derramaba la sangre inocente del cordero sin mancha. Un cordero sin culpa que moría por los pecados del pecador.

Podemos apreciar que como la ley de Dios fue transgredida, Dios como juez tenía que ejercer justicia y que los buenos actos ó buenas obras que hiciera el pecador, de ninguna manera neutralizaban sus transgresiones a la ley de Dios ó pecados. Una vez que se cometía el pecado, no había fórmula distinta para que el pecado fuera perdonado, ni el recitar oraciones, ni el hacer buenos actos podían de ninguna manera traer expiación y perdón del pecado.

Dios de ésta forma estaba estableciendo un sistema para que en lugar de que el pecador fuera castigado con muerte, sus transgresiones y pecados fueran simbólicamente transferidas al becerro al ponerle la mano sobre la cabeza, y así el becerro sin defecto fuera matado ocupando el lugar del transgresor ó pecador y que el becerro derramara su sangre inocente para que así la justicia de Dios quedara satisfecha.

Este simbolismo permite ver que no es que Dios perdonara así nada más al pecador, el pecado demandaba juicio de Dios y castigo de Dios con la muerte del pecador, pero el becerro era quien ocupaba el lugar del pecador y moría derramando su sangre, era muerto como un sustituto del pecador.

Sin la muerte del becerro sin mancha en sustitución del pecador, el pecador no tenía expiación de pecados.

En pocas palabras moría el pecador como resultado del juicio y sentencia de Dios, ó bien un sustituto que debía ser el cordero (u otro animal) sin mancha que ocupaba el lugar del pecador para derramar su sangre inocente y morir sin haber cometido los pecados que se le transferían simbólicamente.

Aun así este ritual de sacrificio es un simbolismo, ya que en realidad un animal no tiene la validez legal ante el sistema judicial de Dios, para recibir el castigo y sentencia en sustitución de un ser humano para que el ser humano al morir físicamente no vaya al lago de fuego para recibir castigo eterno.

“Porque la sangre de toros y machos cabríos no puede quitar los pecados” Hebreos 10 : 4

Aún así, es muy importante conocer y entender este concepto de la expiación y del sacrificio del cordero sin mancha, es clave para entender la salvación en Jesús, es tan importante que incluso en el reino milenial de Jesús, se reanudará la realización de éstos sacrificios.

Muy pocas veces he visto que se enseñe sobre esto, y estoy seguro que si en alguna iglesia se hiciera como ejercicio un ritual de éste tipo en el que alguien tuviera que tomar un cuchillo y cortarle la cabeza a un corderito inocente y ver su sangre derramada y la cabeza separada del cuerpo y la muerte del animal, muchos quedarían impactados por decir lo menos.

Y si se llegara a realizar éste simulacro en alguna iglesia, dudo mucho que se repitiera. Seguramente después de la conmoción, nauseas y desmayos de algunas personas, muchos acusarían crueldad animal contra el inocente corderito, y acusarían del trauma causado a los niños por presenciar tan cruel y sangrienta escena.

Si tu cada vez que cometes un pecado, incluso ya como cristiano nacido de nuevo, tuvieras que matar un cordero sin mancha y derramar su sangre, cortándole la cabeza, y tuvieras que vivir ese impacto de matarlo tú mismo de forma cruel a ese animal inocente, creo que ó lo pensarías seriamente antes de volver a pecar, o ante la frecuencia de tu pecado te volverías insensible a matar corderos inocentes, cortándoles la cabeza.

Como la sangre de animales y corderos sin mancha no sirve en realidad para que el ser humano quede a salvo de la ira y merecido castigo de Dios en el infierno como justo juicio por sus pecados, pagando condena eterna en el lago de fuego, entonces era necesario el derramamiento de sangre y muerte de Jesús, Dios mismo hecho carne y hueso.

Jesús el Cordero de Dios – Expiación y propiciación por nuestros pecados.

Por lo tanto era necesario que Dios diera provisión de un Cordero Santo sin mancha capaz de hacer expiación por los pecados de los seres humanos y capaz de librarlos del castigo eterno en el lago de fuego.

Jesús, el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso es ese Cordero de Dios.

Dios quiso quebrantar a Jesús, poniendo su vida en expiación por el pecado, como señala Isaías 53 : 10

Jesús fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo nuestro fue sobre él.

“El fue herido por nuestras transgresiones, fue molido por nuestros pecados, el castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas somos sanados” Isaías 53 : 5

Como cordero fue llevado al matadero, Isaías 53 : 7

Jesús es el Cordero de Dios, el cordero que provee Dios y que quita el pecado. Juan 1 : 29.

Jesús, Dios hecho carne y hueso con su sacrificio en la cruz, con el derramamiento de su sangre inocente, es la propiciación ante Dios por nuestros pecados, es decir, que aplaca la ira de Dios contra el pecador y nos hace propicios, favorecidos y aceptados por Dios.

Dios hizo que Jesús sea la propiciación de nuestros pecados por la fe en su sangre como señala Romanos 3 : 24 – 25.

Jesús es propiciación por nuestros pecados como indica 1ª Juan 2 :. 2.

Solamente el Creador y Juez de todo el universo, El que ha dispuestos las leyes morales que regulan a los seres humanos, puede proveer el proceso judicial que satisfaga la ley de Dios y que al mismo tiempo disponga misericordia y que libre de culpa al transgresor de sus leyes, al pecador.

A continuación la letra del Himno Sólo de Jesús la sangre, que es bastante apropiado para este estudio, aunque el original en inglés tiene más estrofas y algunas de ellas que con mucha precisión describen el sacrificio de Jesús y la importancia de su sangre derramada.

Como la estrofa que en inglés dice – Nothing for sin can atone, Nothing but the blood of Jesus, que se podría traducir como:  Nada puede expiar el pecado, nada excepto la sangre de Jesús.

De cualquier forma abajo muestro primeramente la letra en españól y más abajo en inglés.

Himno  – Sólo de Jesús la Sangre

¿Qué me puede dar perdón?
Solo de Jesús la sangre.
¿Y un nuevo corazón?
Solo de Jesús la sangre.
Coro:
Precioso es el raudal,
que limpia todo mal;
No hay otro manantial,
solo de Jesús la sangre.
Fue el rescate eficaz,
Solo de Jesús la sangre;
Trajo santidad y paz,
Solo de Jesús la sangre.

Veo para mi salud,
Solo de Jesús la sangre.
Tiene de sanar virtud,
Solo de Jesús la sangre.

Cantaré junto a sus pies,
Solo de Jesús la sangre.
El Cordero digno es,
Solo de Jesús la sangre

Hymn – Nothing but the blood of Jesus

  1. What can wash away my sin?
    Nothing but the blood of Jesus;
    What can make me whole again?
    Nothing but the blood of Jesus.

    • Refrain:
      Oh! precious is the flow
      That makes me white as snow;
      No other fount I know,
      Nothing but the blood of Jesus.
  2. For my pardon, this I see,
    Nothing but the blood of Jesus;
    For my cleansing this my plea,
    Nothing but the blood of Jesus.
  3. Nothing can for sin atone,
    Nothing but the blood of Jesus;
    Naught of good that I have done,
    Nothing but the blood of Jesus.
  4. This is all my hope and peace,
    Nothing but the blood of Jesus;
    This is all my righteousness,
    Nothing but the blood of Jesus.
  5. Now by this I’ll overcome—
    Nothing but the blood of Jesus;
    Now by this I’ll reach my home—
    Nothing but the blood of Jesus.
  6. Glory! Glory! This I sing—
    Nothing but the blood of Jesus,
    All my praise for this I bring—
    Nothing but the blood of Jesus.

Abajo un canto al Señor Jesús el Cristo – Yeshua Hamashiach (Jesús el Mesías) Yeshua Adonenu (Jesús nuestro Señor)

Aaaa


Como cuidar mi salvación. Como andar en santidad. Como se infiltra Satanas en los cristianos.

Como cuidar mi salvación. Como andar en santidad. Como se infiltra Satanas en los cristianos.

Jesús señaló que para tener vida eterna es necesario creer en El, en Jesús el hijo de Dios, Jesús el Hijo de Dios es el único que nos lleva a Dios Padre, también enseño que para entrar al cielo es necesario nacer de nuevo, lo cual es obra del Espíritu Santo de Dios (Juan 3 : 3).

Pero Jesús enseñó que además de esos requisitos, los que entrarán al cielo son los que hacen la voluntad de Dios Padre.

Jesús dijo:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Mateo 7 : 21.

Así que como señala Jesús, una vez que la persona cree en El, y que el Espíritu Santo hace que la persona nazca de nuevo, sea regenerada, sea hecha una nueva criatura, entonces es necesario mantenerse en obediencia a Dios Padre, y no pecar más.

De esta forma se cuida la salvación que Dios da por medio de Jesús, su Hijo único, de Jesús que es Dios mismo que se hizo carne y hueso.

Cuando los discípulos le dijeron a Jesús, aquí están tu madre y hermanos, Jesús respondió:

“Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano y hermana y madre”  Mateo 12 : 50

Jesús dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” Juan 14 : 15

El apóstol Pedro nos amonesta a ser santos y apartados del mal cuando dice: “sino como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir, porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” 1ª Pedro 1 : 15 -16.

Recordemos que como señala la Biblia: -sin santidad nadie verá al Señor- Hebreos 12 : 14

Entonces existen formas prácticas para que el cristiano nacido de nuevo, se mantenga haciendo la voluntad de Dios Padre, obedeciendo sus leyes morales, y absteniéndose de hacer cosas malas, evitando el transgredir las leyes morales de Dios, y cuidando de no caer en las trampas del diablo que buscan alejarlo de Dios y que buscan engañar al cristiano sutilmente y disfrazadamente para que transgreda las leyes de Dios y para que incluso se aleje y aparte de Dios, aunque sea poco a poco.

Algunos cristianos dicen:  “me hablan de que cuide mi salvación, como nos exhorta el apóstol Pablo, pero no me dicen como se cuida, como puedo cuidarla”.

Pablo dice que siendo obedientes, nos ocupemos en nuestra salvación para ser hijos de Dios sin mancha (Filipenses 2 : 12 – 15).

Es necesario entonces como también dice en Hebreos que obedezcamos la palabra de Dios, para no descuidar una salvación tan grande (Hebreos 2 : 1 – 3) y que Jesús es autor de salvación para los que le obedecen (Hebreos 5 : 9).

Obediencia a las leyes morales de Dios, en la vida cristiana.

Formas prácticas de cuidar mi salvación.

La vida nueva en Cristo, es ante todo, el arrepentirse del pecado, el andar en una nueva vida moral de acuerdo a la voluntad de Dios, obedeciendo a Dios, aún en medio de dificultades y situaciones difíciles. De eso se trata la verdadera vida cristiana, en imitar a Cristo obedeciendo a Dios, la vida cristiana no se trata de que a partir de que creas en Jesús, solamente te ocurran cosas hermosas todo el tiempo en compañía de gente que te quiera y te trate bien todo el tiempo.

Así que a continuación enlisto algunas cosas prácticas (algunos ejemplos) para que el cristiano nacido de nuevo se mantenga en la voluntad de Dios Padre, obedeciendo sus leyes morales, ó por decirlo de otra forma, cuidando su salvación, andando en obediencia a Dios.

Esta lista muestra algunas formas prácticas pero no es limitativa a todas las formas prácticas de cuidar la salvación. Son formas prácticas de mantenerse en santidad, obedeciendo a Dios, y evitando el incurrir en pecados, y evitando caer en las trampas que pone el diablo para que los cristianos se alejen de Dios y caigan en pecado.

El cristiano perdona las ofensas de los otros.

El cristiano que quiere cuidar su salvación, obedece a Dios, guarda sus leyes morales, y perdona al prójimo que le ofende.

Recordemos que Dios no perdona al cristiano que no perdone sus ofensas a otros.

“Mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas” Mateo 6 : 14 – 15.

En el caso de un hermano en la fe que peca conra ti que eres un cristiano genuino nacido de nuevo,  Jesús enseñó en forma particular, que le debes reprender, esa es tu obligación moral para con un hermano ó hermana en la fe, y que si se arrepiente entonces lo perdones.

“Mirad por vosotros mismo, Si tu hermano pecare contra ti, repréndele y si se arrepintiere, perdónale”  Lucas 17 : 3

Esto no quiere decir que tu le guardes rencor o tengas malos deseos para él, mientras él no se arrepienta, pero si tu hermano en la fe peca contra tí, y no reconoce su pecado, y tu vas y le dices te perdono, lo más probable es que no reconociendo su pecado, no valore tus palabras y acción de perdón.

Pero si tu hermano en la fe, reconoce su pecado, y se arrepiente de pecar contra Dios y contra tí, y te pide lo perdones, y tu le dices que lo perdonas, podrá valorar tu perdón.

Es tan importante y crucial este concepto, pero desafortunadamente no se enseña en la mayoría de las congregaciones.

Hoy en día en casi todas las congregaciones, se le invita a la gente a rápidamente hacerle a Jesús el favor de aceptarlo, sin decirle a la gente que han pecado contra Dios, al hacer tal y tal cosa, y la gente no se arrepiente realmente de su pecado, y así nunca se puede valorar el perdón de Dios, ni comprender porque murió Jesús.

Ilustraré así la clave del perdón al hermano en la fe.

Supón que tienes un hermano en la fe, y éste peca contra ti diciendo falso testimonio, mentiras acerca de ti, porque hay una posición disponible en el ministerio de tu congregación pero solo es una posición y tu la quieres y él tambien la quiere.

Entonces el empieza a correr mentiras de que tu has molestado sexualmente a menores de edad, y has robado dinero de la congregación y sus ministerios, lo hace porque quiere que seas eliminado de la posibilidad de ocupar esa posición y el quedarse con la misma.

Así que peca contra Dios y contra tí, levantando falso testimonio en tu contra.

Pero tu te enteras que el dijo esas cosas, y vas con él y le dices: te perdono, pero él no tiene remordimiento ni arrepentimiento, y niega que el dijo esas cosas, y NO VALORA tu perdón, lo desprecia, no es para él porque no reconoce su pecado.

Jesús señaló que tu deber primero es reprenderle, hacerle ver que al decir esas mentiras, primero que nada pecó contra Dios, y luego contra tí, perjudicandote, cuando llegue el momento en que el se arrepienta de su pecado y te pida perdón, entonces tu debes decirle te perdono, para que él valore tu perdón, una vez que reconozca que hizo mal, y entre tanto, tu no debes guardarle ningún rencor ningún mal deseo, en todo caso puedes llevar el caso ante Dios en oración para que te haga justicia.

El cristiano cubre sus deudas, regresa el dinero que tomó prestado, regresa las cosas que le prestaron y lo hace oportunamente, en el tiempo acordado con la otra persona ó incluso antes.

El cristiano que pide prestado dinero ó bien otra cosa y no lo regresa comete un robo y es un ladrón, se debe arrepentir realmente, tener remordimiento y regresar el dinero ó el bien, si no regresas el dinero que tomaste prestado y mueres, mueres en el pecado de robo, sin tiempo de arrepentimiento ni de regresar lo que tomaste, lo cual ya fue robo, pues nunca lo regresaste. La Biblia nos amonesta a pagar lo que debemos y no deber nada a nadie (Romanos 13 : 7 – 8).

“El impío toma prestado y no paga” Salmo 37 : 21.

Ser santo como Dios es Santo, es cuestion de moralidad, honestidad.

Te cobraron de menos, lo honesto y moral es hacerle ver el error al otro, para que te cobre el precio justo pactado, a tí no te gustaría que alquien se aprovechara de tu error cuando cobras de menos, hazle ver la diferencia y paga lo justo, si el otro tiene la gracia y en todo conocimiento te ofrece un descuento, entonces lo puedes aceptar.

Pagaste y te dieron como cambio, más dinero por error, regresa el dinero que recibiste de más, te devolvieron dinero por una compra que hiciste, y de acuerdo con las políticas procedió la devolución, pero te dieron dinero de más, regresa lo que recibiste de más.

Andar en santidad es poner en práctica las leyes morales de Dios, desde las cosas más pequeñas hasta las más grandes, en la vida diaria, en todas nuestras actividades.

Dando fruto.

Mucho ó poco, según lo cual será recompensado por Dios, pero el problema es no dar absolutamente ningún fruto con lo que le dio el Señor, por no dar absolutamente ningún fruto, cuando tenía con que hacerlo el siervo del Señor fue echado al infierno, no tenía justificación válida para no haber dado absolutamente ningún fruto (Mateo 25 : 14 – 30).

Pagando por las cosas, no robando, no robando al descargar de internet ilegalmente, música, software, etc. O haciéndose de copias ilegales de lo mismo.

El querer autojustificarse por robos cometidos a través de descargas ilegales de internet, no borra el pecado de robo.

Es vital que el cristiano ande en santidad, resistiendo activamente la tentación, que cuando llegue a pecar, se arrepienta inmediatamente para dejar de pecar, que genuinamente haya remordimiento del pecado y arrepentimiento real,  reponiendo lo que se robó, eliminando de su ipod ó equipo electrónico lo que se robó descargándolo ilegalmente de internet, cuando se trata de música, libros, software, programas que son puestos para la venta pero el cristiano busca la manera de en lugar de comprarlos, robarselos mediante una descarga ilegal de internet.

Algunos cristianos no pensarían en entrar a una tienda y robarse un CD, pues si fueran capturados cometiendo el robo, sufrirían el justo castigo por su robo, y sin embargo, roban a través de descargas ilegales de internet ó comprar copias ilegales (piratas de los CD´s ó DVD´s).

Eliminando la pornografía que descargó, etc.

Las arenas movedizas del pecado. Cuando el cristiano se auto-justifica en sus pecados, diciendo que ya es salvo y ya no puede caer al infierno.

Esto además es porque el pecado son como arenas movedizas en las que si el cristiano cae, y si no es pronto para arrepentirse, estas arenas movedizas de pecado lo van hundiendo más y más cada vez, y el pecado no arrepentido e inconfeso va haciendo que el cristiano se vaya auto-justificando en su pecado, y va cayendo más y más en otros pecados.

Para ilustrar esto, repito aquí brevemente un caso real que mencioné en otro artículo, el lamentable caso de un ministro cristiano, que empezó a distanciarse de su esposa, ante la petición de la esposa, otro ministro fue a verlo, el esposo de la mujer y ministro admitió que estaba viendo pornografía, continuó así y conoció a una mujer por internet, buscó divorciarse de su esposa para casarse con una mujer bruja, así las cosas.

Cuando el otro ministro cristiano le dijo que dejara todo eso, el primer ministro y esposo de la mujer le respondió: No quiero.

Ayer leí el caso de un pastor cristiano capturado por la policía en Florida (Estados Unidos de América), además de ser pastor trabajaba en un hotel de Disney, fue arrestado cuando en su trabajo estaba por seducir a un menor de edad, de acuerdo con el reporte de la policía, este pastor mientras estaba en su trabajo estaba viendo pornografía al mismo tiempo que estaba escribiendo un sermón para dar en su iglesia.

Por eso es tan importante andar en santidad obedeciendo a Dios, por eso insiste Jesús no todo el que le dice Señor va a entrar al cielo, aunque le digan Señor yo fui pastor y prediqué el evangelio, cuando por otra parte, lamentablemente hay cristianos unos que no son pastores ni ministros ni líderes y otros que si son pastores, lideres ó ministros que un día ceden a la tentación, ceden a los deseos de la carne y le echan una mirada a la pornografía, al rato es más tiempo el que pasan en la pornografía, al rato conocen a alguien y están en fornicación y adulterio ó abusando sexualmente de niños.

Jesús dice los que van a entrar son los cristianos nacidos de nuevo que obedecen a Dios Padre (Mateo 7 : 21). Reitero esas son las palabras de Jesús, Dios mismo que se hizo carne y hueso, que murió y resucitó.

El cristiano nacido de nuevo sigue siendo responsable de sus actos y de sus pecados, y mientras no tenga remordimiento de conciencia y genuino arrepentimiento para confesarlos a Dios y dejar de pecar, se mantiene en pecado no inconfeso, no arrepentido, y por lo tanto no perdonado por Dios, y si el cristiano aunque sea nacido de nuevo muere en esa condición de pecado, cae al infierno, pues no muere en santidad y sin santidad nadie puede ver a Dios.

La sangre de Jesucristo puede limpiar el pecado del pecador, pero siempre y cuando exista genuino arrepentimiento y el pecador confiese su pecado a Dios. Como dice el texto:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” 1a Juan 1 : 9.

Pero si el criatiano nacido de nuevo comete pecado y no se arrepiente, se auto-justifica, no reconoce su pecado y no lo confiesa, Dios no lo puede perdonar.

Y es que lamentablemente hay algunos cristianos a quienes no les gustan esas palabras de Jesús en el sentido que los que entrarán al cielo son los que obedecen al Padre Celestial, y tales cristianos  justifican su pecado pensando que así entraran al cielo, porque dicen que como la salvación es un regalo, ya la tienen para siempre y no quieren tomar responsabilidad por sus propios actos, no quieren responsabilizarse ni admitir culpabilidad por sus pecados. Esos cristianos deberían pasar más tiempo estudiando la Biblia y orando para que Dios les ayude a entenderla, y para que logren conocer la justicia de Dios y su santidad, en lugar de pasar tiempo esclavizados a sus equipos electrónicos perdiendo el tiempo. Porque de esa forma es como Satanás toma ventaja de ellos.

Trampas del diablo, cosas que parecen inofensivas ó hasta buenas.

Otra forma práctica de andar en obediencia a Dios, cuidando la salvación, es no cayendo en las trampas del diablo, unas sutiles y otras no tanto, las cuales pone para atraer a los cristianos que quieren tener más experiencias espirituales.

El diablo cuenta con varias cosas que le pueden atraer al cristiano que desea un avance espiritual, pero el cristiano que no ejerce discernimiento, y que no pide ayuda de Dios precisamente para discernir y no caer en las trampas más disfrazadas del diablo, llega a caer en experiencias espirituales y metafísicas que son de Satanás pero están disfrazadas de inofensivas ó incluso están disfrazadas de ser experiencias cristianas.

El cristiano debe ejercer discernimiento pedir la ayuda y orientación de Dios, y hacer su diligente tarea de investigación antes de involucrarse en diversas actividades como algunas que mencionaré a continuación.

Cristianos que piensan que la santidad de Dios es compatible con otras prácticas espirituales, llegan a involucrarse en cosas que no son de Dios, y son entradas a demonios, como por ejemplo:

Método Silva

Reiki

Sanaciones con “guías espirituales”

Rosacruces

Sociedades secretas como la masonería.

Con un disfraz de “mover cristiano” existe en el repertorio de Satanás cosas como:

Movimiento de la “risa santa”

“Misticismo cristiano” ó “cristianismo místico”

“Metafísica cristiana”

Mover de aparecer oro, diamantes y demás cosas.

Existen algunos satanistas que se hacen pasar por predicadores cristianos y son muy famosos, pues tienen sus programas de televisión y algunos de ellos van por el mundo haciendo eventos y cruzadas, pero como ellos en realidad son siervos de Satanás, algo de lo que realizan en sus eventos es que transfieren demonios sobre los cristianos ingenuos que acuden a sus cruzadas y eventos.  En mis artículos sobre satanismo en la iglesia, abordo este tema con más detalles, aquí en mi sitio profeciaenlabiblia.wordpress.com

Watermark

Para que el cristiano no pierda la salvación, aún y cuando viva en pecado, aún y cuando continúe pecando y aún y cuando muera con pecados no arrepentidos ni confesados.

Si ese es tu caso, es decir, has creído en que Jesús derramó su sangre y murió en tu lugar, y has nacido de nuevo, has sido hecho una nueva criatura mediante el obrar del Espíritu Santo que te ha regenerado, pero aún deseas tener la tranquilidad y seguridad de que al morir irás al cielo aún y cuando continúes pecando, aún y cuando sigues practicando pecados de los cuales no te arrepientes, y quieres tener la seguridad y confianza de que si mueres en pecado, irás al cielo y no al infierno, entonces haz lo siguiente:

Dile a Dios que contrario a lo que Jesús ha dicho y lo que dice la Biblia, que siendo nacido de nuevo es necesario obedecerlo y andar en santidad, ó si se llega a pecar arrepentirse y confesarle tus pecados ( Mateo 7 :  21 – 23, Hebreos 5 : 9, 1ª Juan 1 : 9) dile que quieres tener la tranquilidad de poder pecar, de no perdonar sus ofensas a otros, de no admitir culpabilidad ni tener remordimiento ni arrepentimiento de los pecados que cometas y aún en esa condición, morir e ir al cielo.

Dile a Dios que quieres tener la seguridad de poder morir suicidándote, de morir mientras cometes fornicación, adulterio, de morir mientras estás viendo pornografía, de morir sin pagar a otros el dinero que les debes (es decir robándoles), morir mientras estás embriagado y aún así tener la seguridad de ir al cielo.

Pídele a Dios que haga una excepción contigo, pídele que sea mal juez y juez injusto, que pase por alto tu pecado del cual no admites culpabilidad, que ignore tu pecado del cual no te arrepientes ni sientes remordimiento, que te perdone cuando tú no perdonas a otros sus ofensas, pídele a Dios que haga una excepción contigo.

Pero hay un gran problema.

Dios no hace excepciones, es juez justo y si tú habiendo creído en que Jesús murió por tus pecados y habiendo nacido de nuevo por obra del Espíritu Santo, pecas y mueres sin haber admitido tu culpa, sin remordimiento y sin arrepentimiento, sin confesar tu pecado ante Dios, entonces a tu muerte física, Dios te pondrá con los hipócritas, en el infierno para que seas castigado justa y merecidamente, con un mayor castigo porque conociendo la voluntad de Dios y sus leyes morales, no las guardaste y las menospreciaste, pensando que no mereces perder tu salvación inicial y pensando que por haber nacido de nuevo tienes derecho a pecar de cualquier forma, porque en realidad lo que quieres es pecar cómoda y confiadamente, imaginándote que por haber nacido de nuevo ya estás exento de rendirle cuenta a Dios por tus pecados cometidos después de nacer de nuevo.

Como cristiano nacido de nuevo, tienes que morir físicamente en santidad para poder ver al Señor en el cielo, porque sin santidad nadie verá al Señor (Hebreos 12 : 14).

Si no perdonas a otros sus ofensas contra ti, entonces Dios no te perdonará tus ofensas (Mateo 6 : 14 – 15)

Porque es conveniente que conozcas el carácter y justicia de Dios revelado en la Biblia, y saber que Dios no puede pasar por alto tus pecados por los cuales no te arrepientes ni le confiesas, porque Dios aún en el caso del cristiano que ha sido justificado por su fe en Jesús, si ese justificado a quien se le ha dicho de cierto vivirás, si peca confiando en que ha sido justificado, su justicia no será recordada (Ezequiel 33 : 12 – 13).

El siervo del Señor que confiadamente empezó a pecar, fue llamado a cuentas por sorpresa y recibió mayor castigo que otros porque conociendo la voluntad de su Señor, no lo obedeció (Lucas 12 : 42 – 48).

Ese siervo del Señor que fue llamado a cuentas cuando fue sorprendido en pecado fue puesto con los hipócritas en el infierno (Mateo 24 : 45 – 51).

En relación con como cuidar la salvación, te puede interesar el siguiente estudio, el enlace abajo:

Sean perfectos como su Padre es Perfecto – Completa Santificación.

Watermark