Artículos nuevos – Apariencia física de Jesús, Testimonio de los magos que vieron al Mesías, Horóscopos y Astrología, Curas milagrosas de la ceguera

Artículos recientes

Apariencia de Jesús – como si fuera gemelo de su hermano Jacobo

Testimonio de los magos que fueron a ver al Mesías, Jesús el Cristo

Cicerón – Sobre los Horóscopos y Astrología

Literatura del segundo templo – Causa de ceguera y la cura con un método realmente intrigante, pero efectivo y actual  en el libro de Tobías


De Seres modificados genéticamente, gigantes con alta tecnología, momias de 3 dedos y algo más

De Seres modificados genéticamente, gigantes con alta tecnología, momias de 3 dedos y algo más

 

Lo que se puede lograr con ciencia y modificación genética es mucho, de hecho, si mencionara algunos ejemplos de lo que se ha logrado, muchos lectores no lo creerían.

Hace poco vi un documental de como en Japón, han modificado genéticamente a los gusanos que producen la seda, toman el huevito del gusano de 1 milímetro, y le inyectan genes de animalitos luminosos, de tal forma, que el gusanito modificado genéticamente tiene los ojos brillantes y no sólo eso, sino que puede producir seda luminosa de colores.

Eso es solamente algo de lo que se ha hecho abiertamente, pero hay mucho más que se ha hecho sin anunciarse públicamente en este mundo y en ésta época, además de en otros lugares y otras épocas.

No hay nada nuevo bajo el sol, experimentación genética, no es algo nuevo.

La historia no es en realidad como se enseña en las escuelas, esa “historia” de que el ser humano desciende de animales, y era un bruto, y ha ido aumentando en capacidad mental y tecnológica.

La realidad es que el ser humano actual (la raza adámica) fue creada y diseñada por el ser que se menciona en la Biblia como el Dios Altísimo (ya que como menciona la Biblia misma, existen otros dioses reales). y el ser humano desde un principio era un ser inteligente y muy capaz, y que llegaba a vivir hasta más de 900 años de edad, lo cual le permitía ir acumulando el conocimiento de siglos de aprendizaje y experiencia.

Además de eso, seres divinos con mucho conocimiento, estuvieron en la tierra, transmitiendo conocimientos al ser humano, y procreando híbridos, algunos de ellos gigantes, y no me refiero a personas altas sino a híbridos gigantes, de hasta 11 metros de estatura, algunos con 6 dedos en cada mano y pie.

Lo cual explica como es posible la existencia de ruinas muy antiguas, y altamente sofisticadas, que para lograrse requirieron alta tecnología, (más que fuerza bruta de gigantes nephilim) y muchos conocimientos científicos, matemáticos y astronómicos,, tales como la píramide de Giza, y las masivas construcciones ubicadas en América del Sur, por ejemplo.

Se han hecho descubrimientos de seres ó cuerpos, no humanos que han logrado mantenerse ocultos de la opinión pública, ó por lo menos de anuncios oficiales, tal como el gigante de Afganistán que llegó a matar a varios militares de Estados Unidos, y luego finalmente pudo ser matado y se recuperó el cadáver gigantesco.

Esta semana causó sensación la revelación de Gaia.com sobre la momia de 3 dedos hallada en Perú, sitio famoso por muchos otros hallazgos impresionantes que han causado controversia y que no se alinean con la famosa “teoría de la evolución”.

El ser hallado, no es un ser humano común y corriente, de hecho puedo asegurar no se trata de un ser humano, tiene 3 dedos en cada mano y cada pie, y bastantes menos vértebras que los seres humanos, no tiene orejas, sino solamente orificios, además de algunas otras peculiaridades muy distintas a un ser humano.

Las implicaciones de este hallazgo, y de los demás cuerpos hallados y que se hallarán y de los resultados de los análisis tendrán implicaciones profundas para algunas personas.

Esto me recuerda un caso real.

Había un hombre un militar de los Estados Unidos, que en 1947 se encontró con la evidencia física de una nave que no podía comprender, y no sólo eso, se topó con la evidencia física que mostraba contundentemente y sin lugar a ninguna duda, que los tripulantes de la nave no eran seres humanos.

Este hombre decía tener una fe cristiana, entiendase por eso, que por lo menos, creía en Dios, en la Biblia como cierta, iba por lo menos algunos domingos a la iglesia, pero su fe se vió derrumbada ante la evidencia contundente de la cual fue testigo.

Esto fue debido a que su “fe cristiana” no tenía el contexto para asimilar la evidencia física.

Su “fe cristiana” contenía un modelo del universo sumamente limitado, además yo le diría y si tu crees en Jesús el Cristo para ser salvo de tus pecados, y además de eso, hay vida en el universo, en otros lados, ¿ a ti qué?

El porque algunos asistentes a las iglesias tiene una fe cristiana ó entendimiento del universo limitado es no solo porque en las iglesias no se tocan esos temas, sino porque en su ingenuidad muchos asistentes  a las iglesias, llegan a conclusiones equivocadas, y razonamientos ilógicos absurdos.

Por ejemplo he escuchado algunos típicos:

No existen ángeles mujeres, porque la Biblia no los menciona.

Pero insisto que la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. Entonces ¿el continente americano no podía existir porque la Biblia no lo menciona?

Otra conclusión absurda e ilógica:

Los ángeles no pueden tener hijos

Este universo fue diseñado con alto grado de sofisticación y complejidad, y fue diseñado para tener vida, seres biológicos vivos, tanto animales como conscientes.

En este universo no solamente existen seres humanos, y no solamente existen ángeles y demonios entre los seres no humanos.

Debido a estos hallazgos y los que vendrán y los anuncios sobre los resultados y todo lo demás que vendrá, ya espero poder trabajar en un libro para abordar estos temas con más profundidad.

Otro caso que causaría mucha controversia y polémica, si se diera a conocer, serían los descubrimientos recientes en Antártica, se rumora que se harán oficiales, pero en mi opinión lo dudo. De llegarse a hacer público, sería un caso que causaría repercusiones aún más profundas que el hallazgo de las momias y seres del Perú, ambos hallazgos no solamente no alinean con la teoría de la evolución y todo lo que no se apegue a dicha teoría es mal visto por el establecimiento “científico” y “académico”, sino que también (y mayormente el de Antártica) están en contra del entendimiento (limitado) del Universo y de la interpretación Bíblica de los grupos religiosos cristianos más importantes.

Sin embargo ninguno de estos hallazgos, ni ninguna otra cosa que conozco y podría revelar en un próximo libro, está en contra del entendimiento correcto del Universo, ni tampoco está en contra de las verdades básicas y de la verdad más importante revelada en la Biblia. y que recordemos que la Biblia fue escrita con un propósito, pero la Biblia no fue diseñada ni escrita como la guía de absolutamente todos  los misterios del Universo, fue escrita con otro propósito.

 

 


El Universo Observable Contiene 10 Veces más Galaxias de lo que se Creía – The Universe Has 10 Times More Galaxies Than Scientists Thought

El Universo Observable Contiene 10 Veces más Galaxias de lo que se Creía

El universo de repente parece mucho más abarrotado, gracias a un censo de cielo profundo montado a partir de encuestas realizadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y otros observatorios.

Los astrónomos han llegado a la sorprendente conclusión de que hay por lo menos 10 veces más galaxias en el universo observable de lo que se pensaba. Esto coloca la población estimada del universo en, como mínimo, 2 billones de galaxias.

Fuente NASA en español

 

The Universe Has 10 Times More Galaxies Than Scientists Thought

More than a trillion galaxies are lurking in the depths of space, a new census of galaxies in the observable universe has found — 10 times more galaxies than were previously thought to exist.

An international team of astronomers used deep-space images and other data from the Hubble Space Telescope   to create a 3D map of the known universe, which contains about 100 to 200 billion galaxies. In particular, they relied on Hubble’s Deep Field images, which revealed the most distant galaxies ever seen with a telescope

Source  Space.com Includes video


Artículos recientes – Recent articles

Abajo los enlaces para artículos publicados recientemente – Below the links for articles recently published.

Dos soles en el cielo – Segundo sol visible en el cielo su relación con el Apocalipsis 

Testimonio de un ex-satanista que se vuele a Jesús y es probado en su fidelidad a Jesús.

An ex-satanist testimony he turned to Jesus and was tested on his fidelity to Jesus.

No toda experiencia espiritual es de Dios

Not every spiritual experience is godly

¿Puede Dios perdonar al pecador, perdonándolo así nada más?

Can God forgive the sinner just like that?

Artículos previos:

¿Qué hacer para no ir al infierno?

 

Aaaa


Dios ¿Dentro del tiempo ó fuera del tiempo?

Dios ¿Dentro del tiempo ó fuera del tiempo?

Algunos teólogos tienen el concepto de un Dios temporal, y dicen que Dios está dentro del tiempo, y para El las cosas ocurren en la misma forma en la que ocurren al ser humano, y que para Dios el pasado, el presente y el futuro no son “visibles” simultáneamente.

Para leer el comentario utiliza el enlace abajo:

Dios ¿Dentro del tiempo ó fuera del tiempo? – Dios temporal

 


Dos soles – Planeta X – Mencionado desde hace varias décadas.

Dos soles – Planeta X  – Mencionado desde hace varias décadas

Artículos publicados hace varios años sobre el descubrimiento de un misterioso gran cuerpo celeste.

A continuación presentaré los siguientes artículos y publicaciones sobre el descubrimiento de un cuerpo celeste no identificado que se ha llamado el planeta X.

Los artículos son los siguientes:

Del Washington Post – Diciembre 1983 – Misterioso cuerpo celeste descubierto, los detalles y texto completo están más adelante.

Del New York Times – Enero 1983 – Las pistas se calientan en la búsqueda del Planeta X.

Estudio del Dr. Robert Harrington sobre la ubicación del planeta X – 1988.

New York Times Julio 1987 Buscando el Planeta X – Viejas Pistas Nueva Teoría.

Junio 1988 Buscando el Planeta X – Viejas Pistas Nueva Teoría.

Anomalías en el sistema solar exterior continúan a fechas recientes.

Antes de mostrar los detalles de los artículos de hace varias décadas,  para su investigación, y para aquéllos que están interesados en una investigación más profunda y diligente, les diré que las anomalías (que podrían estar siendo provocadas por un objeto muy grande) en planetas más lejanos de nuestro sistema continúan.

Por ejemplo las misteriosas mega tormentas que han roto record en 2014 en Urano.

Uranus mega Storms

 

De la revista New Scientist – Mystery storms rage across face of Uranus

  • 21 January 2015
  • Magazine issue 3005.

STORMS have clouded Uranus’s normally placid face. In the past year, the gas planet has played host to huge cloud systems so bright that even amateur astronomers can see them from Earth – and their cause is a mystery.

“We have no idea. It’s very unexpected,” says Imke de Pater at the University of California, Berkeley.

De Pater observed Uranus on 5 and 6 August, 2014, and was surprised to spot unusually bright features, the hallmark of clouds condensing in the planet’s upper atmosphere. “It was brighter than anything we had ever seen in Uranus’s atmosphere before,” she says. The planet’s weather generally picks up at its spring and autumn equinoxes every 42 years, when the sun shines on the equator. But the last equinox was 7 years ago, so the recent spike in activity is difficult to explain.

Enlace a reporte de astrónomos de Universidad de Cornell

Enlace a reporte de astrónomos de Universidad de Cornell

Aqui Enlace a otro artículo de Enero 2015, en el que científicos dicen que las anomalías en el comportamiento de cuerpos exteriores del sistema solar puede estar siendo ocasionado por super planetas aún no descubiertos.

Aqui Enlace a reporte de Space.com del 16 de enero 2015 sobre la posibilidad de dos planetas más grandes que la tierra pueden estar orbitando más allá de Plutón

Washington Post – Diciembre 1983 – Misterioso cuerpo celeste descubierto,

En el periódico The Washington Post se publicó en Diciembre de 1983, varios artículos sobre el descubrimiento de un misterioso cuerpo celeste.

Abajo presento las imágenes de los artículos y el texto original completo en inglés, sólo presento la traducción de un par de los primeros párrafos.

Washington Post Articles Planet X

“Posiblemente tan grande como Júpiter

Misterioso cuerpo celeste descubierto”

Por Thomas O´Toole – Washington Post

Un cuerpo celeste posiblemente tan grande como el planeta gigante Júpiter y posiblemente tan cercano a la tierra que sería parte del sistema solar, ha sido encontrado en dirección de la constelación Orión por un telescopio orbital a bordo del satélite astronómico infrarojo de los Estados Unidos.

Todo lo que te puedo decir es que no sabemos qué es, dijo en entrevista, el Dr. Gerry Neugebauer, jefe científico IRAS para el California Jet Propulsion Laboratory y director del observatorio Palomar para el Instituto de Tecnología de California.

washington-post-1983-planet-X_Nibiru

 

Possibly as Large as Jupiter;
            Mystery Heavenly Body Discovered

 By Thomas O’Toole, Washington Post Staff Writer
Friday, December 30, 1983 ; Page A1

A heavenly body possibly as large as the giant planet Jupiter and possibly so close to Earth
that it would be part of this solar system has been found in the direction of the constellation
Orion by an orbiting telescope aboard the U.S. infrared astronomical satellite.

So mysterious is the object that astronomers do not know if it is a planet, a giant comet, a
nearby “protostar” that never got hot enough to become a star, a distant galaxy so young that
it is still in the process of forming its first stars or a galaxy so shrouded in dust that none of the
light cast by its stars ever gets through.

“All I can tell you is that we don’t know what it is,” Dr. Gerry Neugebauer, IRAS chief
scientist for California’s Jet Propulsion Laboratory and director of the Palomar Observatory
for the California Institute of Technology, said in an interview.

The most fascinating explanation of this mystery body, which is so cold it casts no light and
has never been seen by optical telescopes on Earth or in space, is that it is a giant gaseous
planet as large as Jupiter and as close to Earth as 50 trillion miles. While that may seem like a
great distance in earthbound terms, it is a stone’s throw in cosmological terms, so close in fact
that it would be the nearest heavenly body to Earth beyond the outermost planet Pluto.

“If it is really that close, it would be a part of our solar system,” said Dr. James Houck of
Cornell University’s Center for Radio Physics and Space Research and a member of the
IRAS science team. “If it is that close, I don’t know how the world’s planetary scientists
would even begin to classify it.”

The mystery body was seen twice by the infrared satellite as it scanned the northern sky from
last January to November, when the satellite ran out of the supercold helium that allowed its
telescope to see the coldest bodies in the heavens. The second observation took place six
months after the first and suggested the mystery body had not moved from its spot in the sky
near the western edge of the constellation Orion in that time.

“This suggests it’s not a comet because a comet would not be as large as the one we’ve
observed and a comet would probably have moved,” Houck said. “A planet may have moved
if it were as close as 50 trillion miles but it could still be a more distant planet and not have
moved in six months time.”

Whatever it is, Houck said, the mystery body is so cold its temperature is no more than 40
degrees above “absolute” zero, which is 456 degrees Fahrenheit below zero. The telescope
aboard IRAS is cooled so low and is so sensitive it can “see” objects in the heavens that are
only 20 degrees above absolute zero.

When IRAS scientists first saw the mystery body and calculated that it could be as close as
50 trillion miles, there was some speculation that it might be moving toward Earth.

“It’s not incoming mail,” Cal Tech’s Neugebauer said. “I want to douse that idea with as much
cold water as I can.”

Then, what is it? What if it is as large as Jupiter and so close to the sun it would be part of the
solar system? Conceivably, it could be the 10th planet astronomers have searched for in vain.
It also might be a Jupiter-like star that started out to become a star eons ago but never got hot
enough like the sun to become a star.

While they cannot disprove that notion, Neugebauer and Houck are so bedeviled by it that
they do not want to accept it. Neugebauer and Houck “hope” the mystery body is a distant
galaxy either so young that its stars have not begun to shine or so surrounded by dust that its
starlight cannot penetrate the shroud.

“I believe it’s one of these dark, young galaxies that we have never been able to observe
before,” Neugebauer said.

“If it is, then it is a major step forward in our understanding of the size of the universe, how the
universe formed and how it continues to form as time goes on.”

The next step in pinpointing what the mystery body is, Neuegebauer said, is to search for it
 with the world’s largest optical telescopes. Already, the 100-inch diameter telescope at Cerro
del Tololo in Chile has begun its search and the 200-inch telescope at Palomar Mountain in
California has earmarked several nights next year to look for it. If the body is close enough
and emits even a hint of light, the Palomar telescope should find it since the infrared satellite
 has pinpointed its position.

(ITEM 123)December 31, 1983, Saturday, Final Edition
(ITEM 127)The distance from earth of a mysterious object in space was reported incorrectly
                    in some  editions yesterday. The correct figure is 50 billion miles.

Articles appear as they were originally printed in The Washington Post and may not
include subsequent corrections.

Artículo del New York Times – Enero 1983

En este artículo el Dr. John Anderson del Jet Propulsion Laboratory de Pasadena California dice que los extraños comportamientos de los planetas exteriores de nuestro sistema solar pueden ser ocasionados por una estrella enana café.

 Z PLANET X NEW YORK TIMES ARTICLE

IDEAS AND TRENDS; CLUES GET WARM IN THE SEARCH FOR PLANET X

 CLUES GET WARM IN THE SEARCH FOR PLANET X

By JOHN NOBLE WILFORD

Published: January 30, 1983

 

SOMETHING out there beyond the farthest reaches of the known solar system seems to be tugging at Uranus and Neptune. Some gravitational force keeps perturbing the two giant planets, causing irregularities in their orbits. The force suggests a presence far away and unseen, a large object that may be the long-sought Planet X.

Evidence assembled in recent years has led several groups of astronomers to renew the search for the 10th planet. They are devoting more time to visual observations with the 200-inch telescope at Mount Palomar in California. They are tracking two Pioneer spacecraft, now approaching the orbit of distant Pluto, to see if variations in their trajectories provide clues to the source of the mysterious force. And they are hoping that a satellite-borne telescope launched last week will detect heat ”signatures” from the planet, or whatever it is out there.

The Infrared Astronomical Satellite was boosted into a 560-milehigh polar orbit Tuesday night from Vandenberg Air Force Base, Calif. It represents an $80-million venture by the United States, Britain and the Netherlands. In the next six or seven months, the telescope is expected to conduct a wide-ranging survey of nearly all the sky, detecting sources not of ordinary light but of infrared radiation, which is invisible to the human eye and largely absorbed by the atmosphere. Scientists thus hope that the new telescope will chart thousands of infrared-emitting objects that have gone undetected – stars, interstellar clouds, asteroids and, with any luck, the object that pulls at Uranus and Neptune.

The last time a serious search of the skies was made it led to the discovery in 1930 of Pluto, the ninth planet. But the story begins more than a century before that, after the discovery of Uranus in 1781 by the English astronomer and musician William Herschel. Until then, the planetary system seemed to end with Saturn.

As astronomers observed Uranus, noting irregularities in its orbital path, many speculated that they were witnessing the gravitational pull of an unknown planet. So began the first planetary search based on astronomers’ predictions, which ended in the 1840’s with the discovery of Neptune almost simultaneously by English, French and German astronomers.

But Neptune was not massive enough to account entirely for the orbital behavior of Uranus. Indeed, Neptune itself seemed to be affected by a still more remote planet. In the late 19th century, two American astronomers, William H. Pickering and Percival Lowell, predicted the size and approximate location of the trans-Neptunian body, which Lowell called Planet X.

Years later, Pluto was detected by Clyde W. Tombaugh working at Lowell Observatory in Arizona. Several astronomers, however, suspected it might not be the Planet X of prediction. Subsequent observations proved them right. Pluto was too small to change the orbits of Uranus and Neptune; the combined mass of Pluto and its recently discovered satellite, Charon, is only one-fifth that of Earth’s moon.

Recent calculations by the United States Naval Observatory have confirmed the orbital perturbation exhibited by Uranus and Neptune, which Dr. Thomas C. Van Flandern, an astronomer at the observatory, says could be explained by ”a single undiscovered planet.” He and a colleague, Dr. Robert Harrington, calculate that the 10th planet should be two to five times more massive than Earth and have a highly elliptical orbit that takes it some 5 billion miles beyond that of Pluto – hardly next-door but still within the gravitational influence of the Sun.

Some astronomers have reacted cautiously to 10th-planet predictions. They remember the long, futile quest for the planet Vulcan inside the orbit of Mercury; Vulcan, it turned out, did not exist. They wonder why such a large object as a 10th planet escaped the exhaustive survey by Mr. Tombaugh, who is sure it is not in the two-thirds of the sky he examined. But according to Dr. Ray T. Reynolds of the Ames Research Center in Mountain View, Calif., other astronomers ”are so sure of the 10th planet, they think there’s nothing left but to name it.”

At a scientific meeting last summer, 10th-planet partisans tended to prevail. Alternative explanations for the outer-planet perturbations were offered. The something out there, some scientists said, might be an unseen black hole or neutron star passing through the Sun’s vicinity. Defenders of the 10th planet parried the suggestions. Material falling into the gravitational field of a black hole, the remains of a very massive star after its complete gravitational collapse, should give off detectable X-rays, they noted; no X-rays have been detected. A neutron star, a less massive star that has collapsed to a highly dense state, should affect the courses of comets, they said; yet no such changes have been observed.

More credence was given to the hypothesis that a ”brown dwarf” star accounts for the mysterious force. This is the informal name astronomers give to celestial bodies that were not massive enough for their thermonuclear furnaces to ignite; perhaps like the huge planet Jupiter, they just missed being self-illuminating stars.

Most stars are paired, so it is not unreasonable to suggest that the Sun has a dim companion. Moreover, a brown dwarf in the neighborhood might not reflect enough light to be seen far away, said Dr. John Anderson of the Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, Calif. Its gravitational forces, however, should produce energy detectable by the Infrared Astronomical Satellite.

Whatever the mysterious force, be it a brown dwarf or a large planet, Dr. Anderson said he was ”quite optimistic” that the infrared telescope might find it and that the Pioneer spacecraft could supply an estimate of the object’s mass. Of course, no one can be sure that even this discovery would define the outermost boundary of the solar system

Dr. Robert Harrington – La ubicación del Planeta X.

El Dr. Robert Harrignton era jefe de astronomía en el Observatorio de la Marina de los Estados Unidos, en 1988 publicó un estudio sobre la localización del Planeta X.   Enlace aqui

En 1991 se dirigió a Nueva Zelanda para tomar fotos del objeto, las fotos no se hicieron públicas y el Dr. Harrington murió muy poco tiempo después.

Buscando el Planeta X – Viejas Pistas Nueva Teoría.

Artículo del New York Times – 1 de julio de 1987

Enlace al artículo aqui

El Pioneer 10 continúa buscando el misterioso planeta X.

Planet x article victoria advocate

En un artículo publicado por el Victoria Advocate del 14 de junio 1988, el mismo Dr. John D Anderson del JPL referido anteriormente en artículos previos, dice en entrevista que “Tenemos un 90 a 99 por ciento de seguridad que están siendo afectados y un candidato para eso es el planeta X”.

Aaaa


Llamarada Solar X se dirige a la tierra por llegar el 13 de septiembre.

Se reporta una explosión masiva en el sol, la cual generó una llamarada solar X, (la más grande en la escala (que va de A, B, C, M y X).

Se puede esperar que afecte las redes de energía y comunicaciones satelitales y de radio.

Se espera pueda llegar el 13 de septiembre, tiempo de Norteamérica.

Anteriormente reporte sobre la:

Aseguradora Lloyd´s advierte sobre riesgos de tormentas solares

El reporte destaca que el riesgo de tormentas solares del nivel del evento Carrington (“Carrington event” 1859), es casi inevitable y esto conlleva el riesgo de una catastrófica falta de energía.

Destaca que un evento de clima espacial severo que cause trastornos graves a la red eléctrica en Estados Unidos puede tener graves implicaciones para la industria aseguradora. Si los negocios, servicios públicos y hogares se quedan sin energía por períodos prolongados de tiempo, los aseguradores pueden estar expuestos a interrupciones de negocios y otras quejas.

El hecho de que una gran firma aseguradora esté analizando las consecuencias económicas de una tormenta solar sugiere una creciente preocupación en la industria aseguradora de que las empresas puedan enfrentar el peligro de severas pérdidas económicas.

Nota:

El evento Carrington de 1859, fue el primer evento documentado de una llamarada solar impactando la tierra. El evento ocurrió el 1 de septiembre, 1859, fue nombrado por Richard Carrington, el astrónomo solar quien fue testigo del evento a través de su telescopio en su observatorio privado. La llamarada fue la más grande tormenta solar documentada en los últimos 500 años según científicos de la NASA.

 El evento ocasionó severas interrupciones en la red global de comunicaciones telegráficas, incluso afectando algunos operadores de telégrafos y causando fuegos cuando descargas de las líneas prendieron papel telegráfico, según descripciones del evento.

The Independent

Aseguradora Lloyd´s advierte sobre riesgos de tormentas solares