Caer en el espíritu ó ser derribado en el espíritu. Caer o desvanecerse cuando oran por la persona.

Caer en el espíritu ó ser derribado en el espíritu. Caer o desvanecerse cuando ora por la persona.

Caer en la imposición de manos.

¿Es esta experiencia bíblica ? ¿es esta experiencia de Dios ó demoniaca  ?

El llamado caer en el espíritu ó ser derribado en el espíritu (en inglés lo llaman slain in the spirit), se entiende como la experiencia que ocurre cuando una persona ora por otra, comúnmente imponiendo manos, ó poniendo la mano en su frente y la persona por quien se ora, se siente sin peso ó como que se desvanece, en congregaciones donde se practica esto generalmente existen personas actuando como receptores ó cachadores para atrapar a la persona que cae y evitar que se lastime. En ocasiones se ve que la persona que cayó queda como en trance ó inconsciente por un período variable de tiempo.

La experiencia tal cual se expone anteriormente no se encuentra en la Biblia, tal vez usted ya haya empezado a estudiar el tema y ha leído referencias a pasajes bíblicos como Juan 18 : 3 – 6, cuando los  soldados romanos van a capturar a Jesús y ante la respuesta de Jesús diciendo Yo soy, cayeron a tierra. Pero en ese pasaje Jesús no estaba orando ni ministrando a los soldados, no se trata del mismo escenario. Y en la Biblia no encontrará el ministerio de “receptores” ó “cachadores” de personas por las que se oraba.

Comentaré aquí sobre la posibilidad de que ésta experiencia pueda ser de Dios ó pueda ser demoniaca, tomando en cuanto los siguientes puntos: Algunos fenómenos que son legítimamente de Dios pueden tener su contraparte  demoníaca, por ejemplo existen sanidades realmente y legítimamente de Dios y Jesucristo, pero también existen sanidades reales llevadas a cabo por Satanás mediante sus agentes. En Exodo vemos que con el poder de Dios, Moisés y Aarón obraban para convertir su vara en serpiente y para traer plagas sobre Egipto, pero los hechiceros del faraón utilizando poderes de Satanás también lograban convertir sus varas en serpientes e imitar algunas de las plagas.

No porque la Biblia no mencione algo, se debe concluir que tal cosa no exista, como dicen la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia, acostumbro poner el ejemplo del continente americano que nunca fue mencionado en la Biblia, en el pasado hubiera sido inválido concluir que no pudiera existir otro continente más que los mencionados en la Biblia, y sin embargo existe. Mas importante aún es que en materia espiritual, se debe tener un manual, un parámetro,  una guía de Dios precisamente para discernir si un hecho es de Dios ó se trata de una obra de Satanás. Es decir es necesario el discernimiento de espíritus para que el cristiano no sea aventajado por Satanás.

Algunas experiencias aunque se sientan bien y aunque parezcan bonitas no significa que sean de Dios, muchas experiencias que son puerta al pecado son muy gratas a los sentidos, se sienten como experiencias muy agradables y placenteras.

Al analizar una experiencia para ver si es de Dios ó de Satanás también es importante observar las consecuencias ó frutos de la misma, si después de la experiencia la persona está más cercana a Dios, si su vida espiritual ha sido enriquecida y edificada con más tiempo en oración y estudio de la Biblia, ´ó si posterior a la experiencia la persona se halla con dificultad para orar y para estudiar la Biblia, si sufre ahora de ansiedades, depresión ó enfermedades. Primero relataré algunos casos, que debido a su naturaleza me han llevado a escribir este artículo, posteriormente narraré una experiencia que me tocó presenciar y que parece tener una naturaleza distinta a las primeras. Watermark

Casos

Caso 1

Existe el caso que me ha sido confirmado en comunicación escrita por un consejero cristiano maduro, en los Estados Unidos. Este consejero acudió a una de las llamadas cruzadas ó eventos de un famoso predicador que aparece incluso en la televisión, entiendo que fue la primera vez que acudía a un evento del predicador, narra que el predicador al orar por las personas les decía: “pon todo fuera de tu mente y deja al espíritu entrar”.  En un momento, el predicador corrió hacia donde estaba el consejero, el consejero al haber notado cosas incómodas oró rápidamente por tener la armadura de Dios y oró a Dios para ser una pared protectora entre el predicador y él y no se le pasara algo malo, el predicador le puso la mano en la cabeza esperando que él cayera, pero no pasó nada, como no pasó nada el predicador se alejó.

Pero lo más interesante es que una semana después una mujer acudió con el consejero, pues la mujer estaba muy enferma y los médicos no encontraban que ocasionaba su enfermedad. El consejero al estar orando por ella ordenó que si había demonios en ella se manifestaran, ante lo cual un demonio se manifestó, el consejero ordenó por la sangre de Jesucristo que el demonio contestara,  y el demonio se identificó como un espíritu de enfermedad con un nombre propio extranjero diciendo venía de Sudáfrica (el país de donde era originario el predicador) y el demonio mencionó al predicador y dijo que cuando ese predicador hizo caer en el espíritu a la mujer, él entró en ella. El consejero llevó a la mujer a renunciar su experiencia con el predicador y ser derribada en el espíritu y su enfermedad desapareció.

He visto videos de ese predicador (que anteriormente incluí en otro artículo, en el video se ve que cuando la gente pasa al frente para que ore por ellos, el predicador les dice no oren, mejor oren luego en su casa, ahora solamente “reciban”, y la gente cae hacia atrás, pero se ve también un hombre que no le hace caso y se ve que esta orando y aunque el predicador se ve que le toca la cabeza el hombre no cae ni le pasa absolutamente nada.  (véase esas escenas en el video a partir del minuto 16:50).

El predicador de este caso es Rodney Howard Browne, quien inició el movimiento de la “risa santa” en Norteamérica, cuando en 1991 en un evento de Benny Hinn, Hinn le dijo a Howard que tenía una “gran unción” para esto.

Existen algunos satanistas que se disfrazan de predicadores cristianos, hacen muchas cosas para parecer ministros cristianos, pero utilizan ese modo de operar para transferir demonios a los cristianos en sus reuniones, entre otras cosas que realizan.

En otro artículo menciono a varios de estos satanistas que se hacen pasar por predicadores, son muy famosos y conocidos internacionalmente por sus programas de televisión y eventos que realizan en varias partes del mundo.

Caso 2

Kurt E. Koch un ministro y consejero cristiano que se destaca por sus investigaciones sobre peligros del ocultismo y el poder liberador de Jesucristo, investigó el caso de Kathryn Kuhlman para lo cual incluso tuvo una entrevista con ella. Kuhlman practicaba en su ministerio el orar por las personas y hacerlas caer en el espíritu. Koch narra (en su libro Occult ABC) que al tener su entrevista personal con Kuhlman, que ella repentinamente empezó a orar con él, ella puso sus manos unos 15 centímetros arriba de su cabeza, inmediatamente Koch empezó a orar en silencio: “Señor Jesús, si esta mujer tiene su poder de ti, entonces bendícela a ella y a mí, si tiene dones y poderes que no vienen de ti, protégeme de ellos, no quiero quedar bajo una influencia extraña”.

Cuando Kuhlman estaba orando por Koch, dos ujieres vinieron y se pusieron atrás de él para cacharlo cuando cayera, pero Koch no sintió nada y se mantuvo firme sin perder conciencia ni nada. Entonces vino una segunda sorpresa, Kuhlman le dio un empujoncito como para hacerlo caer,  como no pasó nada, Kuhlman le preguntó si él tenía algún ministerio de sanidad, y él contestó que en su consejería pastoral había ocurrido ocasionalmente, pero no era ese su llamado, sino su tarea era predicar el evangelio para que la gente llegara a la salvación.

Caso 3

Kurt E. Koch el consejero cristiano mencionado anteriormente relata un caso en su libro Occult ABC, sobre una persona que dejó su iglesia pensando estaba muerta  y era muy formal, se cambió a una iglesia pentecostal donde le impusieron las manos y recibió un don de lenguas. Este hombre cayó en el espíritu en esa iglesia, quedó como en trance y cuando salió del mismo, estaba alabando a Jesús en voz alta. Aquí el relato no indica cómo es que el hombre recibió consejería o ministración, pero indica que el espíritu de lenguas tenía el nombre “Domenigaio”, luego incluye unas notas que fueron tomadas cuando el espíritu fue echado en el nombre de Jesucristo.

En las notas Domenigaio indica que entró en el hombre cuando este cayó en el espíritu y que fue enviado por el diablo para engañarlo en su amor por Jesús, arruinar su fe y hacerlo seguir a Satanás, al ser cuestionado si se hizo pasar por el Espíritu Santo dijo que si. El hombre renunció al espíritu y en el nombre de Jesucristo lo echó fuera al abismo. Pero el hombre seguía teniendo en su mente el nombre “jesus”, los consejeros ordenaron en el nombre de Jesucristo que si había un demonio llamado jesus se manifestara y diera su nombre. Un espíritu dijo “jesus”, le preguntaron cual jesus y dijo jesus del diablo y que estaba comisionado para engañarlo, y robar la gloria a Dios, le preguntaron cuando entraste ? y el demonio dijo cuando el cayó en el espíritu.

Aquí solamente añado que existe el don de lenguas legítimo de Dios (1ª Corintios 12 : 6 -11) y es Bíblico y real aunque usted no lo crea ó no lo tenga, es tan real como que Dios existe independientemente de lo que un ateo pueda pensar ó decir, pero  también existen lenguas demoniacas, me ha tocado presenciar una persona con manifestación demoniaca en la cual el demonio hablaba en lenguas (no se trataba de ningún idioma conocido actual ó antiguo hasta donde pude identificar). Además de demonios que hablan idiomas que la persona en la que habitan no habla, recuerdo el caso de un joven que cuando el demonio se manifestó habló en latín, claro que el joven no sabía latín, era el demonio el que hablaba latín.

Caso 4

Se trata de un caso del cual fui testigo,  en una reunión después de la predicación y oración que fue en particular por personas que tenían heridas emocionales que aun no hubieran sanado, personas a las que aun no hubieran perdonado, durante los momentos de oración hubo personas llorando y perdonando. Es normal ver que cuando el Espíritu Santo obra en las personas se dá arrepentimiento a veces acompañado de llanto.

Después de eso, se me aproximaron unas personas, a una de ellas ya la conocía bien,  una persona de la cual puedo decir era realmente cristiana según mi mejor saber y entender y yo sabía de su interés por Dios y las cosas del  Señor y según recuerdo también una vez me comentó específicamente de su interés por ser dirigida por el Espíritu Santo, al verla cerca le dije:  “se llena del Espíritu Santo”.

Yo estaba como a medio metro de esta persona, y solo dije eso, no oré por la persona,  no la toqué, no extendí mis manos, pero en cuanto dije eso, como que se empezó a tambalear y las personas junto  sostuvieron a esta persona, no es que se hubiera ido para atrás pero se veía como si estuviera tambaleándose de mareo o se le aflojaran las piernas. En este caso que presencié puedo atestiguar que esa persona no buscaba ninguna experiencia, y yo no busqué tampoco que le pasara algo cuando dije esas palabras, yo no la toqué ni extendí mis manos, yo no hice nada.  Después de eso nunca noté en esta persona nada que fuera indicativo de que le hubiera ocurrido algo malo esa vez ó que su vida espiritual ó física hubiera sido afectada negativamente. Revisando este caso, recuerdo que yo no tenía ningún pecado inconfeso, incluso yo creo haber estado ayunando, y orando los días previos en relación a un viaje de misiones, a realizarse próximamente y que fue confirmado el día previo a este acontecimiento.

Caso 5

Una vez que compartí el evangelio con una persona, al orar por la persona, no la toqué ni estaba muy cerca, no oré nada en particular que sugiriera que tuviera una experiencia sensorial, y no acerqué mis manos ni las extendí para orar, pero se notó como que se empezó a tambalear ligeramente, no cayó pero luego dijo que sintió como una sensación particular.

Aaaa

Caso 6

Una vez, teniendo no mucho tiempo de haber nacido de nuevo, acudí a un evento de una iglesia carismática, sin tener ínformación de ellos. Al terminar una predicación como parte de la reunión, el ministro al frente empezó a orar y a pedir a los asistentes que pasaran al frente, ahora no recuerdo las palabras exactas, pero entonces varios asistentes incluido yo pasamos al frente y entonces se levantaron algunos hombres del equipo del ministro y se acercaron a los que estabamos al frente, yo estaba orando en voz alta y orando en el espíritu, y éstos hombres empezaron a imponer manos sobre las personas al frente, recuerdo que gritaban fuego, y las personas caían al suelo, yo seguí en todo momento orando en voz alta, y curiosamente ninguno de ellos se me acercó para imponer manos sobre mí, ni el ministro al frente, al final todos los que pasaron al frente estaban en el suelo mientras solamente yo quedaba de pie conciente.

Me parece interesante el dato de que mientras yo estuve al frente orando en voz alta, es decir era evidente y obvio que yo estaa orando, ninguno de estos hombres me impuso manos. Sabiendo además lo que ahora sé de como se pueden transferir demonios por parte de algunas personas disfrazadas de cristianos, mediante el imponer manos, veo que corría yo el riesgo de dejarme imponer manos por desconocidos en tal evento con los riesgos que esto conlleva.

Caso 7

Solo lo menciono porque puede ilustrar un poco este tema y es algo que experimenté, al estar en mi cuarto encerrado después de un tiempo de alabar a Dios y adorarlo con música y cantos, he experimentado una sensación,  como una especie de carga eléctrica.

Caso 8

El consejero cristiano del caso 1, también tuvo personas a quienes ayudó y resultaron con demonios de enfermedad y que habían entrado en ellos por medio del predicador Steve Hill cuando los hacía caer en el espíritu (Steve Hill está relacionado con el movimiento de Brownsville Texas Estados Unidos). Si usted investiga el “avivamiento” de Brownsville encontrará muchas cosas raras, como los jóvenes que fueron ministrados que incluso en días posteriores  estaban retorciéndose como si tuvieran mal de Parkinson.

Aaaa

Comentarios

Expuesto lo anterior,  mi opinión es que el cristiano no debe buscar vivir experiencias sensoriales, ni buscar sensaciones bonitas ni agradables en su andar espiritual sino que se debe andar por fe. Cuando el cristiano está buscando vivir la experiencia de sentir bonito ó de que oren por él y caerse, de que oren por él y poner la mente en blanco, de dejar de orar por protección de Dios en ese momento por si eso no es de Dios y recibir sea lo que sea, entonces el cristiano está bajando la guardia mental y espiritual y abriendo la puerta a Satanás y sus demonios. Satanás es experto en seducir a quien busca vivir experiencias gratas a los sentidos y a quien busca vivir emociones y experiencias.

A Satanás es lógico que le encanta sacar provecho de cristianos que buscan experiencias de los sentidos, sentir bonito, caerse, etc. Creo que así como hay cosas legítimas de Dios hay casos en que existe la contraparte demoniaca.

Si este caer en el espíritu es realmente de Dios, en primer lugar no hay necesidad de que el que ora por la otra persona ni la toque, ni siquiera que le acerque las manos, ni que extienda manos sobre la persona,  ni la empuje, ni le sople,  ni le diga que deje fluir y cosas ridículas para verlo caer, si de verdad la experiencia es de Dios no hará ni falta tocar a la persona, Dios y el Espíritu Santo tienen el poder para hacer caer a la persona sin ayuda de nadie, repito suponiendo que realmente sea de Dios y suponiendo que Dios quiere que la persona caiga. El que una persona caiga,  en lo personal me parece fuera de orden y hasta riesgoso, Dios es de orden, sería pésimo testimonio decir que fue algo de Dios y una persona resulte lesionada ó lesionando a  otros al caer ó como he sabido de casos en que la persona cae sobre niños. Eso no es de Dios. De ninguna manera es de Dios el que personas caigan de espaldas casi inconcientes ó inconcientes y que las mujeres queden tiradas en el suelo descubriendo sus faldas.  Ese desorden no es edificante ni puede ser de Dios.

No me imagino ninguna escena como esas que se dan en algunos ministerios con gente cayéndose a diestra y siniestra y algunos ya inconscientes, en trance o retorciéndose en el suelo, cuando Jesús y los apóstoles ministraban, de ninguna manera.

Como comento en otro artículo, algo que practican  los satanistas que se hacen pasar por predicadores cristianos, es que  transfieren demonios a los cristianos al orar por ellos e imponerles las manos, y al hacer esto suelen indicar a la persona que no ore y solo “reciba” ó algo similar, que no se resista ó que solo deje el espíritu entrar ó fluir, lo que hacen es transferir demonios cuando el cristiano baja la guardia. Estos satanistas disfrazados de predicadores tienen mucho éxito con los cristianos que bajan la guardia, que no ejercen discernimiento de espíritus y que son ingenuos y tan crédulos que piensan que cualquier persona por decirse siervo de Dios lo es realmente. Estos satanistas disfrazados de ministros de Dios, si transfieren demonios, los demonios operando sólos y dentro de una persona, por ejemplo un satanista disfrazado de ministro cristiano,  pueden aventar a la persona para que caiga para atrás sin tocarla, pueden aventar a una persona varios metros, sin tocarla  como pasa en algunos casos donde se practica ésto y como me ha tocado ver personalemente en eventos de algunos de estos satanistas disfrazados de ministros y predicadores cristianos.

Creo que los verdaderos cristianos que funcionan como ministros de Dios, no deben incentivar esta práctica no bíblica de que al orar por personas, buscar que estas caigan como en un exhibicionismo de que importante y ungido ha de ser este predicador pues ve a toda la gente por la que ora cayendo,  creo que es no solo ridículo sino lamentable que algunos que parecen ser verdaderos cristianos, hagan que la gente pase al frente para hacerlos caer, empujarles la frente, empujarles la cabeza, con tal de que caigan y es muy grave y lamentable  que les digan que no se resistan, que “dejen entrar al espíritu”, ó  que dejen de orar o poner la mente en blanco.

Si la obra es realmente de Dios, y suponiendo que realmente lo que quiere Dios es que la gente se desvanezca ó caiga, pues en tal caso Dios se las puede arreglar sin que nadie empuje y  sin que un predicador ó ministro este tocando a cada persona y empujándola para hacerla caer. Pero si el Espíritu Santo de Dios va a obrar espiritualmente, incluso se las puede arreglar para obrar  sin que nadie caiga ó que todos caigan donde quiera que estén sin que nadie los toque.

Conociendo a Dios y su carácter revelado en la Biblia, no creo que Dios haga caer literalmente a las personas hacia atrás con el riesgo y desorden que esto implica, ni que queden tirados inconcientes en el suelo, ni que despúes de esta experiencia, luego resulta, como pasa en algunos casos, que la persona ha sido afectada y ya no ora ni lee la Biblia.

El hecho de caer al suelo dentro de un entorno religioso ó espiritual no es garantía de que la experiencia sea de Dios, en algunos casos se ve que ante la ministración de un “hombre ó mujer de Dios” la persona cae al suelo y se agita igual que las personas demonizadas en rituales de vodoo.

Si creo que Dios pueda obrar en la persona para recibir del Espíritu Santo y a veces, solo a veces, la persona pueda sentir un ligero mareo ó tambaleo, pero sin caerse y sin perder el conocimiento ni la conciencia, pero más aún, conociendo a Dios y al Espíritu Santo, puedo decir que el Espíritu Santo es capaz de obrar en donde cada persona este sentada ordenadamente y tocando sus corazones, para convicción de pecado, arrepentimiento ó lo que el Espíritu Santo sabe que cada persona requiere en particular, ó repartiendo dones según considere y quiera (1ª Corintios 12 : 11), ó en todo caso Dios puede obrar en la intimidad del cuarto de una persona a solas con Dios.

Lamentable y ridículo que algunos que parecen ser verdaderos cristianos en ministerio lleven a cabo esta práctica con los riesgos de que las personas caigan y se lesionen y queden tiradas en el suelo,  hasta con riesgos no solo espirituales sino legales en caso de un accidente.

Toda experiencia que sea supuestamente del Espíritu Santo y que no resulte en convicción de pecado a la persona y en arrepentimiento, que no resulte en edificación, que no resulte en la persona teniendo más tiempo en oración y en estudio de la Biblia, suena a que puede ser una experiencia espiritual de Satanás.

Pero también Dios puede ministrar para que los cristianos caigan muertos.

Dios puede ministrar haciendo que la persona caiga muerta, literalmente, hemos de recordar el caso de Ananías y su esposa Safira (Hechos 5), quienes recibieron algo del Señor, que fue la muerte física, debido al pecado que en ellos aún como cristianos, había.

En este caso Ananías y Safira cayeron al suelo y murieron, no es que fueron ministrado y cayeron y por accidente murieron, literalmente cayeron al suelo y murieron, porque Dios así los quiso juzgar por su pecado.

Esa historia narrada en el nuevo testamento habla del mismo Dios del antiguo testamento, quien hizo que los hijos de Aaron, murieran cuando ellos pretendieron ministrar a Dios de una forma que El no había mandado (Levítico 10).

El cristiano debe buscar a Dios ante todo y no buscar a un ministro humano por encima de Dios.

El cristiano debe buscar presentarse ante Dios y en todo caso ver al ser humano que le ministre sólo como un instrumento de Dios y no debe poner a este ministro antes que a Dios ni sustituirlo por Dios, como parece que hacen algunos.

Y así cuando el cristiano se presenta ante Dios, debe ir buscando al Señor y no en busca de una sensación bonita.

Considere usted los siguientes casos:

Un cristiano recibe ministración y siente muy bonito un calor que le recorre todo el cuerpo, siente como electricidad, cae al suelo y queda ahí (ya sea minutos u horas) incluso al levantarse y revisarse el día siguiente ve que el médico le confirma que ha sanado de una dolencia que tenía, es una sanidad real, incluso donde le faltaban dientes ahora tiene dientes de oro, pero justo después de esa experiencia, ahora ya no siente ganas de leer su Biblia, cosa que antes hacía diario, cuando llega a tomar su Biblia, no puede leer más de 5 versículos, no se puede concentrar, ó le da sueño, ya no ora, cosa que antes hacía diario, ya no va a las veladas de oración a las que siempre iba, siente que ya no requiere leer la Biblia ni orar.

Sintió muy bonito, pero usted cree que su experiencia de los sentidos, aún con sanidad y dientes de oro ¿fue de Dios ó de Satanás?

Otro cristiano busca a Dios ante todo, y recibe ministración, no siente nada, ni siente calor en el cuerpo, ni siente una corriente eléctrica en su cuerpo, ni se le tambalean las piernas, ni cae al suelo ni ve visiones, ni le salen dientes de oro, ni le aparecen diamantes en sus manos, sin embargo después de eso, busca mas de Dios, aún más de lo que ya lo hacía diariamente, se arrepiente de pecados que él antes no consideraba pecados, pero que si son pecados, anda aún más en santidad.

No sintió nada, pero después de la experiencia tiene arrepentimiento y anda más en santidad y más obediente a Dios.

Esa experiencia sin ser grata a los sentidos, fue de Dios, y de ninguna forma fue de Satanás.

Conclusión:

El cristiano debe andar por fe y no por vista (2ª Corintios 5 : 7) , el cristiano debe andar por fe y no debe estar buscando experiencias sensoriales, ni buscar caerse para ver que se siente, ó para sentir bonito ó para crecer espiritualmente ó para acercarse más a Dios. El riesgo de que el cristiano busque y quiera las experiencias y lo que se siente, es que las experiencias y sentimientos son muy fácilmente manipuladas,  algo en lo que Satanás es muy hábil y donde puede tomar ventaja fácilmente de los cristianos.

Por otra parte a Dios no se le puede encasillar en un molde ó un programa estricto sobre como actúa, pero a lo largo de toda la Biblia vemos que Dios es de orden, y si va a ministrar en alguien lo hará en orden y para edificación de la persona y se verá en los frutos, y Dios si puede obrar si así lo quiere haciendo que la persona sienta algo y se le afloje el cuerpo, sin embargo, yo no estoy convencido de que cuando la persona pierde totalmente el conocimeinto sea de Dios, ya que el perder la conciencia, pone a la persona en un estado susceptible a demonización.

El que una persona sienta calor ó frío,  mareo, que sienta como flojo el cuerpo, incluso que se caiga, ó sea aventada varios metros, no implica automáticamente que sea una experiencia de Dios, estas acciones y más son fácilmente realizadas por prácticamente cualquier demonio común y corriente.

Y si Dios como en el caso de Ananías y Safira, desea matar a algun cristiano que vuelve a pecar y lo quiere hacer dentro de una congregación, no se le puede limitar a Dios y seguramente si Dios decide actuar así lo hará con orden y para que como lo hizo con Ananías y Safira, ponga de manifiesto y en contundente evidencia, que Dios toma muy en serio el pecado y más aún cuando son cristianos nacidos de nuevo quienes lo cometen.

Si alguna persona pasa por la experiencia de que siente calor, como electricidad, se marea, se le afloja el cuerpo ó incluso si se llega a caer, ya sea que la persona buscó y quería la experiencia ó no, debe poner atención a ver después de esto qué  consecuencias tiene,  si surgen luego de esta experiencia enfermedades, angustia, depresión, si se aleja de Dios, etc, entonces sería casi seguro que la persona fue vícitma de una experiencia que no vino de Dios sino que abrió una puerta a demonios y la persona esté ahora contaminada con los mismos ó demonizada. Y en ese caso ahora debe tomar medidas correctivas.

Abajo el enlace para otro artículo relacionado con este tema: Transferencia de espíritus durante la ministración en la imposición de manos

 

 

Watermark

Imposicion de manos y gente cae

porque se cae una persona cuando se ora por ella

Anuncios