Matrimonio entre personas del mismo sexo declarado legal en Estados Unidos, pero ¿qué es lo que estableció Dios sobre el matrimonio?

Matrimonio entre personas del mismo sexo declarado legal en Estados Unidos, pero, ¿ qué es lo que estableció Dios sobre el matrimonio?

 

Matrimonio entre personas del mismo sexo legalizado en los Estados Unidos de América.

El 26 de junio de 2015, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos ha dictado que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal y se puede realizar en todos los estados de la nación.

Todos los fallos de la Suprema Corte de Estados Unidos aplican al territorio de Puerto Rico, así en Puerto Rico se están modificando las leyes, para también legalizar el matrimonio homosexual.

Hasta antes de esto, el matrimonio homosexual ya era legal en 36 estados y el distrito de Columbia, ahora con ésta decisión de la Corte, también será legal en los 14 estados restantes.

El matrimonio diseñado por Dios.

En ésta época en que se lee sobre varios tipos de matrimonio, será conveniente recordar cuál es el tipo de matrimonio que Dios estableció.

Y es que en ésta época se lee sobre gobiernos que legalizan el matrimonio entre personas del mismo sexo, y se entera uno de casos (que aquí he publicado) de otro tipo de matrimonios, cómo algunos que mencioné aquí en mi sitio hace algún tiempo, un matrimonio entre 3 mujeres lesbianas que estaban ya esperando su primer hijo, (para que una de ellas lo pudiera concebir se necesitó la intervención de un hombre ajeno al trío de lesbianas), y el matrimonio que ocurrió en Inglaterra entre una mujer y un perro, así que al darse varios tipos de matrimonio, veamos cuál es el modelo que Dios diseñó.

"Matrimonio" de tres lesbianas

“Matrimonio” de tres lesbianas

Dios el Creador del universo, el creador y diseñador del ser humano, estableció desde el principio la unión entre un hombre y una mujer, es decir entre un solo hombre y una sola mujer.

Dios creó un hombre Adán y una mujer Eva, para que fueran una unión modelo, Dios diseñó el cuerpo humano para que en esa unión, Adán y Eva pudieran llevar a cabo el mandato de Dios, sobre reproducirse y poblar el mundo.

Dios en su diseño biológico del ser humano, previó que al unirse un hombre y una mujer se puedan reproducir y procrear hijos, y así formar familias, un diseño distinto no permite la construcción natural de familias. Así como el utilizar un tornillo y una tuerca permite construir muebles firmes, cosa imposible si se pretende que se mantenga firme al utilizar tornillos con tornillos en las uniones ó solo tuercas con tuercas.

Aún y cuando Dios le encomendó a Adán esa gran tarea de reproducirse y poblar todo el planeta, le dio como esposa una sola mujer, aunque le tomara 9 meses procrear cada hijo y le llevara más tiempo, eso no justificó el que Dios le diera a Adán más de una esposa.

El primer matrimonio del mundo, que fue el matrimonio diseñado por Dios, fue y es un matrimonio entre un solo hombre y una sola mujer.

Se puede leer en la Biblia que algunos personajes llegaron a tener más de una esposa, pero esos personajes estaban transgrediendo la ley de Dios, al tener más de una esposa, y el hecho de empezar con una transgresión a la ley de Dios, los llevó a cometer más y más transgresiones contra las leyes de Dios.

Por ejemplo el rey David, rey de Israel, fue contra las leyes de Dios al tener más de una esposa y al tiempo, llegó a transgredir más leyes de Dios, volviéndose un adúltero y luego un homicida para tratar de ocultar su delito de adulterio.

El rey Salomón, no se conformó con un número de varias esposas como las de su padre David, sino que llegó a tener una colección de 700 esposas y 300 concubinas, transgrediendo las leyes de Dios, con mucha holgura, y al tiempo cometió más graves delitos contra Dios, al adorar a otros dioses.

El rey Salomón con todo y su sabiduría, prefirió satisfacer sus deseos carnales que obedecer a Dios, no le bastó con saber que Dios diseñó el matrimonio entre un solo hombre y una mujer como con Adán y Eva, como con Noé y una sola esposa, como con los hijos de Noé cada uno con una sola esposa aún y cuando tuvieron también la gran tarea de repoblar el planeta.

Tanto el rey David como Salomón el sabio, desobedecieron el mandamiento específico de Dios de que los reyes de Israel no debían tener varias esposas (Deuteronomio 17 : 17), y como consecuencia de empezaran a cometer un delito contra Dios, continuaron cometiendo más delitos contra Dios, pues después David además era adúltero y homicida y su hijo Salomón llegó a adorar y a servir a otros dioses, un delito aún más grave.

Lo que Dios ha expresado sobre las relaciones homosexuales.

Lo que a continuación expongo es difícil de entender si no se entiende que Dios creó las cosas perfectas y que Dios es santo, que ama lo honesto, lo decente, lo bueno y al amar lo bueno, por lo tanto, odia lo malo, lo indecente, lo indecoroso.

Así como Dios alaba y alienta las buenas acciones del ser humano, como el ayudar a ancianas y huérfanos, Dios odia la injusticia contra pobres, ancianas y huérfanos, así que si Dios diseñó el matrimonio entre un hombre y una mujer y eso es lo santo y decoroso, Dios odia lo indecente e indecoroso.

Dios dictó las leyes para regir a su pueblo y en éstas leyes podemos conocer lo que Dios piensa sobre la homosexualidad, en dichas leyes se menciona lo siguiente:

“No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es abominación” Levítico 18 : 22

Dios dictó la pena de muerte para los actos homosexuales:

“Si alguien se acuesta con otro hombre como quien se acuesta con una mujer, comete un acto abominable y los dos serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables”

Levítico 20 : 13

Así se ve que Dios considera los actos y uniones homosexuales como abominables, van en contra de su diseño y reglas.

¿Pero cuál es el verdadero riesgo ahora?

Aunque Dios dictó la pena de muerte para el delito de actos homosexuales, dentro de las leyes del viejo pacto entre Dios e Israel y dicho pacto con esa pena de muerte ya no tiene vigencia desde hace miles de años, existen algunos riesgos reales en los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Cierto que ahora varios gobiernos aprueban los matrimonios homosexuales, y ahora homosexuales y lesbianas pueden bajo el amparo de las leyes de algunos gobiernos celebrar con orgullo sus uniones, y vivir juntos hasta que la muerte los separe, el riesgo más grande viene precisamente después de eso.

El mayor problema que tiene una persona homosexual, es el mismo problema que tiene la persona que vive y muere en transgresiones de la ley de Dios, y es que al morir físicamente, llegará a ser presentado ante Dios para ser juzgado por los actos que haya cometido en vida.

La persona que vive en ese estilo de vida homosexual que Dios llama abominación, y que muere en esa condición de transgresor de la ley de Dios, llegará a estar presente delante de Dios, quien lo juzgará.

Dios considera su homosexualidad como una transgresión a las leyes de Dios, Dios es el juez de todos los seres humanos y en ese juicio final, Dios tiene que hacer justicia, y la transgresión a las leyes de la más alta autoridad del universo, demandan un castigo.

Dios tiene que ser justo y sentenciar a castigo al transgresor de sus leyes, así que Dios tiene que sentenciar a ese homosexual ó lesbiana a recibir un castigo sin fin en el lago de fuego y azufre, esa es la segunda muerte (Apocalipsis 21 : 8).

En este sentido dichos homosexuales sufren el mismo destino que aquéllos que viven y mueren en diversas transgresiones a las leyes de Dios, robos, idolatría, inmoralidad, engaños, deudas no cubiertas, etc.

De tal forma que Dios sentencia con justicia y castigo merecido al que transgrede Sus leyes divinas.

Así que el homosexual puede vivir esta vida con su orgullo homosexual bajo el amparo de algunas leyes de hombres, pero al llegar la muerte física, la primera muerte, es donde tiene que enfrentar los hechos ineludibles, de que hay un Creador, un Dios santo que es bueno, que ama lo bueno y lo decente y aborrece al inmoral y aborrece al que transgrede sus leyes.

Y ese Dios es no sólo el Creador y el que establece las leyes Supremas sino que además es el juez de todo ser humano y el Dios a quien todo ser humano tendrá que rendir cuentas.

El destino del homosexual que vive practicando su homosexualidad y muere así, es un destino muy triste con tortura sin fin en el lago de fuego y azufre, bajo el castigo del Dios que diseñó el matrimonio entre un solo hombre y una sola mujer, del Dios que dice que la homosexualidad es una abominación, del Dios que tiene el poder y la autoridad para juzgar a todo ser humano y para sentenciarlo a un castigo justo y merecido sin fin en el lago de fuego y azufre.

Así que si el homosexual y la lesbiana desean vivir en esa homosexualidad que Dios considera abominación y desean ser castigados y torturados por siempre después de ser juzgados por Dios, entonces están haciendo lo apropiado para sufrir ese castigo y tortura eterna, pero si el homosexual y la lesbiana, no desean sufrir ese castigo y tortura eterna por transgredir la ley de Dios con su homosexualidad,  entonces el homosexual y la lesbiana tiene un grave problema, el mayor problema que enfrentarán en su existencia.

Aunque Dios como juez no está obligado a tener misericordia del criminal que transgrede sus leyes, ha dispuesto un camino de salvación para el homosexual y la lesbiana.

Dios llama al arrepentimiento a los transgresores de su ley, a que dejen sus obras y actos inmorales.

Para que estos transgresores de la ley de Dios, crean en que Dios mismo se hizo carne y hueso en Jesús el Cristo, el Hijo de Dios, para que a Jesús Dios hecho hombre, se le impute la transgresión del homosexual, y Jesús haya recibido el castigo de muerte que le correspondía al transgresor, para que a su vez el transgresor al poner su fe en Jesús el Cristo, sea considerado como justificado y se le borre su transgresión contra Dios, por medio de la sangre inocente que derramó Jesús al ser crucificado.

De tal forma que el homosexual puede conservar su estilo de vida homosexual que es una abominación para Dios, y que es una transgresión a la ley de Dios, y entonces el homosexual al morir físicamente, pase posteriormente a ser juzgado por Dios, y ahí Dios lo juzgue por sus transgresiones a la ley divina, por su homosexualidad y transgresiones adicionales y le dicte una justa sentencia y un justo castigo, y sea puesto en el lago de fuego y azufre para recibir tortura sin fin.

O bien el homosexual y la lesbiana, pueden ver que están viviendo en transgresión de la ley de Dios, admitir su culpabilidad ante Dios, y arrepentirse de su transgredir contra Dios, pidiéndole perdón y creyendo en que Jesús que es Dios mismo que se hizo carne y hueso, y que nunca cometió nada malo, fue crucificado ocupando el lugar del transgresor de las leyes de Dios, para recibir el castigo correspondiente al transgresor, para que ese homosexual que ha transgredido las leyes de Dios y cree en Jesús, no tenga que sufrir la muerte segunda de caer en el lago de fuego y azufre, que es donde merece estar por pecar contra Dios, sino que tenga una vida eterna.