Cuando Dios manda la enfermedad, cuando Dios no sana, cuando buscar sanidad con médicos y cuando buscar la sanidad divina.

Cuando Dios manda la enfermedad, cuando Dios no sana, cuando buscar sanidad con médicos y cuando buscar la sanidad divina.

¿Dios sana siempre?

¿Hay ocasiones en que Dios manda la enfermedad y la muerte?

¿Un creyente en Jesús debe buscar solamente la sanidad divina ó debe buscar la sanidad de los médicos?

Empezaré mencionando que lamentablemente ha habido casos en que algunos creyentes en Jesús,  han estado envueltos en casos en que sus hijos han enfermado y los padres alegando la sanidad por fe, han negado la atención médica a sus hijos, no los han llevado al médico, “declarando sanidad por fe” y sus hijos han muerto, en varios de estos casos, los padres han enfrentado cargos por homicidio negligente, al negar a sus hijos atención médica, peor aún los falsos maestros religiosos, han dicho que los padres son culpables en tales casos y ha sido su falta de fe la que ha causado la muerte de sus hijos.

Pero veremos que en la vida real, Dios y Jesús no siempre sanan, y no se puede culpar a la persona que no fue sanada por falta de fe, es ridiculo culpar al enfermo o a los padres de un hijo enfermo que no sane diciendoles que es por falta de fe de ellos, tales aseveraciones falsas y ridículas provienen de falsos maestros y de personas que ignoran casi todo sobre como funciona el universo.

En la vida real vemos que:

Hay ocasiones en que Dios envía la enfermedad y la muerte.

Dios no siempre sana, incluso en casos en que la persona es un legítimo creyente en Jesús, incluso en casos en que los padres de un hijo enfermo, son legítimos creyentes en Jesús.

Y eso considerando que Dios y Jesús si pueden sanar aún en la actualidad.

Un creyente en Jesús debe buscar atención médica y en ocasiones en que la medicina no brinde solución es conveniente buscar la sanidad divina.

Aaaa

Dios envía enfermedad.

La Biblia narra muchos casos en que Dios envía enfermedad, en ocasiones era como un castigo, caso de la hermana de Moisés en Exodo 4 :11 cuando Dios le envía la lepra.

Dios mandó lepra al rey Azarías en 2 Reyes 15 : 5

Deuteronomio 28: 22,27, 35 mencionan una lista de aflicciones sobre Israel por desobediencia.

En 2 Crónicas 21:18 Dios envía una enfermedad mortal al rey Joram y dice que hará lo mismo con el pueblo de Israel en el versículo  14 y 15.

2 Crónicas 26: 16-21 narra que Dios mandó una lepra al rey Uzías que le duró el resto de su vida.

Por cierto el Dios del Antiguo Testamento es el mismo Dios del Nuevo Testamento y no cambia, no es que Dios Padre sea un Dios y Jesús Dios hijo sea otro Dios, son un mismo y solo Dios.

Los casos anteriores son casos en que Dios envía enfermedad como castigo, pero veamos otros casos:

Dios envía muerte que no es castigo, Dios envía la muerte a un inocente.

Dios mandó la muerte sobre el bebé del rey David, 2 Samuel 12: 15-18, el que cometió el pecado era David, él debía morir, David era el pecador y bajo la ley de Moisés debía morir, el bebé no había pecado.

Jesús dice que matará a los hijos de la iglesia de Tiatara, Apocalipsis 2 : 23.

Buscar la sanidad a través de la medicina, de los médicos es correcto.

Un creyente en Jesús hace bien en buscar primeramente la sanidad a través de los médicos.

Es porque en el antiguo pensamiento judío se tenía en mente que generalmente la enfermedad era castigo de Dios, (como en los pasajes anteriores) que algunos autores bíblicos veían mal que alguien del pueblo de Dios buscará la sanidad en los médicos y no en Dios, pues Dios había dicho que era su sanador, por ejemplo en 2 Crónicas 16 :12 el autor critica al rey Asa diciendo que el rey Asa buscó su sanidad en los médicos y no en Dios, aunque en realidad no hizo mal en buscar su sanidad en los médicos, pero si eso no funcionaba hubiera hecho bien en buscarla de Dios.

Por ejemplo en la Biblia tenemos el caso en que el rey David parece que buscó el sabio consejo de los médicos y lo aceptó en lugar de empeñarse tercamente en pedir a Dios una curación divina.

“Cuando el rey David era viejo y avanzado en días, le cubrían de ropas pero no se calentaba.

Le dijeron, por tanto, sus siervos: Busquen para mi señor el rey una joven virgen, para que esté delante del rey y lo abrigue, y duerma a su lado, y entrará en calor mi señor el rey.

Le dijeron, por tanto, sus siervos: Busquen para mi señor el rey una joven virgen, para que esté delante del rey y lo abrigue, y duerma a su lado, y entrará en calor mi señor el rey.

Y buscaron una joven hermosa por toda la tierra de Israel y hallaron a Abisag sunamita, y la trajeron al rey.

Y la joven era hermosa: y ella abrigaba al rey, y le servía: pero el rey nunca la conoció”eyes

1 Reyes 1 : 1 – 4

En esa época era una recomendación y práctica médica el disponer que una persona joven transmitiera el calor a una persona en edad avanzada.

El historiador Flavio Josefo narra:

“David ahora estaba en años, y su cuerpo por el paso del tiempo, se volvió frío y adormecido, tanto así que no podía calentarse cubriéndose con muchas ropas; y cuando los médicos se juntaron, acordaron este consejo, que una hermosa virgen, escogida de todo el país, debiera dormir al lado del rey, y esta mujer transmitiera calor al rey y fuera un remedio para su entumecimiento. Fue encontrada en la ciudad una mujer, de hermosura superior a las demás mujeres (su nombre era Abishag), quien durmiendo con el rey, no hizo más que comunicar calor a él, porque él era tan viejo que no podía conocerla como un esposo conoce a su esposa, pero de ésta mujer hablaremos más adelante”   Flavio Josefo Antigüedades de los judíos 7 : 14 – 3

Se dice que incluso Galen recomendaba este tipo de tratamiento en algunos casos similares (Galen Método de Medicina VIII 7).

Así que esta mujer fue conseguida únicamente como “Receta Médica” para servir al rey, estar delante de él sirviéndole de tal forma que pudiera transmitirle calor y evitar que el rey entrara entumecimiento por el frío, así pudo haber dicho el rey David esta mujer joven me la recetó el médico.

A usted señor no se le ocurra decirle a su esposa ý su pastor que el remedio bíblico para su entumecimiento y frio en la noche es una mujer joven para dormir con usted, no saque el texto de contexto como pretexto, usted no es el rey David y ese remedio no es para usted.

Aaaa

El creyente hará bien en buscar su sanidad en los médicos y si esto no funciona es perfectamente lógico y correcto que acuda al señor Jesús y Dios Padre por sanidad divina, eso fue lo que hizo una mujer que sufría una enfermedad durante 12 años y creyó que Jesús la podía sanar puede leer la historia en Lucas 8 : 43 – 48, la mujer había acudido a los médicos, gastó su dinero pero no había podido conseguir su sanidad así,  entonces recurrió a Jesús,  y la mujer recibió su sanidad de Jesús.

Incluso en la actualidad, Jesús puede sanar, y para ello él no necesita de intermediarios ni predicadores, ni que la gente asista a eventos de milagros.

Pero es absurdo que un creyente en Jesús se empecine y sea terco en pedir su sanidad divina a Jesús y negarse a la atención médica, ya sea para sus hijos ó para sí mismo, y que actúe así declarando sanidad por fe, sin acudir al médico y sin seguir instrucciones del médico ó tomar medicinas.

Buscar la sanidad divina. Sanidad por milagros

Aún así después de consultar al médico terrenal, el creyente en Jesús puede consultar a Jesús para ver si Jesús prefiere otro método para la sanidad, cuando por ejemplo la primera opinión médica es una cirugía o un tratamiento costoso que el creyente no pueda cubrir.

Dios entonces y Jesús pueden sanar milagrosamente algunas veces simple y sencillamente, en ocasiones esa sanidad no es permanente, por ejemplo en casos de alguna persona que no es creyente en Jesús, pero aún así Jesús la sana y la persona no tiene un arrepentimiento para convertirse en genuino creyente en Jesús, y regresa a su vida pecaminosa y desaparece esa sanidad.

En algunos casos Jesús puede sanar milagrosamente mediante el uso de algún elemento que no tiene ninguna propiedad curativa como el lodo, saliva ó agua (Juan 9 : 6 -7), yo conocí el caso de una persona que se arrepintió y creyó en Jesús, en un extraño evento quedó mal de su vista y luego Jesús lo sanó ordenandose lavar con agua los ojos, si no mal recuerdo en un lugar particular,  pero ese fue un caso muy peculiar desde el principio, si puede ocurrir pero se da con poca frecuencia.

Ese tipo de sanidad que por ejemplo obró Jesús con los ciegos al sanarlos con lodo, saliva y agua, no es sanidad mágica, y ni el lodo, ni el agua, ni la saliva tienen propiedades curativas en si mismas.

En el libro de Tobías (libro de la época del segundo templo) hay un relato en el cual un ángel de Dios es enviado a Tobías con un remedio medicinal para sus ojos, y le dice que use la hiel de pescado para sanar sus ojos (Tobías 11 : 11 -13).

También existe sanidad milagrosa proporcionada por seres espirituales distintos a Dios y a Jesús, muchas veces esos seres espirituales actúan bajo el disfraz de seres buenos, pero aunque puede haber una sanidad real el costo es muy alto, en cuanto a lo espiritual.

Si quiere usted sanidad divina pídala directamente a Jesucristo así como lo hacían los enfermos en la época en que Jesús anduvo sobre la tierra,  pídale la sanidad pero directamente al Señor Jesucristo a Dios Hijo, no la pida a ángeles ó santos, pues ahí es cuando otros seres espírituales llegan a intervenir contra la persona que acude a eso por pedir algo en contra del orden de Dios, y enmascarados como seres buenos aunque si pueden dar sanidad real llegan a causar más graves daños sobre todo espirituales a la persona que incurre en eso.

Los ángeles de Dios tal vez en alguna época tuvieron la función de enseñar al ser humano las propiedades medicinales de algunas hierbas como veremos a continuación, ó quien sabe si acaso tuvieron la función de enseñar propiedades medicinales de algun animal como en el libro de Tobit, pero los ángeles de Dios no tienen la función de ser sanadores, eso si los vemos en la Biblia, por el contrario son buenos para dejar a la gente ciega (como en Sodoma) y para dejar a una persona muda (Zacarías) pero no trabajan de sanadores, por otra parte los ángeles malos esos si pueden sanar realmente pero lo hacen engañosamente haciendose pasar por buenos y creando problemas mucho más graves a la persona que acude con ellos ya sea directamente, ó cuando la persona acude con santos y vírgenes y en particular con algunos muy pocos cirujanos síquicos que son utilizados por ángeles malos para realizar sanidades milagrosas, pero la persona al acudir a otros seres espirituales al acudir a magia y curandería milagrosa en contra del orden de Dios se hace víctima de esos seres malévolos, porque transgrede las leyes morales de Dios, y al hacerlo da entrada al mal a su vida, puede perder la sanidad al poco tiempo o durar sano para morir de otra cosa, y muriendo en pecado ir al infierno y todo por buscar la sanidad con otra fuente distinta a Jesucristo, en contra de la voluntad y orden de Dios.

La medicina naturista, hierbas y frutas pueden proporcionar sanidad en algunos casos.

Aún hoy en día Dios y Jesús pueden sanar, pero tenga en mente que en ocasiones aunque lo pueden hacer, no lo hacen, a veces cuando se le pide a Dios ayuda en ese sentido para que no le importa, a veces llega a dar una respuesta corta, críptica, es de pocas palabras, parco para hablar digamos, no es platicador, muy rara vez contesta con palabras directas, recuerdo el caso de un conocido que tenía una afección en los ojos, los médicos le dieron un diagnóstico, pero se empeño en orar a Dios, y según me contó, Dios solo le dijo una palabra, el nombre de un fruto, cuando me relató su testimonio, si sabía yo que ese pequeño fruto era conocido por ayudar en problemas de la vista entre algunos otros problemas físicos.

Si usted consulta fuentes confiables, verá que ese fruto efectivamente tiene propiedades que ayudan a mejorar algunas condiciones de los ojos entre otros. Pero Dios por lo que me contó solo le dio esa palabra, no le dijo mira mijito ve así y así y tal, eso si me suena a Dios, no es muy platicador, a veces hasta parece que le molesta contestar, pero bueno este creyente en Jesús, pudo haber hecho el mismo su investigación y encontrar ese fruto y sus propiedades curativas, pero bueno tanto estuvo molestando a Dios con eso que Dios le dio el nombre del fruto.

Eso me recuerda la parábola del hombre que fue a molestar a su vecino en la noche  a pedirle pan y el vecino se levantó para darle eso y que ya lo dejara de molestar, recuerde esa parábola cuando ande cayendo en desánimo.

Es cierto entonces, que como parte de la solución médica en algunos casos también se puede acudir a plantas y frutas, pues hasta cierto punto para eso fueron diseñadas por Dios, esa era la dieta que el designó en un principio al ser humano.

Leí en el texto judío de Jubileos que después del diluvio, Dios asignó a ángeles para que le enseñaran a Noé las propiedades curativas de las plantas y que Noé las había anotado (Jubileos 10 : 10 -13), no le veo nada raro a la historia y bien pudiera ser verdad tiene sentido.

No todas las enfermedades vienen de Dios ni de demonios.

No toda enfermedad es enviada por Dios como castigo, y hay cristianos que creen que toda enfermedad es causada por pecado ó por demonio, cosa ridícula, en ocasiones la enfermedad y malestar físico puede ser causado por parásitos pero no espirituales, puede ser que esa inflamación del vientre, esos gases y dolor de cabeza sean provocados por parásitos y el creyente en Jesús deba ser desparasitado con mebendazol, en lugar de ponerse a declarar sanidad física y jugar a la guerra espiritual, muchas veces las enfermedades son porque vivimos en un cuerpo mortal que aunque tiene un diseño divino formidable de auto-restauración y renovación, tiene fallas, es el envase mortal en el que vivimos en esta era, y también porque vivimos en un mundo imperfecto.

Entonces:

Dios en ocasiones envía las enfermedades y la muerte.

Dios no siempre sana

El creyente en Jesús hace bien en ver la opción de medicina naturista, ver la atención del médico y si eso no funciona ó no tiene el dinero para cubrirla pide sanidad a Jesús, el puede sanar aún hoy en día y lo hace a visita a domicilio, no es indispensable acudir a una cruzada de milagros, ni es necesario acudir con alguien que tenga don de sanidad, Jesús puede sanar hoy en día igual que lo hizo hace casi 2 mil años, cuando anduvo en Israel, sanando a enfermos.

Si tiene usted una enfermedad y no han funcionado las opciones de medicina naturista y los médicos no le han podido ayudar, pida su sanidad directamente a Jesucristo, no la pida a virgenes, santos ni la busque con curanderos, y cirujanos siquicos, ni por medio de magia ni hechicería, o le irá irremediablemente peor, porque entonces otros seres espirituales malévolos se aprovecharían de su ignorancia.de las leyes y el orden de Dios.

Y recuerde que no toda enfermedad es causada por demonios, vigile su dieta, cuide su envase corporal y mortal, vigile su alimentación, investigue sobre que son las vacunas  hay algunas que no conviene aplicarse, haga ejercicio.

Aaaa


El concepto judío de que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer debe estar en total sumisión y la mujer no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar.

El concepto judío de que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer debe estar en total sumisión y la mujer no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar.

En el Nuevo Testamento vemos que el apóstol Pablo dice por ejemplo que la mujer debe estar en total sumisión y no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar (1ª Timoteo 2 : 11 -12).

En la época del apóstol Pablo, existía en la cultura y sociedad de la época, incluso entre los judíos una noción de que la mujer era un ser inferior al hombre.

Por ejemplo el historiador judío Flavio Josefo quien era contemporáneo de Pablo y bastante instruido en la lectura de libros sagrados judíos al igual que Pablo, dice:

“Porque la Escritura dice: la mujer es inferior a su marido en todas las cosas”

Flavio Josefo – Contra Apión 2 : 25 (2:201)

Sin embargo aunque Flavio Josefo dice que tal cita está incluida en la Escritura, no sabemos de donde la tomó, pero como he comentado, Flavio Josefo y el apóstol Pablo como judíos estudiosos de su época, tenían acceso a mucha literatura judía, desconocida para la mayoría de los cristianos actuales, y ellos llegaban a considerar algunos de esos textos (un gran número de ellos de la época del segundo templo) como libros sagrados. En lo personal aunque he leído muchos textos judíos extra-bíblicos (antiguos, del segundo templo,  de Qumran, no he encontrado tal cita).

El historiador y filósofo judío helénico Filón de Alejandría dice en su texto: Las Leyes Especiales, que la mujer se debe dedicar a su casa y atenderla, que no debe salir del vestíbulo de la misma, que debe cultivar la soledad, que no debe andar en la calle a la vista de los hombres, excepto cuando tenga que ir al templo, y que vaya al mercado pero no al medio día sino ya más tarde que haya menos gente. Y que mientras el alma del hombre se preocupa e interesa de las cosas de Dios y eternas, el alma de la mujer se ocupa de cosas temporales y de los sentidos.

Filón de Alejandría – Las Leyes Especiales 3 : 169- 180.

Cosas realmente absurdas las que se consideraban en esa época, pero recordemos que Pablo era contemporáneo y ese era el contexto social y religioso de la época.

Y tengamos en mente que la Biblia, no bajó Dios a escribirla, si se puede decir que es inspirada por Dios, pero fue escrita por seres humanos, que leían los textos de su época que hablaban y vivían en los usos y costumbres y nociones de su época y así escribían, el que la Biblia sea un escrito inspirado por Dios no significa que los autores humanos escribieron en un trance y era Dios escribiendo, existe el factor humano en la Escritura, y ahí puede haber cosas que no necesariamente sean el pensamiento de Dios, como he comentado en otro artículo, cuando Pablo escribe que la mujer debe usar el cabello largo y debe cubrirse la cabeza por causa de los ángeles, está  hablando bajo el entendimiento de su contexto religioso, social, cultural, médico, etc.

Ahora bien, a pesar de que Flavio Josefo indica que la Escritura dice que la mujer es inferior, y este mismo concepto lo plasma Filón, y aparentemente Pablo tiene algo de eso en mente, en realidad la mujer no es un ser inferior al hombre.

Tan es así que Jesús murió en la cruz en el lugar de mujeres y hombres pecadores, demostrando así que para Dios las mujeres no son inferiores a los hombres, no tienen un valor inferior.

Inferiores al hombre y mujer son los animales, incluso los ángeles mismos en cierto sentido (cuando realice un estudio de las funciones de los hijos de Dios en tiempos antiguos y futuros en los cuales los hijos de Dios tienen autoridad sobre ángeles, lo podrá ver).

Así que no se trata de que la mujer es inferior al hombre, pero es un asunto de la función de la mujer, aunque en otros textos Pablo encomienda a las mujeres a enseñar, el papel de la mujer en la época de Pablo dentro de la iglesia ó congregación era un papel en el cual no tenía autoridad, pero ese era así en su época y por eso escribe así.

Entonces,  si Pablo decía en su época que la mujer debía usar el cabello largo y cubrirse la cabeza al estar dentro del templo y no tener cargos de autoridad en la iglesia, ¿debe ser lo mismo en la actualidad?

¿Usted que creé?

¿Qué le interesará mas a Dios, que una mujer asista a la iglesia con la cabeza cubierta y cabello largo pero corazón sucio y no arrepentido, ó que la mujer asista a la iglesia con cabello corto, limpio bien peinado, y sin cubrirse la cabeza, pero con corazón limpio y puro, arrepentido?

¿Qué pensara Dios de una mujer que puede enseñar en la iglesia, el verdadero evangelio de Jesucristo y la verdad sobre arrepentimiento y santidad y que puede tener un cargo de autoridad en la iglesia dándole cuentas a Dios, y hacerlo sin descuidar a su marido e hijos y sin descuidar su casa?

¿Qué pensará Dios de una mujer que descuida su marido e hijos, para tomar un puesto de autoridad en la iglesia y enseñar un evangelio de prosperidad y felicidad sin enseñar el verdadero evangelio de Jesucristo de arrepentimiento y conversión y santidad?

Yo digo que la mujer puede asistir a la iglesia con cabello largo ó corto, con cabeza descubierta ó descubierta.

Yo digo que haya mujeres con cargos de autoridad y enseñando en la iglesia el verdadero evangelio de Jesucristo de que es necesario arrepentirse del pecado, de que el pecador merece la muerte pero Jesús ocupó el lugar del pecador en la cruz, para dar vida eterna al pecador arrepentido que crea en él, y que en esta vida el creyente arrepentido en Jesús llegará a pasar por pruebas y dificultades pero que no se sorprenda y se mantenga firme hasta el fin.

Prefiero esas mujeres con autoridad en la iglesia, predicando y enseñando, a tener hombres pastores y ministros a cargo de iglesias y predicando un evangelio falso, y de que al repetir una oracioncita de que aceptas a Jesús, ya irás al cielo pase lo que pase y que todo será felicidad en esta vida, y nunca mencionan la necesidad de arrepentirse y andar en santidad, esos pastores aunque son del sexo masculino y usan pantalones, son patéticos en su función como supuestos pastores y ministros, llevando a mucha gente al infierno, con sus desatinadas predicaciones y enseñanzas. Y yo creo que Dios prefiera enseñando mujeres en la iglesia como las que mencioné en el párrafo anterior a éstos hombres que describo en éste párrafo.


El apóstol Pedro su muerte y crucifixión

El apóstol Pedro su muerte y crucifixión

La muerte del apóstol Pedro no está incluida en ninguno de los libros del Nuevo Testamento, es cierto, como consta en algunos libros del Nuevo Testamento y en la historia que muchos de los primeros cristianos fueron asesinados, por su creencia en el Señor Jesús, y murieron como mártires.

Se dice que el apóstol Pedro fue crucificado en Roma y fue crucificado con la cabeza hacia abajo.

La fuente de esta historia, y que es de donde posiblemente la tomó el padre apostólico Orígenes, es un texto llamado Los Hechos de Pedro, un texto probablemente escrito en griego no después del año 200 despues de Cristo por un residente de Asia Menor, texto que no fue considerado para incluirse en el canon del Nuevo Testamento.

Este texto narra que estando Pedro en Roma fue llevado para ser crucificado.

De este texto transcribo ahora unos fragmentos:

“Toda la multitud de los hermanos por lo tanto corrió junta, tanto ricos como pobres, huérfanos y viudas, debiles y fuertes deseando rescatar a Pedro.mientras la gente gritaba a una voz y no era silenciada – ¿Qué mal ha hecho Pedro, O Agripa?

Y Pedro cuando vino al lugar calló a la gente y dijo: Ustedes hombres que son soldados de Cristo, ustedes hombres que tienen esperanza en Cristo, ……esperen al que viene y que recompensará a cada hombre según sus obras.y ahora no estén amargados contra Agripa porque él es ministro de las obras de su padre……….

Les imploro a los verdugos crucifiquenme de esta forma cabeza abajo y no de otra forma y la razón del porque, la diré a los que oigan…..

Hechos de Pedro XXXVI – XXXVII

Luego en XXXVIII narra la explicación de porque Pedro pidió ser crucificado boca abajo, con la cabeza hacia abajo.

Ese texto es la fuente exacta de donde se dice que así murió Pedro como mártir crucificado en Roma y con la cabeza hacia abajo a su propia solicitud.

Ciertamente muchos de los primeros cristianos murieron como mártires por su creencia y fidelidad al Señor Jesús el Cristo, fueron puestos a prueba y no les pasó eso porque les faltara leer libros “cristianos” con títulos como “Tu mejor vida ahora” ó “Todos los días son viernes” ó “Decrétalo”, esos primeros cristianos fueron perseguidos, pasaron dificultad y fueron probados, pero ellos prefirieron mantenerse fieles en su creencia en Jesús y serle fiel, prefirieron eso más que conservar su vida, muriendo como mártires.

El Señor Jesús, bien les había advertido: En este mundo tendrán tribulación pero confíen yo he vencido al mundo. Juan 16 :33

Y el mismo apóstol Pedro había escrito: No se sorprendan del fuego de la prueba que les ha sobrevenido como si alguna cosa extraña les estuviera ocurriendo. 1a Pedro 4 :12.

Lamentablemente ya en muchas iglesias y congregaciones ya no se enseñan estas palabras del Señor Jesús y del apóstol Pedro, prefiriendo enseñara que tu mejor vida es ahora, que puedes tener un paraíso en la tierra y eso es más importante que tu vida eterna, y que para que tengas tu prosperidad material y salud física solo basta decretarlo, cosa superflua y vacía que no hallarás en ningún libro de la Biblia, ni siquiera en algunos de los textos antiguos que no fueron finalmente incluidos en la Biblia

jean leon gerome christian martyrs last prayer full

Ultima oración de mártires cristianos – Jean Leon Gerome


Fechas de semana santa y pascua judía para 2016

Fechas de semana santa y pascua judía para 2016

Hablando de semana santa, resurrección, pascua, conejos y huevos.

Veamos cuales son las fechas y que tienen que ver con la creencia y práctica religiosa.

 

Fechas en que la creencia cristiana (en general) celebrará semana santa en 2016.

Domingo de Palmas – 20 de Marzo

Jueves Santo  –  24 de Marzo  Ultima Cena de Jesús

Viernes Santo – 25 de Marzo – se dice fue crucificado Jesús

Sábado Santo – 26 de Marzo

Domingo de Resurrección – 27 de Marzo.

A este domingo de resurrección también le llaman Domingo de Pascua.

Pero veamos las fechas para 2016 de las celebraciones judías con las que normalmente se relacionan ó se deberían relacionar las anteriores.

Tomando en cuenta en el calendario judío una fecha empieza al oscurecer serían:

Pascua  – 21-22 de abril 2016.

Panes sin levadura – 22-29 de abril 2016.

Primeros Frutos – 23-24 de abril 2016.

 

Como podemos apreciar las fechas no tienen relación actualmente, aunque sabemos por el relato del Nuevo Testamento, que la última cena de Jesús, tenía relación con la celebración de la pascua y de los panes sin levadura, ocurrió durante esas fechas de fiesta judías.

Pero actualmente las fechas de celebración cristianas y las fechas de celebración judías relacionadas con esos pasajes bíblicos de la pasión de Jesús el Cristo no son las mismas.

La mayoría de los cristianos de cualquier manera celebra la crucifixión de Jesús el viernes santo y su resurrección el domingo, lo cual va en contra de la profecía de Jesús de que estaría en el centro de la tierra (ó en la tumba) 3 días completos y 3 noches completas.

Pero más extraño aún es que al domingo de resurrección, que también muchos cristianos le llaman el domingo de pascua (el famoso easter Sunday en inglés),  no tiene nada que ver con la fiesta judía de la pascua.

Aún más extraño es que en algunas congregaciones cristianas, ese domingo de resurrección, llamado domingo de pascua, se celebra con conejos de pascua y huevos de pascua, que no tienen nada que ver con la resurrección del Señor Jesucristo ni con la fiesta judía de la pascua.

Ese día tan conocido en Estados Unidos como el Easter Sunday (domingo de pascua) debe su nombre hasta donde sabemos a la fiesta pagana a la diosa Ishtar, ó Astarte, y como obviamente los conejos y huevos de chocolate de pascua no tienen absolutamente nada que ver con la resurrección de Jesús, no ahondaré en ese asunto.

Si eres cristiano, es conveniente que sepas que se celebra y se recuerda durante la llamada semana santa, cuando recordamos la llamada pasión de Jesucristo, así como su cronología real y el simbolismo en relación con las fiestas judías mencionadas anteriormente.

Aquí el enlace para un estudio sobre ese tema.

Aaaa


Por qué la salvación no se puede ganar por obras – ¿El obedecer a Dios, después de nacer de nuevo, son obras para salvación?

Abajo el enlace para:

Por qué la salvación no se puede ganar por obras

¿El obedecer a Dios, después de nacer de nuevo, son obras para salvación?

Aaaa


Reflexion sobre santidad cristiana

Reflexiones sobre santidad cristiana.

 

Haciendo un estudio de la Biblia, podemos apreciar que el tema central desde Génesis hasta Apocalipsis, es la santidad.

He escuchado muchos cristianos que dicen que lo que Dios quiere para el ser humano es que el ser humano sea feliz ó con la variante que lo que Dios quiere para él que ya cree en Jesús, es que sea feliz, (algunos añaden que también tenga su mejor vida ahora).

La Biblia muestra evidencia de que lo que Dios quiere en primer lugar para el ser humano, y en particular para el que cree en Jesús, es santidad, es obedecerlo.

Porque Dios es santo, santo, santo (100% santo) y nos ha hecho a su imagen y semejanza y quiere que seamos a su imagen y semejanza también en santidad.

Padre que desea su hijo sea feliz.

Un padre que desea que su hijo sea feliz en primer lugar antes que serle obediente, va a criar un hijo irresponsable.

El padre le reclama a su hijo, que tiene su cuarto sucio, desarreglado, que se está drogando en su cuarto, que se embriaga, pero el hijo le recuerda al padre, tú dijiste que querías que yo fuera feliz, y esto me hace feliz.

El padre debió haberle dicho y demandado, obediencia en primer lugar y si el hijo puede ser feliz dentro de obedecerlo que bueno.

Eres dueño de un negocio y por tanto jefe de tus empleados.

Le dices a tu empleado que quieres que él sea feliz en ese empleo.

El empleado llega tarde, se toma mucho tiempo para comer, se llega a ausentar sin justificación y sin avisar, a veces llega borracho, intoxicado a trabajar.

Le reclamas y te dice, tú me dijiste que querías que yo fuera feliz en este empleo, y lo soy, porque llego a la hora que quiero, y si no quiero no vengo.

Le debiste haber dicho y demandado que te fuera obediente y si dentro de eso puede ser feliz, que bueno para él.

Abraham lo sabía.

Abraham sabía que lo que Dios quería de él era obediencia antes que su felicidad.

Dios le pidió a Abraham que le ofreciera a su hijo Isaac en sacrificio.

Si Abraham, hubiera tenido esa idea de que: “Dios quiere que yo sea feliz, pero si ofrezco a mi hijo único Isaac en sacrificio eso no me hace feliz, me hace triste, entonces esa no debe ser la voz de Dios, sino la del diablo”, y hubiera dicho: aléjate satanás, entonces en ese caso hipotético, Abraham al no tener bien sentada la base de que lo que quería Dios de él era ante todo obediencia, entonces Abraham no hubiera pasado la prueba que Dios le puso.

Pero Abraham, sabía bien que Dios quería de él en primer lugar obediencia, aún y cuando fuera en contra de sus sentimientos, aún y cuando el mandato de Dios a obedecer no lo hiciera feliz.

Lamentablemente muchos cristianos hoy en día, tiene la idea de que lo que Dios quiere de ellos ante todo es su felicidad, cuando en realidad lo que Dios quiere de ellos ante todo es santidad y obediencia.

No hay versículo que diga Sed felices porque yo soy feliz, pero sí existe el versículo Sed santos porque yo soy santo.

Insisto que a lo largo de toda la Biblia, se encuentra la evidencia y pasajes y textos que señalan que lo que Dios quiere de su pueblo es santidad.

He notado que el problema de muchos cristianos es que son débiles espiritualmente y flojos, su cuerpo físico lo atienden bien, toman tres comidas al día, duermen, descansan mucho tiempo, pero le dedican máximo un par de horas el fin de semana, a aprender de Dios, por medio de la Biblia y alguna enseñanza breve y con tan poquito alimento espiritual, y con su flojera y descuido no llegan a conocer a Dios, y su carácter.

Raro es el cristiano que ha sido enseñado en su congregación sobre los atributos de Dios, raro es el cristiano que por su cuenta ha estudiado los atributos de Dios.

Ningún cristiano tiene excusa para no saber sobre Dios y su carácter sus atributos, ningún cristiano que tenga una Biblia, y ya que puede contar con la guía del Espíritu Santo se puede excusar, de no saber sobre Dios, sus atributos, su santidad, porque no fue al seminario, o instituto bíblico.

Dios es santo y por lo tanto no puede pasar por alto el pecado.

Dios es justo y no puede dejar al pecador no arrepentido (aunque crea en Jesús) sin castigo.

Dios es santo y sin santidad nadie podrá llegar a verlo, aún y cuando se trate de una persona que crea en Jesús, y haya nacido de nuevo, porque el Espíritu Santo lo hizo una nueva criatura, si tal creyente no muere en 100% de santidad no podrá ir al cielo y ver a Dios.

Un cristiano genuino, que aún guarda rencor al prójimo, que no le ha perdonado sus ofensas a otro, no está al 100% de santidad.

Un cristiano no puede llegar al cielo diciendo, bueno creo en Jesús, nací de nuevo, tengo 80% de santidad, 10% de lujuria, 5% de falta de perdón al prójimo, y 5% de robo porque no pagué deudas que contraje.

Santidad al 100% es la necesaria para poder ver a Dios y entrar al cielo.

El estándar de santidad, es la ley moral de Dios, y no la opinión de uno.

Un cristiano justifica su pecado, por su opinión.

Un cristiano quiere el último disco compacto de su cantante cristiano favorito, pero razona, no tengo mucho dinero, ese cantante ya es millonario, mejor lo descargaré de internet sin pagarlo, buscaré de donde bajarlo sin pagar.

Este cristiano normalmente no entraría a una tienda a robarse un disco compacto, pero el internet ahora le permite hacerse del disco compacto sin pagarlo, es decir robarlo.

Justifica su pecado de robo, con su razonamiento de que no tiene mucho dinero y porque el cantante ha de tener mucho dinero.

Pero será juzgado por la ley moral de Dios, y eso es un robo, ese cristiano muere en ese pecado y no muere en 100% de santidad, no puede ver a Dios, y su destino es el infierno.

Ese cristiano que robó por internet el disco compacto, debe arrepentirse realmente de su pecado, y resarcir el daño, comprando ahora y pagando por una copia legítima del disco, debe confesarle su pecado a Dios.

Un cristiano justicia su pecado de fornicación, porque dice bueno no me casé con mi pareja, estamos viviendo juntos, pero es por amor verdadero, y le seré fiel.

Pero no será juzgado por su opinión sino por la ley moral de Dios, del Dios 100& santo.

Dios no puede dejar sin castigo, al creyente en Jesús, aún y cuando haya nacido de nuevo, si este creyente en Jesús está en pecado, y no admite su pecado y por no admitir su pecado no se arrepiente de él.

Si tú como creyente en Jesús, aún y nacido de nuevo, estás con un poquito de pecado, si estás con un poquito de lujuria, de masturbación, de robo por no pagar deudas por robar discos y libros por internet, por no dar nada de fruto para el reino de Dios con tus talentos, no estás al 100% de santidad y si mueres así, no puedes llegar al cielo a ver a Dios, aún y cuando seas creyente en Jesús, aún y cuando hayas nacido de nuevo, aún y cuando tengas el bautismo del Espíritu Santo, aún y cuando hables en lenguas, y hagas milagros, tendrías tu destino en el infierno.

Jesús tendría que decirte, no todo el que me dice Señor, Señor, entrará al reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, el que obedece su ley moral.

Y tú le dirías Señor, pero yo creo en ti, nací de nuevo, tengo el bautismo del Espíritu Santo, hablo en lenguas, en tu nombre eché fuera demonios.

Y él te diría. Nunca te conocí, Apártate de mí, hacedor de maldad, (Mateo 7 : 21 – 23)


Sobre la enseñanza de la sanidad física en la expiación.

Sobre la enseñanza de la sanidad física en la expiación.

En la vida real no todos los creyentes en Jesús sanan de sus enfermedades ó dolencias físicas.

Aunque hay quienes enseñan que la sanidad física es parte del beneficio que ofrece la obra de expiación de Jesús en la cruz, y enseñan que por lo tanto la sanidad física está a demanda del creyente en Jesús, con tan solo declararla por fe, y que si el creyente no sana es por falta de fe.

Muchos creyentes en Jesús han escuchado algunas enseñanzas sobre que la expiación de Jesús fue para dar sanidad física y estos creyentes en Jesús han tomado como válidas tales enseñanzas y doctrinas falsas, debido a que no han estudiado con cuidado la Biblia y en particular la obra expiatoria de Jesús en la cruz.

Jesús ciertamente puede sanar, Dios puede sanar, pero la sanidad física no está relacionada ni de ninguna manera incluida en la obra expiatoria de Jesús el Cristo, en la cruz, como mostraré más adelante.

Voy a mencionar algunas de las enseñanzas falsas que han propagado algunos famosos.

Oral Roberts.

Oral Roberts enseño que:

“Sabe que es la voluntad de Dios, no sólo sanar a otros pero a ti también. La sanidad está en la expiación y por lo tanto incluye todo”   Oral Roberts – If you need healing do these things.

Sin embargo, no se puede afirmar categóricamente y absolutamente que en todos los casos, la voluntad de Dios sea la sanidad física de toda persona, por cierto que Dios se interesa más en la salud espiritual del individuo antes que en su sanidad física, pero esto sólo lo sabrás si tú estudias la Biblia para ante todo conocer a Dios, conocerlo a El, y Su voluntad, y conocer a Jesús el Cristo quien El envió al mundo.

Basta con leer un solo pasaje bíblico (2 Samuel 12) para saber que en ocasiones la voluntad de Dios ha sido una enfermedad física y que no haya sanidad de ésta, en el caso específico de David, el hijo que tuvo producto de su adulterio, Dios lo hirió con enfermedad para muerte, Dios mandó enfermedad sobre un inocente, pero recuerda que los propósitos de Dios son muy altos, que El obra con perfección y justicia, y yo pienso que Dios entre otras cosas, hasta libró a ese bebé de crecer en la casa de David que sufriría las consecuencias de sus pecados de adulterio, y homicidio, cuando luego uno de sus hijos violó a su hermana, y otro de sus hijos mató al hermano violador.

Dios ciertamente puede mandar la enfermedad como un juicio y castigo, como ocurrió cuando Dios mandó la enfermedad de lepra sobre la hermana de Moisés, porque ella pecó (Números 12 : 9 – 11).

La expiación de Jesús en la cruz fue para la remisión de pecados, pero como vemos que señaló Roberts y muchos otros famosos, enseñan falsamente que la expiación de Jesús en la cruz también fue por sanidad física.

Roberts señaló:

“Jesús de Nazareth quien él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras enfermedades. Si Jesús tomó nuestras enfermedades, no necesitamos tenerlas ya más….El tomó nuestras enfermedades específicas sobre su propio perfecto cuerpo sin pecado, en pago completo por el castigo del pecado”

“La enfermedad no es parte del plan de Dios y no diseñado por Su voluntad.” Oral Roberts, “Why I know that God wants to heal you,” Abundant Life, Sept. 1976).

Pero es falso que Jesús haya tenido enfermedades físicas en su cuerpo en su obra expiatoria en la cruz, su obra fue expiatoria por los pecados y no por enfermedades, Roberts también fue en contra de la verdad al afirmar que la enfermedad no es voluntad de Dios, cuando en casos específicos como el del hijo de David y la hermana de Moisés, si fue por la voluntad de Dios.

Kenneth Hagin Sr.

Kenneth Hagin Sr. También ha propagado la falsa enseñanza de sanidad en la expiación.

Hagin señaló:

“Como la salvación, la sanidad es un regalo ya pagado en el Calvario. Todo lo que tenemos que hacer es aceptarlo” (Hagin, Healing Belongs to Us, p. 32).

En su libro Seven Things You Should Know about Divine Healing, Hagin señaló:

“la sanidad está en el plan de redención de Dios….sabemos que el dolor, enfermedad que parece estar en nuestros cuerpos fue puesto sobre Jesús. El lo cargó, nosotros no necesitamos cargarlo. Todo lo que necesitamos hacer es ponernos de acuerdo con Dios y Su palabra y aceptar que él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras enfermedades, y por sus heridas somos sanados”.

Todos los creyentes deberían entender bien que su sanidad fue consumada en Cristo. Cuando vengan a saber eso en sus espíritus, tal como en sus cabezas, ese será el fin de la enfermedad en sus cuerpos.”

Jesús hizo una obra expiatoria por pecados en la cruz, y no por enfermedades físicas, y Hagin añadió a su falsa enseñanza, que la sanidad estaba disponible tan fácil como a la demanda de cualquier creyente que se pusiera de acuerdo con Dios, ó que simplemente con entender tal falsa enseñanza sería el fin de las enfermedades.

Yonggi Cho.

Yonggi Cho, otro famoso proponente del llamado “evangelio” de prosperidad material y salud física, dice en su libro:

Salvation, Health & Prosperity Our Threefold Blessings in Christ (Las Tres Bendiciones de Cristo título en español)

Yonggi Cho señala:

“ (Santiago 5:16).Ahí se da a entender que la enfermedad surge a causa del pecado, por eso debemos confesarnos nuestras faltas para que nuestra enfermedad pueda ser curada. Nuestra sanidad está en la gracia redentora de jesús; recibimos la sanidad del cuerpo al mismo tiempo que nuestros pecados son perdonados….

….Este aspecto de la sanidad divina se describe explícitamente en el versículo 5:

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Esta Escritura fue citada por Pedro explicando con elocuencia que nuestro Señor nos redimió de nuestros pecados y a la vez de nuestras enfermedades:

Nosotros proclamamos la verdad de que, siendo que recibimos a la vez la salvación y los dones de sanidad, todos los que son salvados también deben ser sanados.

Por lo tanto ninguno podría contradecir la verdad de que Jesús mediante Su obra redentora también nos redimió de nuestras enfermedades y dolores.

Por lo tanto, si nosotros creemos que Cristo nos redimió de nuestros pecados, también debemos creer que nos redimió de nuestras enfermedades.

Si no podemos creer en ambos puntos de la redención, no debemos creer en ninguno, pues jesús llevó tanto nuestros pecados como nuestras enfermedades. Si es verdad que Jesús llevó nuestros pecados e iniquidades, también es cierto que quitó nuestras enfermedades y dolores. “

Pero Yonggi Cho falla al decir que todas las enfermedades sean a causa de pecado, pues en la vida real, no toda enfermedad es consecuencia de pecado, además de que señala también como los demás proponentes de esta falsa enseñanza que Jesús hizo en la cruz una obra para redimirnos de enfermedad.

Kenneth Copeland 

Kenneth Copeland añadiendo a la falsa enseñanza de sanidad en la expiación, inclusive ha dicho que la expiación de Jesús también fue para acabar con la pobreza. Dice “Dios puso nuestro pecado, enfermedad, pena, dolor y pobreza sobre Jesús en el Calvario” Kenneth Copeland The Troublemaker.

Benny Hinn.

Benny Hinn dice en su enseñanza 7 purposes of divine healing

Propósito 6 Jesús sana para mostrar el poder en su sangre.

La sangre de Jesús fue derramada para perdón de pecados y proporcionar sanidad.

Además Benny Hinn añade a esta falsa enseñanza de sanidad en la expiación, que la comunión se toma también para sanidad física.

En la Biblia, la obra de Jesús en la cruz fue solamente por expiación de pecados.

“quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas” 1ª Pedro 2 : 24 – 25

Este es uno de los pasajes que utilizan como base quienes enseñan la falsa doctrina de que la obra expiatoria de Jesús en la cruz incluyó sanidad física.

En el texto Pedro se refiere claramente a Isaías 53 : 5, y Pedro señala que Jesús cargó sobre si mismo nuestros pecados (no enfermedades), porque debido a que éramos como ovejas descarriadas, lo cual se refiere a que estábamos en transgresiones y pecados contra Dios.

La ilustración de que éramos como ovejas descarriadas no se refiere a que padeciéramos enfermedades físicas.

Así que Pedro ilustra que de nuestro malestar espiritual de andar como ovejas descarriadas, la obra expiatoria de Jesús, esa expiación que hizo Jesús en la cruz cargando con nuestros pecados, nos ha sanado en un sentido espiritual. para restaurar nuestra relación con Dios, por eso dice que gracias a esa obra expiatoria de Jesús en la cruz ahora hemos vuelto al Padre, pues Pedro hacía alusión al pasaje de Isaías 53 : 5 donde también Isaías señalaba que nosotros nos apartamos del camino de Dios, para seguir como ovejas descarriadas nuestro propio camino.

Ya que analizando este versículo de 1ª Pedro 2 : 24, junto con el versículo 25, es evidente que Pedro se refiere a una sanidad espiritual, no son tantos los falsos maestros que utilizan éste pasaje, pues no les sirve para promover su falsa enseñanza.

El pasaje de Isaías 53 señala:

“ Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” Isaías 53 : 5 – 6

Isaías profetizando sobre el siervo de Jehová, sobre su elegido Jesús el Mesías, señala que él cargaría sobre sí mismo nuestros pecados, y que por nuestras transgresiones contra Dios, por nuestros pecados, él sufriría heridas, y que el castigo que El recibiría en sustitución nuestra, nos traería la paz, así que por sus heridas tenemos la salvación, la sanidad espiritual.

Porque el que Jesús haya cargado sobre de sí nuestros pecados en la cruz, significa que nos traería solución a nuestro problema espiritual, no habla de problemas de dolencias ó enfermedades físicas.

Jesús ocupó en la cruz el lugar que le correspondía ocupar al pecador, para recibir en sustitución del pecador el castigo de muerte que corresponde a los pecados del pecador.

Jesús ocupó en la cruz el lugar del pecador, para recibir el castigo en lugar del pecador, porque el pecador era merecedor de recibir el castigo y la ira de Dios, por las transgresiones y pecados que todo pecador ha cometido. El pecador merece recibir la justicia de Dios y por tanto merece la muerte, la paga del pecado es muerte (Romanos 6 : 23).

Como el pecador ha transgredido las leyes morales de Dios, ha pecado, entonces el pecador es merecedor del castigo de Dios, pero Dios en su misericordia se dio a si mismo Dios en la persona del Hijo, de Jesús el Cristo, para que Jesús ocupara el lugar correspondiente al pecador y Jesús siendo santo e inocente, recibiera el castigo que merecía el pecador, es decir Jesús recibió el castigo sustituyendo al pecador. Dios tenía que castigar al pecador pues si no lo hiciera sería un juez injusto, pero Dios en su misericordia, ocupó en la persona de Jesús – Dios Hijo, el lugar del pecador, para recibir el castigo que el pecador merecía.

Jesús derramó su sangre santa e inocente, para expiar, borrar los pecados del pecador.

Jesús recibió el castigo que merecía el pecador, por las transgresiones y pecados cometidos por el pecador.

Porque el pecador merece castigo por sus pecados y transgresiones, merece el justo castigo de Dios.

La enfermedad no siempre es consecuencia de pecado, puede ser consecuencia de un virus, de un accidente, por ejemplo, entonces el ser humano ó incluso el cristiano genuino que se enfermó, ¿merece el castigo de Dios? De ninguna manera. Porque el enfermarse no siempre equivale a  haber transgredido las leyes morales de Dios, por tanto el enfermo no merece castigo de Dios por el hecho de haberse enfermado.

La enfermedad en si misma y la pobreza no son en si, transgresiones a la ley moral de Dios, y por lo tanto, no merecen el castigo de Dios.

Es claro y obvio que la enfermedad y la pobreza que sufre una persona no merecen castigo de Dios, por lo tanto, Jesús no ocupó ese lugar en la cruz, para recibir castigo alguno en sustitución del enfermo ni del pobre.

Jesús ocupó en la cruz el lugar del pecador, pero Jesús no ocupó en la cruz el lugar del enfermo ni del pobre.

Las enfermedades pueden tener diversas causas.

Jesús durante su ministerio sanó a los enfermos, expulsó demonios, y lo hizo para dar cumplimiento a la profecía de Isaías 53 : 4, véase Mateo 8 : 17.

Y Jesús aún puede sanar el día de hoy, cierto, pero la sanidad no está a demanda porque haya sido incluida en la expiación de Jesús en la cruz, Jesús no cargó sobre si las enfermedades del pecador cuando estuvo en la cruz.

Y salir de la pobreza, tampoco está a demanda porque Jesús haya cargado sobre si la pobreza del pecador ó creyente en Jesús, cuando estuvo en la cruz, eso es una falsa enseñanza.

La obra de Jesús en la cruz fue para la expiación de pecados, Jesús sufrió y recibió en la cruz el castigo que le correspondía recibir al pecador.

Cuando un pecador arrepentido de sus pecados pone su fe en Jesús, cree que  Jesús el Dios hecho carne y hueso  murió en la cruz por el en su lugar, funciona siempre para salvación, funciona el 100% de las veces,  sin embargo no ocurre lo mismo con la fe para sanidad física.

Esto es debido a que la obra expiatoria de Jesús en la cruz fue para la expiación de pecados, fue para dar salvación al pecador y no fue una obra de ocupar el lugar del enfermo y del pobre en la cruz, por tanto la sanidad física no está disponible con tan solo declararla ó clamarla como si ya hubiera sido incluida en la obra expiatoria de Jesús y estuviera a demanda del creyente.

En la vida real, hay cristianos genuinos, nacidos de nuevo, que tienen fe para sanidad física de ellos ó algun familiar y no se da la sanidad física y no es por falta de fe, no es que ellos sean culpables por su falta de fe y por eso no sean sanados.

Aaaa