Libro sobre El Origen de Satanas : La caida de Lucifer

Libro sobre El Origen de Satanas : La caida de Lucifer

Este libro contiene un estudio profundo y extenso sobre el origen de Satanás, como fue su actividad previa a su caida, y su caida, y como esos eventos del pasado remoto, afectan nuestra actualidad y como tienen una implicación en los eventos proféticos por ocurrir en la tribulación y posterior. Cubre también el tema de quienes son los hijos de Dios mencionados en el Antiguo Testamento (bene ha elohim), los elohim que menciona el Salmo 82.

Abajo el enlace al libro:

El origen de Satanas: La caida de Lucifer – Angeles caidos y los hijos de Dios del Antiguo Testamento


Sean perfectos como su Padre en los cielos es perfecto – Completa Santificación.

Sean perfectos como su Padre en los cielos es perfecto – Completa Santificación.

“Sed pues vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” Mateo 5 : 48

 

El ser perfectos como manda Jesús, es que luego de:

Arrepentirse de pecados y creer en Jesús, Dios Hijo, Dios en carne y hueso que siendo santo y sin pecado, murió en lugar del pecador, recibiendo la muerte que uno como pecador merecía recibir y de que luego que los pecados de uno sean expiados (limpiados) por el derramamiento de su sangre santa.

Uno viva una nueva vida obedeciendo las leyes morales de Dios.

El ser perfecto al que se refiere Jesús, no se refiere a que una vez que creas en El, tengas:

Perfecta salud

Perfectas finanzas

Perfecta familia y relaciones perfectas.

No significa que luego de creer en Jesús, solamente te pasarán cosas buenas en compañía de gente buena contigo.

El ser perfecto al que Jesús se refería no es que una vez que creas en El, tendrás una vida perfecta en el plano material, ni de que tendrás tu mejor vida ahora.

En Mateo 5 : 48 Jesús nos manda ser perfectos, lo cual se explica en los dos mandamientos más grandes que Jesús enseñó.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y toda tu mente.

Y el segundo…amarás a tu prójimo como a ti mismo”  Mateo 22 : 36 – 37.

Watermark

Jesús le dijo a un joven rico como practicar esa perfección a la que se refería en Mateo 5 : 48.

En Mateo 5 : 19 – 23, un joven rico le dice a Jesús que guarda los mandamientos, no mata, no adultera, no dice mentiras, honra a su padre y su madre, ¿pero qué  más? Pregunta el joven.

“Jesús le dijo:  Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres, ven y sígueme”   Además nótese que Jesús le dijo que lo siguiera a El y no a una religión.

Pero el joven, prefirió irse, tenía muchas posesiones y eso fue más importante para él que ser perfecto en amar a Dios y su prójimo, seguramente tenía temor de perder su riqueza y no recuperarlas en esta vida, aquí en la tierra, aunque Jesús le prometió que si hacía lo que El dijo, tendría tesoro en el cielo.   El joven rico, prefirió vivir su mejor vida ahora en la tierra, que tener su mejor vida en el cielo.

Su temor a la pérdida de riqueza fue mayor que su amor a Dios y al prójimo.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor, echa fuera el temor…. El que teme no ha sido perfeccionado en el amor”   1a Juan 4 : 18.

En otros textos del Nuevo Testamento, somos llamados a la perfección de la que habló Jesús.

“Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo!”  Efesios 4 : 13.

“Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”  Santiago 1 : 4.

“Por tanto dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección, no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios”

Hebreos 6 : 1

Así que todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios”  Filipenses 3 : 15

En el texto anterior, el apóstol Pablo da a entender que él junto con un grupo, están en esa posición de perfección (en amor a Dios y al prójimo).

En Hebreos 12 : 23 vemos una escena celestial, en la cual aparecen los espíritus de los justos ó santos de Dios, ya hechos perfectos.

“A la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos”  Hebreos 12 : 23.

Si Jesús nos mandó en Mateo 5 : 48 a ser perfectos, en el sentido explicado anteriormente, es porque:

Nos manda algo que es posible que hagamos.

Es algo que es nuestra responsabilidad.

Pero Jesús nos mandó ser perfectos en esta vida, Su mandato en Mateo 5 : 48 es para llevarse a cabo en esta vida, no para dejarlo solo para la vida en el cielo.

Sería contrario al mandato de Jesús, pensar que en esta vida, no debemos ni podemos ser perfectos (en el amor a Dios y al prójimo) y que por algún milagro será al morir que podremos ser perfectos.

Aún y cuando la muerte física vino como un mal sobre la raza humana, debido al pecado original de Adán, esa muerte física no tendría el poder milagroso de hacerlo a uno perfecto.

Sería atribuirle un milagro divino y de transformación a la muerte física, la cual vino como castigo a la raza humana, por el pecado original.

Atribuirle poder al postrer enemigo, es decir a la muerte, el poder de dar la perfección y completa santidad ó entera santificación, a un creyente en Jesús, suena difícil de creer, suena ilógico.

¿Acaso la muerte física tiene un poder de dar perfección y completa santidad ó entera santificación, acaso el Espíritu Santo no tiene ese poder y entonces la muerte tiene que entrar en acción, ante la impotencia de Dios y su Espíritu Santo en santificar a un creyente en Jesús?

“Y el postrer enemigo que será destruido, es la muerte”  1a Corintios 15 : 26.

La muerte física hará que el espíritu, se desprenda del cuerpo físico corruptible, y la verdadera esencia del ser humano su espíritu quede libre del cuerpo físico, pero la naturaleza pecadora del ser humano está en su verdadera esencia en el espíritu, no en el cuerpo físico, por lo tanto, esa naturaleza pecadora en la esencia del ser humano, en su espíritu, debe ser quitada.

Entonces para entrar al cielo, el creyente en Jesús ya debe ser perfecto (en el amor a Dios y al prójimo) y estar  completamente santificado.

De hecho sin santidad nadie verá al Señor como dice en Hebreos 12 : 24.

De hecho nadie con mancha, puede entrar al cielo, nadie que no sea ya perfecto puede entrar al cielo.

“No entrará en ella, cosa inmunda, o que hace abominación y mentira…” Apocalipsis 21 : 27.

Como la Biblia enseña que después de la muerte física solo se puede ir al cielo ó  al infierno, (sólo hay 2 opciones), entonces la perfección y completa santificación debe ser alcanzada en esta vida para poder entrar al cielo y ver a Dios.

Recordemos entonces que para poder entrar al cielo y ver a Dios es necesario:

1 Arrepentirse de pecado, dejar de pecar. El Señor Jesús cuando empezó su ministerio en la tierra, llamaba a los pecadores a arrepentirse de sus pecados.

“Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir:  Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”

Mateo 4 : 17

El pecador que no reconoce haber pecado contra Dios y que por lo tanto se merece el juicio y castigo de Dios, no puede ver su necesidad de salvación, y por lo tanto no puede ver la necesidad de creer en Jesús el único salvador, y si no puede ver que como pecador merece el justo juicio y castigo de Dios, y que Dios ofrece la salvación por medio de creer en Jesús, no podrá valorar y apreciar el amor y misericordia de Dios.

2 Creer en Jesús, Dios Hijo el que murió en lugar del pecador, recibiendo el castigo que el pecador merecía.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”  Juan 3 : 16.

3 Nacer de nuevo, nacer a la vida espiritual, ser hecho una nueva criatura, esto sólo lo puede obrar el Espíritu Santo.

“Respondiendo Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” Juan 3 : 3

4 Y estar en santidad (al 100%) al momento de la muerte física.

“Seguid la paz con todos, y la santidad sin la cual nadie verá al Señor”  Hebreos 12 : 14

Solo el estar en santidad al 100%, nos permitirá ver a Dios, y entrar al cielo.

Un creyente en Jesús, nacido de nuevo, que aún está en algún pecado, y está al 95% ó 75% de santidad, no puede morir y ver a Dios, la santidad debe ser al 100%. Para entrar al cielo no hay una fila que diga santidad menor al 100% entre por aquí.

No puede uno entrar al cielo con 90% de santidad, 5% de lujuria y 5% de falta de perdón al prójimo.

Dios es Santo, 100% Santo y no tolera el pecado.

Entonces se requiere santidad al 100% para ver a Dios y entrar al cielo, y esto implica:

Arrepentimiento completo de pecado, no más pecado, no tener pecado escondido, no tener pecado no admitido, no tener pecado no confesado, no estar en práctica de pecado.

Y andar en santidad obedeciendo los mandamientos morales de Dios.

Jesús enseñó que solo los que se mantienen obedeciendo a Dios, podrán entrar al cielo.

“No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”    Mateo 7 . 21

Se requiere santidad y ser perfecto, sin mancha, para entrar al cielo, entonces, un creyente con espíritu con naturaleza pecadora, no puede entrar al cielo.

No veo como pueda ser posible que alguien con pecado, ni siquiera con su espíritu con la naturaleza pecadora original pueda entrar al cielo y ver a Dios. No puedo ver como sea posible que un creyente en Jesús aún y nacido de nuevo, con 99% de santidad y 1% de pecado pueda entrar al cielo y ver a Dios.

Si tú crees que eso es posible, necesitas  estudiar los atributos de Dios, para tener presente que:

Dios es omnisciente, y no ignora el pecado de nadie.

Dios es santo y no puede tolerar el pecado, ni siquiera un poquito de pecado.

Dios es justo y no puede dejar al que tiene  pecado (aunque sea un poquito)  sin castigo.

Entonces, tenemos un elemento adicional como requisito para ver a Dios y entrar al cielo.

Repasando, se requiere:

1 Arrepentirse de pecado.  Si alguien no admite su pecado, no se puede arrepentir y si no hay arrepentimiento, no se deja el pecado, y se debe dejar el mal camino de pecado, si un pecador no admite que está en pecado contra Dios, y no reconoce que es merecedor de su juicio y castigo, entonces ese pecador no puede sentir ni ver ninguna necesidad de salvación.

2 Creer en Jesús, porque su sangre nos expía (limpia) de pecado y por nuestra fe en Jesús, somos justificados (declarados no culpables).

3 Nacer de nuevo, nacer a la vida espiritual, ser regenerado.

4 Estar al 100% de santidad al momento de la muerte física.

5 Estar en completa y entera santificación (espíritu perfecto sin mancha de naturaleza pecadora) al momento de la muerte, por lo menos al momento justo previo a la muerte física, pero puede ser mucho antes.

Jesús nos mandó ser perfectos en esta vida, lo más seguro es que nuestro cuerpo físico no estará perfecto al morir, pero nuestro espíritu si debe ser perfecto en santidad y completa santificación antes de morir, nuestro espíritu debe estar en completa santificación ó entera santificación antes de morir físicamente, para poder ver a Dios y entrar al cielo.

De los puntos anteriormente señalados, algunos los debemos hacer nosotros como arrepentirnos y creer, eso solo lo podemos hacer nosotros, Dios no lo puede hacer por nosotros ni nos obliga a hacerlo. Ningún ser humano le podrá reprochar a Dios, es que no me regalaste fe para creer en Jesús y por eso no creí en El, porque la fe para creer en Jesús no es ningún regalo de Dios, el regalo de Dios es la salvación y cada ser humano tiene en si mismo la posibilidad de poder poner su fe en Jesús, o no ponerla ó ponerla en un santo, un buda, una virgen, etc.

Pero el nacer de nuevo, eso solamente lo puede hacer el Espíritu Santo de Dios.

En cuanto a andar en santidad, nos corresponde a nosotros el obedecer a Dios y sus mandamientos, su ley moral (Mateo 7 : 21).

“Si me amáis guardad mis mandamientos”  Juan 14 : 15

Es nuestra responsabilidad el hacer la voluntad de Dios y andar en santidad.

Nosotros nos consagramos a Dios, nos corresponde a nosotros crucificar nuestra carne, morir al pecado, presentar nuestros cuerpos como un sacrificio vivo al Señor.

Y Dios nos santifica, El obra en nosotros la completa santificación.

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo, y todo vuestro ser espíritu y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”  1ª Tesalonincenses 5 : 23.

Dios es quien nos santifica completamente con el propósito de preservar nuestro espíritu irreprensible de pecado (de tener el espíritu perfecto y sin mancha de pecado), al regreso de Jesús, ó al momento del rapto de la iglesia, ó al momento de la muerte física.

Para entonces poder entrar al cielo, como espíritus de hombres justos hechos perfectos como dice Hebreos 12 : 23.

“Santifícalos en tu verdad…para que también ellos sean santificados en la verdad”

Juan 17 : 17 – 19.

“…ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo”   Romanos 15 : 16.

“… así como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella, para santificarla..”

Efesios 5 . 26.

“… a los llamados santificados en Dios Padre”  Judas 1

 

Nosotros haremos nuestra parte en ir hacia la perfección (Hebreos 6 :1):

Muriendo al pecado.

“Limpiémonos de toda contaminación de carne y espíritu perfeccionando la santidad en el temor de Dios”  2ª Corintios 7 : 1.

“Os ruego que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo”  Romanos 12 : 11.

Y Dios hará su parte en santificarnos.

“Santificaos pues y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios. Y guardad mis estatutos y ponedlos por obra. Yo Jehová que os santifico”  Levítico 20 : 7 – 8.

Cuando reconocemos y admitimos que hemos pecado contra Dios, admitimos que somos pecadores que merecemos el juicio y castigo de Dios, y nos arrepentimos de nuestro pecado, creyendo en Jesús es el principio de un camino que debemos recorrer en santidad, obedeciendo a Dios.

Cuando el Espíritu Santo nos hace nacer de nuevo, si obedecemos a Dios, andando en santidad, y creemos que El nos puede dar completa santificación, vamos en camino al cielo para poder ver a Dios.

Nada de lo que podamos hacer puede ser considerado una obra que nos pueda comprar la salvación, la salvación es de Dios, por su gracia y la pone a nuestro alcance mediante nuestra fe en Jesús. El ser humano no puede hacer absolutamente nada para borrar o expiar su pecado, solo la sangre que derramó Jesús, es capaz de expiar ó limpiar el pecado del ser humano, solo hay 2 opciones, el pecador sufre el juicio y castigo de Dios que merece por su pecado ó pone su fe en Jesús como el Dios encarnado que sufrió el castigo en sustitución del pecador.

Dios te regala la salvación pero es tu responsabilidad cuidar tu salvación, si ya has recibido de Dios el regalo de la salvación cuida tu salvación, andando en santidad y si llegas a pecar, se rápido para arrepentirte, dejar el pecado, confesarlo a Dios y levantarte, pero si luchas aún con pecado y has hecho tu parte en consagrarte a Dios, en mortificar tu carne, pide a Dios que obre en ti la completa santificación.

La completa ó entera santificación no significa que uno quede imposibilitado para pecar.

Porque seguimos viviendo en un mundo caído y Satanás aun puede tentar y uno está en un cuerpo físico corruptible.

Pero si aún después de que Dios le da a uno la entera santificación, uno peca es por decisión de uno, no me pueden forzar a pecar.

En tal caso, uno debe ser pronto para arrepentirse y confesarle a Dios su pecado.

Porque sin santidad al 100% nadie verá al Señor.

Aún si:

En el pasado te arrepentiste de pecado.

Crees en el Señor Jesús.

Has nacido de nuevo, has sido hecho nueva criatura regenerada, por la obra del Espíritu Santo.

Te has consagrado a Dios.

Has sido completamente santificado, por la obra de Dios en ti.

Y llegas a pecar por tu decisión, y mueres en pecado, mueres mientras pecas, ó mueres con pecado no admitido, no arrepentido, no confesado, entonces NO mueres en santidad al 100% y no puedes ver a Dios, ni entrar al cielo.

La sangre de Jesús, no puede expiar el pecado que no admites, el pecado que quieres esconder, el pecado del cual no te arrepientes y no abandonas, y el pecado que no confiesas a Dios.

Invitación.

Eres un creyente en Jesús, que ya has nacido de nuevo, porque el Espíritu Santo te hizo una nueva criatura, te dio vida espiritual, aún llegas a luchar contra el pecado, caes en pecado y te levantas, conságrate a Dios, haz morir tu carne y pide a Dios obre en ti la completa santificación.

Reflexión.

A lo largo de la Biblia, de principio a fin, se puede apreciar que lo primero que Dios quiere del ser humano es la santidad.

Algunos predicadores señalan equivocadamente que lo primero que Dios quiere para el ser humano, es que el ser humano sea feliz.

Dios quiere que el que cree en Jesús y ha nacido de nuevo, le obedezca y ande en santidad.

“Sed santos porque yo soy Santo”  Levítico 20 : 7

Dios nos hizo a su imagen y semejanza, y Dios es Santo, y quiere que seamos santos como El, a su imagen y semejanza en santidad también.

Aaaa


La esposa de Lot – Perdiendo la salvación a medio camino.

La esposa de Lot – Perdiendo la salvación a medio camino.

La Biblia narra como la mujer de Lot quedó a medio camino de conservar la salvación inicial que tuvo al salir de Sodoma. (Génesis 19 : 26)

Véase la historia completa en Génesis 18 : 20 a Génesis 19 : 29.

Recordemos unos puntos esenciales de esta historia:

–          La ciudad de Sodoma (Gomorra y aledañas) estaban llenas de pecadores que continuamente transgredían las leyes morales de Dios.

–          Dios aborrece al pecador, Dios es juez de toda la tierra, Dios destruye al pecador.

 “Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

 

–          Dios tuvo misericordia de los parientes de Abraham, de Lot y su familia.

–          Dios envió mensajeros (ángeles) para avisarle a Lot que Dios destruiría la ciudad.

–          Los ángeles mensajeros dieron el mensaje a Lot y le pidieron que fueran con ellos para salir de la ciudad.

–          Lot y su esposa y dos hijas creyeron el mensaje, y actuaron obedeciendo y saliendo de la ciudad.

–          Los yernos de Lot no creyeron el mensaje, por lo tanto no actuaron saliendo y murieron en la ciudad, cuando Dios juzgó y la destruyó.

–          La esposa de Lot, creyó el mensaje de los ángeles mensajeros y por lo tanto salió por su propio pie, por cuanto creyó y actuó conforme a su creer.

Los ángeles no la iban a cargar sobre hombros para ponerla a salvo, ella debía usar su fe para creer el mensaje y ella debía ejercer su voluntad para obedecer el mensaje.

–          La esposa de Lot salió de Sodoma, ya tenía su salvación inicial de haber salido de Sodoma, pero estaba a medio camino de llegar a quedar en lugar seguro.

Los ángeles le dijeron a Lot y su esposa que no debían voltear atrás.

La esposa de Lot, estando a medio camino entre su salvación inicial y su salvación final para quedar en lugar seguro, no obedeció el mandato de los mensajeros de Dios (ángeles) y volteó hacia atrás, y se convirtió en estatua de sal.

Los ángeles pudieron haber amarrado a la esposa de Lot y llevarla sobre hombros, pero la esposa de Lot tenía que ser probada, en cuanto a si creía el mensaje de los ángeles de Dios, y si obedecía el mensaje de Dios, dado por los ángeles.

El pecador merece castigo eterno por transgredir las leyes de Dios, pero Dios en su misericordia dispuso que Jesús ocupara el lugar del pecador, cuando Jesús murió en la cruz y recibió la ira de Dios contra el pecador.

El pecador para tener acceso a la salvación debe creer en Jesús, el que sufrió la ira de Dios en lugar del pecador.

El pecador tendrá su salvación inicial, pero al nacer de nuevo, porque el Espíritu Santo lo regenera y hace una nueva criatura, el creyente en Jesús, nacido de nuevo, debe andar ahora en santidad y ya no pecando, si habiendo creído y nacido de nuevo, se mantiene en desobediencia a Dios, pecando, no entrará al cielo, quedará a medio camino entre su salvación inicial y su salvación final.

Porque Jesús primeramente enseñó que para ser salvos es necesario:

Creer en Jesús (Juan 3 : 16)

Nacer de Nuevo (Juan 3 : 3 – 8).

Y habiendo ocurrido lo anterior, es necesario obedecer a Dios para entrar al cielo, es decir, un creyente nacido de nuevo, que se mantiene pecando y desobedeciendo a Dios, no entrará al cielo, aún y cuando diga que llegó a hacer cosas en nombre de Jesús.

Jesús enfatizó que para entrar al cielo es necesario obedecer a Dios:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”

Mateo 7 : 21 – 23

El obedecer a Dios, no es de ninguna manera el hacer obras para ganar la salvación, el obedecer de un creyente en Jesús nacido de nuevo es:ve y deja de pecar.

“y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” Hebreos 5 : 9

La salvación que Dios puso al alcance de la esposa de Lot, era gratuita, y de ninguna manera era ninguna recompensa por obras de la mujer de Lot.

Como cuando una persona se está ahogando en el mar y de un barco le lanzan una cuerda con un salvavidas, lo están rescatando gratuitamente, de gracia, por misericordia, y no a cambio de que la persona en el mar haya hecho algo a cambio de que lo salven, y la persona en el mar que es rescatada no puede jactarse de que por su obra de extender la mano para tomar el salvavidas fue salva, es ridículo pensar que la salvación de quedar ahogado en el mar fue gracias a su obra de extender su mano para tomar el salvavidas que le extendieron, porque por más que haya extendido su mano no hubiera sido salvada, si no es porque llegó el barco y le lanzaron el salvavidas.

La esposa de Lot, recibió el mensaje de cómo salir salva de la destrucción de Sodoma, lo creyó y en principio obedeció saliendo por su propio pie, los yernos de Lot no creyeron el mensaje, si lo hubieran creído hubieran tenido acceso a la salvación.

Los ángeles no estaban allí para sacar cargando a los yernos ni a Lot ni a su familia, la responsabilidad de creer el mensaje recayó en Lot y su familia.

Ya salidos de Sodoma, pero antes de quedar a salvo en lugar seguro, el mensaje de los ángeles, dado a Lot y su familia era que no debían voltear atrás.

La esposa de Lot tenía acceso a su salvación final, solo tenía que mantenerse en obediencia.

Pero la mujer de Lot desobedeció estando a medio camino y volteó atrás y murió convertida en estatua de sal.

Cuán lamentable es que la esposa de Lot menospreció el mensaje por parte de los mensajeros de Dios, y no se mantuvo en obediencia. Tuvo tan en poca estima su salvación inicial que no se mantuvo en obediencia hasta llegar a su salvación final.

La pregunta.

Ahora la pregunta para ti, en caso de que tú seas un creyente en Jesús, nacido de nuevo:

¿Te mantienes en obediencia a Dios? ¿Menosprecias tu salvación inicial y no la cuidas con temor y temblor? Ó ¿Valoras tu salvación inicial y te mantienes en obediencia a Dios, y cuidas tu salvación con temor y temblor?

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor

Filipenses 2 : 2


¿Estuvo Jesús realmente 3 días y 3 noches en la tumba como profetizó ó la tradición religiosa no hizo bien las cuentas?

¿Estuvo Jesús realmente 3 días y 3 noches en la tumba como profetizó ó la tradición religiosa no hizo bien las cuentas?

 ¿Será que Jesús murió en viernes por la tarde y resucitó antes de amanecer domingo y entonces mintió en cuanto que estaría enterrado 3 días y 3 noches ó la tradición religiosa no entendió los textos bíblicos y no le salen las cuentas?

De la crucifixión de Jesús, su resurrección y su relación con las fiestas que Dios estableció para el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento.

Parte clave del evangelio es anunciar que Jesús murió para dar salvación a los pecadores que creen en él y que Jesús resucitó de los muertos.

Antes de dar los textos bíblicos y su análisis quiero plantear el grave problema con este asunto.

Jesús profetizó que él estaría dentro de la tierra (ó la tumba) 3 días y 3 noches así como Jonás estuvo dentro del gran pez 3 días y 3 noches.

Las profecías debían cumplirse en Jesús para comprobar que él era el enviado de Dios, incluyendo lo que Jesús decía de sí mismo.

Así que el asunto de que se cumpliera lo que Jesús profetizó de sí mismo acerca de que estaría en la tumba 3 días y 3 noches era un asunto muy importante y para no pasarse por alto.

Las graves implicaciones de que Jesús no hubiera estado muerto realmente 3 días y 3 noches completos.

El asunto con que Jesús no cumpliera con su propia profecía de estar muerto exactamente 3 días y 3 noches completos es que:

Jesús, a través de lo que hacía y decía se dio a entender por ser Dios mismo y por actuar y hablar a nombre y autorización de Dios Padre.

La Biblia dice que si un profeta hablaba a nombre de Dios profetizando alguna cosa y esto no llegaba a ocurrir, entonces era algo que Dios no había dicho y el profeta había hablado con presunción.

Por lo tanto, si Jesús a pesar de que tuviera acciones y palabras haciéndose igual a Dios, pero profetizara que estaría muerto 3 días y 3 noches para luego resucitar y esto no llegara a ocurrir, entonces significaría que realmente no habló en nombre de Dios, y que había hablado con presunción y entonces era un farsante, con todo y que resucitara antes del tiempo profetizado, cual persona que se sumerge en el agua profetizando que estará abajo sin respirar durante 3 minutos y no aguantando la respiración sale después de tan sólo 2 minutos.

Porque aún el diablo puede obrar ciertos milagros, y si Jesús no cumplía con su profecía con precisión en los días de estar enterrado, aún y cuando resucitará se podría atribuir a un milagro del diablo, pero lo más grave es que Jesús no estaría confirmando su profecía con hechos contundentes.

Veamos ahora donde está el grave problema con esto.

Según la tradición religiosa, Jesús murió un viernes por la tarde (entre 3 y 4 pm) y resucitó en algún momento antes del amanecer del domingo siguiente.

Según eso, entonces Jesús estuvo muerto en la tumba solamente 1 noche completa y 1 día completo, la noche del viernes completa y el día sábado completo, sólo un día, no se puede contar el viernes como completo y de ninguna forma el domingo, así que eso resulta en 1 día y 1 noche, muy lejos de los 3 días y 3 noches que profetizó Jesús. Aunque se contara parte de la noche del sábado como noche completa, aunque un evangelio dice que cuando llegó María Magdalena a la tumba aún estaba oscuro y ya no estaba Jesús en la tumba, aún dando el beneficio de contar parte de la noche del sábado como si fuera completa, aún así no se alcanza a sumar 3 noches.

De tal forma que con esas cuentas no se le puede ni engañar ni convencer a un niño que sepa contar hasta 3, diciéndole que Jesús estuvo muerto según él mismo profetizó 3 días y 3 noches.

En cualquier negocio en el que usted pretenda engañar a un cliente haciendo este tipo de cuentas y dando menos cantidad que la ofrecida lo pueden meter a la cárcel.

Si usted tuviera un hotel y ofrece y vende 3 noches de hotel de viernes por la tarde a domingo muy temprano por la mañana cuando esté aún oscuro como dice la Biblia, o incluso en los primeros minutos de sol del domingo, en realidad estaría vendiendo solamente 2 noches (la del viernes y la del sábado) y sus cuentas poco honestas y nada precisas, lo llevarían merecidamente a la cárcel por defraudador.

Si a usted le ofrecen y rentan una casa de playa y le dicen que usted puede gozar de ella durante 3 días y 3 noches, pero le dicen que no puede usted ocuparla antes de las 3 PM del viernes y la tiene que haber desocupado antes del amanecer del domingo, es decir sólo 1 noche entera y sólo 1 día entero, usted seguramente identificaría al que le está rentando, como un estafador y defraudador más que identificarlo como pobre ignorante de matemáticas.

Si usted fuera maestro de matemáticas básicas del primer año de primaria y les dice a sus alumnos que de la tarde del viernes al domingo por la mañana hay 3 noches, los niños que sepan contar hasta 3, lo verán a usted como ignorante y el director de la escuela lo va a correr por incompetente.

Si usted es maestro de escuela bíblica y maestro de escuela secular debe utilizar las mismas matemáticas en ambas escuelas, al sumar manzanas en una escuela secular y una escuela bíblica, las manzanas siempre deben dar el mismo resultado, no hay manzanas mágicas, ni manzanas que valen el doble.

Y esto es muy grave, pues no puede un ministro religioso, enseñar que Jesús es el enviado de Dios, y que cumplió su profecía, con éstas cuentas que no resultan, pues muestra a un Jesús que no cumplió su profecía, y el ministro religioso se presenta con poca credibilidad y no apto para manejar los dineros de su congregación si no sabe hacer sumas básicas.

Entonces porque se habría de predicar y tratar de convencer de un evangelio de salvación en Jesús, con cuentas que no pasan la prueba básica de la aritmética, con unas cuentas que si un niño hace en la escuela en su clase de matemáticas, saldría reprobado.

Está bien y es cierto que el creer en Jesús es cosa de fe, pero se requiere más que eso para creer que de viernes a las primeras horas del domingo hubo 3 días completos y 3 noches completas.

Así que, ó Jesús dijo la verdad y en realidad pasó 3 días y 3 noches en la tumba y la tradición religiosa no supo entender los textos bíblicos para hacer bien las cuentas ó Jesús habló falsa profecía y por lo tanto no es quien dijo ser.

El asunto es muy delicado.

Así que si le interesa a usted conocer la verdad, ya sea usted un escéptico sobre la historia de crucifixión y resurrección de Jesús ó si usted es de los que cree en Jesús y quiere poder predicar el evangelio y hablar de la muerte y resurrección de Jesús, con cuentas claras y honestas respaldadas por textos bíblicos, si usted es un cristiano que encuentra algunas contradicciones en los evangelios respecto a la cronología en la crucifixión, muerte y resurrección de Jesús, creo que el resto de este estudio le será de interés y al final usted podrá sacar sus propias conclusiones sobre si Jesús cumplió ó no con lo que profetizó de su muerte y resurrección.

Antecedentes

Jesús dijo mediante sus acciones y palabras que él era Dios.

Tenemos que considerar que parte clave de éste asunto es que Jesús se hacía mediante sus acciones y lo que decía y lo que no rechazaba de lo que le decían, ser igual a Dios ó ser Dios.

Jesús dijo : “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” Juan 8 . 58

Jesús dijo que igual que Dios, él tenía potestad para perdonar pecados, como señalan las historias en Marcos 2 : 5 -11, Lucas 5 . 20 – 24, entre otros.

Jesús dijo que él había salido de Dios y había venido porque Dios lo había enviado. (Juan 8 : 42 ).

Jesús decía que Dios era su Padre y se hacía igual a Dios (Juan 5 : 18 – 19).

“Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir y de lo que he de hablar” Juan 12 : 49.

Jesús profetizó que estaría enterrado 3 días y 3 noches así como Jonás estuvo dentro del pez 3 días y 3 noches.

Jesús profetizó de sí mismo diciendo:

“El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada sino la señal del profeta Jonás.

Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” Mateo 12 : 39 – 40

La Biblia señala en el libro de Jonás lo siguiente:

“Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez por tres días y tres noches” Jonás 1 : 17

Jesús dijo:

“La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás” Mateo 16 : 4.

Nótese que Jesús no habló de medios días, ni parte de días, ni días parciales.

También está escrito de Jesús:

“Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas y ser muerto, y resucitar después de 3 días.” Marcos 8 : 31.

Para que Jesús cumpliera con lo que profetizó de estar enterrado ó en la tumba 3 días y 3 noches, lo que hace sentido es que resucitara después de 3 días tal y como lo narra el evangelio según Marcos, cuando dice que Jesús enseñaba que le era necesario ser muerto y resucitar después de 3 días.

Jesús dijo:

“Destruid este templo y en tres días lo levantaré” Juan 2 : 19.

Lo anterior era una referencia a que después de su muerte le bastarían tres días para levantar su cuerpo, para resucitar, en el texto original en griego, es por la preposición griega utilizada antes del número tres, que se puede entender como que dijo que con tres días tenía para levantarse de nuevo.

Así que ésta es una de las principales declaraciones de Jesús durante su ministerio, al decir contundentemente y específicamente que estaría enterrado en la tumba 3 días y 3 noches, y se refirió a esto como la señal de Jonás donde se dice literalmente que Jonás estuvo dentro del pez 3 días y 3 noches.

Hay más textos donde se menciona que Jesús resucitaría al tercer día, pero como hemos visto la lógica indica que para cumplir con su profecía tenía que resucitar después de 3 días, que es lo que Marcos dejó anotado (Marcos 8 : 31) que es exactamente lo que Jesús decía.

Como otros textos continuamente se refieren a que Jesús resucitaría al tercer día, solo puedo suponer que se quedó muy grabada la idea de los 3 días, debido a las declaraciones del propio Jesús.

Otros versículos de los evangelios, mencionan que Jesús resucitaría al tercer día, ó como la lógica indica, debemos entender después de 3 días, ó como también por lógica se puede entender que Jesús cuando decía resucitar al tercer día se refería a resucitar al cumplirse el tercer día, lo cual va de acuerdo con su profecía específica de los 3 días y 3 noches.

Ya sea que se cuenten los días a la usanza judía ó se cuenten como en nuestra usanza, si Jesús resucitaba justamente 72 horas ( 3 días exactos de 24 horas) después de haber muerto y ser puesto en la tumba, se cumpliría que estaría resucitando al tercer día, ya veremos los detalles adelante.

Algunos de los textos en los que continuamente se hace mención a que Jesús resucitaría al (cumplirse) el tercer día son:

Mateo 17 : 23, Mateo 20 : 19, Marcos 9 : 31, Marcos 10 : 34, Lucas 9 :22, Lucas 18 : 33, Lucas 24 : 46.

Si Jesús que se identificó como enviado por Dios y salido de Dios, decía algo que no se cumpliese sería tomado como falso.

Ya vimos que Jesús se dijo ser enviado por Dios, ahora consideremos este texto:

“Si el profeta hablare en nombre de Jehová y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el profeta, no tengas temor de él”

Deuteronomio 18 : 22

Y aquí está lo grave del asunto, ya que como Jesús se dijo ser enviado de Dios, y con sus actos y palabras se hizo identificar como Dios, si profetizaba algo que no se cumplía se debía entender como que era un falso profeta que en realidad no habló en nombre de Dios, incluso si llegara a obrar milagros, como el resucitar.

Así que si Jesús no cumplía con la señal a la cual llamó la señal del profeta Jonás, la señal que Jesús enfatizó continuamente que sería la única que daría a esa generación malvada, si no cumplía con su profecía de estar en la tumba 3 días y 3 noches, entonces no se le podía tomar en serio, aún y cuando resucitara en un tiempo distinto al que él mismo profetizó.

Jesus Tomb

Así llegamos al problema

¿Cumplió Jesús su profecía de estar en la tumba 3 días y 3 noches ó no la cumplió?

¿Cumplió Jesús su profecía y la tradición religiosa no supo entender los textos bíblicos y no hizo bien las cuentas?

Para poder encontrar la verdad, debemos primero considerar la época y costumbres de los judíos de la época en que vivió y murió Jesús.

Para lo cual debemos considerar algunos pasajes del Antiguo Testamento,

Conteo de los días al comenzar la noche y no como en nuestros días.

Para los judíos, un día de la semana empezaba con el oscurecer y ese día de la semana terminaba al oscurecer del siguiente día natural.

Esto con base en el libro de Génesis donde se narra que Dios empezó su obra de restaurar la tierra en la tarde y dice fue la tarde y la mañana un día (Génesis 1 : 5) y por ejemplo: “Fue la tarde y la mañana el día segundo” Génesis 1 : 8.

Esto es clave para entender la cronología de la crucifixión de Jesús y su resurrección.

Si nosotros consideramos un día, pongamos como ejemplo el séptimo día de la semana, el cual conocemos como sábado, y supongamos es el día 15 de mes judió, entonces el día 15 comienza la noche del viernes y concluye con la parte de día (de luz) del sábado. El sábado judío empieza al oscurecer el viernes y termina cuando oscurece la noche del sábado.

De tal forma, que la fecha de una celebración judía para un día específico del mes, empezaba al oscurecer de un día y duraba al día siguiente mientras hubiera luz.

Días de descanso y Fiestas judías.

Para entender no solo la cronología de la crucifixión de Jesús, sino lo que su muerte y resurrección simbolizan también debemos considerar algunas de las celebraciones y fiestas judías establecidas en la Biblia, pero considere que las actuales celebraciones judías basadas en tradiciones orales y escritas pueden diferir en algunas cosas de la celebración tal cual fue establecida y ordenada en la Biblia.

Sábado – Día de reposo semanal.

En primer lugar debemos considerar que los judíos tenían el séptimo día de la semana, llamado el Shabat, como un día de reposo ó descanso, con base en el mandamiento bíblico. El séptimo día de la semana en nuestro calendario es el sábado y el primer día de la semana en nuestro calendario es el domingo.

Dios hizo su obra de restaurar la tierra en 6 días y descansó el séptimo día. Génesis 2 : 2.

Dios ordenó al pueblo de Israel que hicieran su trabajo en 6 días pero el día séptimo era de reposo y no debían hacer trabajo. (Exodo 20 : 9 – 10).

De tal forma que los judíos tenían un día de reposo semanal, el día séptimo de la semana y ese día de descanso empezaba al oscurecer el sexto día y concluía al oscurecer del día siguiente.

Así que considerando nuestro calendario, el día de reposo comenzaba al oscurecer la tarde del viernes y concluía al oscurecer del sábado.

Fiestas solemnes y días de reposo adicionales al día de reposo semanal.

Pero además del día de reposo semanal que es el séptimo día de la semana, los judíos tenían otros días de reposo, correspondientes a algunas fiestas solemnes, por ejemplo el primer día y último día de la fiesta de los panes sin levadura eran días de reposo en los que no se debía trabajar (Levítico 23 : 6 – 8).

Fiesta de la pascua.

La ordenanza judía de la pascua fue establecida por Dios, cuando el pueblo de Israel (descendientes de Abraham, Isaac y Jacob ó Israel) estaba aún como esclavo en Egipto.

En aquéllos días y previo a que Dios sacara al pueblo judío de Egipto, Dios ordenó que se sacrificara el cordero de la pascua, un cordero sin defecto y que la sangre del cordero se pusiera sobre los dinteles de las puertas. Pues Dios pasaría matando a todo primogénito en Egipto, pero en la casa de los hebreos que tenían la sangre del cordero en los dinteles, Dios pasaría esas casas sin herir a los primogénitos judíos.   Exodo 12. Levítico 23 : 5.

Esta ordenanza ó rito de la pascua fue establecido por Dios para que los judíos recordaran que:

Dios pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios con muerte pero libró las casas de los judíos (Exodo 12 : 26 -27).

Para esta fiesta de Pascua, se debía sacrificar un cordero sin defecto el día 14 del mes de Nisan entre las dos tardes, entre la tarde en que comenzaba el día 14 y la tarde en que empezaba el día 15 del mes. Exodo 12 : 6, Levítico 23 : 5, Números 28 : 16.

Al cordero de la pascua no se le debía quebrar ningún hueso. Exodo 12 : 46

Fiesta de los panes sin levadura

Esta fiesta se puede interpretar como una fiesta aparte pero ligada con la fiesta de la pascua y de hecho entrelazada en fechas de celebración con la pascua.

El ordenamiento original está en Exodo 12 y Dios la establece para:

Que el pueblo judío recordara que ese mismo día que Jehová mató a los primogénitos Egipcios, Dios sacó al pueblo de Israel de Egipto. Exodo 12 : 17.

En esta fiesta ó rito los judíos debían comer durante 7 días panes sin levadura, empezando el día 14 del mes hasta el 21. Exodo 12 : 15 y 18.

Aunque en textos posteriores se señala que la fiesta de los panes sin levadura, como fiesta aparte de la Pascua pero a celebrarse el día inmediato después, debe empezar el día 15 del mes Levítico 23 : 6 Números 28 : 17

El primer día de los panes sin levadura era un día de fiesta solemne y día en que no estaba permitido trabajar, era día de reposo   Exodo 12 : 16, Levítico 23 : 6 – 7.

Es lógico que por ser la fiesta de los panes sin levadura una fiesta que iniciaba inmediatamente después al día de la Pascua, algunos la identificaran como la misma fiesta ó llamando a la fiesta de los panes sin levadura como la fiesta de la pascua.

Por ejemplo Marcos menciona las fiestas cada una por su nombre en Marcos 14 : 1, aunque luego se refiere al día de pascua, el día 14 del mes en que se sacrifica el cordero de pascua, como el primer día de panes sin levadura (Marcos 14 :12), pero por ejemplo Lucas en su evangelio se llega a referir a la fiesta de los panes sin levadura como la pascua (Lucas 22 : 1) que puede interpretarse ya sea como que escribió la fiesta de panes sin levadura llamada la pascua, ó conocida como la pascua.

Lo cual implica que en su época se podían referir a estas fiestas con el mismo nombre, lo cual es comprensible y razonable.

En nuestra época por ejemplo algunas personas se refieren a la fiesta de Nochebuena y Navidad con el nombre intercambiable y hablan de la cena de Navidad la noche del 24, cuando en sentido estricto la cena del 24 de diciembre es la víspera de Navidad ó Nochebuena.

Podemos comprobar que Lucas se refería así a estas fiestas pues en Lucas 22 : 7 dice : “cuando llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua”, al igual que Marcos 14 :12 : “El primer día de los panes sin levadura, cuando sacrificaban el cordero de pascua”, aunque como hemos visto, en realidad el día de pascua en el cual se sacrificaba el cordero era el día 14 del mes y el primer día de fiesta de panes sin levadura, el cual era un día de reposo, era el día siguiente, es decir el día 15 del mes.

Aaaa

La falta de días y contradicciones.

Escenario 1 – Jesús muere en viernes y ya está resucitado al amanecer del domingo.

La tradición religiosa de que Jesús fue crucificado el sexto día de la semana, que nosotros llamamos viernes se basa en que desde hace muchos años, muchas personas han leído los siguientes textos:

“Había un varón llamado José, de Arimatea, ciudad de Judea, el cual era miembro del concilio, varón bueno y justo.

 Este, que también esperaba el reino de Dios, y no había consentido en el acuerdo ni en los hechos de ellos,

 fue a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús.

 Y quitándolo, lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro abierto en una peña, en el cual aún no se había puesto a nadie.

 Era día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo” Lucas 23 : 50 – 54

Como el texto anterior señala, el día que Jesús murió era de preparación para comenzar un día de reposo, recordemos que el día judío de reposo comenzaba al oscurecer, se entiende entonces que Jesús fue puesto en la tumba antes del oscurecer de un día de reposo.

Se asume que siendo el día de reposo el séptimo de la semana, el sábado, entonces el texto anterior indica que Jesús fue crucificado y puesto en la tumba el viernes por la tarde.

Veamos otro texto:

“Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,

43 José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús.

44 Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto.

45 E informado por el centurión, dio el cuerpo a José,

46 el cual compró una sábana, y quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro”

Marcos 15 : 42 – 46

El versículo en Marcos 15 : 42, también señala que era día de preparación antes del día de reposo.

Con base en esos textos hubo y ha habido personas que se apresuraron a razonar que el día de reposo debía ser el séptimo día de la semana judía y que conocemos como sábado, el cual es de reposo, en el cual no se permite trabajar según la ordenanza judía (Exodo 20 : 9 -11 entre otros textos) y con base en los textos de Mateo 28 : 1, Marcos 16 : 2, Lucas 24 : 1 y Juan 20 : 1, que dicen que las mujeres fueron temprano a la tumba el primer día de la semana judía que conocemos como domingo, y por lo tanto con base en un razonamiento apresurado y una lectura superflua, muchas personas, desde hace muchos años, han estado pensando que:

Entonces Jesús fue crucificado el viernes y puesto antes del oscurecer del viernes (sexto día de semana) y previo al día de reposo sábado (séptimo día de semana) y resucitó el primero día de la semana, un domingo.

Watermark

Los problemas con este escenario son que:

De viernes en la tarde al amanecer del domingo NO HAY 3 días y 3 noches.

Del viernes en la tarde al domingo muy de mañana, de ninguna manera hay 3 días y 3 noches, que es lo que profetizó Jesús que estaría dentro de la tierra.

Incluso si contamos la noche del sábado como noche completa, aunque María llegó a la tumba estando aún oscuro (Juan 20 : 1) y el cuerpo de Jesús ya no estaba, sólo tendríamos la noche del viernes y la noche del sábado, sólo son 2 noches.

Y aún contando el viernes como día completo, y el día sábado, ya no se puede contar el domingo como día pues al amanecer ya no estaba en la tumba, sólo son 2 días.

Supongamos por un momento que Jesús murió a las 3 PM la tarde del viernes y entonces ya estaba resucitado al amanecer del domingo supongamos que cuando más tarde, a las 6 AM del domingo ya estaba resucitado, eso resulta en un periodo de 39 horas,

Muy lejos de llegar a las 72 horas que tienen 3 días (24 x 3 = 72), esas 39 horas no son ni siquiera 48 horas ó 2 días.

Retomando el ejemplo que puse antes, una persona nos renta una casa junto a la playa, y nos ofrece y cobra por 3 días completos y 3 noches completas, nos lo pone por escrito en un contrato firmado y nos cobra el precio de 3 días y 3 noches, quedamos de acuerdo en eso.

Pero cuando le pedimos las llaves para la casa de playa, nos dice que hay una condición.

Nos dice que no podemos ocupar la casa antes de las 3 PM del viernes y que la debemos dejar desocupada a más tardar a las 6 AM la mañana del domingo.

De tal forma que a pesar de lo que nos dijo y puso por escrito nos está dando sólo una noche completa y 1 día completo, faltando a lo que prometió en el contrato.

En ese caso seguramente que veríamos a tal persona como estafador y defraudador, y veríamos porque lo metieran a la cárcel.

De acuerdo con la precisión de las matemáticas no hay forma posible de que del viernes a las 3 PM al domingo a las 6 AM, haya 3 días completos y 3 noches completas.

Problema 2 – Contradicción en cuanto al día en que las mujeres compraron las especias y las prepararon.

El escenario de crucifixión en viernes presenta otro problema.

Ya vimos entonces que Jesús fue puesto en la tumba previo a un día de reposo.

Ahora veamos estos textos en los evangelios:

Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana el primer día de la semana vinieron al sepulcro ya salido el sol” Marcos 16 . 1 – 2.

Pero vea ahora:

“ Y las mujeres…..prepararon especias aromáticas y ungüentos ; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento” Lucas 23 : 56.

Vea la contradicción y problema:

El escenario de la crucifixión en viernes, crea una contradicción ya que ese escenario interpreta que cuando la historia de la crucifixión se refiere al día de reposo, se refiere siempre al séptimo día de la semana el sábado.

Con lo cual Marcos 16 :1 diría cuando pasó el sábado (tendría que ser ya que oscureció el sábado) las mujeres compraron especias, pero Lucas 23 : 56 significaría, que las mujeres compraron especias antes de que oscureciera el sábado, para poder observar el sábado de reposo.

Eso es una clara contradicción si consideramos el escenario de crucifixión en viernes.

Por lo tanto, el asumir que entre la crucifixión de Jesús y su resurrección hubo un solo día de reposo, crea un serio conflicto en lo narrado en estos textos.

Problema 3 – Es ilógico que las mujeres compraran las especias ya iniciada la noche del día de reposo, ó que las compraran estando aún oscuro el domingo.

Es ilógico que hubiera lugares que vendieran especias ya iniciado el día de reposo, ó el primer día de la semana cuando aún estaba oscuro.

Otro problema con el escenario de crucifixión en viernes es que las mujeres debían haber comprado y preparado las especias ya oscurecido en noche de viernes, lo cual no es lógico, pues la noche de viernes ya había empezado la noche de reposo del día séptimo, y esto además está contradiciendo el versículo de Lucas 23 : 56.

También es ilógico que pasado el día de reposo = sábado, y antes de ir a la tumba, pudieran comprar las especias, pues esto significaría que las tenían que comprar ya oscurecido el sábado y más ilógico pensar que esto fuera posible el domingo antes de las 6 AM, además como hemos visto, Juan 20 : 1 dice que María Magdalena llegó a la tumba cuando aún estaba oscuro, y la tumba estaba ya vacía, razonando que era prácticamente imposible que hubiera comprado las especias en la madrugada y prepararlas, así que el escenario de crucifixión en viernes implicaría que María llegó a la tumba sin especias, y si llegaba a la tumba vacía, era ilógico que se fuera por las otras mujeres para comprar especias la mañana del domingo si Jesús ya no estaba en la tumba, lo que si es lógico pensar es que María Magdalena llegó a la tumba sola y luego corrió por las otras mujeres para avisarles que Jesús ya no estaba en la tumba, ó las encontró ya viniendo a la tumba, por eso en Juan 20 : 1 dice que llegó María sola cuando aún estaba oscuro y ya que regresó con las otras mujeres a la tumba, ya estaba la luz del día como narra Marcos 16 :2 diciendo que cuando llegaron las mujeres (plural) ya había salido el sol, cosa que va de acuerdo al relato de Mateo y de Lucas también.

Watermark

La clave de la aclaración – No sólo el sábado era día de reposo.

La clave para entender la cronología precisa en la crucifixión de Jesús, está en el siguiente texto:

“Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí” Juan 19 : 31

Este texto señala que el día posterior a la crucifixión de Jesús, no era un día de reposo normal, no se trataba del reposo semanal del séptimo día de la semana, sábado, sino era un día de reposo de fiesta solemne.

Como vimos anteriormente, el día posterior al día 14 de mes, día de pascua, era día 15, el primer día de fiesta de panes sin levadura y era un día de fiesta solemne el cual era de reposo y no estaba permitido trabajar (Levítico 23 : 4 – 7).

Estas son las fiestas solemnes de Jehová…..

En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová.

Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová, siete días comeréis panes sin levadura. El primer día tendréis santa convocación, ningún trabajo de siervos haréis” Levítico 23 : 4 – 7

Por lo tanto la semana en que se celebraba la pascua podía tener más de un día de reposo, podía tener el día de reposo solemne del primer día de panes sin levadura y además el día de reposo semanal, es decir el séptimo día de semana, sábado.

Otra clave importante en Mateo 28 : 1

Otra clave para ver la cronología precisa está en el texto de Mateo 28 : 1, ya que en el original griego dice opse de sabbaton, que debe traducirse:

Pasados los días de reposo, al amanecer del primer día de la semana…..” pero desgraciadamente la gran mayoría de traducciones de la Biblia no han acertado en hacer la traducción precisa,

Este versículo confirma que esa semana en que Jesús fue crucificado tuvo más de un día de reposo y que fue después de esos días de reposo (plural) que las mujeres fueron a la tumba el primer día de la semana.

Es cierto que el uso del griego sabbaton es interesante, pero la mayoría de las traducciones del nuevo testamento al español ( e inglés) no han cuidado ese aspecto, y esta precisión de la traducción de Mateo 28 : 1 con sábados en plural, no la encontrará si se limita a una concordancia strong, ni la encontrará en los comentarios bíblicos de reconocidos autores en sus caros libros de hasta 1,000 páginas de comentarios bíblicos solamente sobre el evangelio de Mateo.

Para entender ésta cronología de la crucifixión de Jesús, es necesario el conocimiento de los textos bíblicos, en cuanto a la profecía de Jesús, las ordenanzas judías bíblicas y un muy poquito del griego utilizado en Mateo 28 : 1.

Aaaa

Ahora este entendimiento de las fiestas judías nos permite deducir el siguiente escenario:

Escenario 2 – Jesús es crucificado y muere en miércoles y ya está resucitado la mañana del domingo.

Recuerde que el día judío comienza al oscurecer de un día nuestro y concluye al oscurecer del día siguiente, ésto ocurrió el mes de Nisán, también conocido como Abib.

Esta es la cronología de la pasión de Jesús el Cristo, con base en un estudio detallado de los textos bíblicos:

Día 9 del mes, de día – Viernes de día – Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén

Seis días antes de la pascua estaba en Betania (Juan 12 :1) y al día siguiente, 5 días antes de la pascua entra a Jerusalén (Juan 12 : 12 – 15).

Recordemos que Jesús iba diario al templo de Jerusalén para enseñar, durante éstos días previos a la crucifixión, Jesús estaba entrando a diario a Jerusalén para ir al templo a enseñar (Lucas 19 : 47).

La entrada del viernes, es una entrada triunfal sobre un solo pollino (un solo animal) y está relatada en Marcos 11 : 5 – 10, Lucas 19 : 33 – 40, Juan 12 : 12 – 15.

Ese día Jesús llora por Jerusalén y juzga y profetiza su destrucción (Lucas 19 : 41 -44).

Antes de que caiga la noche, Jesús y los doce salen de Jerusalén hacia Betania “Y entró Jesús en Jerusalén, y en el templo y habiendo mirado alrededor todas las cosas, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce” Marcos 11 : 11.

Día 10 del mes de noche – Sabado de noche – Jesús pernocta en Betania

Jesús y los doce pasan la noche en Betania

Día 10 del mes de día – Sábado de día – Jesús entra nuevamente a Jerusalén y limpia el templo.

Jesús y los doce salen de Betania hacia Jerusalén

“Y al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre” Marcos 11 : 12.

Este día hay una entrada similar de Jesús a Jerusalén, pero éste día entra utilizando dos animales, una asna y un pollino.

El relato está en Mateo 21 : 1 -17, y se menciona específicamente que hubo dos animales, la asna y el pollino, para que se cumpliera la profecía de Zacarías 9 . 9 (un estudio detallado de Zacarías 9 : 9 concluye que habla de dos animales).

El evento de la entrada es similar al del día anterior, pero el pasaje de Marcos 11 : 11 -12, deja claro que esto ocurrió el día posterior a la entrada triunfal del día anterior.

Es este sábado día 10 del mes en que Jesús limpia el templo de vendedores, esto es una ilustración de que estaba limpiando y santificando el templo pues era el día en que se seleccionaban los corderos de la pascua, y Jesús simbolizando al cordero de la pascua era escogido ese día 10 del mes de Nisán.

“El día 10 de este mes tómese cada uno un cordero, según las familias….” Exodo 12 : 13.

El relato de cuando Jesús limpia el templo, echando fuera a los vendedores está en Mateo 21 : 12 – 17, Marcos 11 : 15 – 19 y Lucas 19 : 45 – 47.

Antes de caer la noche, Jesús salió de Jerusalén, para ir nuevamente a Betania.

“Y dejándolos, salió fuera de la ciudad a Betania y posó allí” Mateo 21 : 17.

“Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad” Marcos 11 : 19

Así que tenemos en palabra de Marcos y Mateo que Jesús estuvo pasando las noches previas a su crucifixión en Betania, ya que Lucas (21 : 37) dice que Jesús pasaba la noche en el monte de los Olivos, que no se puede interpretar como Betania aún y cuando esetá en el área del monte de los Olivos, ya que Lucas 22 : 39 usa monte de los Olivos para referirse al Getsemaní, pues Lucas no usa ese Arameismo. Por tanto Lucas se equivocó ó confundió (en Lucas 21 :37) el lugar donde Jesús fue arrestado (Getsemaní) con el lugar donde Jesús estuvo pernoctando las noches previas a su crucifixión. Lucas 22 : 39 se refiere a que Jesús tenía por costumbre ir a Getsemaní con sus discípulos y es debido a tal costumbre que, como señala Juan 18 : 2, Judas conocía el lugar donde Jesús estaría reunido con los discípulos, el hecho de que el Getsemaní sea mencionado por Lucas (22 : 39) como monte de los Olivos hace sentido pues Getsemaní esta en la ladera del lado oeste del monte de los Olivos, aún dentro de los límites de la gran Jerusalén la cual no se podía abandonar durante la noche de Pascua, del 14 al 15 de Nisan.

Día 14 del mes, de noche – Martes por la noche – Jesús cena la pascua

Día 14 del mes siendo de día – Miércoles de día – Jesús es crucificado, los corderos de pascua son sacrificados en el templo.

Las autoridades judías están por cenar la pascua el día 15 en la noche (noche del miércoles) y por eso no quieren entrar al pretorio para no contaminarse (Juan 18 :28). Jesús entrega el espíritu y es puesto en la tumba antes del oscurecer, antes de que empiece el día solemne de reposo de panes sin levadura.

Día 15 de noche – Miércoles de noche – Empieza el día de reposo solemne de primer día de panes sin levadura, ya no está permitido trabajar

Día 15 de día – Jueves de día – Continúa el día de reposo solemne de primer día de panes, no se permite trabajo. Se ponen guardias romanos en la tumba.

Día 16 de noche – Jueves de noche – Segundo día de panes inicia

Día 16 de día – Viernes de día – Se permite trabajo, ya pasó el primer día de reposo y las mujeres compran especias y las preparan, pero el día siguiente es día de reposo semanal. Esto valida tanto Marcos 16 :1 como Lucas 23 : 56 eliminando la aparente contradicción.

Día 17 de noche – Viernes de noche – Comienza el día de reposo semanal, correspondiente al séptimo día = sábado

Día 17 de día – Sábado de día – Continúa el día de reposo semanal, sábado, no está permitido el trabajo.

Día 18 de noche – Sábado de noche – Aún estando oscuro, llega María Magdalena a la tumba y la encuentra vacía, es lógico que llevara sus especias que compró y preparó el viernes.

Día 18 de día – Domingo de día – Ya estando la luz del sol María regresa con las demás mujeres para mostrarles la tumba vacía. Jesús resucitado se le aparece a María pero le dice que no lo toque pues él no ha subido aún al Padre.

Watermark

 La cronología de crucifixión de Jesús con la crucifixión, muerte y Jesús puesto en la tumba el miércoles en la tarde y Jesús ya resucitado la mañana del domingo cumple con lo siguiente:

Jesús realmente estuvo en la tumba 3 días y 3 noches completos

De acuerdo con esa cronología con bases bíblicas, Jesús murió antes del oscurecer del miércoles día 14 del mes (día cuarto de la semana) y resucitó antes de salir la luz del sol del domingo primer día de la semana, con lo cual estuvo en la tumba, la noche completa del miércoles, la noche completa del jueves y la noche completa del viernes, en total 3 noches completas y estuvo en la tumba 3 días (ó períodos de luz completos) , todo el jueves de día, todo el viernes de día, todo el sábado de luz de día, cumpliendo así con su profecía de estar dentro de la tierra 3 días y 3 noches y de resucitar después de 3 días.

Aún si consideramos que haya muerto y haya sido puesto en la tumba digamos incluso tan tarde como a las 5 de la tarde del miércoles y contamos 72 horas, las 72 horas ó 3 días completos de 24 horas se habrían cumplido a las 5 de la tarde del sábado, con lo cual habría cumplido con resucitar pasados 3 días completos (de 24 horas) y resucitar al tercer día después del que murió.

Fue precisamente porque Jesús estuvo en la tumba tres días completos y tres noches completas, tres días completos de 24 horas cada uno, y fue porque los discípulos de Jesús sabían matemáticas básicas, como para contar hasta tres, y fue porque Jesús profetizó específicamente que tendrían la señal de Jonás de estar en el interior de la tierra tres días y tres noches y de profetizar que resucitaría al tercer día, fue por todo eso que después de que Jesús resucitó, los discípulos se acordaron de lo que Jesús había profetizado y creyeron la Escritura y lo que Jesús había dicho, como lo señala el siguiente texto bíblico:

“Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?

Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

Dijeron los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Más él hablaba del templo de su cuerpo.

Por tanto cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto, y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho” Juan 2 : 17 22.

Más adelante veremos con más detalle el horario de la crucifixión.

Jesús fue crucificado el día 14 del mes, el mismo día que se sacrificaba el cordero sin defecto de la pascua.

Simbolizando que Jesús es el cordero de Dios, incluyendo que así como al cordero de pascua no se le debía quebrar ningún hueso, tampoco a Jesús se le quebró ningún hueso (véase Exodo 12 : 46 y Juan 19 : 33 entre otros textos).

El sacrificio de la pascua era el inicio de la fiesta judía que les recordaría a los judíos que Dios los sacó de la esclavitud en Egipto, y a los cristianos el sacrificio del cordero de Dios, de Jesús nos libera de la esclavitud del pecado.

Jesús estaba siendo crucificado alrededor del mismo horario en que los corderos para la cena de pascua eran sacrificados en el templo.

Jesús fue prendido y sacrificado en la cruz el día de la pascua, el día del sacrificio de los corderos sin mancha de la pascua, pues Jesús es el Cordero de Dios sin mancha, y ésta fecha fue escogida por Dios precisamente por su significado y simbolismo, esto a pesar de que los líderes religiosos no habían querido prenderlo y crucificarlo en el día de la pascua.

Pues Dios y Jesús fueron quienes eligieron la fecha de su sacrificio, pues su autoridad estaba obviamente por encima de los deseos y planes de los líderes religiosos de Israel.

“Dos días después era la pascua, y la fiesta de los panes sin levadura y buscaban los principales sacerdotes y los escribas como prenderlo por engaño y matarle.

Y decían: No durante la fiesta, para que no se haga alboroto del pueblo” Marcos 14 : 1 – 2.

Existe una secuencia lógica entre los dos días de reposo y las mujeres comprando las especias.

En esta secuencia de eventos con base bíblica hace perfecto sentido cronológico que las mujeres compraron las especias luego del día de reposo (solemne del primer día de panes) según Marcos 16 : 1 y se prepararon porque el día siguiente también era día de reposo (el reposo semanal del séptimo día de la semana – sábado) como señala Lucas 23 : 56

Esta cronología también aclara que no existe contradicción entre los versículos de Marcos 16 : 1 y Mateo 28 :1 en el texto original en griego.

Esto es porque el texto en Marcos 16 :1 señala “cuando pasó el día de reposo” que en el original griego aparece como singular (sabbatou) y porque en Mateo 28 : 1 señala que pasados los días de reposo – en plural (original griego sabbaton), las mujeres fueron a la tumba.

De tal forma que los textos en original griego muestran que marcos 16 :1 se refiere a que pasado el día de reposo en singular, es decir pasado el día de reposo solemne de primer día de panes que fue jueves, las mujeres fueron a comprar especias el viernes, pero Mateo 28 :1 que traduciendo el original griego dice pasados los días de reposo en plural, se refiere a que pasado tanto el día de reposo solemne del jueves y el día de reposo semanal, sábado, entonces las mujeres fueron el primer día de semana domingo a la tumba.

Esta cronología muestra que Jesús cenó la pascua al inicio del día judío 14 y los demás judíos cenaron la pascua al acabar el día 14 e iniciar el 15.

Jesús ceno la pascua al iniciar el día 14 judío, la noche del martes, y los religiosos judíos no habían cenado la pascua el día 14 miércoles temprano, por eso no quisieron entrar al pretorio, querían guardar su rito religioso de no contaminarse entrando al pretorio y así poder cenar la pascua con la conciencia tranquila de no haberse contaminado en el pretorio, aún y cuando estaban pidiendo que se crucificara y matara a Jesús en quien no se halló ninguna culpa ni delito.

Pero para Dios es más importante un corazón puro y una persona que no peca, que una persona que cumple ritos religiosos pero comete pecados.

Esto es lo narrado así:

“Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y así poder comer la pascua” Juan 18 : 28.

Jesús ya resucitado se presenta ante el Padre como primeros frutos justo en el día de la fiesta de mecer la gavilla.

Esta cronología nos muestra que Jesús ya estaba resucitado la mañana del domingo, y cuando se le presentó a María Magdalena, aún no subía al cielo con Dios Padre.

“Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre, mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios” Juan 20 : 17.

Las ordenanzas judías bíblicas establecían una fiesta en la que las personas debían llevar una gavilla de su cosecha, de las primicias de sus primeros frutos y el sacerdote debía mecer esa gavilla el día posterior al sábado después de pascua. El sacerdote debía mecer esa gavilla de primeros frutos delante de Dios para que el que presentó la ofrenda fuera aceptado por Dios (Véase Levítico 23 : 9 – 11).

Así que el mismo día en que la ordenanza judía tenía al sacerdote meciendo la gavilla ante Dios para que la gente fuera aceptada por Dios, Jesús resucitado se presenta ante Dios Padre en el cielo para que fueran aceptados por Dios los santos previos a su muerte y los que crean en Jesús el Cristo.

Por esto el apóstol Pablo dice:

“Más ahora Cristo ha resucitado de los muertos, primicias de los que durmieron es hecho” 1ª Corintios 15 : 20.

Así que Jesús el Cristo resucitado se presentó a Dios Padre como primicias y primeros frutos, para que seamos aceptados por Dios Padre los que creemos en Jesús Cristo.

A reserva de un comentario posterior más extenso sobre lo que se entiende que Jesús hizo durante esos tres días con base en otros pasajes bíblicos, podría comentar que una vez que Jesús se presenta resucitado ante el Padre en el cielo, es que los santos que estaban en el paraíso en el interior de la tierra frente al infierno (véase Lucas 16 : 19 – 31) salieron del paraíso en el interior de la tierra haciendo una escala en Jerusalén, de camino al cielo, ya que habiéndose presentado Jesús como primicias, ya los santos pueden ser aceptados por Dios Padre en el cielo, ya que tenemos este texto:

“Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron, y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él (Jesús) (Lucas 23 : 43) vinieron a la santa ciudad y aparecieron a muchos” Mateo 27 : 53.

Con esto haría sentido que el ladrón crucificado junto a Jesús, que creyó en él, tal y como le dijo Jesús, ese mismo día estaría con Jesús en el paraíso (no en el cielo) pero luego que Jesús resucitó y fue primicias ante Dios, aquéllos que estaban en el paraíso en el interior de la tierra ya podían ir al cielo ante la presencia de Dios. En ese entendido, el paraíso sería el lugar al cual iban los santos antes de la resurrección de Jesús, no era ningún purgatorio ni lugar intermedio, sólo había paraíso para los santos e infierno para los pecadores.

Fecha correcta para mecer la gavilla.

En cuanto a la fecha de la fiesta de primicias y de mecer la gavilla ante Dios, se dice existían dos interpretaciones, una que se entiende sostenían los fariseos en cuanto a que dicha fiesta debía ser el día posterior al descanso solemne de panes y los saduceos decían que debía ser posterior al día de descanso semanal (día séptimo de semana), el sábado posterior a la pascua.

La fecha correcta es posterior al día de descanso semanal, sábado posterior a la pascua, ya que sólo esa fecha de celebración permite una exactitud para que contando después del sábado posterior a mecer la gavilla, sean 7 semanas completas, justo en sábado, siendo ese día el día 49 a partir de que se empezó a contar.

Y entonces se cumpla con el ordenamiento de la siguiente fecha de fiesta.

Ya que la ordenanza dice que posterior al día de descanso (sábado) y desde el día domingo en que se ofrece y mece la gavilla se deben contar siete semanas completas para que se llegue al séptimo sábado y el día justo posterior al séptimo sábado de siete semanas completas, se llegue al día 50 que será la fecha de la siguiente fiesta.

El apóstol Pablo aunque fue fariseo en su época (Filipenses 3 : 5), si entendió el simbolismo de que Jesús resucitado haya sido primicias de frutos justo en el día de la fiesta de primicias.

Por eso anticipé que este estudio se basa en las fiestas conforme a la escritura bíblica y no en las tradiciones religiosas judías orales y escritas las cuales llegan a diferir del texto bíblico.

Incluso algunos judíos actualmente confunden la fiesta de primeros frutos de Levítico 23 (reshit katzir) con la de Números 28 (bikurim).

El día 50 contado desde la fiesta de mecer los primeros frutos era otra fiesta judía.

El día de Pentecostés y el Espíritu Santo.

Ese día 50 contado a partir de la fiesta mencionada en la sección anterior ese quincuagésimo día se celebraba otra fiesta judía.

Ese día de Pentecostés (la palabra viene del griego para decir cincuenta) posterior a la resurrección de Jesús, fue el día en que estaban reunidos los apóstoles y los seguidores de Jesús, y todos ellos fueron llenos del Espíritu Santo.

Jesús había anticipado a los apóstoles que recibirían el bautismo del Espíritu Santo, el bautismo del Espíritu Santo es bíblico y aún vigente:

“Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mi.

Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” Hechos 1: 4 – 5

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.

Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;

y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” Hechos 2 : 1 – 4

Watermark

Algunos otros datos

La hora de la muerte de Jesús.

Para esto hay que recordar que en los tiempos antiguos, el sistema para medir las horas del día dividía las horas de luz del día en 12 periodos.

“Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo”. Juan 11 : 9.

Aunque dependiendo de la ubicación de la ciudad y la época del año, habría días que tendrían más de 12 horas de luz y días con menos de 12 horas de luz.

Los primeros relojes de sol tenían una sombra proyectada sobre una superficie marcada con doce espacios.

Así que la primera hora del día, era la primera hora de luz en el día, digamos entre las 6 AM y las 7 AM, que era en el reloj solar, el primero de 12 espacios, y eso suponiendo que el sol saliera a las 6 AM en punto, ya que si debido a la ubicación de la ciudad y la época del año, el sol salía a las 6 : 30 AM, entonces la primera hora sería entre las 6 : 30 AM y las 7 : 30 AM, la segunda hora de luz del día sería entre las 7 : 30 AM y las 8 : 30 AM.

De tal forma que no es nada fácil hacer una conversión precisa de la hora en aquélla época en Jerusalén a nuestras horas usadas hoy en día.

La antigua literatura romana, muestra sin lugar a dudas que cuando se referían a la hora primera, segunda, tercera, etc, se referían a la hora que estaba en curso y no a la hora ya cumplida.

De tal forma que la expresión ocurrió a la primera hora, sería en el supuesto de que el sol saliera a las 6 AM, el periodo de tiempo entre las 6 AM y las 7 AM, entonces la tercera hora sería el periodo de tiempo entre las 8 y 9 AM, la sexta hora el periodo de tiempo entre las 11 AM y las 12 del medio día, y la novena hora sería el periodo de tiempo entre las 2 PM y 3 PM.

Esos antiguos relojes solares no permitían conocer con precisión la hora, y de ninguna forma marcaban los minutos.

Obviamente no era como ahora que toda persona podía ir cargando su reloj digital, las personas tenían que referirse a un reloj solar en algún lugar público para saber la hora, y no podían estar continuamente conscientes de la hora exacta, tenían que calcular con referencia a la última vez que vieron el reloj ó hacer un cálculo según las sombras y seguramente no todas las personas eran buenas en éstos cálculos.

La crucifixión de Jesús y la oscuridad que cubrió la tierra desde la hora sexta a la novena.

Los textos en los evangelios dicen que Jesús ya estaba en la cruz para cuando era la hora sexta, es decir aproximadamente entre las 11 de la mañana y las 12 del medio día y que a esa hora vino una oscuridad, que duró hasta la hora novena, que sería entre las 2 y 3 PM.

Veamos los textos en los evangelios que se refieren a ese acontecimiento.

“Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena” Mateo 27 : 45.

“Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena” Marcos 15 : 33.

“Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena” Lucas 23 : 44.

El evangelio de Juan no se refiere a esta oscuridad y menciona algo que se aprecia como contradictorio a la hora de crucifixión señalada en el evangelio de Marcos, pero antes de eso, veamos otro reporte sobre la oscuridad que vino sobre la tierra.

Reporte ó testimonio de otra persona sobre oscuridad anormal durante el día.

Phlegon de Tralles un escritor griego da un reporte, que fue preservado en la Crónica traducida al latín por Eusebius.

A continuación su reporte en el latín de la obra mencionada y abajo una traducción al español:

Iesus Christus, secundum prophetias quae de eo fuerant praelocutae, ad passionem venit anno Tiberii XVIII, quo tempore etiam in aliis ethnicorum commentariis haec ad verbum scripta repperimus: Solis facta defectio, Bithynia terrae motum concussa, et in urbe Nicaea aedes plurimae corruerunt, quae omnia his congruunt quae in passione salvatoris acciderant. scribit vero super his et Flego, qui olympiadarum egregius supputator est, in XIII libro ita dicens

Jesus cristo, de acuerdo con profecías que se habían dicho de antes, vino a su pasión en el decimooctavo año de Tiberius, al tiempo que también encontramos estas cosas escritas verbatim en otros comentarios de los gentiles, que un eclipse de sol ocurrió, Bithynia fue sacudidad por un temblor, y en la ciudad de Nicaea muchos edificios se colapsaron, todo lo cual coincide con lo que pasó en la pasión del salvador. Ciertamente Phlegon, quien es un excelente calculador de Olimpiadas, escribe de estas cosas, escribiendo así en su décimo tercer libro:

Este es el testimonio de Phlegon:

Quarto autem anno CCII olympiadis magna et excellens inter omnes quae ante eam acciderant defectio solis facta; dies hora sexta ita in tenebrosam noctem versus ut stellae in caelo visae sint terraeque motus in Bithynia Nicae[n]ae urbis multas aedes subverterit.

En el cuarto año, de la Olimpiada 202, un eclipse de sol ocurrió, más grande y excelente que ninguno ocurrido antes, a la hora sexta, el día se volvió en noche oscura, y las estrellas se podían ver en el cielo, y un temblor en Bithynia derribó muchos edificios de la ciudad de Nicaea.

Abajo el testimonio de Phlegon marcado con rojo.

phlegon de tralles testimony

Con base en el relato de Phelgon de Tralles, tenemos un testimonio ajeno a los evangelistas, ajeno a los judíos, es el testimonio de un escritor griego de la misma época, y que señala:

Que un día a la hora sexta el día se convirtió en oscuridad a tal grado que se veían las estrellas, además de un temblor fuerte.

Menciona el año, pero no la fecha, sin embargo menciona que fue algo nunca antes ocurrido y vemos que la oscuridad a la sexta hora coincide con los 3 evangelios anteriormente mencionados

Sin embargo aunque Phlegon atribuye la oscuridad en pleno día a un eclipse de sol, esto no pudo haber sido pues el calendario judío es lunar y nisan 14 es luna llena. Un eclipse que convirtiera el día en oscuridad sólo puede ocurrir cuando la luna está entre el sol y la tierra, pero no el día en que en la noche se ve luna llena, que es cuando la tierra está entre el sol y la luna.

Watermark

La hora de crucifixión y contradicción con el evangelio de Juan.

Entonces tenemos que según los 3 evangelios anteriores Jesús ya estaba crucificado para la hora sexta del día, es decir el sexto periodo de luz del día, lo cual sería entre las 11 de la mañana y las 12 del medio día, recordemos que hora sexta no se refiere a una hora y minutos exactos sino a la sexta hora en que había luz de día, y era el sexto espacio en la superficie de un reloj solar.

Así que para estar Jesús en la cruz a la hora sexta, tenía que haber sido crucificado antes, tenemos un reporte de Marcos en el que señala que a la hora tercera Jesús fue crucificado:

“Era la hora tercera cuando le crucificaron” Marcos 15 : 25.

Lo cual sería que a la tercera hora de luz del día, digamos entre las 8 y 9 de la mañana lo crucificaron.

Pero esto parece contradecir a un reporte de Juan:

“Era la preparación de la pascua y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: He aquí vuestro rey” Juan 19 : 14.

Ese texto se refiere a cuando Jesús estaba con Pilato.

Si Jesús estaba con Pilato a la hora sexta, no pudo haber sido crucificado a la hora tercera, como dice Marcos y no podía estar ya en la cruz por un tiempo para que a la hora sexta, ya estando en la cruz, viniera oscuridad sobre la tierra.

He leído que algunas personas han querido reconciliar este texto, diciendo que el apóstol Juan usaba un horario romano tipo moderno en el que la sexta hora sería las 6 AM, pero una investigación cuidadosa, diligente y honesta hallará que no existía tal cosa.

Revisando la antigua literatura romana, se encuentran muchos ejemplos de que el sistema para medir la hora del día, era el mismo empleado por los judíos y griegos, con base en luz solar y relojes solares, dividiendo la luz del día en 12 segmentos ó periodos, así que si el sol salía a las 6 AM la primera hora era entre las 6 y 7 AM, pero si el sol salía a las 5 : 38 AM, la primera hora sería entre las 5 : 38 y 6 :38 AM, si el sol salía a las 6 : 40 AM, la primera hora sería entre las 6 : 40 AM y las 7 : 40 AM, y eso suponiendo fueran 12 horas exactas de luz del día, pues si el día tenía más de 12 horas ó menos, nuestro supuesto para conversión cambiaría.

Leí que algunas personas trataban de reconciliar el horario señalado en el evangelio de Juan, diciendo que Juan escribió enfocado a los griegos y que los griegos usaban el sistema actual de horas, con lo que la sexta hora serían las 6 AM, pero tampoco es cierto que los griegos usaran ese sistema en aquélla época.

Por ejemplo Plutarco (griego) en su obra sobre Catón el más joven (romano) escribe:

“Pero Deiotarus el Gálata envió por Cato, siendo ahora un hombre viejo y y deseando encomendar a su protección a sus hijos y su familia. Cuando Catón llegó, sin embargo, Deiotarus le ofreció regalos de todo tipo, y tentándolo en toda forma tanto lo exasperó que aunque había llegado tarde en el día y apenas pasó la noche, al siguiente día aproximadamente a la tercera hora se fue. Sin embargo, después de proceder un día de camino, encontró en Pessinus encontró más regalos que los que dejó atrás y una cargta del Gálata rogándole…..”

Se puede entender de esta descripción que cuando se habla de la tercera hora es durante la luz de día al inicio del día y no las 3 AM en la oscuridad de la noche, hace sentido que emprendió su camino temprano ya iniciado el día y es ilógico que hubiera emprendido camino a las 3 AM.

Veamos otro ejemplo en antigua literatura romana:

“Después de enero 1, nadie manejará un carro en las calles de Roma ó en aquéllas calles en los suburbios donde exista vivienda continua, después del salir del sol y antes de la décima hora del día. Excepto lo que sea apropiado para la transportación e importación de material para construir templos a los dioses inmortales, ó para trabajos públicos, ó para retirar la basura de la ciudad de los edificios para demolición. Para éstos propósitos se dará permiso en esta ley para personas específicas que manejen carros por las razones mencionadas” –  Ley del César de las Municipalidades – Año 44 antes de Cristo.

Es lógico concluir que esa ley se refiere a que no debían conducirse carros, en calles después del amanecer y no antes de la hora décima del día, que sería ya casi al caer la oscuridad, terminando una jornada normal de día, entre las 3 y 4 PM, para que casi todo el día estuviera prohibida la circulación de carros en zonas habitadas, donde la gran mayoría de habitantes se movían a pie desde el amanecer hasta ya empezando a caer la tarde y los carros podrían causar accidentes, sería ilógico que con ese fin sólo se prohibiera la circulación del amanecer a las 10 AM.

Hay muchos más ejemplos de esto.

Por lo cual después de hacer una investigación al respecto, no se puede concluir como válido que Juan utilizó un sistema de horario como el nuestro.

Teniendo los 3 testimonios de los otros evangelios, sobre la hora sexta en que Jesús ya estaba crucificado y vino la oscuridad sobre la tierra, y además el testimonio independiente antes mencionado también coincidiendo en que a la sexta hora vino oscuridad sobre la tierra como nunca antes ocurrió, entiendo que dicho testimonio se refiere al evento en la crucifixión de Jesús, y por lo tanto dan un reporte más confiable en cuanto a la hora de la crucifixión y muerte de Jesús, con lo cual puedo concluir que Juan no era preciso en su cálculo de la hora.

Además cada lector sacará sus propias conclusiones, y el mensaje del evangelio llama a creer en Jesús, y no a atinarle a la hora de su crucifixión.

Los evangelios dicen entonces que la oscuridad duró hasta la hora novena y Jesús entregó el espíritu aproximadamente a la hora novena.

Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, clamando a gran voz….Dios mío porque me has desamparado? Uno de los que estaba allí tomó una esponja y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, de dio a beber. Más Jesús habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu” Mateo 27 : 46 -50

“Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz….Dios mío, Dios mío ¿por qué me has desamparado?”

Marcos 15 : 34.

Lo importante del relato es que aproximadamente en la hora novena Jesús entregó el espíritu, pero el relato no significa que Jesús murió a las 3 PM en punto.

La hora novena, y suponiendo que el sol salió ese día a las 6 AM en punto habría sido el noveno periodo de luz de sol entre las 2 y 3 PM y siempre y cuando ese día hubiera 12 horas justas de luz solar.

Y si ese día el sol hubiera salido a las 5 : 30 AM, la novena hora sería el periódo entre la 1 : 30 PM y las 2 : 30 PM, suponiendo 12 horas de sol exactas.

Porque siendo más precisos si ese día hubiera más de 12 horas de sol, el cálculo exacto sería distinto.

Porque si por ejemplo ese día hubieran 13 horas y 38 minutos de luz de sol, entonces cada doceavo de día, ó cada hora de la época, hubiera sido de 68 minutos nuestros y fracción.

Por tanto no se puede decir a qué hora exacta murió Jesús.

Aaaa

En qué año murió Jesús

Consultando el software actual para reconstruir esos calendarios antiguos, sólo encontré entre el años 25 y 37, 3 años en los cuales el inicio de Nisan 14 comenzó en miércoles por la noche, y se trata de los años 27, 30 y 37.

Me inclino a pensar que fue en el año 30 cuando Jesús fue crucificado y resucitó.

En este calculador en línea de fases lunares se puede ver que el 5 de abril (nisan 14) del año 30 había luna llena (viendo abril 5 año 30 tiempo UT -universal time, considerando Israel estaría 2 horas antes del UT).

Esto implica que las probabilidades de que Jesús haya sido crucificado justo en un día que era la pascua, para que justo al cabo de 3 días completos, se presentara resucitado ante Dios Padre como primeros frutos justo el día de fiesta de primeros frutos, posterior al sábado, era una muy baja probabilidad de ocurrir por casualidad, las fechas que permitían tal precisión sólo se dieron 3 veces a lo largo del periodo de 12 años que investigué.

Es interesante si se considera entonces que Jesús fue crucificado en tal fecha 5 de abril del año 30 (D.C.), que según otro cálculo actual con el uso de programas de cómputo astronómicos y considerando como base la posición de los astros señalados en Apocalipsis 12, resulta en que sólo durante un muy breve periódo de tiempo existió tal posición de los astros la noche del 11 de Septiembre del año 3 antes de Cristo, lo cual indicaría entonces que Jesús nació el 11 de septiembre del año 3 antes de Cristo, es decir, la luna nueva del inicio del mes de Tishrei, el inicio del nuevo año, Rosh HaShana, fiesta de trompetas, lo cual tiene otros significados importantes que requerirían un estudio aparte.

Conclusiones:

Lo que he podido concluir de este estudio e investigación es lo siguiente:

–          Jesús cumplió con su profecía y estuvo enterrado 3 días completos y 3 noches completas, por lo cual demostró ser verdaderamente quien dijo ser, el enviado de Dios.

–          La tradición religiosa y muchos escolares bíblicos no han hecho un estudio e investigación diligente de los textos bíblicos, con la consecuente mal interpretación y han argumentado una cronología con crucifixión y muerte de Jesús en viernes, que no pasa la prueba básica de aritmética, con lo cual muestran incorrectamente a un Jesús que no cumplió su profecía.

–          La cronología en la muerte y resurrección de Jesús, coincidió con la celebración de fiestas judías, de lo cual se puede interpretar que no fue mera casualidad que Jesús a quien se identificó como el cordero de Dios, haya sido sacrificado el mismo día en que la fiesta judía sacrificaba los corderos de la pascua, Jesús el Cristo ya resucitado se presenta ante el Padre en el cielo, como sacerdote y primeros frutos para que los santos sean aceptados ante Dios, y esto lo hace el domingo, primer día de la semana, mismo día en que la fiesta judía tenía al sacerdote meciendo un manojo de primeros frutos ante Dios, para hacer a sus feligreses aceptados por Dios. El antiguo testamento mostraba sombras de Jesús el Salvador en las fiestas ordenadas por Dios, en el viejo pacto entre Dios e Israel, pacto que fue abolido, una vez que Jesús el Cristo trajo el nuevo pacto.

–          La hora de la muerte de Jesús que se narra fue aproximadamente dentro de la novena hora de luz de día, no significa que Jesús entregó el espíritu a las 3 PM en punto, sino en todo caso aproximadamente entre las 2 y 3 PM, si bien considero que este estudio ha mostrado evidencia de que Jesús cumplió su profecía de estar enterrado los 3 días y noches completas que él profetizó, es importante recordar que Dios ofrece la salvación por medio de creer en Jesús y no de poner tu fe en la hora exacta de su muerte y resurrección.

Dios es el Creador del Universo, es Santo y ünico, tiene perfección moral y ha dispuesto leyes morales en Su universo, Dios no pasa por alto la transgresión a sus leyes morales y Dios es el juez de todo el Universo a quien todo ser humano le tendrá que rendir cuentas de sus actos.

Toda persona al transgredir las leyes morales de Dios, al pecar, merece el castigo eterno y ser torturado sin fin en el lago de fuego y azufre, pero Dios en su misericordia dispuso que sea un inocente el que ocupe tu lugar, recibiendo muerte y la ira de Dios contra el pecador, el Señor Jesús, Dios hecho carne y hueso, ocupó el lugar del pecador muriendo como criminal en la cruz, siendo inocente y santo, derramando su sangre para expiar y limpiar el pecado de todo pecador.

Ve la gravedad de tu pecado contra Dios y el destino al cual te va a llevar, se pronto para arrepentirte de tus pecados, y cree en Jesús, para que tengas acceso a la misericordia de Dios, y a la salvación que El ha dispuesto para el pecador arrepentido que cree en Jesús. Si crees en Jesús, puedes tener acceso a la vida eterna que Dios ofrece, pero si no te arrepientes de tu pecado y no crees en Jesús, tu mismo tendrás que sufrir el justo y merecido castigo por transgredir las leyes de Dios, y por transgredir las leyes de la máxima autoridad del universo, el castigo correspondiente es tortura sin fin en el lago de fuego y azufre.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.   El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”   Juan 3 :  16 – 18

Arrepiéntete de tu pecado, porque la oportunidad de salvación está a tu alcance.

¿Crees en el Señor Jesús, Dios hecho carne y hueso, y que murió en tu lugar, para limpiar tu pecado?

AaaaWatermark

 


Estudio Bíblico Profundo sobre Sodoma y Gomorra.

Estudio Bíblico Profundo sobre Sodoma y Gomorra.

 

Sodoma y Gomorra – Ciudades en las que sus habitantes continuamente pecaban y fueron destruidas por Dios.

En este estudio bíblico sobre la historia de Sodoma y Gomorra, veremos las siguientes verdades bíblicas:

  • Dios es Santo y es juez de toda la tierra, como Dios santo Dios aborrece al pecador.
  • Dios trae calamidades sobre los pecadores.
  • Dios como juez justo y Dios santo no está obligado a tener misericordia, del pecador, sin embargo Dios en su amor llega a tener misericordia del pecador.
  • El pecador merece recibir de Dios el justo castigo por sus pecados contra Dios, pero Dios ha dispuesto un camino de salvación para el pecador.
  • Veremos además cuáles eran los pecados que abundaban en Sodoma y Gomorra.

Bases para entender este estudio.

Para poder entender mejor la historia de Sodoma y Gomorra, es importante sentar las bases y antecedentes sobre la realidad del mundo.

Dios es el creador del Universo, como Dios es santo y no puede obrar con maldad, puso leyes morales en el universo, como Dios es el creador, todos los seres humanos están sujetos a las leyes morales de Dios, les parezca bien ó no, y todos los seres humanos al morir, tendrán que rendir cuentas de sus actos ante Dios.

Dios es el juez de toda la tierra y universo, y como juez justo debe ejercer justicia, y puede castigar al pecador ya sea en vida y aún a la muerte del pecador Dios tiene el poder y autoridad para dar castigo eterno al pecador.

Esto tiene una implicación muy grave porque entonces todo ser humano tendría que vivir en completa santidad obedeciendo a Dios en todo, desde que el ser humano nace hasta que muera, ó de otra forma Dios tendrá que juzgarlo y castigarlo por sus pecados, con castigo sin fin a partir de la muerte del pecador.

Si Dios no juzga y castiga al pecador, entonces sería mal juez, nuevamente eso significa un gravísimo problema para todo ser humano, porque todo ser humano llega a pecar contra Dios.

Entonces como veremos más adelante, con más detalle Dios es santo, Dios es juez justo de toda la tierra, Dios aborrece al pecador y no lo deja sin castigo, Dios destruye ciudades con ira y furor por el pecado continuo de sus habitantes.

¿Entonces que posibilidad tiene un pecador actualmente de salvarse del castigo de Dios, cuando ese pecador muere?

Aaaa

Veamos por partes.

Dios es santo, Dios aborrece al pecador y Dios es juez justo de toda la tierra

 Dios es Santo.

“Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” 1ª Pedro 1 : 16.

Esta ley moral establecida por Dios es vigente aún bajo el nuevo pacto en la sangre de Jesús. Dios no obra maldades, cuando el castiga es con justicia, con justo juicio, y bajo las leyes morales de Dios los seres humanos debemos obedecerlo y no obrar maldad, lo cual se puede resumir como enseñó el Señor Jesús el Hijo de Dios en 2 mandamientos básicos:

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Mateo 22 : 37 -39.

Dios aborrece al pecador y es juez justo.

Veamos estos textos:

“Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días” Salmo 7 : 11

“Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

Desgraciadamente muchas veces los seres humanos no consideran que están viviendo en el mundo de Dios y bajo las leyes morales establecidas por El y que Dios es juez de toda la tierra y que tienen que rendirle cuentas algún día y continúan transgrediendo sus leyes, y muchas veces mientras no vean que Dios ejerce un juicio severo, siguen en sus malos caminos, veamos el siguiente texto:

“Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.

Se mostrará piedad al malvado, y no aprenderá justicia; en tierra de rectitud hará iniquidad, y no mirará a la majestad de Jehová. ”

Muchas personas se preguntan a su conveniencia, cuándo ven desgracias naturales ó gente pobre, que dónde está Dios, pero a su conveniencia, cuando están en pecado, en engaños, en inmoralidad, de ellos mismos ó viendo la de otros, entonces no se preguntan dónde está el juicio de Dios sobre los pecadores.

Aaaa

Sodoma y Gomorra sus habitantes viviendo en continuo y abundante pecado.

En las ciudades de Sodoma y Gomorra y otras aledañas, sus habitantes vivían en continuo y abundante pecado, sus actividades de maldad y pecado se habían agravado en extremo, al grado de que las injusticias cometidas por sus habitantes habían subido hasta Dios y Dios decidió destruir estas ciudades, es decir matar a los pecadores que habitaban en Sodoma y Gomorra, para acabar con estos pecadores que no tenían temor de Dios y estaban en continuo pecado. (Génesis 18 : 20 – 21).

Esto nos recuerda la historia cuando en tiempos de Noé la maldad de los humanos era abundante y Dios decidió destruir el mundo con un diluvio para matar a los humanos y salvar a Noé y su familia para empezar de nuevo.

Tanto en el caso de Sodoma y Gomorra, como en el diluvio de Noé, es de entender que también los niños y bebés que hubieran existido habrían muerto, y ésta muerte física sería por culpa de los padres y demás habitantes, que por sus pecados continuos trajeron el juicio y destrucción de Dios, sin embargo aún los niños que mueren físicamente sólo son juzgados por sus propios pecados pues Dios es un Dios justo, es por eso que vemos en el gran juicio del trono blanco, mencionado en Apocalipsis, que aún algunos niños son juzgados y echados al lago de fuego y azufre.

En la historia de Sodoma y Gomorra, vemos que Abraham alega con Dios tratándolo de convencer que no destruya esas ciudades considerando que por lo menos hubiera 50 personas justas, no pecadores, Dios sabía bien cuántos justos podía haber, por lo cual la negociación fue hasta el nivel en que Abraham le pide a Dios no destruir Sodoma y Gomorra si tan sólo hubiera 10 personas justas. (Génesis 18 : 23 – 32).

Dios le asegura a Abraham que si tan sólo hubiera 10 justos en tales ciudades no las destruiría y como sabemos que las destruyó eso significa que ni siquiera había 10 personas justas en tales ciudades.

Aaaa

Sodoma y Gomorra merecen destrucción, mediante el juicio justo de Dios, por estar continuamente transgrediendo sus leyes.

Algunos de los pecados que se cometían en estas ciudades.

Algunos comentaristas tomando como base únicamente el texto de Génesis 18, comentan que el pecado por el cual Sodoma y Gomorra merecían destrucción era el pecado de homosexualidad (perversión sexual).

Sin embargo un pasaje en Ezequiel, permite ver que la violencia y la maldad eran más abundantes en todo caso que la perversión sexual.

“Vivo yo, dice Jehová el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no han hecho como hiciste tú y tus hijas.

 He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.

Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.”   Ezequiel 16 : 48 – 50

Por otra parte, el libro de Jaser (mencionado y citado en la Biblia en Josué 10:13 y 2º Samuel 1:18) da más detalles en un par de capítulos sobre el tipo de injusticias, crímenes, pecados que ocurrían en las ciudades de Sodoma, Gomorra, y en las ciudades de Adma, Zoar y Zeboim (mencionadas en Génesis 14 : 8 , Deuteronomio 29 : 23 y Oseas 11 : 8).

En el libro de Jaser se menciona que en aquéllos días la gente de Sodoma y Gomorra y de todas las cinco ciudades (aquí no menciona cuales eran las cinco ni lo menciona antes pero al continuar leyendo el texto se puede deducir que las cinco son las que he mencionado anteriormente) eran extremadamente malvadas y pecadoras ante Dios y provocaban a Dios con sus abominaciones, y sus maldades y crímenes en aquéllos días eran grandes.

Menciona que estos pueblos tenían un valle extenso a medio día de camino y acudían allí 4 veces al año con sus mujeres e hijos y festejaban con música y bailes y luego cambiaban parejas y tomaban a la mujer del otro y las hijas del otro para tener relaciones sexuales, y cada hombre veía a su esposa e hija en las manos de otro hombre y no decían nada, todo esto lo hacían 4 veces al año.

Es decir que abundaba la inmoralidad sexual, lo cual también confirma el texto de Génesis 19 : 4 : 11, donde se muestra a los habitantes varones de Sodoma desde el más joven hasta el más viejo, que le exigían a Lot que sacara a los ángeles de Dios, pues estos habitantes querían tener relaciones sexuales con ellos, lo cual denota que también los habitantes de Sodoma practicaban la homosexualidad, la cual es una abominación ante Dios.

El texto de Jaser, también narra que la esposa de Lot tuvo una hija de nombre Paltith a quien uno de los hombres de Sodoma tomó por esposa. Vino un hombre pobre a la ciudad y todos los de la ciudad pactaron conforme a su costumbre no ayudarlo ni darle de comer hasta que cayera muerto, y así lo hicieron, pero Paltith la hija de Lot tuvo misericordia del hombre pobre hambriento en la calle a punto de la muerte y a escondidas le llevaba alimento por varios días.

Pero fue descubierta y fue llevada a los jueces de Sodoma para mostrar que había alimentado al hombre en contra de las costumbres del pueblo evitando así su muerte, pidiendo castigo contra ella y encendieron fuego en la calle de la ciudad y echaron a Paltith al fuego a que se quemara hasta que muriera hecha cenizas.

En la ciudad de Adma había otra mujer a quien le hicieron algo parecido. Llegó un viajero a la ciudad de Adma para pasar la noche y seguir su camino a la mañana y se sentó del otro lado de la puerta de una casa y la mujer lo vio allí y el hombre le pidió agua y la mujer le dio agua y pan y esto lo supo la gente del pueblo de Adma y llevaron a la mujer a los jueces para ser juzgada por ese acto.

Aaaa

El juez decretó pena de muerte por haber hecho eso (alimentar al viajero pobre).

La gente del pueblo entonces sacó a la mujer y la cubrió con miel de abeja, de la cabeza a los pies, como decretó el juez y la pusieron frente a un nido de abejas y las abejas volaron hacia la mujer picándola hasta que estaba toda hinchada y la mujer gritaba pero nadie le tuvo compasión y sus gritos subieron al cielo.

Y Dios fue provocado por este tipo de crímenes y pecados, de la gente de estas ciudades, pues la gente tenía abundancia de comida y tranquilidad entre ellos pero aún así no ayudaban al necesitado y pobre.

El texto también narra que por orden de los jueces la gente de Sodoma y Gomorra puso unas camas en las calles y si venía una persona a estas ciudades lo tomaban y entonces si el hombre era menos alto que el largo de la cama lo estiraban (torturándolo) entre 3 hombres jalando de un lado y 3 jalando por el otro lado y si el extranjero era más corto que la cama juntaban los extremos hasta que agonizara y gritaban y no tenían compasión de él diciendo aquí se hace así quienes vienen de fuera.

Y también dice el texto que cuando llegaba un hombre pobre los locales le daban plata y oro, pero pactaban no darle nada de comer así que si el viajero se quedaba varios días moría de hambre y entonces la gente volvía a tomar la plata y oro que le habían dado y lo despojaban de sus ropas

Otra cosa que hacían era que cuando un extranjero llegaba con bienes y propiedades, todos los de la ciudad incluyendo niños se juntaban y le quitaban sus cosas por la fuerza dejándolo sin nada, cuando el extranjero protestaba  todos le enseñaban un poquito de lo que le habían despojado diciendo que él se los había regalado, hacían esto para burlarse de él y luego lo echaban fuera de la ciudad.

También este texto menciona que Sarah (la esposa de Abraham) envió a su siervo Eliezer (Génesis 15 . 2) a Sodoma para averiguar sobre Lot. Eliezer vio a un hombre de Sodoma despojando a un hombre pobre de sus ropas mientras el hombre gritó pidiendo auxilio a Eliezer. El ladrón se fue y Eliezer fue tras de él, pero al alcanzarlo el criminal tomó una piedra y golpeó a Eliezer quien empezó a sangrar.

El criminal le demandó recompensa por “quitarle mala sangre” diciendo era la costumbre del lugar, como Eliezer rehusó pagar fue llevado ante el juez quien juzgó a favor del criminal diciendo efectivamente era la costumbre del lugar, pero Eliezer tomó una piedra y golpeó al juez haciéndolo sangrar y Eliezer le dijo al juez, si así es la costumbre aquí entonces paga al hombre lo que yo debí haber pagado pues ese fue el juicio que ha decretado. Y Eliezer se fue.

Hay más ejemplos de crímenes y pecados que se cometían en estas ciudades. (Tal vez luego incluya otros).

Aaaa

Dios como juez justo no está obligado a tener misericordia.

Es importante notar aquí que Dios como juez justo tiene que ejercer juicio y castigo pero no está obligado a tener misericordia.

Pero aún así Dios tiene la prerrogativa de tener misericordia, tenemos en la Biblia otra historia, de la ciudad de Nínive en la cual también sus habitantes estaban cometiendo pecado continuamente y Dios decidió destruir esa ciudad para matar a esos pecadores, en el caso de Nínive Dios envió al profeta Jonás para advertirles que Dios destruiría la ciudad y los habitantes creyeron el mensaje de que Dios destruiría la ciudad y se arrepintieron y se volvieron de sus malos caminos, y en ese caso Dios al ver el arrepentimiento de esos pecadores y que dejaron sus malas obras, tuvo misericordia de ellos y no destruyó la ciudad. Esa historia la encontrará en el libro de Jonás.

Así que en contraste tenemos el caso cuando Dios decide destruir Nínive, pero los pecadores de Nínive se arrepienten.

Podemos conocer más del carácter de Dios por medio de estos pasajes como el de Jonás que muestran cómo reacciona Dios cuando la gente de Nínive se arrepiente y deja su mal camino, y por lo que Dios mismo dice en el siguiente pasaje de Ezequiel, veamos:

“Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia,

 si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá.

 No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido; hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente.” Ezequiel 33 : 14 -16

Esto revela que Dios para perdonar tiene que ver arrepentimiento genuino, que la persona se arrepienta realmente, y componga su camino y deje de obrar el mal.

Otro pasaje en Jeremías, muestra como Dios, puede hablar de destruir un pueblo, debido a su maldad y pecado, pero si Dios ve que ese pueblo se convierte de su maldad, entonces Dios cambiará de parecer en cuanto a su destrucción.

“En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles”. Jeremías 18 : 7 – 8

Dios había comunicado al pueblo de Nínive, por medio de Jonás, que ciertamente morirían, cuando la ciudad fuera destruida, pero la gente se arrepintió y dejó su mal camino y Dios viendo este arrepentimiento con hechos, ya no trajo la muerte sobre ellos.

Sodoma y Gomorra destruidas por el juicio de Dios con fuego, pero antes Dios mandó a que sacaran de ahí a Lot y su familia.

Volviendo al caso de Sodoma y Gomorra, recordemos que sus habitantes estaban en continuo pecado el cual se había agravado, recordemos que Dios es juez justo y aborrece al pecador.

Y como dice el texto que vimos anteriormente:

“Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

Aaaa

Operación Rescate

Antes de que Dios haga llover fuego y azufre sobre estas ciudades para destruirlas y matar a sus habitantes, Dios envió ángeles para sacar de la ciudad a Lot (sobrino de Abraham) y su familia.

Los ángeles de Dios, le dijeron a Abraham que sacara de la ciudad a su familia, incluyendo a sus hijas y yernos que estaban en la ciudad y todo lo que tenía en la ciudad pues la destruirían (Génesis 19 : 12 – 13).

Es importante notar aquí que los ángeles no sacarían ni salvarían a la fuerza a Lot y su familia, para que los ángeles salvaran a Lot y su familia, los ángeles no iban a raptar ó secuestrar a Lot y los suyos, Lot y su familia debían creer el mensaje y obedecerlo para salir de la ciudad.

Sin embargo, Lot al decirles a sus yernos que debían acompañarlo porque la ciudad sería destruida, sus yernos no le creyeron a Lot y se burlaron de él. (Génesis 19 : 14).

Lo mismo pasa con el evangelio de salvación, Dios no salva a la fuerza, la persona debe creer el evangelio para ser salvo creyendo en Jesús.

Temprano por la mañana del día siguiente los ángeles le dijeron a Lot que tomara a su esposa y sus dos hijas que estaban en su casa para salir de la ciudad (Génesis 19 : 15).

Los ángeles dieron a Lot y su familia la instrucción de no detenerse y mirar atrás.

Aaaa

Entonces Dios hizo llover fuego y azufre sobre las ciudades de Sodoma, Gomorra y otras aledañas destruyéndolas con su furor y su ira contra esos pecadores (Génesis 19 : 24 -25 y Deuteronomio 29 . 23).

Pero la esposa de Lot no obedeció la instrucción de los ángeles y miró hacia atrás y se convirtió en estatua de sal, nuevamente vemos que los ángeles no la iban a salvar por la fuerza, también ella debió creer la instrucción de no voltear a mirar atrás hacer conforme a lo instruido por los ángeles. (Génesis 19 : 17 y 26).

Tal vez la mujer de Lot pensó que una vez salida de Sodoma, ya no podía perder su salvación de morir, y que entonces ya estando fuera de Sodoma podía desobedecer el mandamiento de Dios (dado a través de sus ángeles), pero lamentablemente aprendió de la manera dura que si pudo perder su salvación de la muerte ya habiendo salido de Sodoma, por no mantenerse en obediencia a Dios.

Así como la mujer de Lot que pensó que ya no podía perder su salvación inicial, hay algunos que han creído en Jesús y el Espíritu Santo los ha hecho nacer de nuevo, regenerándolos, haciéndolos nuevas criaturas, pues sólo el Espíritu Santo puede hacer que una persona nazca de nuevo, pero algunos de éstos nacidos de nuevo, creen que ya no pueden perder su salvación, aún cuando vivan en desobediencia a Dios, ignorando que el Señor Jesús dijo, que los que entrarán al cielo serán los que una vez creyendo en Jesús y habiendo nacido de nuevo, estén en obediencia a Dios.

Jesús enseño:

“No todo el que me dice: Señor Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Mateo 7 : 21.

Así que la mujer de Lot ya habiendo salido de Sodoma volteó atrás desobedeciendo la orden de Dios dada por medio de los ángeles. Por cierto el libro de Jaser dice que la mujer de Lot volteó hacia atrás porque le dolió que sus otras hijas que vivían ahí en la ciudad pero no en su casa se quedaron, recordemos los textos anteriores cuando los ángeles de Dios le dijeron a Lot que sacara todo lo que tenía en la ciudad, hijos, hijas, yernos que tuviera en su casa y en la ciudad.

“Y dijeron los varones a Lot: ¿Tienes aquí alguno más? Yernos, y tus hijos y tus hijas, y todo lo que tienes en la ciudad, sácalo de este lugar” Génesis 19 : 12.

Aaaa

Pecadores que en vez de purgar su condena de castigo y tortura eterna en el lago de fuego correspondiente a sus transgresiones a la ley de Dios, resulta que gozan de vida eterna.

Dios siendo perfecto es bueno y santo, hizo al ser humano dándole libre voluntad.

El ser humano finalmente tiene que rendir cuentas ante su creador, ante Dios (todo ser humano será juzgado por Dios), y el ser humano transgrede las leyes de Dios, cometiendo malos actos, pecando.

Dios como juez justo de toda la creación tiene que ejercer justicia y dictar sentencia y castigo contra el pecador, la sentencia y castigo que merece todo pecador es el castigo, tortura y sufrimiento eterno en el lago de fuego.

La persona que transgrede las leyes morales de Dios, peca contra Dios, el ser humano peca contra Dios, cuando roba aunque sea una sola moneda, engaña, comete lujuria, tiene relaciones sexuales fuera del matrimonio, ó relaciones homosexuales, cuando adora a alguien que no sea Dios, tales como ángeles, santos vírgenes, cuando realiza prácticas ocultistas, hechicerías, consulta su horóscopo, cuando se droga ó embriaga, etc.

La persona que ha transgredido así la ley moral de Dios, aún y cuando lo haya hecho sólo una vez, es un pecador, y Dios como tiene que ser justo, tiene que sujetarlo a Su perfecta ley moral y perfecta justicia y darle al pecador un castigo y tortura sin fin en el lago de fuego.

Si Dios no ejerciera justicia, sería injusto y mal juez, Dios debe juzgar conforme a su ley moral y porque Dios es Santo y perfecto, y el pecador peca contra la máxima autoridad del Universo, es merecedor a tortura sin fin.

El ser humano no será juzgado por Dios, por lo que opina el ser humano, ese es el grave problema para todo ser humano y pecador, incluídos los que se dicen ateos.

Dios ha dicho que de ningún modo justificará al malvado véase Exodo 34 : 7.

Pero Dios como ser perfecto también tiene la prerrogativa de ejercer misericordia (lo cual no es una obligación), y así dispuso que el pecador tenga una forma de salvarse del castigo qaue merece y en cambio gozar de vida eterna en paz con El.

Dios mismo se puso una vestimenta de ser humano, en Jesús el hijo de Dios, nacido de una virgen y del Espíritu Santo. Es decir Jesús el Hijo de Dios, es Dios mismo hecho carne y hueso.

Dios dispuso que a Jesucristo que nunca pecó, se le imputen los pecados del pecador y Dios ejerció el juicio sobre Jesucristo, para que él muriera tomando el lugar del pecador.

Es decir que Jesucristo siendo santo e inocente cargó sobre si los pecados de todos los pecadores del mundo y el inocente y santo recibió de Dios el castigo y la ira que Dios tiene por el pecador.

Jesús murió por los pecados de todo el mundo (1ª Juan 2 : 2), de ninguna manera existe una predeterminación divina, de ninguna manera Dios predeterminó antes de que un ser humano nazca que algunos serían salvos ó que algunos irían al infierno. La salvación está disponible para todo ser humano, pero sólo por medio de creer en Jesús el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso.

Jesús en esa cruz, tomó el lugar del pecador, para recibir el castigo y la ira que de Dios, que el pecador merece recibir de Dios.

Solamente Jesucristo que es Dios hecho humano tiene tan alto valor que su muerte y su sangre inocente derramada,  sirvió para pagar la fianza y salvación de todos los seres humanos. Pero la muerte no puede retener a su creador y Jesucristo resucitó.

Dios en su amor  dispuso así que el pecador que crea en Jesucristo pueda gozar de vida eterna, en lugar de pasar la eternidad en el lago de fuego que es donde realmente debería pasar la eternidad como sentencia y castigo por sus pecados.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”   Juan 3 : 16

“Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”  Juan 3 : 17 – 18

Has pecado contra Dios, reconoce tu culpa, arrepiéntete, dejando tu mal obrar.

¿Crees en el Señor Jesús, Dios hecho carne y hueso, y que murió en tu lugar, para limpiar tu pecado?

Aaaa

 


Clase Bíblica para niños, adolescentes y jóvenes. El Cordero de Dios – El Señor Jesús el Cristo

Clase Bíblica para niños, adolescentes y jóvenes.

El Cordero de Dios – El Señor Jesús el Cristo.

Objetivos:

Al terminar esta clase, el niño debe haber sido instruido sobre las siguientes verdades Bíblicas:

–          Dios es Santo y es juez de toda la tierra.

–          Dios aborrece al pecador, no pasa por alto el pecado y no puede dejar sin castigo al pecador.

–          El pecado nos deja sucios y culpables ante Dios y sujetos a su castigo.

–          Dios como juez justo debe castigar al pecador.

–          El castigo por el pecado es muerte. El pecador debe morir.

–          Dios dispone un sistema para que un inocente sea muerto en lugar de un pecador.

–          El pueblo de Israel podía tener limpieza de sus pecados sacrificando un cordero sin mancha.

–          Fue necesario que Jesús el Hijo de Dios, siendo santo y sin pecado, muriera sin merecerlo para que él recibiera el castigo por nuestros pecados y con su sangre inocente nos limpiara de pecado.

–           De tal forma que se le explicará al niño la importancia y significado de la crucifixion de Jesús y porque murió en la cruz.

De forma que al finalizar la clase el niño entienda la justicia de Dios, la gravedad del pecado, el justo juicio de Dios, la misericordia de Dios y su amor, y pueda apreciar porque murió Jesús el Cristo para dar limpieza por los pecados, y dar salvación a todo aquél que cree en él.

Desarrollo

Parte 1 – Dios es Santo

Qué es la Biblia – Para que la tenemos.

La Biblia es la palabra escrita por hombres pero inspirada por Dios, que nos ha quedado como el libro por medio del cual podemos conocer a Dios, y podemos conocer cuál es nuestra condición y situación delante de El, y el libro por medio del cual podemos llegar a conocer a Dios, y al Señor Jesús, que es el Hijo de Dios, que es el mismo Dios, que se hizo carne y hueso.

Dios es Santo y quiere nuestra santidad.

La Biblia nos muestra que Dios es Santo y demanda que nosotros también seamos santos.

Dios es Santo es perfecto en todo lo que hace, cuando vemos en las historias Bíblicas que castiga a alguien es un castigo justo porque alguien desobedeció las leyes que Dios ha establecido.

Dios demanda que nosotros seamos santos y apartados del mal. Dios nos ha dado libre voluntad y en nosotros está la responsabilidad de obedecerlo.

Dios Jehová nos dice en varios textos Bíblicos que El es Santo y que quiere santidad de nosotros.

Aunque éstos textos fueron escritos en principio para el pueblo de Israel, que vemos como el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, Dios no ha cambiado, sigue siendo Santo y sigue demandando santidad de nosotros, por lo tanto estos textos aún son válidos.

“Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo”   Levítico 11 : 44

“Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” Levítico 19 : 2

“ Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios” Levítico 20 : 7

 

Parte 2 – Expiación de pecados y el Cordero de Dios.

Conceptos a explicar ó recordar.

Pecado.

Pecado es desobedecer los mandamientos de Dios, es transgredir sus leyes morales. Por ejemplo cuando mientes a tus padres, cometes un pecado, si robas algo estás cometiendo un pecado.

Expiación de pecado.

El pecado nos deja con mancha ante Dios, nos hace culpables ante El, nos separa de El, la Biblia nos muestra que el castigo que merece el pecador es la muerte.

Expiación de pecados en el sistema de sacrificios del pueblo de Israel.

Es muy importante explicar al niño y joven que la justa justicia de Dios, demanda que el pecador reciba como castigo la muerte, para que luego pueda entender la expiación y la misericordia de Dios, si no se le explica el justo castigo del pecador que merece muerte no puede comprender la enorme misericordia de Dios. Si no se le explica que el justo juicio de Dios para el pecador es un merecido castigo y tortura sin fin en el lago de fuego, no podrá valorar la enorme misericordia de Dios y la muerte en sustitución que sufrió el Señor Jesús Hijo de Dios.

El Pecador merece la muerte, por pecar contra Dios.

El antiguo pueblo de Israel, en su sistema tenía los mandamientos de Dios, y cuando desobedecían los mandamientos de Dios, es decir cuando pecaban, ese pecado los manchaba y separaba de Dios, y el justo castigo que merecían de Dios era la muerte.

Ese justo castigo no ha cambiado, la Biblia dice que la paga del pecado es la muerte (Romanos 6 . 23) y quien muere es el pecador que ha cometido el pecado, no es que se vaya a matar el pecado como si fuera un ente impersonal.

Si pecaban contra Dios, eran desobedientes a Dios, eran pecadores, y los pecadores debían ser castigados. Dios estableció leyes y mandamientos y es un Dios justo, Dios debía castigar al pecador por su pecado y maldad, si Dios no castigara al que pecaba, sería un mal juez.

Como Dios es un juez justo y perfecto tiene que castigar al pecador con muerte, eso es lo que merece el pecador, el justo castigo de Dios con muerte.

Dios como juez justo y perfecto no está obligado a tener misericordia, pero en su amor, tiene misericordia.

Qué es misericordia

En este caso, el pecador merecía el castigo de Dios, la muerte, el pecador no podía hacer ninguna cosa para borrar su pecado, su pecado no era borrado si el pecador, hacía ahora buenas obras.

Aún y cuando el pecador no se merecía el perdón de Dios, Dios en su amor tuvo misericordia del pecador y por eso estableció un sistema en el cual, se hiciera justicia, se castigara con muerte al pecador, solamente que lo que hizo Dios, fue que en lugar de que el pecador fuera muerto, alguien más ocupara su lugar para recibir el castigo y la muerte, para que un corderito inocente recibiera el castigo y muerte que debía recibir el pecador.

De esta manera se aplicaba la justicia que demandaba la muerte de alguien por el pecado, pero un inocente corderito ocupaba el lugar del pecador, para que el pecador tuviera limpieza de su pecado.

Dios estableció un sistema para que el pueblo de Israel tuviera expiación de sus pecados, es decir para que pudieran ser limpios del pecado que los manchaba y separaba de Dios, haciéndolos sujetos a recibir el justo castigo de Dios, por haber pecado, por haber desobedecido sus mandamientos.

Los requisitos que Dios estableció para que el pueblo de Israel tuviera expiación por sus pecados, enlistaban como lo vemos en Levítico 4:

Un becerro sin defectos, en otros pasajes se pueden ver otros animales pero siempre debía ser un animal sin defecto alguno.

El pecador que presentaba el animal para el sacrificio debía poner su mano sobre la cabeza del animal y degollarlo, cortarle la cabeza.

Podemos ver que la práctica dictada por Dios, incluía mojar los dedos en la sangre del animal decapitado rociándola hacia el velo.

El resto de la sangre del animal se derramaba en el lugar del holocausto.

Dios establecía que haciendo este ritual de sacrificar un animal inocente y sin defecto era expiación por el pecado y el pecado tendría perdón.

Es importante notar entonces que en este proceso de expiación de pecados se requería:

Un animal sin defecto.

Que el pecador que presentara al animal por su pecado, le pusiera su mano sobre su cabeza y lo degollara él mismo, él mismo lo matara cortándole la cabeza. El pecador mataba al animal y veía el derramamiento de sangre.

El sacerdote era quien rociaba y derramaba la sangre.

Cumpliendo estas acciones, éste ritual, el pecador tenía expiación por su pecado y perdón.

De éste ritual podemos ver que:

El pecador debe ser castigado con muerte.

El cordero sin defecto ocupa el lugar del pecador, el cordero inocente es quien muere en lugar del pecador.

El pecador tiene que reconocer y admitir su culpa, su pecado, debe reconocer que pecó transgrediendo los mandamientos de Dios, para entonces saber que está en falta ante Dios y llevar al animal para sacrificio.

El pecador tiene que creer que llevando el animal para el sacrificio, tendrá expiación y perdón por sus pecados. Si un pecador no creyera que este ritual y sacrificio le traería expiación, no llevaría al animal y no realizaría el ritual y por lo tanto su pecado no sería perdonado.

El pecador debía poner su mano sobre la cabeza del animal como si el pecador le transfiriera su pecado al animal a sacrificar.

El pecador mismo era quien debía matar al animal degollándolo, cortándole cruelmente la cabeza al animal inocente, al cordero sin defecto. El pecador mismo debía hacer este cruel acto, matando al animal inocente y viendo su sangre que se derramara.

Cuando el cordero sin defecto se mata y su sangre inocente se derrama, entonces hay expiación y perdón del pecado.

Dios no perdonaba al pecador, si el pecador no mataba y derramaba la sangre inocente del cordero sin mancha. Un cordero sin culpa que moría por los pecados del pecador.

Es decir que Dios no podía perdonar nada más así al pecador, Dios demandaba justicia, el pecador tenía que ser castigado con la muerte, pero el inocente cordero era quien ocupaba el lugar del pecador, en sustitución, para que el cordero muriera por los pecados del pecador y el pecador pudiera seguir con vida.

Podemos apreciar que como la ley de Dios fue transgredida, Dios como juez tenía que ejercer justicia y que los buenos actos ó buenas obras que hiciera el pecador, de ninguna manera neutralizaban sus transgresiones a la ley de Dios ó pecados. Una vez que se cometía el pecado, no había fórmula distinta para que el pecado fuera perdonado, ni el recitar oraciones, ni el hacer buenos actos podían de ninguna manera traer expiación y perdón del pecado.

Dios de ésta forma estaba estableciendo un sistema para que en lugar de que el pecador fuera castigado con muerte, sus transgresiones y pecados fueran simbólicamente transferidas al cordero al ponerle la mano sobre la cabeza, y así el cordero sin defecto fuera matado ocupando el lugar del transgresor ó pecador y que el cordero derramara su sangre inocente para que así la justicia de Dios quedara satisfecha.

Sin un inocente cordero sacrificado no podía haber expiación ni perdón de pecados.

Este simbolismo permite ver que no es que Dios perdonara así nada más al pecador, el pecado demandaba juicio de Dios y castigo de Dios con muerte, pero el cordero era quien ocupaba el lugar del pecador y moría derramando su sangre, era muerto como un sustituto del pecador.

Sin la muerte del cordero sin mancha en sustitución del pecador, el pecador no tenía expiación de pecados, sin la muerte del cordero en sustitución, el pecador no podía tener limpieza de su pecado.

En pocas palabras moría el pecador como resultado del juicio y sentencia de Dios, ó bien un sustituto que debía ser el cordero (u otro animal) sin mancha que ocupaba el lugar del pecador para derramar su sangre inocente y morir sin haber cometido los pecados que se le transferían simbólicamente.

Aun así este ritual de sacrificio es un simbolismo, ya que en realidad un animal no tiene la validez legal ante el sistema judicial de Dios, para recibir el castigo y sentencia en sustitución de un ser humano para que el ser humano al morir físicamente no vaya al lago de fuego para recibir castigo eterno.

“Porque la sangre de toros y machos cabríos no puede quitar los pecados” Hebreos 10 : 4

Aún así, es muy importante conocer y entender este concepto de la expiación y del sacrificio del cordero sin mancha, es clave para entender la salvación en Jesús, es tan importante que incluso en el reino milenial de Jesús, se reanudará la realización de éstos sacrificios.

Así que en este sistema que Dios dispuso para que el pecador pudiera tener limpieza de su pecados vemos tres elementos básicos:

Sacrifico.

Un animal sin mancha y sin defecto debía ser sacrificado, debía matarse.

Sustitución.

El cordero sin mancha moría en el lugar del pecador.

Suficiencia.

El sacrificio sustitutivo del cordero sin mancha era suficiente para limpiar el pecado del pecador.

Muy pocas veces he visto que se enseñe sobre esto, y estoy seguro que si en alguna iglesia se hiciera como ejercicio un ritual de éste tipo en el que alguien tuviera que tomar un cuchillo y cortarle la cabeza a un corderito inocente y ver su sangre derramada y la cabeza separada del cuerpo y la muerte del animal, muchos quedarían impactados por decir lo menos.

Y si se llegara a realizar éste simulacro en alguna iglesia, dudo mucho que se repitiera. Seguramente después de la conmoción, nauseas y desmayos de algunas personas, muchos acusarían crueldad animal contra el inocente corderito, y acusarían del trauma causado a los niños por presenciar tan cruel escena.

Y sin embargo es importante que usted les explique esto a los niños, para que puedan entender la muerte sacrificial del Señor Jesús en la cruz.

Muestre a los niños que si ellos pecaran bajo el sistema antiguo en el que vivía Israel, ellos debían hacer esto por cruel que parezca, porque la ley de Dios, demanda que el pecador sea castigado con muerte, la Biblia dice que la paga del pecado es la muerte.

Ejercicio. Actividad Ilustrativa. Sacrificando un corderito sin mancha (de peluche).

Dicen que una imagen vale por mil palabras.

Como este tema bíblico es muy importante sugiero una actividad ilustrativa.

Considere que algunos niños pequeños pueden ser muy sensibles y este ejercicio les pueda incomodar, por lo cual es necesario prevenirlos.

Para ésta actividad ilustrativa se requiere:

–          Un corderito blanco de peluche, mientras más bonito mejor

Lamb toy

–          Unas tijeras ó cuchillo para cortarle la cabeza (obviamente tenga cuidado con que los niños no accedan al objeto punzocortante).

Como no se hará la ilustración de cómo se sacrificaba al corderito real, por las razones antes expuestas, la segunda mejor opción es ilustrar el sacrificio con un corderito blanco de peluche.

Puede utilizar a un niño como asistente, haciendo el simulacro de que si el niño cometiera un pecado, suponga uno común en los niños de su edad, digamos mentir a sus padres.

Explicando al niño que al cometer un pecado, él es pecador, y ha desobedecido a Dios, ha transgredido sus leyes, y como pecador la Biblia establece que la paga del pecado es la muerte, es el justo castigo de Dios, y bajo el sistema de sacrificios de Israel, él como pecador podía tener acceso a la misericordia de Dios y para no recibir la muerte, debía llevar un corderito sin mancha para que el corderito muriera en su lugar, y el niño pudiera tener limpieza ó expiación de su pecado.

El ejercicio ilustrativo tendría al niño trayendo al corderito de peluche, porque el niño ha cometido un pecado, y luego admite su culpa, admite haber pecado y quiere estar a cuentas con Dios, y ser limpio de su pecado, trae el corderito y el niño le pone su mano sobre la cabeza del corderito y simbólicamente le transfiere su pecado y luego lo sacrifica, cortándole la cabeza al corderito de peluche, precisamente para que el niño sienta lo terrible que se siente matar a un corderito inocente, en este caso aunque sea de peluche, pero como hay que tener mucho cuidado en que los niños no se lastimen con tijeras ó algo así, tiene 2 opciones por lo menos, una es que usted sea quien degollé al inocente peluche, ó bien que primeramente usted decapite el cordero de peluche y luego lo una con cinta adhesiva ó algo para que el niño pueda degollar al peluche con sus manos sin usar ningún objeto punzocortante.

El punto es mostrar al niño la situación de que por su pecado él debía de cortarle la cabeza y matar al inocente corderito que no hizo nada malo, para que el niño que mintió y pecó contra Dios, pudiera tener limpieza de sus pecados, y que el corderito de peluche en este caso muera en su lugar.

Espero que el degollar al inocente corderito de peluche no le cause problemas en su congregación y en el peor de los casos se vuelva famoso por sacrificar un cordero de peluche en tiempos del nuevo pacto en la sangre del Señor Jesús.

Muestre al niño esto:

Si tu pecaras y por lo tanto para que quedaras limpio del pecado, tuvieras que cortarle la cabeza a un inocente corderito, y matarlo así, para que él muriera en tu lugar, seguramente, lo pensarías muy bien antes de pecar de nuevo, pensando en que tendrías que matar a otro corderito inocente, que muriera en lugar tuyo por tu pecado.

El cordero era un símbolo de lo que vendría – El Cordero De Dios.

La sangre de corderos y animales era un símbolo de lo que era necesario, pero la sangre de animales no tiene el valor para librar al hombre pecador del justo castigo de Dios, que es la segunda muerte en el lago de fuego.

Como la sangre de animales y corderos sin mancha no sirve en realidad para que el ser humano quede a salvo de la ira y merecido castigo de Dios en el infierno como justo juicio por sus pecados, pagando condena eterna en el lago de fuego, entonces era necesario el derramamiento de sangre y muerte de Jesús, Dios mismo hecho carne y hueso.

Parte 3 – Jesús el Cordero de Dios – Expiación y propiciación por nuestros pecados.

Por lo tanto era necesario que Dios diera provisión de un Cordero Santo sin mancha capaz de hacer expiación por los pecados de los seres humanos y capaz de librarlos del castigo eterno en el lago de fuego.

Jesús, el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso es ese Cordero de Dios.

Dios quiso quebrantar a Jesús, poniendo su vida en expiación por el pecado, como señala Isaías 53 : 10

Jesús fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo nuestro fue sobre él.

“El fue herido por nuestras transgresiones, fue molido por nuestros pecados, el castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas somos sanados” Isaías 53 : 5

Como cordero fue llevado al matadero, Isaías 53 : 7

esús es el Cordero de Dios, el cordero que provee Dios y que quita el pecado. Juan 1 : 29.

Jesús, Dios hecho carne y hueso con su sacrificio en la cruz, con el derramamiento de su sangre inocente, es la propiciación ante Dios por nuestros pecados, es decir, que aplaca la ira de Dios contra el pecador y nos hace propicios, favorecidos y aceptados por Dios.

Dios hizo que Jesús sea la propiciación de nuestros pecados por la fe en su sangre como señala Romanos 3 : 24 – 25.

Jesús es propiciación por nuestros pecados como indica 1ª Juan 2 :. 2.

 

Solamente el Creador y Juez de todo el universo, Dios Jehová, El que ha dispuestos las leyes morales que regulan a los seres humanos, puede proveer el proceso judicial que satisfaga la ley de Dios y que al mismo tiempo disponga misericordia y que libre de culpa al transgresor de sus leyes, al pecador.

Solamente Dios Jehová, El mismo hecho carne y hueso en Jesús, sin pecado ni mancha, divino y humano a la vez, tiene la validez legal para que su sangre inocente derramada y su muerte sirvan como el castigo en sustitución del pecador, y así la justicia de Dios quede satisfecha, al mismo tiempo que Dios tiene misericordia del pecador y le da un medio de salvación del castigo eterno que en realidad se merece por sus pecados.

Sustitución.

Explique a los niños que Jesús es quien representa al cordero sin mancha que se usaba en el sistema antiguo de sacrificios de Israel.

El Señor Jesús es quien carga con nuestros pecados y quién ha recibido el castigo y muerte que nosotros debíamos recibir justamente por nuestros propios pecados, el Señor Jesús, siendo santo e inocente, nunca pecó y sin embargo sufrió un castigo por nuestros pecados, para que nosotros podamos tener la limpieza y expiación de nuestros pecados y tener vida eterna.

Jesús es el Cordero de Dios, ofrecido en sacrificio y es Jesús quien ocupa el lugar del pecador, para recibir el juicio de Dios.

Jesús sufre el juicio de Dios, cargando sobre él los pecados del pecador, los pecados del pecador son transferidos, imputados a Jesús, para que Jesús siendo en realidad santo y que nunca pecó, reciba como si fuera pecador, el juicio de Dios y la ira de Dios contra el pecado y el pecador.

Porque Dios en realidad aborrece al pecador como claramente señala el Salmo 11 : 5, “Jehová prueba al justo, pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece”.

El Señor Jesús siendo inocente cargó con nuestros pecados y Jesús fue llevado como cordero al matadero, siendo inocente no se quejó, aunque no hizo maldad, aunque no dijo mentiras. Y siendo Jesús inocente, aún así le plació a Dios quebrantarlo, sujetando a Jesús a un padecimiento y a un sufrimiento injusto. (Véase Isaías 53), pues Jesús estaba ocupando el lugar de nosotros pecadores.

Así Jesús ponía su vida en expiación por nuestros pecados, el inocente ocupaba el lugar del pecador.

Jesús ocupó tu lugar, se le cargaron tus pecados y Jesús recibió el castigo y juicio de Dios correspondiente a tus pecados.

Dios no puede perdonar así nada más, tiene que hacer cumplir la ley, tiene que hacer justicia.

Es necesario que Jesús sea quien sufra el castigo en lugar del pecador, porque Dios no puede solamente así perdonar al pecador su pecado, tiene que ejercer justicia. Su justicia la ejerció sobre Jesús quien ocupó tu lugar y así la justicia de Dios quedó satisfecha.

Si Dios dejara el pecado sin castigo, si Dios dejara al pecador sin castigo, sería mal juez.

Validez Legal de la sangre de Jesús.

Solamente Jesús mediante recibir el castigo en sustitución, en lugar del pecador, solamente su sangre inocente derramada y su muerte tienen la validez legal para satisfacer la ley de Dios, y para que mediante ese castigo a Jesús que recibió en lugar del pecador, el pecador pueda ser librado y salvado del castigo eterno que merece.

Porque la sangre de Jesús, aunque parte humana es parte divina. Jesús como el Hijo de Dios, y Dios mismo hecho carne y hueso, es humano y divino al mismo tiempo.

Parte 4 – La justificación es por fe en Jesús.

Así como bajo la ley de Moisés, el pecador debía ejercer su libre voluntad y habiendo reconocido su pecado contra Dios, debía ofrecer un sacrificio ó becerro y era necesario que creyera que de acuerdo con la ley, el sacrificar ese cordero, le daría expiación por su pecado, así también el pecador actual debe creer que Jesús el Hijo De Dios es el pago en sustitución y suficiente de su pecado con su sangre inocente derramada y su muerte.

Tú como pecador debes creer que Jesús recibió el castigo correspondiente a tu pecado, y pagó ya tu castigo al derramar su sangre inocente y al morir inmerecidamente, para poder tener esa justificación de tu pecado.

Así el pecador ejerciendo su libre voluntad puede elegir entre creer en Jesús ó no creer que Jesús es quien pagó por sus pecados en la cruz.

Es por eso la insistencia de Jesús en creer en El. (Juan 11 :. 25 – 26, Juan 3 . 16).

Es creer en El, no es abrirle la puerta del corazón, no es hacer una “decisión” por El, no es recitar una oracioncita.

Es el creer en él, tener fe en él, creer que él pagó por mis pecados, lo que me justifica ante Dios, es ese hecho de creer en que Jesús siendo el Hijo de Dios, Dios mismo hecho humano, siendo inocente pagó por mi pecado derramando su sangre y muriendo en la cruz, lo que me justifica ante Dios, lo que me hace ante Dios quedar justificado por mis pecados, lo que me hace quedar ante Dios como libre ya de culpa.

Si creo que Jesús pagó mi castigo, soy justificado por mi fe en Jesús y soy justificado ante Dios.

Jesús insistió en creer en El, precisamente por eso, no dijo que se trataba de aceptarlo como haciéndole un favor, no dijo que se tratara de “recibirlo”, ni de “abrirle el corazón”, ni de “convertirse” sino de creer en El.

Tu has cometido por lo menos un pecado, has dicho una mentira, has robado algo tal vez, piensalo bien, recuerda algún pecado que has cometido, por un solo pecado que has cometido, has pecado contra Dios y su justicia demanda que seas castigado con la muerte, pero no es sólo la muerte física, sino que al morir seas castigado en el lago de fuego y azufre para ser castigado por siempre, eso es la segunda muerte, eso es lo que Dios debe hacer contigo, aunque sea por un solo pecado que has cometido contra Dios Jehová, el Creador del Universo y juez de toda la tierra, y no mereces la misericordia de Dios.

Sin embargo, Dios en su amor, tiene misericordia de tí, y ha dispuesto un cordero sin mancha al Señor Jesús, para que él cargue con tus pecados, él ha sido castigado en tu lugar por tus pecados.

Creer en que Jesús es el Cordero de Dios, el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso, que pagó por mis pecados, derramando su sangre inocente y muriendo en la cruz, ocupando el lugar mío, pagando por mis pecados.

¿Crees esto?

Habiendo explicado lo anterior, ahora puede formular esa pregunta, no para que los niños y jóvenes se lo contesten a usted, ni para hacer un acto vistoso de pasar al frente, sino para que se lo contesten directamente al Señor Jesús.

Y luego el Espíritu Santo obre en aquéllos que han creído y los haga nacer de nuevo, ese nuevo nacimiento solamente lo puede obrar el Espíritu Santo, como claramente lo enseñó el Señor Jesús.

Himno  – Sólo de Jesús la Sangre

¿Qué me puede dar perdón?
Solo de Jesús la sangre.
¿Y un nuevo corazón?
Solo de Jesús la sangre.
Coro:
Precioso es el raudal,
que limpia todo mal;
No hay otro manantial,
solo de Jesús la sangre.
Fue el rescate eficaz,
Solo de Jesús la sangre;
Trajo santidad y paz,
Solo de Jesús la sangre.

Veo para mi salud,
Solo de Jesús la sangre.
Tiene de sanar virtud,
Solo de Jesús la sangre.

Cantaré junto a sus pies,
Solo de Jesús la sangre.
El Cordero digno es,
Solo de Jesús la sangre

Aaaa

 


Estudio Bíblico Daniel 2 Comentario Biblico

Estudio Bíblico Daniel 2  Comentario Biblico

Vemos en este capítulo que el rey Nabucodonosor tuvo un sueño, y luego que lo soñó no podía volver a conciliar el sueño.

Ese sueño lo inquietó y entonces mandó llamar a sus adivinos, astrólogos, encantadores, todos aquéllos que en su séquito estaban encargados de las artes ocultas, y de adivinar cosas, ver el futuro, etc.

Vemos que el rey les dice que ha tenido un sueño, que lo tiene inquieto.

Por cierto que es en este punto de la historia, a partir del versículo 4 que el original está escrito en arameo, y no en hebreo.

Cuando el texto muestra que el rey les dice a sus adivinos que ha olvidado el sueño, y los amenaza con destruirlos si no le dicen el sueño y su interpretación, ó bien los favorecerá si le dicen tanto el sueño como la interpretación.

Ese es el texto, y sólo podemos especular si el rey no había olvidado el sueño, pero tal vez quería probar si eran realmente adivinos capaces de adivinar lo que soñó, ya que sería tal vez muy fácil que el rey dijera su sueño y los adivinos, en caso de no poder interpretar el sueño, inventaran cualquier significado del mismo con tal de salvar sus vidas.

Así que el rey establece que un verdadero adivino podría adivinar tanto el sueño como el significado del mismo.

Sin embargo los textos posteriores nos llevan a pensar que en realidad el rey había olvidado lo que soñó.

Vemos que el rey parece empezar a molestarse que los adivinos no muestran capacidad de decirle su sueño y mucho menos la interpretación.

Los adivinos admiten entonces que no hay ninguno de ellos, ni nadie sobre la tierra que sea capaz de adivinarle su sueño, reconocen que tal cosa solo es posible para dioses.

Entonces el rey decide matar a todos los sabios de Babilonia, que por lo visto incluían no solo a los adivinos presentes ahí con el rey sino a otro grupo que no había sido convocado, ya que los siervos del rey llegaron buscando a Daniel y sus compañeros para matarlos.

Al enterarse Daniel del motivo por el cual querían matarlo pide al rey tiempo y le dice que le revelará el sueño.

Vemos en estos pasajes como el rey Nabucodonosor haciendo uso de su poder, decide matar a todos los sabios, pero como Daniel confiando en recurrir a Dios, le promete al rey adivinarle el sueño.

El rey pudo haberse negado a darle una oportunidad a Daniel, considerando que vemos algo de su carácter y decisión radical en matar incluso a sabios inocentes, pero arriba del poder del rey está el poder de Dios Jehová el Dios de Daniel, quien en control de la situación en todo momento, no permite que Daniel ni sus compañeros fueran a morir, sino que Daniel recibiera una oportunidad para presentarse delante del rey.

Vemos otra cosa importante aquí cuando Daniel acude con sus compañeros, y le piden a Dios misericordia para conocer el sueño y su significado y no morir.

Así que Dios tiene misericordia de Daniel y sus compañeros, y en una visión revela a Daniel el sueño y su significado.

Seguramente Dios tenía esto controlado y preparado para que ésta historia se desenvolviera, y luego Daniel y sus compañeros ocuparan ciertos cargos en el reino, y además todo esto quedara escrito para que también nosotros pudiéramos conocer la profecía de los eventos finales.

Vemos en esta historia como es que aún y cuando Dios tiene buenos deseos para los suyos, digamos para nosotros como cristianos, muchas veces tenemos que pasar por situaciones adversas, pero esto es necesario para que la historia se desenvuelva y las cosas se den y ocurran, así en este caso, Daniel y sus amigos estaban ante una muerte cercana, pero Daniel confió en que Dios lo podía sacar del problema, le pidió misericordia a Dios y Dios respondió.

Daniel agradece y alaba a Dios reconociendo su grandeza y por haberle dado la respuesta que él y sus amigos habían pedido.

Vamos ahora a la parte profética.

Ante todo Daniel aclara al rey que no hay persona que pueda adivinar el sueño pero que Dios es quien le ha revelado el sueño.

Daniel empieza por revelarle al rey que el sueño le vino luego de que él tenía interés por saber sobre el futuro.

Y revela que el rey soñó una imagen, una estatua, digamos, compuesta de:

Cabeza de oro.

Pecho y brazos de plata

Vientre y muslos de bronce

Piernas de hierro

Pies en parte de hierro y parte de barro cocido.

Luego en el sueño surge una piedra que no cortó ninguna mano humana, y daña a la estatua en los pies, con lo que desaparece toda la estatua y la piedra que destruyó los pies, luego se hace un gran monte que llenó toda la tierra.

La interpretación del sueño es sobre los reinos dominantes de la tierra desde Babilonia hasta el reino milenial del Señor Jesús.

.Daniel da ahora la interpretación del sueño, de la imagen.

Algo muy importante al estudiar profecía de los últimos tiempos en el libro de Daniel en particular en éste capítulo es que menciona cuatro reinos, no cinco, tanto las piernas como los pies veremos que son referidos juntos como un cuarto reino, de ninguna forma como un cuarto y quinto.

Primer reino – Cabeza de oro – Babilonia

La cabeza de oro es el reino de Babilonia, es decir el reino dominante sobre el mundo conocido de esa época, sobre el mundo judío, que es la perspectiva desde la cual vemos el antiguo testamento, y como sabemos incluso los judíos como Daniel y sus amigos estaban viviendo en Babilonia pues habían sido tomados prisioneros.

Segundo reino – Pecho y brazos de plata – Reino Medo Persa

Claro que esto era profético cuando Daniel lo dijo al rey, pero ahora para nosotros esta parte es histórica y comprobable, el reino que vino después de Babilonia, fue inferior a ésta, y Daniel todavía tuvo oportunidad de vivir bajo ese reino, cuando el rey Darío de Media tomó el reino de Babilonia y mató al rey Belsasar, hijo del rey Nabucodonosor (Daniel 5 : 30 – 31).

Tercer reino – Vientre de bronce – Imperio Griego

El reino que sobrevino al reino Medo-Persa fue el imperio griego, bajo Alejandro el Magno, el cual cubrió prácticamente todo el mundo conocido de esa época, por eso dice el versículo 39 que ese tercer reino dominaría sobre toda la tierra.

Cuarto Reino – Piernas de hierro y pies de barro y barro cocido – Imperio Romano

Aquí ahora en el versículo 40 es donde Daniel dice el cuarto reino, no un cuarto y quinto sino el cuarto reino, de tal forma que tanto las piernas como los pies representan un solo reino que desmenuzaría y todo, lo cual fue una característica en el imperio romano que surgió posterior al imperio griego, el imperio romano aunque algunos territorios los tomó en paz, era más bien conocido por la destrucción que hacía.

Cuarto Reino – Imperio Romano en dos fases.

La imagen es una perfecta ilustración del reino en dos fases ó etapas, la primera fase representada por las dos piernas y la segunda fase de éste reino, representada por los pies.

Más aún ésta ilustración es ideal pues muestra que el imperio romano tuvo lo que se puede llamar dos piernas, la pierna del este que incluso sobrevivió a la pierna del oeste.

Esa pierna del este, se conoce también como el imperio bizantino, el imperio romano del oriente y que tenía por capital a Constantinopla, fundada por el emperador romano Constantino.

Esa Constantinopla es la actual Estambul en Turquía.

Abajo una imagen con el imperio romano en lo que fue su mayor extensión, cubriendo parte del norte de Africa, y parte del medio oriente incluyendo parte de lo que actualmente es Siria e Irak, recordemos que incluso en los tiempos del Señor Jesús en su ministerio sobre la tierra, Israel estaba bajo el dominio del imperio romano.

Roman Empire at greatest extent

Así que estos cuatro reinos, han tenido dominio sobre el territorio de Israel.

Continuando con este cuarto reino, entonces vemos que tiene dos fases.

La primera fase, el imperio romano histórico.

La segunda fase, el imperio romano por resurgir.

Esta segunda fase está representada por los pies, sobre los cuales indican los versículos del 41 al 43, algunas características.

El texto señala que será un reino dividido, con algo de fuerza como el hierro, pero estos pies son una mezcla de hierro y barro cocido, recordemos que las piernas ó el imperio romano en su primera fase la que ya ocurrió ya, eran solo de hierro.

Dice el texto que como los dedos de los pies, (10 dedos obviamente) son parte hierro y parte barro, el reino será parte fuerte y parte frágil.

El texto indica que los líderes de este reino en su segunda etapa serán diez líderes, los cuales veremos en otros pasajes proféticos en Daniel y en Apocalipsis, también representados por diez cuernos.

También indica que por ser estos dedos una mezcla, el reino será en parte frágil y parte fuerte, no que los pies ó líderes del reino sean parte frágil y parte fuerte sino su reino.

Esta pieza del rompecabezas profético la debemos tener en mente, cuando analicemos y estudiemos otros pasajes proféticos.

Para el versículo 43 debemos utilizar el texto de la Reina Valera de 1569 que es la traducción precisa de ese versículo.

“Cuanto a aquello que viste, el hierro mezclado con tiesto de barro, mezclaránse con simiente humana, mas no se pegarán el uno con el otro, como el hierro no se mistura con el tiesto”

Esto es muy distinto a la versión Reina Valera 1960

“Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro”.

La diferencia importante no está en el español más antiguo sino en esta frase:

RVR 1569 – “…., mezclaránse con simiente humana…”

Rvr 1960 – “…. se mezclarán por medio de alianzas humanas”

No es lo mismo, y la traducción precisa es la de la RVR 1569, he hecho un comentario bíblico profundo de este versículo en particular (Daniel 2 : 43) por separado, tal vez un tanto técnico, pero necesario para ver la importancia de este versículo.

Por ahora para este estudio general del capítulo debemos entonces considerar la traducción correcta.

Así que no habla de alianzas humanas, sino que el texto continúa refiriéndose a características de los líderes de la segunda fase del imperio romano y su reino.

Así como se ven los diez dedos de los pies representan a los diez líderes de esta segunda fase del imperio romano, mostrados como una mezcla de hierro y barro, a semejanza de eso, habrá una mezcla con simiente humana, los diez pies ó líderes.

No se pegarán el uno con el otro, así como el hierro y el barro no se unen, si sigue hablando de los dedos de los pies, que son los de hierro y barro, entonces entiendo se refiere a que los líderes no se unirán del todo. No está hablando entonces de los que se mezclarán con simiente humana.

Veremos en otros textos proféticos, que el onceavo líder que surgirá, y también conocido como el anticristo ó falso cristo, eliminará a tres de los diez líderes (Daniel 7 : 8), esto puede ser una interpretación de que estos líderes de la segunda fase del imperio romano no se unirán del todo, aunque luego llega un momento en que se unen para darle su poder al anticristo (Apocalipsis 17 : 13), como señalan otros textos proféticos.

A partir del versículo 44 vemos el siguiente reino – El Reino del Señor Jesús.

En los días ó en el tiempo de esos diez líderes, es decir en los tiempos finales es cuando Dios establecerá su reino sobre la tierra.

Antes de que eso ocurra no hay ningún otro tiempo en que ni Israel ni la iglesia, tengan dominio sobre la tierra.

Es hasta los tiempos finales en que el anticristo y éstos líderes tengan dominio sobre la tierra, que con el regreso del Señor Jesús, los reinos del mundo queden bajo el gobierno del Señor Jesús.

Tal como lo indican varios textos, como por ejemplo:

Salmo 2 : 7 – 9

Apocalipsis 11 . 15

Esa idea del reino ahora ó del llamado “Dominionismo” entendido como el concepto de que la iglesia, es decir los cristianos tengan dominio sobre la tierra, sobre gobiernos, etc., no es algo Bíblico.

El señor Jesús regresará para establecer ese reino del que habla este capítulo de Daniel.

El Señor Jesús recibirá todos los reinos por parte de Dios y establecerá su trono en Jerusalén para regir a las naciones con vara de hierro. (Apocalipsis 19 : 15, 12 : 5)

En el final del capítulo (v 46 al 49) el rey reconoce a Dios y promueve a Daniel, cosa que aprovechó Daniel para solicitar promociones para sus compañeros, a lo cual accedió el rey.