La Parábola del Grano de Mostaza.

Parábola del grano de mostaza

Esta parábola se encuentra en 3 de los evangelios.

“Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo, el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas”

Mateo 13 : 31 – 32.

“Decía también: ¿A qué haremos semejante el reino de Dios, o con qué parábola le compararemos? Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra; pero después de sembrado, crece, y se hace la mayor de las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra”     Marcos 4 : 30 – 32.

“Y dijo: ¿A qué es semejante el reino de Dios, y con que lo compararé? Es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su huerto; y creció, y se hizo árbol grande, y las aves del cielo anidaron en sus ramas” Lucas 13 : 18 – 19.

Aaaa

Consideraciones.

Esta parábola la enseño Jesús a sus discípulos,  pues Jesús quería revelarles a ellos, cosas acerca del reino de Dios. (Véase Mateo 13 : 11).

En el pasaje de Mateo se menciona el reino de los cielos, mientras que Marcos y Lucas se refieren al reino de Dios.

Anteriormente he escrito acerca de que el concepto de reino de Dios y reino de los cielos, no son necesariamente iguales, en éste breve estudio me referiré al concepto de reino de Dios, como lo hacen la mayoría de éstos pasajes.

Además debo reiterar que en este estudio de profeciaenlabiblia.wordpress.com,  debemos tener en cuenta que la Biblia no fue diseñada como libro de ciencias botánicas, y para quien le interese ver más aspectos específicos sobre las semillas de mostaza, mostraré al final de este artículo, algunas fuentes adicionales de consulta.

Significado de la parábola.

Así que Jesús está enseñando a sus discípulos una ilustración para mostrarles acerca del  concepto del reino de Dios, explicándolo a través de una ilustración sencilla que ellos puedan comprender, y al quedar plasmada en estos evangelios, el propósito era que fuera una ilustración lo suficientemente sencilla para que el civilizado ser humano de dos mil años después, también la pudiera entender, para que incluso un niño la pueda entender, y no fuera necesario un doctorado en ciencias botánicas para entender esta enseñanza.

La parábola muestra el enorme contraste entre un estado inicial y un estado final, el estado inicial es muy pequeño, tan pequeño como una semillita de mostaza, pero el estado final es el de un gran árbol ó arbusto capaz de servir de sombra a las aves.

Esta parábola es una parábola profética, y que aún no ha tenido su cumplimiento.

Aaaa

Reino de Dios y no el Reino de los cielos.

Como he explicado en estudios previos aquí en profeciaenlabiblia.wordpress.com y con más detalle aún en mi libro “El origen de Satanás” (de profeciaenlabiblia.wordpress.com, reino de cielos y reino de Dios no es necesariamente los mismo.

El reino de Dios no está establecido aún sobre la tierra, y los textos proféticos en la Biblia muestran que el reino de Dios será finalmente establecido en la tierra, y cubrirá toda la tierra.

Jesús enseñó a sus discípulos a orar “venga tu reino, hágase tu voluntad como en el cielo, así también en la tierra” Mateo 6 : 10, (en la oración modelo que conocemos como el Padre Nuestro) es decir, orar a Dios para que su reino venga a la tierra, para que su reino sea establecido en la tierra, en este planeta, nótese que éste concepto bíblico es distinto al reino de Dios en el cielo.

Aunque actualmente todo el mundo y la autoridad de las naciones la tiene Satanás (el mundo entero está bajo el maligno 1ª Juan 5 . 19) llegará el momento en que Dios establecerá su reino sobre la tierra, poniendo a Jesús como la cabeza de su reino, poniendo todas las naciones bajo su mandato y reinado, para juzgarlas con vara de hierro.

Lo cual se encuentra profetizado en varios pasajes que mostraré a continuación.

“Pídeme y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra, los quebrantarás con vara de hierro” Salmo 2 : 8 -9.

El mundo entero ha estado y permanece bajo la autoridad de Satanás quien tiene autoridad sobre todos los reinos, Satanás dijo la verdad cuando tentó a Jesús, y le ofrecía todos los reinos del mundo a cambio de que Jesús lo adorara, Jesús no refutó lo que Satanás dijo en cuanto a que tenía autoridad sobre todos los reinos.

Pero para que el reino de Dios sea establecido sobre la tierra aún falta tiempo.

La parábola ilustra contraste entre un estado inicial pequeño y un estado final muy grande.

Lo que la parábola ilustra es que el reino de Dios el cual será establecido sobre toda la tierra, tuvo un inicio pequeño pero tendrá un final muy grande.

Un contraste tan amplio como el inicio tan pequeño de un grano de mostaza, que cuando es plantado, es decir sembrado con un propósito, llega a crecer y en su estado final, llega a ser muchas veces más grande de lo que era el tamaño del granito de mostaza, para convertirse en una hortaliza que da sombra y cobertura a las aves.

Esa es la esencia de la ilustración, un inicio pequeño y un final grande. Este mismo contraste y concepto de la parábola se puede ver en el sueño del rey Nabucodonosor, en el cual la piedra fue hecha un gran monte que lleno toda la tierra, ilustrando que Dios levantará sobre la tierra un reino que jamás será destruido (véase el sueño del rey Nabucodonosor y la interpretación del profeta Daniel en Daniel 2 : 35 y 44).

El establecimiento del reino de Dios sobre la tierra, ha tenido ya un inicio, un inicio que se puede percibir como pequeño, cuando Dios mismo hecho carne y hueso en Jesús el Hijo de Dios (Dios Hijo), vino al mundo, naciendo en un humilde pesebre, muy lejos de los honores que le corresponderán cuando regrese a la tierra para establecer su reino como Señor de Señores y Rey de Reyes (como Rey sobre todos los reyes de las naciones del mundo).

Normalmente en la realeza se dan grandes festejos y honores cuando nace algún hijo ó hija del rey, pero no pasó así cuando Jesús llegó al mundo.

El inicio del establecimiento del reino de Dios sobre la tierra con Jesús, Dios Hijo hecho carne y hueso, viniendo sin honores típicos de la realeza de su época, y con la muerte de Jesús en la cruz como si fuera criminal sin serlo, fue un inicio pequeño, pero Jesús resucitó y regresará a la tierra como Rey de Reyes y establecerá su reino sobre toda la tierra, un reino de Dios que llenará toda la tierra, cubriendo a todas las naciones, principiando con un reinado milenial y luego sin fin,

Después del periodo de tribulación de 7 años profetizado en la Biblia tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, Dios pondrá a Jesús como rey sobre todo el mundo, entregándole a Jesús autoridad sobre todas las naciones.

El reino de Dios vendrá finalmente sobre la tierra, nuestra oración del Padre Nuestro: “venga tu reino, sea hecha tu voluntad…” será contestada, el reino de Jesús cubrirá todo el planeta tierra, y así como muchas aves quedan bajo la cobertura de una hortaliza de mostaza que empezó como un pequeño grano ó una pequeña semilla, todas las naciones del mundo quedarán bajo la sombra del reino de Jesús, es decir el reino de Dios sobre la tierra.

A la iglesia de Cristo, definida como el grupo de creyentes en Jesús, no le corresponde, ni Dios le confiere el ejercer dominio literal sobre el mundo ni sobre sus naciones en la época previa al regreso de Jesús, pero Dios si le confiere y dará autoridad a Jesús para ejercer su reinado y dominio práctica y literalmente sobre todo el mundo, una vez que Jesús regrese para reinar desde Jerusalén.

El mundo entero está bajo el dominio de Satanás, quien en el período de la tribulación de 7 años también dará su autoridad al falso cristo (anticristo) pero Jesús regresará al cabo de esos 7 años de tribulación y establecerá su reino sobre la tierra.

El reino de Dios vendrá literalmente sobre este planeta cuando Jesús regrese, y Dios otorgará respuesta a nuestra oración de “venga tu reino” de Mateo 6 : 10.

Los sobrevivientes al periodo de tribulación que sean creyentes en Jesús y hayan nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo, podrán ver el establecimiento del reino de Dios sobre la tierra (véase Juan 3 : 1 – 8).

El proceso del establecimiento del reino de Dios sobre la tierra, que tuvo un inicio pequeño con el nacimiento de Jesús en el humilde pesebre hace dos mil años aproximadamente, llegará a tener un final muchas veces más grande que el inicio, con un reino que cubrirá toda la tierra, en el que Jesús reinará sobre todos los reyes del mundo, como Rey de reyes, y ejercerá su reinado sobre todas las naciones.

“El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará por los siglos de los siglos” Apocalipsis 11 : 15.

“…he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido” Daniel 8 : 13 – 14.

Eso es lo que enseña la parábola y no se trataba de enseñar el tipo de mostaza al que se refería Jesús, ni se trataba de una aseveración de que el grano de mostaza sea el más pequeño del mundo, ni tenía que ver con si había árboles más grandes que el de mostaza.

La frase traducida al español en la Reina Valera 1960 en Mateo 13 : 32, como “la más pequeña de todas las semillas” en el original griego la palabra mikroteron fue traducida como la más pequeña, pero mikroteron es un comparativo, para indicar más pequeño, más pequeño que, por lo cual es mejor entender la frase como, es una de las más pequeñas semillas, no es una aseveración contundente de que sea la más pequeña semilla de todo el mundo.

El Señor Jesús, no estaba dando una cátedra de botánica, sino utilizando la ilustración de una semilla ó grano de mostaza, para enseñar algo muchísimo más importante que las semillas, la mostaza y los árboles, algo que tiene que ver con el reino de Dios.

Para quién se interese en comentarios más detallados sobre un grano de mostaza, puede serle interesante el consultar algunos de los trabajos abajo citados:

“The problem of the mustard seed” John A. Sproule Grace Theological Journal 1.1 (1980) 37-42

“The smallest mustard seed Matthew 13 . 32” W. Harold Mare Grace Theological Journal 9.3 (1968) 3-11

Aaaa

Explicacion de parabola del grano de mostaza

Exegesis de Marcos 4 : 30 – 32

Exegesis de Lucas 13 : 18 – 19

Enseñanza biblica de parabola de semilla de mostaza

clase biblica de grano de mostaza

significado de parabola de grano de mostaza


Parábola de la viuda perseverante y el juez injusto.

Parábola de la viuda perseverante y el juez injusto.

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,  sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra ? “

Lucas 18 : 1 – 8

Vemos en Lucas 17 previo a esta parábola que Jesús hablaba a sus discípulos de cuando él regresará a la tierra para establecer su reino.

En la parábola hay 2 personajes:

Una viuda – Que en la Biblia y en las parábolas que enseñó Jesús, es la figura de una persona vulnerable, una viuda que ha perdido al marido al que trae el sustento a la casa. Pero este personaje es persistente y perseverante en pedir justicia al segundo personaje.

Un juez – Teniendo el cargo de juez, este personaje no teme a Dios ni tiene respeto por el hombre, por lo tanto no tiene la calidad moral para juzgar justamente, por eso también se le llama en la parábola un juez injusto.

Esta viuda representativa de las personas vulnerables sin marido que la defendiera ó apoyara ó trajera el sustento a casa, tenía un problema con un adversario y acudía al juez injusto para pedirle justicia en su problema.

Este juez sin valores morales, sin preocuparse por hacer su labor de juez, no le hizo caso a la viuda, de hecho la parábola dice que no le quiso hacer justicia por un tiempo.

Sin embargo no fue porque el juez tuviera remordimiento ni conciencia que le acusara para hacer justicia a la viuda, sino porque pensó el juez que esta mujer le agotaría la paciencia, pues ella venía de continuo con él.

Como tanto le molestaba y temía que le fuera peor pidiéndole justicia continuamente hartándolo, entonces decidió hacerle justicia.

Jesús comenta si hace actúa un juez injusto, acaso no le hará justicia Dios a los suyos que le claman día y noche ? Aquí Jesús dice se tardará en responderles ? Jesús dice que pronto les hará justicia.

Pero algo muy importante menciona Jesús a continuación:   Pero cuando Jesucristo regrese hallará fe en la tierra ?

Perseverancia, persistencia, no perder el ánimo, no perder la fe.

El principio del texto bíblico indica que la parábola es para enseñar sobre la importancia de orar siempre, continuamente y no perder el ánimo.

Porque en ocasiones (tal vez muchas más de las que deseamos) la respuesta a nuestras oraciones no llega pronto, es que Jesús enseñó esta parábola.

Si Dios siempre contestara inmediatamente nuestras peticiones y oraciones, esta parábola no sería necesaria.

No perder el ánimo y no perder la fe es algo necesario en el cristiano, en medio de un mundo en el que no se pueden evitar los problemas, tribulaciones y aflicciones.

Esta parábola dice que aunque la viuda iba continuamente con el juez a pedirle justicia, el juez no quiso hacerlo por un tiempo, si la viuda hubiera perdido el ánimo, este juez injusto e inmoral obviamente no le haría justicia y si la viuda se hubiera dado por vencida entonces no tendría justicia. Pero la viuda perseveró, fue persistente, venció la tentación de desanimarse, venció la posible pérdida de fe en que el juez le hiciera justicia y su perseverancia y persistencia le valió que el juez le hiciera justica y eso que era un juez injusto.

 

 

Como pedir justicia a Dios.

Cuando ores a Dios, le puedes pedir justicia exponiendole tu caso, el es un juez justo, El tiene la autoridad y la capacidad para resolver el asunto, de una forma u otra. En los casos anteriores, que mencioné arriba, yo no pedí la forma en que solucionara el asunto del perro, en el caso del pastor que fue calumniado, no le pidieron a Dios la forma de resolver eso.

Se le pide justicia a Dios y El sabrá la forma de hacerla.

También es apropiado que al pedirle justicia a Dios, el cristiano esté en una buena condición ante Dios. Sería hipócrita por ejemplo pedir justicia a Dios cuando uno mismo está cometiendo injusticias ante el prójimo y sería mejor que hagas primero justicia a tu prójimo a quien le has sido injusto y entonces ya puedes pedirle a Dios justicia.

Además es bueno que el cristiano, al pedir justicia a Dios, le recuerde a Dios sus promesas, por ejemplo:

– Dios es padre de huérfanos y defensor de viudas, como dice Salmo 68 . 5. Esta palabra de Dios asentada en la Biblia, la puede presentar la viuda que le pide justicia a Dios, recordándole que en Su palabra está escrito que El es defensor de viudas.

Existe otro pasaje del Antiguo Testamento que muestra el carácter de Dios y como le molesta el que alguien aflija y sea injusto con los más vulnerables como viudas y huérfanos.

Aunque este texto es parte del viejo pacto entre Dios y su pueblo Israel, y ese pacto ya no es vigente, desde que existe el nuevo pacto en la sangre del Señor Jesús el Cristo, este texto nos permite conocer ese carácter de Dios y cómo ve la situación de injusticias contra viudas y huérfanos.

“A ninguna viuda ni huérfano afligiréis.  Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor;

y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos “ Exodo 22 : 22 – 24

Dios Jehová, el Padre de nuestro Señor Jesús el Cristo, es un Dios que no le agrada que se aflija y haga injusticia contra viudas y huérfanos, recuerdale a Dios el pasaje anterior.

– Recordarle a Dios el mismo pasaje de Lucas que hemos visto arriba, donde el mismo Jesús dice que Dios hará justicia a los suyos, y dice que pronto les hará justicia, recuérdale a Dios lo que él mismo dijo en la persona de Dios hijo.

– Puedes tambien ponerte de acuerdo con alguien más en oración, para clamar a Dios, y recordarle que El ha prometido que si dos personas se ponen de acuerdo en pedirle algo. El lo hara (Mateo 18 . 19) y recordándole su promesa, decirle que la cumpla.

 

Mantener la fe, orar siempre, perseverar en oración y no perder el ánimo ni desmayar hasta que Jesucristo regrese.

Aunque la parábola también termina con una pregunta, y es en el sentido de invitar a la reflexión, de que aún cuando en este mundo habrá problemas, cuando regrese Jesús, ¿hallará aún fe en la tierra?

Cuando Jesús regrese a la tierra para establecer su reino, ¿encontrará fe en la tierra ó habrá quienes hayan perdido la fe?


La importancia de perdonar al prójimo. La Parábola de los dos deudores.

La importancia de perdonar al prójimo.

Textos bíblicos a comentar y analizar:

Mateo 18 . 21 -35 , Mateo 6 : 14 – 15, Mateo 18 : 35  y Gálatas 6 : 7 – 9

Parábola de los dos deudores

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.

 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.

A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.

Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.

 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.

¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas. “

Mateo 18 . 21 -35

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;  mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Mateo 6 : 14 – 15

“ No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”

Gálatas 6 : 7 – 9

La enseñanza que  Jesús utiliza es sobre deudas monetarias, pero esta ilustración la usa Jesús para enseñar que la persona debe perdonar a quien le ofende, para que también recibas perdón de Dios.  Principalmente la enseñanza es para los seguidores de Jesús,  para los cristianos que quieren seguir a Jesucristo obedeciendo sus enseñanzas y siendo como él.

Nótese que Jesús promete y advierte que si una persona no perdona a su prójimo las ofensas que le ha hecho a uno, Dios no lo perdonará.

“Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas” Mateo 18 : 35

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;  mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Mateo 6 : 14 – 15

 Quien está diciendo y asegurando esto es Jesucristo el Fiel y Verdadero, quien no puede mentir sino decir la verdad.

Cuando el cristiano no perdona a su prójimo las ofensas recibidas, es como el deudor de la parábola, quien habiendo sido perdonado, no hace igual para perdonar a otro. El cristiano que no perdona a otro incurre así en un pecado y mientras no perdone al prójimo permanece en ese pecado y con esto abre puertas legalmente a demonios para que lo opriman y ataquen.

Pero más aún si ese cristiano quien ha recibido misericordia de Dios, permanece en ese pecado sin hacer misericordia al prójimo y sin perdonarlo y llega a morir así, se encontrara con la triste realidad de que aún y habiendo nacido de nuevo, si el cristiano muere sin perdonar a otro, es decir si el cristiano muere en pecado habiendo podido decidir perdonar al prójimo, entonces el cristiano está por su propia decisión en pecado y si le llega la muerte sin tiempo para arrepentirse y perdonar entonces va al infierno.

Es decir que si el cristiano muere en el pecado de no haber perdonado las ofensas recibidas de su prójimo, entonces el cristiano  prefiere no perdonar a otro, y prefiere conservar ese pecado y conservarse en ese pecado y le llega la muerte sorpresivamente entonces ese cristiano tiene que pagar por si mismo las ofensas que Dios no le puede perdonar, las ofensas cometidas contra Dios se llaman pecado y se pagan recibiendo el justo y merecido castigo de ser torturado por siempre en el lago de fuego y azufre.

Así que si como cristiano que has creído en Jesús y que has nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo, decides no perdonar sus ofensas a tu prójimo y así jugar y arriesgar tu eternidad, por hacerle caso a un predicador que te “asegure” y te “certifique” que no puedes perder la salvación de ninguna manera, entonces harás mal,  porque tal predicador no estará para defenderte ni salvarte en el día de tu jucio, mejor hazle caso a Jesús que si sabe del tema de salvación, de vida eterna y de entrar al cielo, y obedece a Jesús y perdona sus ofensas a tu prójimo que te ofendió.

Así como en la parábola el que no perdonó al otro fue entregado a los verdugos para que pagase todo lo que debía, dice Jesús que así hará Dios con los que no perdonen al prójimo sus ofensas.

Dios no puede ser burlado como indica el pasaje en Gálatas, lo que el hombre siega eso cosecha.

No debemos permitir que la falta de perdón se interponga entre nosotros y nuestros hermanos y hermanas, ya que tambien será un muro entre nosotros y nuestro Padre Celestial

No debemos permitir que la falta de perdón se interponga entre nosotros y nuestros hermanos y hermanas, ya que tambien será un muro entre nosotros y nuestro Padre Celestial

Ilustración utilizada de Caricaturas Alegre (Joyful toons) de Mike Waters, de acuerdo con sus políticas de utilización.

Watermark

 


Parábola de la fiesta de bodas

Parábola de la fiesta de bodas

Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:

El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;

y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.

Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.

Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;

y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.

Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.

Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos.

Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.

10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.

11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.

12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.

13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Mateo 22 : 1 -14

En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Isaías 61 :  10

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.

Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Apocalipsis 19 : 7 – 9

En esta parábola Jesús ilustra cómo se puede entrar al reino de los cielos (ó el tercer cielo, ó cielo, ó dimensión celestial).

Se nota en la parábola,  la ilustración de una gran fiesta de bodas.

El rey le prepara una fiesta de bodas a su hijo, El rey del universo,  Jehová le prepara una fiesta de bodas a su hijo unigénito Jesucristo.

Para lo boda se preparan invitaciones,  y el rey envía a sus sirvientes a llevar las invitaciones a los invitados.

Pero aquéllos invitados a la boda despreciaron la invitación, algunos por atender situaciones diarias, otros incluso mataron a los siervos del rey.

Es posible apreciar en esta ilustración (así como en la parábola de la viña rentada a los labradores malvados –  Lucas 20 . 9- 18) la invitación en primera instancia al pueblo de Israel, que incluso llegó a matar a los siervos de Dios, y en general no apreció ni respondió la invitación, no reconociendo a Jesús como el Mesías.

Sin embargo el rey, enfatiza que la boda está preparada y envía a los siervos restantes a invitar a la población en general a los malos y buenos, es decir ya no solo al pueblo de Israel sino a los gentiles.

La boda se llena de invitados.

Pero el rey encuentra a un hombre que no estaba vestido para la boda, el rey le pregunta que hace ahí, y el hombre no tiene palabras para responder, admitiendo su culpa silenciosamente, por lo cual es echado fuera de la boda a un lugar de sufrimiento, el lago de fuego.

Los pasajes anteriormente citados de Isaías 61 y Apocalipsis 19, muestran que Dios es quien proporciona el vestido de salvación para las bodas del Cordero.

Dios es quien proporciona el boleto de entrada, la invitación para poder entrar a las bodas y al reino de los cielos, ese boleto de entrada que es el precio por el cual Jesús con su muerte en la cruz ocupando el lugar del pecador lo redime y le permite al pecador ser justificado y vestirse de linio fino y limpio.

No existe predestinación para el cielo ó el infierno, muchos son invitados, pero algunos en lugar de aceptar la invitación le dan prioridad a cosas mundanas y temporales.

Otros como el hombre que quería estar en la fiesta de bodas pero sin usar el vestido de bodas,  no pueden acceder a la fiesta, es sólo por medio del vestido de salvación en Jesucristo que aceptando la invitación se puede entrar a la fiesta de bodas.

Solamente Jesús el Cristo, Dios Hijo es el camino para llegar a esa fiesta de bodas.

Aaaa


Parábola de los labradores malvados a quienes se les rentó una viña. .

Parábola de los labradores malvados a quienes se les rentó una viña.

Esta parábola está referida en 3 evangelios, en Mateo 21 : 33 – 46, Marcos 12 : 1 – 12, Lucas 20 : 9 – 19.

En Mateo 21 : 33 – 46

33 Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

34 Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

35 Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

36 Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.

37 Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

38 Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.

39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras:
La piedra que desecharon los edificadores,
Ha venido a ser cabeza del ángulo.
El Señor ha hecho esto,
Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? m

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

En Marcos 12 : 1 – 12

Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la cercó de vallado, cavó un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña.

Mas ellos, tomándole, le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza, y también le enviaron afrentado.

Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros.

Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

Mas aquellos labradores dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra.

Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña.

¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros.

10 ¿Ni aun esta escritura habéis leído:
La piedra que desecharon los edificadores
Ha venido a ser cabeza del ángulo;

11 El Señor ha hecho esto,
Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

12 Y procuraban prenderle, porque entendían que decía contra ellos aquella parábola; pero temían a la multitud, y dejándole, se fueron.

Lucas 20 : 9 – 19

Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo.

10 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

11 Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías.

12 Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido.

13 Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizá cuando le vean a él, le tendrán respeto.

14 Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra.

15 Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña?

16 Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: !!Dios nos libre!

17 Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito:
La piedra que desecharon los edificadores
Ha venido a ser cabeza del ángulo? m

18 Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

19 Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo.

El Antecedente.

Otra parábola a estudiar para entender la anterior se encuentra en el antiguo testamento en Isaías 5 : 1 – 7

“Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil.

La había cercado y despedregado y plantado de vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres.

Ahora, pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña.

¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres?

Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le quitaré su vallado, y será consumida; aportillaré su cerca, y será hollada.

Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella.

Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta deliciosa suya. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor.”

En el antecedente de la parábola en Isaías, es evidente que el señor y dueño de la viña es Dios, Jehová y como indica claramente el versículo 7, esa viña es el pueblo de Israel.

A través del Antiguo Testamento, Israel se ha presentado con la imágen de una viña, como ocurre en Salmos 80 . 8 – 16, Isaías 27 : 2 – 6, Jeremías 2 : 21 y 12 : 10.

En esa parábola de Isaías, el señor dueño de la viña, hizo lo apropiado para que la viña fuera un lugar propicio para trabajarla y que diera frutos, la misma ilustración de cercarla y ponerle una torre se encuentra en las parábolas del Nuevo Testamento.

En el pasaje de Isaías vemos que la viña en lugar de producir uvas buenas, produjo uvas silvestres, es decir no el fruto cultivado que esperaba sino un fruto sin valor, no útil para procesar en el lagar, como indica el versículo 7, Dios esperaba de Israel el fruto de obrar justo juicio, obrar justicia, sin embargo los frutos que producía Israel, eran vileza y clamor de oprimidos. Lo cual es evidente en el Antiguo Testamento cuando se ve al pueblo de Israel, caer en apostasía, en idolatría, en servir a otros dioses, entre otras cosas que los apartaban de Dios.

Victor Buksbazen en su comentario de Isaías “The prophet Isaiah – A commentary” en referencia a este pasaje, comenta que es una parábola en forma de un canto sobre mi amado y su viña. En los días de Isaías, las colinas piedrosas de Judea estaban bellamente cubiertas y plantadas con buenas y encantadoras  viñas. Todo ciudadano de Judea estaba bien familiarizado con estas bellas viñas que producían deliciosas uvas y sabía cuanto trabajo, cuidado y amor había llevado el producir estas viñas y cuanta esperanza había invertido en ella el agricultor. Todo judío podía entender fácilmente cuanta frustración y dolor tendría el dueño cuando todo su trabajo produjo bushim agrias y malformadas, uvas silvestres.

Víctor Buksbazen continúa su comentario al respecto:

“Que terrible decepción se volvió la casa de Israel para Dios.  En lugar de deliciosas uvas de justicia produjo las uvas silvestres de ira y derramamiento de sangre. En lugar de ser una tierra de justicia hay el clamor de oprimidos y afectados.

Ninguna traducción le puede hacer justicia a la excelente selección de palabras hebreas del profeta Isaías. En el verso 7 hay dos pares de aliteraciones.

Mishpath – mispach , justicia – derramamiento de sangre

Tsedakah – tseakah , rectitud ó justicia  – clamor, un grito de angustia”

Víctor Buksbazen – The Prophet Isaiah A Commentary

En el Nuevo Testamento.

En la parábola del Nuevo Testamento, se ve un hombre, un padre de familia, el cual tenía un hijo. Este hombre tiene posesiones tenía una viña, una viña para producir frutos, luego  a diferencia de la parábola en Isaías, rentó y confió esta viña a unos labradores, para que la utilizaran para trabajarla y tratándose de una viña, para que diera frutos, ya que los hombres debían pagarle al dueño con parte del fruto producido por la viña, el hombre luego de confiarles y rentarles la viña se fue.

Cuando llega el tiempo de que el dueño de la viña, reciba los frutos que le corresponden, los labradores malvados que estaban a cargo de trabajar su viña, lejos de pagar los frutos correspondientes, golpearon y mataron a los siervos que el dueño de la viña envió.

Cuando el dueño de la viña, les envió a su hijo pensando que de él tendrían respeto, los labradores malvados sabiendo que era el heredero del dueño, lo mataron.

Jesús al enseñar ésta parábola, pregunta a los oyentes, que creen que hará el dueño de la viña con esos labradores malvados ?

La gente que escuchaba la parábola pudo dar la respuesta correcta: A los labradores malos los destruirá y mejor dará su viña a otros labradores que si le paguen el fruto a tiempo.

En esta parábola, Dios es el dueño de la  viña, la viña es el pueblo de Israel, y luego que su presencia manifiesta se retiró de Israel, confió el pueblo de Israel (la viña) a unos labradores, que se puede interpretar como los líderes morales, líderes espirituales (ó religiosos) de Israel.

Pero esos líderes fallaron en dar el fruto esperado,  desecharon a los enviados por Dios, a sus profetas (Mateo 23 : 37 ) en épocas previas y contemporáneas a Jesús, y cuando Dios envía a su propio Hijo, a Jesús los líderes espirituales y religiosos de Israel, lejos de reconocerlo y darle su lugar, lo desecharon y lo mataron (aunque en realidad Jesús dió su vida).

Jesús dijo al enseñar esta parábola, que por tanto, el reino de Dios será quitado de vosotros y dado a gente que produzca los frutos de él. Esta referencia a que sería quitado de ellos, era principalmente a los labradores malvados a los líderes religiosos, pero puede ser también indicativo de que era retirado del pueblo de Israel que desechaba a Jesús el Hijo de Dios.

Como indica la parábola, los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron perfectamente bien que Jesús se refería a ellos. Pero aquí el problema es que la parábola de Isaías indica claramente en el versículo 7, que la viña es Israel, la casa de Israel, entonces ¿por qué en Marcos 12 : 12 se indica que ellos los líderes religiosos entendieron claramente que Jesús decía la parábola refiriendose exactamente a ellos?

Más adelante, proporcionaré una explicación a ese punto.

Israel había sido creado por Dios como su pueblo (Dios se menciona como el Padre de Israel Jeremías 31 : 9) para darse a conocer a ellos, y para ser los herederos del reino de Dios, sin embargo a través de la historia el pueblo de Israel se rebeló contra Dios, y siguió a otros dioses, Dios esperaba que su pueblo lo siguiera y sirviera a El, y obedeciera sus mandamientos obrando justamente.

De poco servía que el pueblo de Israel y sus líderes religiosos, siguieran mandamientos como rituales al no cortarse las puntas del pelo, ó vestir indumentarias de una sola tela, ó no comer ciertas cosas, si dejaban de obrar lo más importante, obrar justamente, y de poco les servía envolverse en practicar esos mandamientos de poca utilidad y mientras tanto no reconocieron al Mesías, a Jesús el Hijo de Dios, y cuando el Mesías llegó, lejos de reconocerlo, lo desecharon y demandaron su muerte.

Como dijo Jesús el reino de Dios es quitado de ellos y dado a otros, otros pueblos distintos a Israel tienen  acceso al reino de Dios, y dan los frutos que Dios esperó de Israel y no obtuvo.

Cuando Jesús predicó y ministró se llegó a encontrar por ejemplo con el centurión romano quien creyó en Jesús y tuvo fé en Jesús, una fé que Jesús no encontró en Israel, por eso Jesús comentó en Mateo 8, que mucha gente de pueblos distintos a Israel, vendrían al reino de los cielos junto a Abraham e Isaac, mientras que los hijos del reino, los herederos originales del reino de los cielos, es decir el pueblo de Israel serán echados a las tinieblas de afuera, donde será el lloro y el crujir de dientes.

Como se narra en Mateo 8 : 5-13

Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.

Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.

10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

11 Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;

12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13 Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.”

El reino de los cielos no es exclusivo del pueblo de Israel, lamentablemente eso que expresa Jesús es cierto: muchos de los hijos del reino, de los herederos originales del reino de los cielos, del pueblo de Israel, del pueblo elegido de Dios, rechaza a Jesús, y no cree en él, y por lo tanto no tendrán parte en el reino de los cielos. Esto se puede apreciar también en la parábola de la fiesta de bodas en Mateo 22.

Viene un tiempo de tribulación como ningún otro sobre el pueblo judío y sobre toda la tierra, un tiempo que el profeta Jeremías llamó el tiempo de angustia de Jacob (Jeremías 30), un tiempo en el cual el pueblo judío sufrirá grave aflicción (Daniel 9, 11), en que el 66% de los judíos morirán (Zacarías 13), tiempo en que el pueblo judío tendrá que huír de Israel (Apocalipsis 12).

Esto no significa que ahora ningún judío ya no pueda ser salvo. Basta con que crean en Jesús, el Mesías el Hijo de Dios. El Dios encarnado en hombre y nacido en Belén que profetizaba Miqueas (Miqueas  5 : 2)

Dios desea que los judíos apartados de El, se vuelvan a El, y crean en Jesús el Mesías.

Dios no ha deshechado al pueblo de Israel, ni al pueblo judío, de ninguna manera Dios ha terminado su plan con ellos, la iglesia de ninguna manera reemplaza a Israel, Dios reanudará sus planes para Israel, en el periodo de tribulación de 7 años y terminado ese priodo, tambien y luego que Jesús el Mesías regrese después de la tribulacion y Jesús establezca su trono en Jerusalén y su reino de mil años.

Como preguntó el carcelero a Pablo, ¿Qué debo hacer para ser salvo ?

A lo cual Pablo respondió: Cree en el señor Jesucristo y serás salvo.

Porque supieron los líderes religiosos exactamente que Jesús se refería a ellos tal como lo indica Marcos 12 : 12

Propondré aquí lo siguiente, tanto los líderes religiosos, así como Jesús y sus apóstoles eran se puede decir practicantes de la religión de Israel, religión judía si la llamamos así.

Y todos ellos estaban familiarizados, con textos religiosos judíos además de la ley y de los profetas, de ésto encontramos varias evidencias en el Nuevo Testamento.

El targum de Isaías, targum de Jonatán, atribuído a Jonatan Ben Uzziel, que se estima data del año 30 antes de Cristo, señala algo muy interesante.

El targum de Isaías, parafraseando Isaías en el pasaje de la parábola, es decir, Isaías 5 : 1 – 7, tiene algunas peculiaridades que muestran como entendía e interpretaba dicho pasaje Jonatan Ben Uzziel.

En el targum de Isaías, dice:

en el versículo 2, construí mi santuario en medio de ellos. Nótese en lugar de la torre según el texto masorético y puse mi altar para expiación de pecados, eso en lugar del lagar del texto masorético.

en el versículo 3, el targum dice se han desviado de mi ley.

en el versículo 4 el targum, dice con claridad, pensé que harían el bien, pero han hecho el mal.

en el versículo 5 el targum dice, retiraré mi shekinah – gloria de ellos y destruiré la casa de su santuario.

Entonces el targum, precisa que la parábola se refiere a los encargados del santuario, los encargados del altar para expiación de pecados, es decir contra los líderes religiosos y sacerdotes, contra aquellos a cargo del templo.

Siguiendo con esta idea propuesta, los líderes religiosos entonces conociendo el targum de Isaías, y entendiendo esa interpretación de que la parábola de Isaías, según su clara interpretación en el targum de Isaías se refería a ellos y Jesús conociendo esto también, pudo haber utilizado la parábola de Isaías, para referirise a los líderes religiosos, a cargo del funcionamiento del templo y por eso, los líderes religiosos, entendieron que Jesús usó la parábola para referirse a ellos, tal como lo señala, Marcos 12 : 12

Aaaa

 

 

 


La parábola de la levadura.

La parábola de la levadura.

“Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo quedo leudado”  Mateo 13 : 33

“Y volvió a decir: ¿A qué compararé el reino de Dios?  Es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo hubo fermentado”  Lucas 13 : 20 – 21ue s

El Señor Jesús, quería mostrar con una ilustración fácil de entender como es el asunto del reino de Dios, diciendo el asunto del reino de Dios, es como la levadura que se pone una cantidad pequeña, pero que al final leuda toda la harina.

El objetivo de la parábola era el mostrar un contraste entre un estado inicial y un estado final.

En esta parábola la levadura representa el reino de Dios sobre la tierra, (ó digamos la sucursal del reino de los cielos pero sobre la tierra)  en la ilustración una pequeña cantidad de levadura, las tres medidas, tienen un proceso con el cual llenan todo, como dice la parábola: hasta que todo quedo leudado ó fermentado.

Se puede decir que se trata de una parábola profética, veamos una ilustración del mismo concepto en el libro de Daniel:

Cuando el rey Nabucodonosor tiene el sueño de los reinos que están por aparecer en la tierra y sueña con una estatua que representa los reinos principales sobre el mundo, vio en su sueño que una piedra no cortada por mano,  hirió los pies de la imagen y destruyó la imagen y esta piedra que hirió a la imagen, se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra.

“Estabas mirando hasta que una piedra fue cortada no con mano,  e hirió a la imagen en sus pies de hierro, y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.”  Daniel 2 : 34 – 35

Nótese en el texto profético anterior un enorme contraste entre el estado incial de una piedra y el estado final en el cual la piedra ya se ha convertido en un gran monte llenando toda la tierra, así como en la parábola la pequeña medida de levadura del principio al final ha afectado toda la harina.

“Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo;  desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”  Daniel 2 : 44

Daniel interpreta ese sueño, esa ilustración en particular sobre la piedra no cortada por mano que destruye la imagen y que se convierte en el gran monte que llena toda la tierra.

Ese gran monte que llena toda la tierra es el reino de Dios que llenará toda la tierra, cuando Jesús regresa al mundo para recibir todos los reinos y ocupar su trono en Jerusalen para  iniciar su reino milenial sobre la tierra.

Algo pequeño como un poco de levadura que lleva su proceso y llena toda la masa,  ó bien algo que inició pequeño como una piedra hasta que se convierte en un monte que llena toda la tierra.

Así ilustra Jesús el reino de Dios, como algo que inicia como algo pequeño pero que al cabo de un tiempo y un proceso llena toda la tierra.

Así el reino de Dios es algo que empezó como algo pequeño,  con Dios hecho carne y hueso, Dios Hijo, el Señor Jesús encarnado concebido por el Espíritu Santo de Dios y una virgen, que nació en un humilde pesebre sin grandes honores,  pero que vino para cumplir con la misión del Padre Celestial, para salvar a los que crean en él, muriendo por ellos y resucitando  y para que a su tiempo, él mismo,  Jesús el Hijo de Dios, regrese a la tierra para recibir todos los reinos, y para gobernarlos con vara de hierro, llenando la tierra con su gloria y con el reino de Dios.

El reino de Dios sobre la tierra tuvo un pequeño inicio, cuando el Señor Jesús vino la primera vez, pero tendrá un final enorme que llenará toda la tierra, un inicio pequeño como un grano de mostaza que al final es un enorme arbusto que da sobra a las aves (véase la parábola del grano de mostaza), ese estado final del reino de Dios cubriendo toda la tierra se dará cuando el Señor Jesús venga por segunda vez a la tierra, y reciba todos los reinos del mundo.

Cuando el Señor Jesús venga por segunda vez a la tierra y establezca su reino sobre la tierra, empezando con un reino milenial, será contestada nuestra petición, incluida en la oración conocida como el Padre Nuestro, donde decimos:  “Venga tu reino”.

Jesús será rey sobre toda la tierra, su reino cubrirá toda la tierra, Jesús será rey sobre Israel con su trono en Jerusalén, y Jesús será rey sobre todos los reyes que él ponga en las otras naciones, por eso se le llama Rey de reyes y Señor de señores.

A Jerusalen

“Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.  Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”  Lucas 1 : 31 – 32

“Pero yo he puesto mi rey sobre Sión mi santo monte.  Yo publicaré el decreto;  Jehová me ha dicho:  Mi hijo eres tú; Yo te he engendrado hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás”  Salmo 2 : 6 – 9

“Y el séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían:  Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y el reinará por los siglos de los siglos”  Apocalipsis 11 : 15

“Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.  Sus ojos eran como llama de fuego, en su cabeza tenía muchas diademas y tenía escrito un nombre que ninguno conocía sino él mismo.  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios.  Los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos.  De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.  En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.”       Apocalipsis 19 : 11 – 16

Aaaa

Estudio de la parabola de la levadura

explicacion de parabola de levadura

significado de la parabola de levadura

exegesis parabola de la levadura

analisis parabola de la levadura

leccion sobre la parabola de la levadura

clase biblica sobre la parabola de la levadura


Parábola de los talentos – El siervo infiel

Parábola de los talentos  

Mateo 25 : 14-30

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Cross references:

  1. Mateo 25:29 : Mt. 13.12; Mr. 4.25; Lc. 8.18.
  2. Mateo 25:30 : Lc. 19.11-27. Mt. 8.12; chapter 22.13; Lc. 13.28.

La parábola de los talentos (Mateo 25: 14-30) ilustra como un hombre llama a sus siervos para confiarle sus bienes y se va para regresar después de un tiempo y pedirle cuentas a sus siervos sobre la utilización y aprovechamiento de los talentos y bienes que les confió.

Los dos primeros siervos rinden cuentas positivas ya que utilizaron los talentos y con ello ganaron más. Entonces su amo los felicita y les llama siervos buenos y fieles, indicando que como en lo poco han sido fieles, sobre mucho les dará autoridad, y además les dice que entren a su gozo.

El caso del tercer siervo es radicalmente distinto, pues al rendir cuentas el siervo alega que como sabía que su amo era duro y siega donde no sembró, tuvo miedo y en lugar de utilizar el talento para rendir más fruto, lo mantuvo escondido sin utilizar.

A lo cual su amo le dice Siervo malo y negligente, ya sabías que siego donde no siembro, hubieras por lo menos dado el talento al banco para que ganara intereses,  el amo da órdenes de que se le quite el talento y se le dé a los siervos buenos y fieles.

Además el amo, da órdenes de que el siervo malo y negligente sea echado en las tinieblas de afuera donde será el lloro y crujir de dientes.

Al estudiar la parábola es importante considerar que:

Ilustra parte del funcionamiento del reino de los cielos.

El amo da a sus siervos algunos talentos según su capacidad, el amo es Dios ó Jesús y sus siervos son aquéllos que le sirven, los seguidores de Jesús ó cristianos. En esta parábola las tres personas son siervos de su Señor ó amo, lo cual se interpreta como que los tres son cristianos.

Los siervos tuvieron tiempo para utilizarlo sacando provecho de los talentos o recursos que les fueron dados.

El amo, Jesús,  regresa al cabo de un tiempo, para pedir cuentas a los cristianos de cómo usaron sus talentos, Jesús regresará y premiará a cada cristiano según su obra “He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra”.  Apocalipsis 22 : 12. “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”  2ª Corintios 5: 10. Estas palabras las dirige Pablo a la iglesia en Corinto es decir es un mensaje a los cristianos.

También aquéllos que finalmente caigan al infierno y sean echados al lago de fuego y azufre son juzgados según sus obras  Apocalipsis 20 : 12

Los dos primeros siervos buenos y fieles, reciben autoridad sobre mucho, en la parábola similar de las minas el amo les da autoridad para gobernar sobre ciudades (Lucas 19 : 17 y 19)

Jesús con esas parábolas enseña que cristianos fieles que dan fruto serán puestos en autoridad en su reino y gobernarán junto con él,  enseña que no todos los cristianos serán puestos en autoridad para gobernar y que habrá diferencias en autoridad según las obras que cada uno haya hecho.

La parábola muestra que el tercer siervo del amo, es decir un cristiano que no dio fruto es un siervo malo y negligente (perezoso y holgazán son otras acepciones de la palabra original griega utilizada), es decir que su amo lo regaña por no dar fruto, nótese como la comparación con el siervo anterior es radical, ya que el siervo que no dió fruto al igual que los que si dieron fruto, tuvo tiempo para darlo y tuvo los recursos ó talentos para dar fruto, pero nótese que la siutación con el último siervo es que teniendo tiempo y talentos, su problema no es dar poco fruto sino el no dar absolutamente ningún fruto y esto es un pecado (de omisión ó por no hacer) y por ello es echado al infierno, pues el lugar donde será el lloro y crujir de dientes en otras parábolas es el infierno, como se ilustra en Lucas 13 : 28, Mateo 22:13. Además sabiendo que la salvación no es por obras (“Porque por gracias sois salvos por medio de la fé y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se glorié” Efesios 2 : 8-9) Por lo tanto, no es que el siervo no logre su salvación por falta de obras, sino que habiendo tenido un nuevo nacimiento ó salvación inicial, porque Jesús establece claramente que quien no nazca de nuevo no puede entrar al reino de Dios (Juan 3: 3 – 11) y por lo tanto siervo de su amo, se esperaba de él fruto de siervo, pero por su falta de fruto acaba en el infierno. Ese último siervo confiesa que sabiendo que su amo es exigente, en lugar de tener un temor de su amo que lo moviera a rendir fruto para luego rendirle buenas cuentas,  dice que tuvo miedo un miedo cobarde que lo llevó a permanecer improductivo, y habiendo tenido tiempo de arrepentirse y ponerse a trabajar no lo hizo. La Biblia señala en Apocalipsis 21 : 8 que los cobardes tendrán su parte en el lago de fuego y azufre que es la muerte segunda. “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

El señor Jesús delega autoridad a personas que habiendo nacido de nuevo y cuidando su salvación se comportan como siervos fieles, de ninguna manera es que Jesús otorgue autoridad en su reino a una persona no nacida de nuevo sólamente por sus obras, ya que la salvación no es por obras, y el siervo infiel es echado al infierno donde será el lloro y crujir de dientes no por no ser cristiano ó por no haber nacido de nuevo,  sino porque ya habiendo nacido de nuevo y siendo un siervo del Señor, no dió el fruto que se espera de un siervo. 

Jesús también enseñó que quien no permanece en El y no da fruto es echado al fuego.

“Todo pámpano que en mi no lleva fruto, lo quitará, y todo aquél que lleva fruto, lo limpiará para que lleve más fruto” Juan 15: 2

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que permanece en mí,  y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano y se secará y los recogen y los echan en el fuego y arden” Juan 15 : 5-6

“Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego” Mateo 7 : 19

Jesús enseñó también con la parábola de la higuera estéril ó la higuera que no da fruto y la corta. En Lucas 13 : 6 – 9 :

Dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella y no lo halló. Y dijo al viñador: “Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo hallo. ¡Córtala! ¿Para qué inutilizar también la tierra?” Él entonces, respondiendo, le dijo: “Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella y la abone. Si da fruto, bien; y si no, la cortarás después.”»

El caso de este tercer siervo es radicalmente lamentable y es distinto al caso del siervo  que cumple con los mandamientos de Dios, como enseñó Jesús en Lucas 17 : 7-10.

“¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara ó apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa y siéntate a la mesa ? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que ha sido ordenado, decid:  Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer hicimos”.

Los siervos ó los cristianos que cumplen con obedecer las leyes de Dios, no hacen algo extra, sino que simplemente cumplen con las leyes básicas de Dios y no merecen recompensa, por eso en la parábola se les llama siervos inútiles,  pero quienes hacen más que solamente cumplir las leyes de Dios, serán recompensados según sus frutos (obras adicionales). Por ejemplo no sería digno de ser recompensado el cristiano que dijera a Dios: “Señor dame un premio pues he obedecido tu mandamiento y no he matado a nadie”.

Pero aquél siervo ó cristiano que es negligente, perezoso, holgazán y no da fruto con el talento que Dios le ha dado, es recriminado y echado al infierno, aún y cuando haya sido siervo del amo, (cristiano), por cometer pecado de no dar fruto.

Jesús también enseñó con la parábola del siervo fiel e infiel al respecto. En Mateo 24 : 45-51 Jesús dice:

45 »¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes lo pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, 49 y comienza a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”

y en Lucas 12 : 41 – 48

41 Entonces Pedro le dijo:

—Señor, ¿dices esta parábola a nosotros o también a todos?

42 Dijo el Señor:

—¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa para que a tiempo les dé su ración? 43 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así. 44 En verdad os digo que lo pondrá sobre todos sus bienes. 45 Pero si aquel siervo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, y comienza a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y a beber y a embriagarse, 46 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente y lo pondrá con los infieles.

47 »Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. 48 Pero el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.”

Esta parábola del siervo infiel muestra claramente como cuando el Señor regresa y encuentra a su siervo siervo siendo fiel entonces lo pondrá todos sus bienes, ese amo que es Jesús regresa para recompensar a cada cristiano fiel según su obra (Apocalipsis 22 : 12).

Pero si regresa y encuentra al siervo siendo infiel, porque se confió en que su Señor tardaría (ó tal vez se confió que no podía perder su cargo como siervo, pensó que no podía perder su salvación ? ) entonces ese siervo a quien encontró siendo infiel será puesto junto con los infieles, donde será el lloro y crujir de dientes que es la ilustración del infierno y además será castigado más severamente pues ese siervo infiel conocía la voluntad del Señor y no la hizo.

Lamentable caso de un cristiano que puede perder la salvación y ser echado al fuego del infierno por no dar absolutamente ningún fruto, teniendo talentos y tiempo para darlo. De esta parábola se entiende que el siervo del Señor, el cristiano que teniendo talento y tiempos para dar fruto NO DA ABSOLUTAMENTE NINGUN FRUTO, pudiendo darlo, comete un pecado, y si se mantiene en ese pecado sin arrepentimiento genuino y sin evidencia práctica tal como ahora dar fruto, puede tener consecuencias eternas lamentables.

Dura palabra es esa se podría decir como dice Juan 6 : 60, en otro caso, la verdad es que Jesús no fue tan popular durante su ministerio, pues muchos tomaban ofensa de sus enseñanzas, en las cuales reiteraba del peligro de caer al infierno por estar ó reincidir en pecado, lo cual era un tema recurrente en sus predicaciones, Jesús hablaba mucho del arrepentimiento, y del andar en el camino de obediencia a Dios y sus mandamientos, usted verá en los evangelios que Jesús mas bien se ocupaba de enseñar eso y no enseñaba de prosperidad material ni riquezas en esta era ó en este mundo.

¿ Pero ahora como es que algunos predicadores le dan prioridad a la prosperidad material pero ya no siguen las enseñanzas de Jesús, en cuanto a hablar de arrepentimiento, y de obedecer los mandamientos de Dios ?

Reflexión y aplicación práctica

Parece difiícil creer que un cristiano verdadero que tenga tiempo y talentos no de absolutamente ningún fruto, por eso suena radical el jucio sobre el siervo inútil, hoy en día se ve que muchos cristianos incluso con la facilidad del internet y medios electrónicos han descubierto nuevas formas para dar fruto, desde compartiendo textos bíblicos en sus páginas de facebook, twitter, creando páginas para compartir el evangelio, algunos cristianos también sacan provecho dando fruto por medios más tradicionales, compartiendo el evangelio por medio de material escrito, libros, devocionales, tratados y folletos, acompañan y apoyan y comparten con los menos afortunados, existen muchas formas en que un cristiano puede dar fruto sin ir demasiado lejos.

Algunos cristianos utilizan sus talentos, cualidades y tiempo disponible para dar fruto participando y apoyando en la iglesia, en sus congregaciones, sé de un cristiano que tiene talento para hacer dibujos y caricaturas y lo utiliza haciendo ilustraciones de textos bíblicos para apoyar a la iglesia y ministerios, hay diversas formas en las que cada cristiano puede utilizar sus talentos y cualidades para dar fruto.

Aaaa