1 Reyes 17 – Estudio Biblico

1 Reyes 17  – Estudio Biblico

En este capítulo se ve la aparición en escena de un hombre de Dios, el profeta, Elías.

Dios detiene la lluvia, ya que el pueblo está en pecado contra Dios, Dios somete a su pueblo a aflicción y sufrimiento con la falta  de lluvia buscando que se vuelvan a El.

Dios obra para proveer a Elias con el sustento necesario, y Dios tiene a su disposición aves, humanos y ángeles para arreglar la logística y proporcionarle sustento a su profeta.

También Dios obra milagros por medio de su profeta Elías, como lo hará después por medio de Eliseo.

En este capítulo podemos ver y conocer más del carácter de Dios, vemos a lo largo de la Biblia que cuando el pueblo de Dios, se encuentra en pecado, y se olvida de Dios, Dios somete a su pruebo a aflicción y sufrimiento buscando que su pueblo en pecado, al estar en medio del sufrimiento se acuerde de Dios y se vuelva a El, dejando sus pecados.

No es raro que incluso en la actualidad una persona cristiana que está en comodidad física (financiera, salud) llegue a estar tan cómodo que se enfrié su corazón y se aleje de Dios e incluso de lugar al pecado, y en tales casos, Dios los somete a alguna aflicción, con el propósito de que en su aflicción se acuerden de Dios, y se vuelvan a El.

Veremos también en este capítulo que Dios tiene el poder y capacidad para sustentar a sus siervos, y que Dios puede obrar milagros para confirmar que El es el Unico Dios Verdadero, como se verá más adelante, cuando en otra escena, Elías es conducto de Dios para que Dios de Israel, obre milagros, ante la impotencia del dios Baal.

1 Reyes 17 : 1 – 7

 

Elías se presenta ante el rey Acab, Elías se identifica como vocero del Dios de Israel para anunciar a Acab que no habrá lluvia en esos años. Recordemos que en el capítulo anterior se ve como Acab ha hecho mucho para provocar a ira a Dios, y ha establecido altares al dios Baal.

Dios ya había advertido al pueblo de Israel, que si no andaban guardando sus mandamientos, y si se volvían a otros dioses, les detendría la lluvia, esto lo vemos en el siguiente texto:

“Guardaos pues que vuestro corazón no se infatúe, y os apartéis y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis a ellos; y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos y no haya lluvia, ni la tierra de su fruto, y perezcáis de la buena tierra que os da Jehová”

Deuteronomio 11 : 16 -17

Dios es quien tiene control de la lluvia, y cuando Israel llegaba a pecar, Dios tenía el poder para detener la lluvia, incluso en una ciudad sí y en otra no, como lo muestra el siguiente texto:

“También os detuve la lluvia tres meses antes de la siega, e hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover, sobre una parte llovió y la parte sobre la cual no llovió, se secó”

Amós 4 : 7

Después que Elías da el aviso a Acab, Dios ordena a Elías que vaya a un arroyo, le da instrucción específica de a que arroyo ir, ya que El allí le proveerá de sustento, agua del arroyo para beber y cuervos (Dios tiene a su servicio a los animales) para darle alimento.

Esto denota la importancia de obedecer a Dios, exactamente con lo que El dice, pues El sabe porque nos manda algo.

Esta provisión por medio de cuervos, me recuerda un testimonio que he comentado en otro artículo.

El autor cristiano F.W. Krummacher en su libro Elijah the Tishbite (1865) narra el caso de un hombre cristiano que él conocía y que tenía problemas de dinero y de cómo Dios intervino para ayudarlo utilizando un ave para ello.

Krummacher relata en su libro de cómo en su vecindario había un  hombre cristiano pobre.

El hombre cristiano estaba sentado temprano en la mañana a la puerta de su casa, sus ojos rojos de llorar, esperaba un oficial que lo embargara por una deuda pequeña.

Mientras esperaba un pajarito cruzó volando la calle y revoloteando arriba y abajo y en eso rápidamente voló sobre la cabeza del hombre y se metió en su cabaña y se paró en una alacena vacía. El hombre cerró su puerta y atrapó el ave y lo puso en una jaula, donde empezó a cantar dulcemente y le pareció al hombre como su fuera uno de sus himnos favoritos “No temas cuando la oscuridad reina”, y mientras escuchaba se tranquilizó.

En eso alguien tocó a la puerta, y pensó Ha de ser el oficial, pero se trataba del sirviente de una dama, el sirviente dijo que unos vecinos vieron un pájaro volar hacia su casa y la dama quería saber si había atrapado el pájaro.

Sí dijo el hombre y se lo dio al sirviente quien lo tomó y  se fue.

Tras unos minutos el sirviente llegó de nuevo y le dijo al hombre que su ama tenía un gran valor por el ave que escapó y que estaba muy agradecida y que le enviaba un dinerito con su agradecimiento.

El hombre pobre lo recibió agradecidamente y resultó ser no más y no menos que justo el importe de dinero que él adeudaba ¡¡¡¡¡¡

Cuando el oficial llegó a su casa, el hombre dijo “Aquí está el importe de la deuda, ahora déjeme en paz porque Dios me lo envió”.

1 Reyes 17 : 8 – 16

Cuando el arroyo se seca, Dios ordena a Elías vaya a Sarepta.

Nótese que Dios no le dice a Elías que el arroyo se secará, ni le avisa anticipadamente que ya tiene preparada una viuda para darle sustento, el sustento que Dios da es para cada día, y no debemos preocuparnos o afanarnos desmedidamente por el sustento del día de mañana, ni de pasado mañana, Dios sabe y conoce nuestras necesidades, y prepara con anticipación el sustento necesario para cada día.

Si Elías se hubiera preocupado pensando este arroyo se va a secar, o que pasa si los cuervos se mueren, se hubiera desgastado emocionalmente y no estaría confiando realmente en la omnipotencia de Dios.

Así el Dios de Israel, pero también el Dios que reina sobre todo el Universo, manda a Elías con una viuda que ni siquiera es del pueblo de Israel. Elías obedece y va, pero encuentra una viuda pobre que apenas tenía sustento para  hacer una pequeña porción de alimento para ella y su hijo y planeaba morir después de eso.

Elías continúa confiando en Dios, y conoce bien que Dios puede obrar milagros, Elías no se dejó convencer por la evidencia física ante sus ojos, una viuda pobre con tan poco alimento.

Así que Elías también funciona como instrumento de Dios, para llevar bendición y sustento a una mujer gentil, Elías da las instrucciones a la viuda y la viuda obedece, así que Dios provee sustento para Elías, la viuda pobre y su hijo.

1 Reyes 17 : 17 – 24

El hijo de la viuda muere, y Elías nuevamente funciona como instrumento de Dios, para resucitar al hijo.

Se ve en el texto que la viuda llama a Elías varón de Dios, podemos suponer que mientras Elías vivió con la viuda y su hijo tuvo tiempo para hablarles del Dios verdadero, del Dios de Israel.

Digamos que tuvo tiempo de predicarles.

Dios se preocupó por una viuda que ni siquiera era del pueblo de Israel, Dios obró milagros mediante Elías, y cuando Dios resucita al hijo de la viuda, mediante su instrumento Elías, la viuda reconoce y admite que Elías es varón del Dios Jehová.

Esto nos demuestra que Dios se ha podido revelar desde tiempos remotos incluso a personas que no eran del pueblo de Israel, que para Dios no hay ni ha habido nunca ningún ser humano que esté demasiado lejos del alcance y revelación de Dios.

Aaaa

Enseñanza biblica de 1 reyes 17

Clase biblica de 1 de reyes 17 para jovenes adolescentes

estudio biblio  de 1 de reyes 17 para jovenes adolescentes

Comentario Biblico 1 Reyes 17