El concepto judío de que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer debe estar en total sumisión y la mujer no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar.

El concepto judío de que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer debe estar en total sumisión y la mujer no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar.

En el Nuevo Testamento vemos que el apóstol Pablo dice por ejemplo que la mujer debe estar en total sumisión y no debe tener cargos de autoridad en la iglesia ni enseñar (1ª Timoteo 2 : 11 -12).

En la época del apóstol Pablo, existía en la cultura y sociedad de la época, incluso entre los judíos una noción de que la mujer era un ser inferior al hombre.

Por ejemplo el historiador judío Flavio Josefo quien era contemporáneo de Pablo y bastante instruido en la lectura de libros sagrados judíos al igual que Pablo, dice:

“Porque la Escritura dice: la mujer es inferior a su marido en todas las cosas”

Flavio Josefo – Contra Apión 2 : 25 (2:201)

Sin embargo aunque Flavio Josefo dice que tal cita está incluida en la Escritura, no sabemos de donde la tomó, pero como he comentado, Flavio Josefo y el apóstol Pablo como judíos estudiosos de su época, tenían acceso a mucha literatura judía, desconocida para la mayoría de los cristianos actuales, y ellos llegaban a considerar algunos de esos textos (un gran número de ellos de la época del segundo templo) como libros sagrados. En lo personal aunque he leído muchos textos judíos extra-bíblicos (antiguos, del segundo templo,  de Qumran, no he encontrado tal cita).

El historiador y filósofo judío helénico Filón de Alejandría dice en su texto: Las Leyes Especiales, que la mujer se debe dedicar a su casa y atenderla, que no debe salir del vestíbulo de la misma, que debe cultivar la soledad, que no debe andar en la calle a la vista de los hombres, excepto cuando tenga que ir al templo, y que vaya al mercado pero no al medio día sino ya más tarde que haya menos gente. Y que mientras el alma del hombre se preocupa e interesa de las cosas de Dios y eternas, el alma de la mujer se ocupa de cosas temporales y de los sentidos.

Filón de Alejandría – Las Leyes Especiales 3 : 169- 180.

Cosas realmente absurdas las que se consideraban en esa época, pero recordemos que Pablo era contemporáneo y ese era el contexto social y religioso de la época.

Y tengamos en mente que la Biblia, no bajó Dios a escribirla, si se puede decir que es inspirada por Dios, pero fue escrita por seres humanos, que leían los textos de su época que hablaban y vivían en los usos y costumbres y nociones de su época y así escribían, el que la Biblia sea un escrito inspirado por Dios no significa que los autores humanos escribieron en un trance y era Dios escribiendo, existe el factor humano en la Escritura, y ahí puede haber cosas que no necesariamente sean el pensamiento de Dios, como he comentado en otro artículo, cuando Pablo escribe que la mujer debe usar el cabello largo y debe cubrirse la cabeza por causa de los ángeles, está  hablando bajo el entendimiento de su contexto religioso, social, cultural, médico, etc.

Ahora bien, a pesar de que Flavio Josefo indica que la Escritura dice que la mujer es inferior, y este mismo concepto lo plasma Filón, y aparentemente Pablo tiene algo de eso en mente, en realidad la mujer no es un ser inferior al hombre.

Tan es así que Jesús murió en la cruz en el lugar de mujeres y hombres pecadores, demostrando así que para Dios las mujeres no son inferiores a los hombres, no tienen un valor inferior.

Inferiores al hombre y mujer son los animales, incluso los ángeles mismos en cierto sentido (cuando realice un estudio de las funciones de los hijos de Dios en tiempos antiguos y futuros en los cuales los hijos de Dios tienen autoridad sobre ángeles, lo podrá ver).

Así que no se trata de que la mujer es inferior al hombre, pero es un asunto de la función de la mujer, aunque en otros textos Pablo encomienda a las mujeres a enseñar, el papel de la mujer en la época de Pablo dentro de la iglesia ó congregación era un papel en el cual no tenía autoridad, pero ese era así en su época y por eso escribe así.

Entonces,  si Pablo decía en su época que la mujer debía usar el cabello largo y cubrirse la cabeza al estar dentro del templo y no tener cargos de autoridad en la iglesia, ¿debe ser lo mismo en la actualidad?

¿Usted que creé?

¿Qué le interesará mas a Dios, que una mujer asista a la iglesia con la cabeza cubierta y cabello largo pero corazón sucio y no arrepentido, ó que la mujer asista a la iglesia con cabello corto, limpio bien peinado, y sin cubrirse la cabeza, pero con corazón limpio y puro, arrepentido?

¿Qué pensara Dios de una mujer que puede enseñar en la iglesia, el verdadero evangelio de Jesucristo y la verdad sobre arrepentimiento y santidad y que puede tener un cargo de autoridad en la iglesia dándole cuentas a Dios, y hacerlo sin descuidar a su marido e hijos y sin descuidar su casa?

¿Qué pensará Dios de una mujer que descuida su marido e hijos, para tomar un puesto de autoridad en la iglesia y enseñar un evangelio de prosperidad y felicidad sin enseñar el verdadero evangelio de Jesucristo de arrepentimiento y conversión y santidad?

Yo digo que la mujer puede asistir a la iglesia con cabello largo ó corto, con cabeza descubierta ó descubierta.

Yo digo que haya mujeres con cargos de autoridad y enseñando en la iglesia el verdadero evangelio de Jesucristo de que es necesario arrepentirse del pecado, de que el pecador merece la muerte pero Jesús ocupó el lugar del pecador en la cruz, para dar vida eterna al pecador arrepentido que crea en él, y que en esta vida el creyente arrepentido en Jesús llegará a pasar por pruebas y dificultades pero que no se sorprenda y se mantenga firme hasta el fin.

Prefiero esas mujeres con autoridad en la iglesia, predicando y enseñando, a tener hombres pastores y ministros a cargo de iglesias y predicando un evangelio falso, y de que al repetir una oracioncita de que aceptas a Jesús, ya irás al cielo pase lo que pase y que todo será felicidad en esta vida, y nunca mencionan la necesidad de arrepentirse y andar en santidad, esos pastores aunque son del sexo masculino y usan pantalones, son patéticos en su función como supuestos pastores y ministros, llevando a mucha gente al infierno, con sus desatinadas predicaciones y enseñanzas. Y yo creo que Dios prefiera enseñando mujeres en la iglesia como las que mencioné en el párrafo anterior a éstos hombres que describo en éste párrafo.

Anuncios