El nacimiento de Jesús y su relación con la Navidad. El propósito del nacimiento de Jesús.

El nacimiento de Jesús y su relación con la Navidad.

El propósito del nacimiento de Jesús.

 

En la Navidad muchas personas celebran, algunos no saben que celebran.

Los cristianos normalmente celebran el nacimiento de Jesús el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso.

Aunque no se trate de la fecha exacta en que Jesús nació, es provechoso considerar algunas cosas en la época de Navidad.

La Navidad, no es necesariamente la fecha en que nació Jesús, y está fecha está contaminada con cosas y costumbres que no tienen que ver con el nacimiento de Jesús, tales como el hombre vestido de rojo que hace regalos, ó la festividad pagana de la saturnalia, y otras cosas más.

Aún y cuando Jesús no instruyó a que celebráramos cuando vino al mundo, recordemos que Jesús es Dios mismo que tomó forma humana, pero Jesús ó Dios Hijo siendo Dios mismo ya existía desde antes de tomar forma humana y nacer en un pesebre, Jesús nació de una virgen y del Espíritu Santo de Dios, y si bien se puede decir que la virgen hizo el papel de la madre de Jesús (Dios Hijo), un razonamiento inteligente permite concluir que la mujer humana no puede en realidad ser la madre de Dios, ahora en cuanto a recordar la fecha en que Jesús Dios hecho carne que vino al mundo,  la Biblia de hecho no nos propone la celebración de fechas de nacimiento, eso más bien se ve en pocos pasajes Bíblicos como una costumbre pagana.

Pero aún así se puede aprovechar la época de Navidad, para recordar porque Dios tomó forma humana, cual fue el propósito de que Dios viniera a habitar entre los hombres y porque Jesús murió en la cruz, crucificado como si fuera un criminal y junto a criminales, cuando en realidad Jesús no había cometido ningún crimen.

Así que por ahora no entraré en mencionar con detalles, porque los magos del oriente sabían de una estrella que asociaban con el nacimiento de Jesús el Salvador, y como es que esa estrella se iba moviendo al suroeste guiándolos y se detuvo justo arriba de donde estaba Jesús en el pesebre.

El propósito por el cual Dios mismo se hizo carne y hueso para venir al mundo a vivir como hombre.

Lo más importante a considerar en cuanto a cuál fue el propósito de que Jesús naciera, es decir el hecho de que Dios mismo viniera al mundo como ser humano, es que vino para traer una solución para  el más grave problema que puede tener todo ser humano.

Por tanto, la principal misión de Jesús en venir al mundo, no era venir para que tu tengas tu mejor vida ahora, ni para que seas un campeón en la vida, ese no es tu más grave problema.

Jesús por tanto, tampoco vino con la principal misión de resolver problemas de adicción, de divorcio, de enfermedades, vino para resolver el más grave problema del ser humano, y si bien es cierto que en ocasiones Jesús puede dar solución a enfermedades y otros problemas, eso es solamente un beneficio adicional.

Jesús vino para resolver el más grave problema del ser humano, por tanto, no vino a este mundo con la principal misión de resolver problemas financieros, ese no es el mayor problema al que se puede enfrentar un ser humano, y si bien es cierto que en ocasiones Jesús puede resolver problemas de tipo financiero, eso es únicamente un simple beneficio adicional que queda muy por debajo de valor real que tuvo la misión de Jesús al venir a este mundo.

El ser humano enfrentando el más grave problema de su existencia.

Dios que es el creador del universo, no tiene principio ni fin, no tiene ninguna necesidad, ni siquiera tenia necesidad de compañía, no tenía necesidad de que nadie lo adorara, pero decidió crear el universo para que tuviera vida, siendo un ser único tiene otras cualidades, Dios es juez justo sobre todo el universo, y como juez supremo y único, no puede perdonar las faltas ni transgresiones morales.

Dios ha puesto leyes morales a las cuales están sujetos todos los seres humanos.

Dios dotó al ser humano de libre voluntad para actuar, pero en consecuencia de esa libre voluntad todo ser humano, tendrá que rendir cuentas a Dios, y todo ser humano está sujeto a la justicia de Dios.

Todo ser humano que transgrede las leyes morales de Dios, es decir que comete pecado, ya sea un robo de una sola monedita, una sola mentira, un solo engaño, un solo pensamiento de lujuria, una sola y esporádica relación sexual fuera de matrimonio, por mencionar algunos ejemplos, ha cometido un pecado contra Dios. El problema para el ser humano es que cuando es juzgado por Dios, es juzgado según la ley moral de Dios, si una persona luego de su muerte física en juicio ante Dios, le dijera a Dios:  – Es que en mi país teníamos leyes progresistas y una avanzada ideología de género, y estaba permitido el violar niñas y el matrimonio homosexual, ó si la persona argumenta en juicio ante Dios: – Es que yo soy ateo. Dios juzga con base en su propia ley moral, y no de acuerdo a las leyes inventadas por hombres. Si en nuestro mundo, la ignorancia de la ley, no lo exenta a uno del castigo, mucho menos en el sistema de ley de Dios.

Tal vez esto le parezca y suene a radical y fundamentalista. Tiene razón. Dios es un Dios radical.

Hay un mito popular que dice: – Dios odia el pecado pero ama al pecador.

Si Dios amara al pecador, entonces no hubiera destruido el mundo de Noé con el diluvio, en el cual murieron no solo pecadores, sino también niños y bebés inocentes. Si Dios amara al pecador, los pecadores no tendrían absolutamente ningún problema, y Dios no hubiera destruído Sodoma y Gomorra matando a sus habitantes, donde murieron no solo pecadores sino también niños y bebés inocentes.

Pero contrario a ese mito de que Dios odia el pecado pero ama el pecador, la Biblia señala lo siguiente:

“Porque Yahvé aborrece a los perversos” Proverbios 3:22

“Abominación son a Jehová los perversos de corazón” Proverbios 11 : 20

“Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días” Salmo 7 : 11

“Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

“Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

 Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová
” Salmos 5 : 5 – 6

Estos textos de la Biblia, confirman que Dios es un Dios radical y fundamentalista, que contrario al mito popular de que solo odia el pecado pero ama al pecador, demuestra que Dios odia al pecador, que abomina al pecador, que Dios es justo y debe ejercer justicia para castigar al pecador.

Dios el juez supremo del universo tiene que ejercer justicia y Dios no puede pasar por alto la transgresión moral cometida por el pecador, Dios para ejercer justicia justa debe castigar al pecador, y por tratarse de una falta cometida en contra de la máxima autoridad del universo, que es Dios, entonces el pecador debe ser sentenciado a un castigo de tortura eterna en el lago de fuego.

Dios no puede perdonar al pecador, porque si Dios deja sin juzgar y sin castigar al pecador, entonces Dios sería un pésimo juez que no es capaz de ejercer justicia.

Vea que hay de raro con la siguiente escena:

Un criminal es presentado delante de un juez, y se expone el caso, el criminal ha asesinado a una familia entera, ya sea para robar su casa, ó sin motivo válido alguno, las evidencias, exponen contundentemente que este criminal es culpable, y el juez tiene el libro de la ley en su mesa, la ley dicta pena de muerte para ese criminal, pero el juez pregunta al criminal si es culpable ó no.

La respuesta del criminal no se escucha, pero el juez dice al criminal, soy de buen corazón y en lugar de aplicarte la pena de muerte que establece la ley, te perdono, porque yo amo al criminal, y quedas libre, y en todo caso, solo recita 5 veces que no volverás a robar ni a matar, y alimenta a 5 huérfanos y ayuda a cruzar la calle a 5 ancianas.

¿Es un buen juez ó un mal juez? El juez no aplicó la ley, aunque el criminal recite y ayude, ¿acaso eso puede borrar sus asesinatos? ¿acaso esos “buenos actos” van a devolver la vida a las personas que asesinó?

Un buen juez tiene que aplicar la ley y juzgar y sentenciar a castigo al criminal.

Si Dios perdonara solamente así por buen corazón al pecador, Dios estaría siendo un pésimo juez que no ejerciera castigo contra el pecador. Más absurdo aún es el pensar que en realidad Dios puede perdonar así nada más al pecador, y sin embargo muchas personas en muchas iglesias creen ese mito. Si Dios pudiera realmente perdonar así nada más al pecador, porque Dios tiene buen corazón, no solamente Dios sería pésimo juez, sino que hubiera sido inútil la crucifixión y muerte de Jesús en la cruz, hubiera sido innecesaria.

El justo y merecido castigo del pecador es la segunda muerte, es decir que después de la muerte física y después de un tiempo sea juzgado por sus transgresiones morales, por sus pecados y siendo hallado culpable, se le dicte sentencia y castigo y entonces sea arrojado al lago fe fuego para recibir sufrimiento y tortura sin fin como justo castigo por sus transgresiones.

Ese sí es el mayor problema al que se puede enfrentar un ser humano, el tener que presentarse ante Dios para ser juzgado, y ser hallado culpable de pecado, ser hallado pecador por un Dios que como dice la Biblia, odia al pecador, y luego ser sentenciado al justo castigo correspondiente a sus transgresiones morales, a sus pecados.

Pero como Dios es misericordioso, dispuso que al aplicar la ley de castigo al pecador, alguien más ocupara el lugar del pecador para recibir el castigo de muerte física como criminal, pero el problema es que no podía morir en lugar del pecador otro pecador, porque entonces solo estaría recibiendo también su justo castigo.

Dios en su amor y misericordia dispuso un camino para que el pecador se salve de su justo castigo.

Dios mismo en la persona de Dios Hijo, Jesús Cristo, tomó el lugar del pecador, para que en la cruz  Jesús recibiera el castigo y muerte física que le correspondía recibir al pecador, y para que Jesús recibiera la ira de Dios contra el pecador.

Dios en esta forma ejerció justicia como Dios Padre, pero El mismo en Dios Hijo – Jesús tomó el lugar del pecador, para recibir el castigo en sustitución del pecador, el pecador no merecía misericordia del Justo Juez, pero Dios en su misericordia dispuso esa salvación.

Solamente Dios mismo podía dar esta solución, un inocente muriendo por pecadores, solamente Dios mismo podía poner su vida, como dador de la vida, y volver a tomar su vida, ningún otro ser aún y cuando fuera inocente podía poner su vida, pues todos los demás seres creados tienen vida gracias a Dios, ángeles, profetas, la virgen María, han tenido vida gracias a que Dios primeramente dio vida. Aún y cuando estos otros no hubieran tenido pecado, y quisieran poner su vida por un pecador, sus vidas, no tendrían el valor de la vida de Dios mismo, que alcanza a pagar el castigo de toda la humanidad, y además Dios mismo si puede después de poner su vida, volverla a tomar, mientras que eso sería imposible, para los seres creados.

De esta forma, Dios mismo, Dios Hijo, Jesús Cristo que nunca pecó, murió como si fuera pecador, para que el verdadero culpable de transgredir las leyes morales de Dios, es decir el pecador, pueda tener salvación del justo castigo que merece el pecador. Es decir para que el pecador pueda tener salvación del mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia.

Jesús vino para cumplir esa misión principal, y dar salvación al más grande problema de todo ser humano, contrario al mito de algunos asistentes a iglesias, Jesús no vino a salvarte de tus pecados, ni a salvarte de tu crisis económica, ni a salvarte de tus adicciones, ni a salvarte de tus enfermedades, en ocasiones, un consejero ó un programa de ayuda te puede ayudar con tus adicciones, una persona ó un organismo te puede ayudar con problemas económicos, en ocasiones un médico te puede ayudar con tus enfermedades, Jesús vino a salvarte del mayor problema al que te puedas enfrentar en toda tu existencia, vino a salvarte del justo y merecido castigo que merecen tus pecados, y si bien en ocasiones Jesús también puede ayudar en otras pequeñas cosas, tales como tus problemas de salud, tus problemas de adicción, tus problemas financieros, insisto eso son solamente unos pequeños beneficios adicionales.

Si una persona comete un crimen y como castigo por su crimen, la ley demanda que sea encarcelado, y entonces otra persona tuviera misericordia de él, y el sistema judicial permitiera que el inocente tomara el lugar del criminal, para que entonces el inocente fuera encarcelado en sustitución del criminal y así el criminal pudiera salir libre como si no hubiera cometido crimen, entonces si eso está dentro del esquema de la ley, el juez estaría cumpliendo con la ley, juzgando al criminal, aplicando la ley, pero se aplica una clausula que permite que un inocente reciba el castigo correspondiente al culpable.

Y esto suponiendo que el criminal reconoce su culpa y se muestra arrepentido.

Imagine la escena anterior en la cuál el juez tiene enfrente al asesino que mató a la familia, y toda la evidencia demuestra claramente que es culpable, y el juez entonces le pregunta si es culpable ó no, y el criminal asesino, contestara, si soy culpable pero no me arrepiento, está bien lo que hice, ó bien si contestara, si los asesiné a sangre fría, pero hice bien en asesinarlos y si salgo libre volveré a asesinar.

Sinceramente ¿Cree usted que ese juez tendría misericordia de ese criminal? De un criminal que no es capaz de reconocer y admitir que actuó mal, y que no es capaz de admitir su culpa. de un criminal que no se arrepiente. Un buen juez de este mundo, no sería capaz de ejercer misericordia de un criminal así, porque el criminal que no reconoce su culpa, no es capaz de valorar la misericordia a su alcance. Entonces mucho menos el Juez Supremo del Universo.

No basta una frase recitada de – Te acepto en mi corazón, Jesús, como si aceptaras una simple taza de café. Una persona que se hunde en el mar, y se da cuenta realmente de que está en peligro de morir, gritará y suplicará que la salven, una persona que no ha entendido cuál es el mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia y no ha entendido la solución, podrá recitar una frase que le instruyan repetir, tal como – Te acepto en mi corazón, Jesús – La persona que se ahoga en el mar, y demanda auxilio, no necesitan decirle: repite después de mí – Acepto el chaleco salvavidas, La persona pecadora que entiende que ha pecado contra Dios, y que entiende cuál es el mayor problema al que se puede enfrentar en su existencia, y que ahora reconoce cuál es la solución a ese problema, no necesita que le instruyan a repetir frases de aceptación a esto ó lo otro, no necesita que le toquen lastimosa música de violines, sino que sabrá dirigirse por sí misma ante Dios y ante Jesús que es Dios mismo que vino al mundo.

El mayor problema de todo ser humano, y la solución.

El mayor problema al que se enfrenta todo ser humano en toda su existencia, es haber pecado contra Dios y ser merecedor del justo castigo por su pecado, con tortura eterna en el lago de fuego.

Dios dispuso el método para que el pecador no tenga que sufrir su castigo merecido, sino que un inocente que nunca pecó, ocupara su lugar recibiendo la muerte.

Esto fue a lo que Jesús, Dios mismo hecho un ser humano, vino al mundo, a ocupar en la cruz, el lugar que le correspondía al pecador, para recibir la muerte física correspondiente al criminal , y el pecador en lugar de recibir lo que merece que es la tortura eterna, reciba lo que no merece que es una vida eterna, una vida sin fin, posterior a la muerte física.

Para eso vino Jesús al mundo, para que todo pecador que reconozca haber pecado contra Dios, y se arrepienta de ello, y crea que Jesús es Dios mismo que se hizo carne y hueso, para ocupar el lugar que le correspondía al pecador, muriendo crucificado en la cruz, entonces no reciba el justo castigo por sus pecados sino que en lugar de eso tenga una vida eterna en paz con Dios.

Dios puso esta salvación a disposición de todo ser humano, pero solamente funciona para aquél pecador que reconociendo haber transgredido las leyes morales de Dios, se arrepiente de haber pecado contra Dios, y dejando sus malos caminos, cree en el Señor Jesús, creyendo que Jesús – Dios Hijo – es Dios mismo que se hizo ser humano y  que vino al mundo, para ocupar en la cruz el lugar en sustitución del pecador.

Lamentablemente esta explicación de que nos debe poner a pensar la Navidad, no se escucha en la época de Navidad casi en ningún templo, casi ninguna iglesia, incluso en muchas iglesias he llegado a escuchar que si uno acepta a Jesús en su corazón, a partir de ese momento todo será felicidad. Falso. Seguirás viviendo en un mundo caído y de vez en vez tendrás problemas.

Esta Navidad puedes aprovechar para celebrar en familia y con amigos, convivir cenar juntos, dar regalos, cantar y varias cosas más, pero también sería muy conveniente recordar que supuestamente la fecha de la Navidad pretende hacernos recordar que Jesús vino al mundo.

Pero lo más importante es reflexionar y entender para qué vino Jesús al mundo. Porque si Jesús solo hubiera venido al mundo de turista, ó si solo hubiera venido para sanar algunos enfermos y enseñar sermones y luego regresarse al cielo, pero sin haber muerto en la cruz, entonces su visita al mundo hubiera dejado al ser humano sin solución ante el mayor problema que el ser humano puede jamás enfrentar.

Jesús, Dios mismo se hizo un ser humano, para venir al mundo y cumplir con una misión muy importante, importante no tanto para él, sino para ti.

Vino con la misión de resolverte el mayor problema al que te podrías enfrentar en toda tu existencia.

Si el resto de tus días los vives con una enfermedad, ó incluso si mueres por una enfermedad, ó si al morir no eres millonario, eso no es realmente grave.

Pero si al momento de morir puedes tener la confianza y tranquilidad de que el mayor problema al que te podrías enfrentar en toda tu existencia, lo tienes resuelto, porque al morir el cuerpo enfermo se queda en este mundo, porque al morir el dinero se queda en este mundo.

Sería ideal si puedes reflexionar en eso antes de morir, pero es conveniente recordar que algunas personas mueren sin previo aviso, sorpresivamente, instantáneamente, en algún accidente, en algún terremoto, en algún huracán, tsunami, etc. y no hay garantía de tener tiempo para reflexionar en esto, antes de morir.

Se requiere una fe ciega para morir imaginando que no hay Dios que lo juzgue a uno.

No importa tanto si mueres joven ó viejo, rico ó pobre, lo más importante es que al momento de morir físicamente puedas tener esa confianza y paz de que el mayor problema que jamás podrías enfrentar en toda tu existencia está resuelto gracias a Dios mismo hecho un ser humano en Jesús el que al tomar la forma humana, nació en Belén, y fue crucificado como criminal sin serlo, en la cruz, y luego de poner su vida por el pecador, volvió a tomarla para resucitar y luego de un tiempo subir al cielo de donde vino.

Aaaa