Los dos criminales crucificados junto a Jesús, uno arrepentido y salvado, el otro sigue pagando por sus crímenes hasta el día de hoy y por siempre.

Los dos criminales crucificados junto a Jesús, uno arrepentido y salvado, el otro sigue pagando por sus crímenes hasta el día de hoy y por siempre.

“Llevaban con él a otros dos, que eran malhechores para ser muertos. Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda” Lucas 23 : 32 -33

“ Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.

 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?

 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.

 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Lucas 23 : 39 – 43

Cuando Jesús estaba siendo crucificado, castigado injustamente pues no había cometido ningún crimen, junto a él había dos criminales crucificados, castigados con tortura y pena de muerte como castigo justo por sus crímenes y delitos.

Uno de los criminales se burlaba de Jesucristo, como no creía en él, y como ese criminal no creía en Dios, pues estando a pocos momentos de morir, ni aún así se arrepentía ni tenía temor de Dios, se burlaba de Jesús diciendo si realmente eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.

No conocía ó no había entendido que Jesucristo tenía que morir para pagar el castigo de los pecadores y para que Dios ejerciera justicia ya que el violar las leyes de Dios merece pena de muerte y castigo eterno.

Pero la ignorancia de las leyes de Dios y de su plan de salvación no exenta al criminal (al pecador) de que se le aplique la ley de Dios y Su justicia.

La actitud del otro criminal fue distinta, ese criminal si creyó en Jesús, lo cual es evidente cuando le reprocha al criminal burlón, que se burlaba de Cristo, cuando el castigo de Jesucristo en la cruz era injusto pues no había cometido mal alguno.

Este criminal reconoce que él mismo está recibiendo el justo castigo por sus crímenes y delitos. Pero creyendo en Jesús y a unos pocos momentos de morir, le pidió que se acordara de él, cuando viniera en su reino, evidencia de que este ladrón había oído de Jesús y sus predicaciones del reino de Dios y que Jesús había dicho que regresaría.

Creyendo en Jesús, fue salvo, tal como lo dijo Jesús que para ser salvo se requiere creer en él, no se requiere recitar ni rezar ninguna oración ó rezo específico como algunos creen, (Jesús no le pidió repetir ninguna oración ni rezo diciendo que lo “aceptaba” ni tampoco le pidió que fuera bautizado) , solo basta creer en él y luego el Espíritu Santo hace su obra para que la persona pueda nacer de nuevo, entre creer en Jesús y nacer de nuevo pueden ocurrir tan solo unos segundos, ó a veces años, pero eso es lo que enfatizó Jesús.

1-      Es necesario creer en Jesús para ser salvo “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” Juan 3 : 16

2-      Es necesario nacer de nuevo para entrar al cielo “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” Juan 3 :3 y Jesús vuelve a decirlo: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” Juan 3 : 7

Ese mismo día que el criminal creyó en Jesús y murió estuvo con El en el paraíso, y está hasta el día de hoy en el cielo, mientras que el segundo criminal que no se arrepintió y no creyó en Jesús, pagó el precio por sus crímenes aquí en la tierra con la pena de muerte y siendo crucificado, desde ese día cayó al infierno y continúa hasta el día de hoy pagando el precio de sus delitos y transgresiones a la ley de Dios, siendo castigado y torturado en el infierno, aún hasta hoy y por siempre en el lago de fuego.

Un ladrón escogió no creer en Jesús lo cual significa pagar por sus propios crímenes a la ley de Dios, siendo castigado y torturado por siempre en el lago de fuego.

Pero el otro criminal creyó en Jesús de tal forma que a Jesús se le cargaron los pecados de él y Dios ejerció su justicia divina contra Jesús en lugar de aplicar Su justicia divina contra el criminal que creyó en Jesús.

Jesús es el justo que pagó por los pecadores que creen en él.

Si usted aún se pregunta porque Dios permite que ocurra el mal en este mundo, primero necesita entender por qué Dios permitió que Jesús (siendo el verbo de Dios hecho carne) siendo inocente y justo fuera crucificado como un criminal para que los pecadores que crean en él, puedan tener vida eterna.


Los cristianos que roban y creen que aunque son ladrones irán al cielo. Como andar en santidad en formas prácticas.

Los cristianos que roban y creen que aunque son ladrones irán al cielo. Formas prácticas de andar en santidad.

“No robarás”  Exodo 20 : 15

Algunos verdaderos cristianos nacidos de nuevo han caído desgraciadamente en practicar el robo, ya sea por ignorancia ó por auto-justificación.

Pero la ignorancia y la auto-justificación no son excusa ni justificante para cometer pecados, transgrediendo las leyes de Dios.

El estándar al cual referirse en este tema es la ley moral de Dios, y la ley moral de Dios es la de no dañar al prójimo robándole.

Normalmente un cristiano no pensaría en robar un banco ó una tienda, normalmente un cristiano no pensaría en entrar a una tienda de música y robarse un CD, robarse un disco compacto de música, pero es importante pensar en que ahora el internet y otros medios electrónicos pueden ser utilizados para ésto, precisamente para que el cristiano en lugar de robarse un CD físico se robe la música del CD descargándola por internet sin pagar por ella, cuando el autor del CD, lo ha puesto a la venta y no para distribución gratuita.

Tal vez alguien hizo la copia indebida (los dvds y los discos compactos que compras físicamente verás que tienen una leyende de derechos reservados, prohibiendo la reproducción total ó parcial, precisamente porque la intención del autor, cantante, empresa de discos ó videos, es poner el material a la venta), y esa persona ya actuó mal haciendo la copia indebida, ilegal y la subió al internet para distribuirla, y tu la encuentras allí y se te hace fácil descargarla.

Pero es un asunto moral y Dios te juzgará conforme a su ley moral que prohíbe el robo, no te juzgará por lo que tu opines del tema.

Un cristiano que se auto justifique pensando que no tiene dinero para comprar la música en disco compacto ó en mp3 de su cantante cristiano favorito, un dvd de una película, ó algún software, y que en lugar de comprarlo decide adquirir una copia barata ilegal del CD, ó copia ilegal del dvd (copias pirata) ó descargar la música ó el software del internet, ilegalmente sin pagar, está incurriendo en un robo, algunos cristianos ó que se dicen cristianos llegan a intentar justificar su robo incluso diciendo que el cantante del cual están descargando la música, ya es millonario y no le perjudicará.

Algunos cristianos ó que se dicen cristianos, dicen que ese robo se justifica pues el material será utilizado para ministración.

El querer cambiarle de nombre al robo (llamándole ministración, etc.)  no elimina el pecado.

Si un cristiano entra a una librería cristiana y se roba una Biblia, la saca sin pagarla está cometiendo un robo, si argumenta que es la palabra de Dios y que no se debe pagar por ella, solo está tratando de justificar su robo y auto-justificarse, pero el robo es una trangresión a las leyes morales de Dios.

Aún y cuando ese cristiano se quiera auto-justificar pensando en que esa música ó software se utilizará para ministrar, el hecho de ministrar con productos robados, de ninguna manera debe ser.

El cristiano que ha incurrido en este pecado debe arrepentirse de su pecado de robo, dejar de cometerlo, y en cuanto sea posible y como evidencia práctica de su arrepentimiento resarcir el daño al ó los autores del material robado, al cantante a la disquera, etc, comprando una copia legal del material, y destruyendo el material robado.

Eso es una evidencia práctica de arrepentimiento, es como si la persona le robó a su hermano su aparato ipod y luego dice arrepentirse de cometer el robo y no le regresa su ipod, eso no es evidencia de un verdadero arrepentimiento, pero si realmente está arrepentido de haberlo robado le devolverá su aparato.

Ya Dios enseñaba desde el Antiguo Testamento que el que peca robando, debe arrepentirse de su pecado, devolviendo lo robado, véase el siguiente texto:

“Y cuando yo dijere al impío, de cierto morirás, si él se convirtiere de su pecado, e hiciera según el derecho y la justicia, si el impío restituye la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá”  Ezequiel 33 : 14 – 15

Cuando Zaqueo se convirtió de su camino pecador al creer en el Señor Jesús, se arrepintió de su pecado, con acciones acorde a su genuino arrepentimiento, devolviendo dinero a quienes había defraudado.

“Entonces Zaqueo puesto en pie, dijo al Señor, He aquí Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno se lo devuelvo cuadruplicado”  Lucas 19 : 8

Siempre tienes la otra opción de no arrepentirte de tu pecado, de no resarcir el daño económico de tu robo cuando si lo pudiste hacer  y de que muriendo en pecado no arrepentido, pagues por tu propio pecado en el lago de fuego y azufre siendo torturado por siempre como merecido castigo por tu pecado de robo de música por internet, sólo que en el lago de fuego y azufre ya no tendrás tu ipod para poder escuchar tu música robada.

“El que robaba, no robe más”  Efesios 4 : 28

Seguid la paz con todos, y la santidad,  sin la cual nadie verá al Señor”  Hebreos 12 : 14

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. ”  Mateo  7 : 21- 23 

Nótese del texto anterior que Jesús mismo dice que los cristianos tienen como requisito obedecer a Dios para entrar al reino de los cielos, los pecados que cometa el cristiano, aún las buenas obras y milagros hechos en su nombre de ninguna manera neutralizan ni minimizan los pecados que practica, ó los que haya practicado sin arrepentirse luego.

Si ya has nacido de nuevo, cuida la salvación, obedece a Dios, no sea que aunque creas en el Señor Jesús y te consideres cristiano, aunque hayas nacido de nuevo porque el Espíritu Santo te hizo una nueva criatura, no estés obedeciendo a Dios, al robar música ó peliculas por internet ó en copias pirata, y al morir en ese pecado, te encuentres con la sorpresa que de el Señor Jesús te diga:

Nunca te conocí, apártate de mí, hacedor de maldad.

 

Aaaa