Obediencia, Fidelidad. Cualidades que Dios busca y prueba en los cristianos.

Obediencia, Fidelidad.   Cualidades que Dios busca y prueba en los cristianos.

Dios prueba en los suyos, ciertas cualidades clave, Dios prueba en sus siervos, en los cristianos,  lo siguiente:

Fidelidad a Dios, sin importar la circunstancia.

Obediencia a Dios, cualquiera que sea la circunstancia por ilógica que parezca.

Que sus siervos, sometan su voluntad a la voluntad de Dios.

Fidelidad

Daniel fue puesto a prueba cuando  se decretó que ningún hombre podía orar a ningún dios o alguien que no fuese el rey Darío,  de lo contrario la persona que orara a otro dios sería  echado en el foso de los leones. (Daniel 6).

De esta forma la fidelidad de Daniel a Dios Jehová fue puesta a prueba, siendo fiel aún y cuando bajo el decreto eso significaba que lo echaran a los leones.

Sadrac, Mesac y Abed Nego fueron puestos a prueba en su fidelidad de sólo servir y adorar a Jehová Dios, bajo pena de ser echados al horno de fuego. (Daniel 3).

Es normal que Dios ponga a prueba  a los cristianos en cuanto a su fidelidad a El.

Jesús enfatizó la importancia de ser un siervo fiel, al enseñar parábolas sobre siervos fieles (Mateo 24 : 45 – 51).

Jesús habla en Apocalipsis a la iglesia de Esmirna advirtiéndoles que serán puestos a prueba, pero sean fieles.

“No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros, en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida” Apocalipsis 2 : 10.

Obediencia

Adán y Eva.

Desde el principio de la Biblia, vemos la primera prueba a los padres de la humanidad, después de que Dios los ha creado sobre la tierra, dándoles libre voluntad, les dice que pueden comer de todo fruto, pero pone a prueba su obediencia indicándoles que no coman del árbol de la ciencia del bien y del mal.

“Tomó, pues Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara, y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”   Génesis 2 : 15 – 17.

Para que Dios pudiera poner a prueba su obediencia, puso el árbol de la ciencia del bien y del mal dentro del huerto junto con los demás árboles, y para poderlos probar dejó el árbol a su alcance, sin ningún enrejado ni guardianes,  sin ninguna obvia cámara de seguridad, precisamente para probar a Adán y Eva en cuanto a la obediencia a su mandamiento.

Es obvio que si Dios pusiera el árbol de la ciencia del bien y del mal fuera de su alcance no los podría probar en este sentido.

Seguramente usted ya sabe el final de esa historia y si no, le invito a que lea el desenlace en Génesis 3.

Abraham

Después de que Abraham finalmente tuvo el hijo que Dios le prometió, Dios puso a prueba la obediencia de Abraham, al pedirle que matara y sacrificara a su hijo.

Era un mandato de Dios que sonaba ilógico, si Dios le había prometido un hijo y una gran descendencia, por qué ahora Dios le pedía que matara a Isaac ?

Precisamente para probar a Abraham en su obediencia ciega a Dios, no importando lo ilógico de la orden, no importando las circunstancias.

Moisés

Dios ordena a Moisés hablar a la roca para que brote agua de ésta, cuando los Israelitas están andando por el desierto. Aunque para Moisés tal vez no sonara a un mandato ilógico después de haber visto tantos portentos y milagros de Dios, con este mandato, tal vez sencillo y simple y claro, ó tal vez ilógico, se estaba poniendo a prueba la obediencia de Moisés a los mandatos de Dios.

“Y habló Jehová a Moisés , diciendo: Toma la vara, y reúne a la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás agua de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias.

Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó. Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo:  ¡Oíd ahora, rebeldes!  ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?

Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación , y sus bestias”   Números 20: 7 – 11.

Moisés desobedeció el mandato de Dios, Dios buscaba que Moisés le obedeciera sin importar la circunstancia, el mandato era muy claro debía hablar a la roca, sin importar si sonaba ilógico, pero Moisés en lugar de obedecer a Dios hablando a la roca la golpeó dos veces.

Seguramente usted ya sabe las consecuencias de la desobediencia de Moisés ante este simple mandato, por si aún no conoce el desenlace, le invito lo lea en Números 20: 12

Jonás

Dios quiso enviar a Jonás a Nínive para advertirles que sería destruida por su continuo y excesivo pecado.  Dios dijo a Jonás: “Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí” Jonás 1 : 2.

Es muy probable, tal vez casi seguro que Dios pudo haber enviado a otra persona que tuviera ganas de ir de “evangelista” ó “misionero”, pero esta historia parece revelar algo más importante en el carácter de Dios, en cuanto a que el pone a prueba a las personas, y desea ver si los que se dicen sus siervos realmente están dispuestos a obedecer sus mandamientos.

Dios no puede obligar a ninguno de sus siervos a obedecerlo, puesto que Dios le ha otorgado a todo ser humano el libre albedrío y libre voluntad lo cual en términos prácticos significa que todo ser humano, puede elegir entre obedecer y desobedecer a Dios.  Desde el principio de la humanidad cuando Dios manda a Adán y Eva no comer el fruto de cierto árbol, no los obliga a obedecerlo, ellos tenían la libertad de elegir entre obedecer y desobedecer, cuando Dios mandó a Moisés hablarle a la roca para que diera agua, pero Moisés desobedeció y en lugar de hablarle a la roca la golpeó. Dios busca que el ser humano y en particular sus siervos utilizando su libre voluntad obedezcan sus mandamientos.

Jonás decía que era siervo de Dios y que tenía temor y miedo de Dios, pero cuando Dios le ordenó ir a Nínive, Jonás huyó en dirección contraria para “ir lejos de la presencia de Dios”, “Jonás se levantó  para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová”  Jonás 1 : 2.

Cuando ante la desobediencia de Jonás, Dios envía una tormenta para afectar la nave en la cual viajaba Jonás, ante la pregunta de los marineros a Jonás de quién era él, Jonás declara: “Soy hebreo y temo a Jehová Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra” Jonás 1 : 9.

Es decir Jonás se identificaba como siervo de Dios y temeroso de él, pero no le obedeció.

Ya despúes, de que los marineros arrojaron a Jonás al mar y cuando  Jonás estuvo en el vientre del gran pez durante tres días tuvo tiempo de entrar en razón y arrepentirse de desobedecer a Dios.

Jesús dice algo muy importante, señala una condición para entrar al cielo, al reino de Dios.

Jesús dice en Mateo 7 : 21 – 23 “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Y como dice Hebreos 5 : 9 “y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”

No basta con decirle Señor y hacer buenas obras en su nombre, mientras en otras cosas se desobedece a Dios,  no todo el que le diga Señor entrará en el cielo, nótese lo que dice el mismo Jesús, dice, el que entrará al cielo es el que hace la voluntad del Padre Celestial es decir el cristiano que obedece al Padre Celestial. Los pecados no son neutralizados por las buenas obras.

Este pasaje es de suma importancia, no son palabras de un pastor ó predicador, son las palabras de Dios hecho carne y hueso, en Jesús el Hijo de Dios. Jesús muy lejos de decir que la salvación no se puede perder, está indicando que los que van a entrar al cielo son los cristianos que obedecen al Padre Celestial.

Dios busca a los siervos fieles que se encuentren obedeciendo sus mandamientos.

Porque ciertamente aquéllos que en el reino milenial de Jesucristo reciban la facultad de juzgar deben reunir ciertas cualidades probadas. Formar parte de quienes juzguen en el reino milenial de  Jesucristo,  es una gran responsabilidad.

“Y ví tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar”  Apocalipsis 20 : 4.

Dentro de algunos quienes reciben facultad de juzgar en el reino del milenio de Jesucristo, vemos a algunos hombres y mujeres que fueron obedientes y  fieles a Dios hasta la misma muerte de mártir.

“Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”  Apocalipsis 20 : 4.

Así que,  tu como cristiano seguramente pasas  por pruebas y situaciones en las que tu obediencia y fidelidad a Dios son probadas.

Obediencia a Dios, el Señor Jesús señala que obedecer a Dios es requisito para entrar al cielo.

Veamos nuevamente las siuientes palabras del Señor Jesús, ya que son de consecuencias eternas:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”   Mateo 7 :  21 – 23.

Asi que no basta con decirse cristiano y llamarle Señor a Jesús el Hijo de Dios, muchos que le dicen Señor y que incluso hacen milagros no entrarán al cielo, por estar practicando maldad y pecado,  pero el mismo Señor Jesús está diciendo que los que entrarán en el cielo son los que hacen la voluntad del Padre Celestial, es decir que los que van a entrar al cielo son los que obedecen a Dios.

Y esas son palabras del mimso Señor Jesús.

Veamos el siguiente versículo que confirma lo que dice el Señor Jesús en el pasaje anterior de Mateo 7.

“y habiendo sido perfeccionado vino a ser autor de eterna salvación  para todos los que lo obedecen”   Hebreos 5 : 9.

Este verículo muestra como es necesario que el nacido de nuevo se mantenga en obediencia a Jesús, Dios quiere que el nacido de nuevo le obedezca manteniéndose en santidad, guardando sus mandamientos.

Porque es importante que un verdadero cristiano, nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo, despúes de que sus pecados son expiados por la sangre y muerte del Señor Jesús, ahora se conserve en obediencia a Dios y santidad sin la cual nadie verá a Dios como dice en Hebreos 12 : 14  “Seguid la paz con todos y la santidad sin la cual nadie verá al Señor”.

Ciertamente sabemos que la salvación no se obtiene por nuestras obras, de ninguna forma puede haber expiación de nuestros pecados más que por la sangre inocente derramada por el Señor Jesús y por su muerte, pero cuando nacemos de nuevo por la obra del Espíritu Santo en nosotros, arrepintiendonos de pecar contra Dios, somos justificados, si bien nos arrepentimos de haber pecado contra Dios y nuestros pecados son borrados y expiados por la sangre de Jesús, ya no debemos andar en pecado sino en santidad y una santificación progresiva,  así cuando creemos en Jesús y nacemos de nuevo prácticamente el Señor nos podría decir vé y no peques más, en otras palabras ya has sido hecho nueva criatura, regenerado, justificado ahora obedece y anda en santidad, no cometas más pecados.

Después que la persona cree en Jesús y nace de nuevo por obra del Espíritu Santo, Dios quiere que el cristiano obedezca sus mandamientos, se mantenga en santidad, y se santifique, y que cuando llegue a caer en pecado sea pronto en arrepentirse sinceramente de su pecado, admitiendo su transgresión contra Dios y culpabilidad, dejando de pecar  y buscar andar en santidad no pecando más.

De ninguna manera Dios estará apoyando que el nacido de nuevo, ahora ande en pecado, de ninguna manera Dios estará de acuerdo en que el nacido de nuevo que peque se mantenga en el pecado sin arrepentirse.

Jesús dijo que sus ovejas, sus seguidores, los cristianos, oyen su voz, y dice que sus ovejas lo siguen, y siendo así a éstas ovejas, a éstos cristianos que le siguen, obedeciendo a Dios Padre y sus mandamientos, obedeciendo a Jesús (Juan 14 : 15 y 23), entonces Jesús les da vida eterna, vida eterna sin más muerte y no serán arrebatados de él (Juan 10 : 27 – 28). Pero fíjese que Jesús enfatiza se trata de sus ovejas que oyen su voz y que le siguen, le siguen justamente oyendo su voz y obedeciéndole. Enfatizo que dice que las ovejas le siguen, es decir los cristianos le siguen ejerciendo su propia y libre voluntad la cual se conserva aún nacido de nuevo, no es que Jesús los obligue ni acarrée, Jesús no toma por fuerza a las ovejas, Jesús no obliga a las ovejas, a los cristianos a seguirle.

Tienes que entender y conocer el carácter de Dios, y como continuamente pone a prueba la obediencia del cristiano, y como Dios desea  que el cristiano someta su propia voluntad a la de Dios, por voluntad propia, Dios no obliga a los cristianos a obedecerlo.

Pero también es cierto que el cristiano verdadero, el que ha nacido de nuevo, llega a pecar, pero mientras tenga tiempo de arrepentirse de su pecado, de admitir su culpabilidad y confesarla a Dios, aún tiene remedio.

Porque cuando el cristiano llega a caer en pecado y como dice 1a Juan 1 : 9  “Si confesamos nuestros pecados, és es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”, pero si el cristiano ya nacido de nuevo, peca y no se arrepiente y no confiesa su pecado ante Dios para pedir perdón, como podrá ser perdonado por Dios ?

Y si ese cristiano muere en ese momento se cierra su expediente quedando con pecado que no alcanzó perdón porque el cristiano no se arrepintió y no lo confesó a Dios. Ya desde el Antiguo Testamento Proverbios 28 : 13 indicaba “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. Entonces si no los confiesa y no se aparta no alcanza misericordia.

Así a  lo largo de toda la Biblia, Dios muestra que no perdona el pecado sin arrepentimiento, sin remordimiento, un arrepentimiento genuino que significa cambiar y dejar de pecar.

Recordatorio

Así que recuerda, no te sorprendas cuando te vengan pruebas, en las cuales Dios pone a prueba tu:

Fidelidad a Dios, sin importar la circunstancia.

Algunos seguidores de Jesús, han sido fieles hasta la muerte, muriendo como mártires.

jean leon gerome christian martyrs last prayer full

Ultima Oración de Mártires Cristianos – Jean-Leon Gerome

Pero el Señor Jesús nos anima:

“Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida”  Apocalipsis 2 : 10

Obediencia a Dios, cualquiera que sea la circunstancia por ilógica que parezca.

Que  sometas tu libre voluntad a la voluntad de Dios.

Pasajes del Nuevo Testamento en su Contexto Judío e Histórico

Este libro contiene estudios y análisis de pasajes del Nuevo Testamento a la luz del contexto judío que permiten al lector del siglo 21, apreciar y entender con mayor riqueza muchos detalles que normalmente pasan desapercibidos en muchas ocasiones. incluso por expertos estudiosos del Nuevo Testamento.

Pasajes del Nuevo Testamento en su Contexto Judío e Histórico

Abajo el enlace a otro estudio relacionado con obediencia y fidelidad a Dios.

Job y la vida real

Watermark


El cristiano en un mundo de pruebas, dificultades y tribulación. El propósito de las pruebas en la vida del cristiano.

El cristiano en un mundo de pruebas, dificultades y tribulación.

 El propósito de las pruebas en la vida del cristiano.

Empezaré por mostrar unos textos bíblicos que garantizan que como cristiano pasarás por aflicciones y dificultades.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”  Juan 16 : 33

“Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” Hechos 14 : 22

“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” 2ª Corintios 4 : 17

“Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia: y la paciencia prueba, y la prueba, esperanza y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”  Romanos 5 : 3 – 5.

“¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres.  Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.”  Lucas 12 : 51 – 53.

“Amados, no os sorprendáis del fuego de la prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciera. 13 Al contrario, gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. 14 Si sois ultrajados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, por lo que hace a ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, ladrón o malhechor, o por entrometerse en lo ajeno; 16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello. 17 Es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 18 Y «Si el justo con dificultad se salva, ¿qué pasará con el impío y el pecador?» 19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador y hagan el bien.”  1ª Pedro 4 : 12 – 19.

“aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro (el cual, aunque perecedero, se prueba con fuego), sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.” 1ª Pedro 1 : 6 – 7.

“Porque a vosotros es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él”  Filipenses 1 : 29.

Cuando Job vivió dificultades, pruebas, sufrimiento no merecido, que no era por consecuencia de pecado ya que él era un hombre justo, cuando sus hijos murieron, y perdió gran parte o tal vez todas sus posesiones materiales, “en todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno” Job 1 : 22.

Dios enfatiza que Job era justo cuando dice a Satanás: “¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? “ Job 1 : 8

No habrá más llanto, ni muerte ni dolor en la siguiente era. “Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más. Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo. Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron.»  Apocalipsis 21 . 1 – 4

Considerando los textos bíblicos anteriores, en principio podemos apreciar que:

En este mundo los cristianos tendremos dificultades, problemas, luchas, pruebas y aflicciones, eso es lo normal. Es en la siguiente era cuando los salvos por Jesús, no sufrirán ya, no habrá dolor, ni llanto ni muerte. En ninguna versión de la Biblia encontrarás versículos que digan que como cristiano, este será tu paraíso sin problemas, ni que esta vida será mejor que la vida eterna.”

Es normal que el cristiano pase por problemas y dificultades, Jesús así lo enseñó y advirtió, pensar que porque una persona nace de nuevo y ahora se ocupa en obedecer a Dios y andar en santidad, no tendrá más problemas es absurdo y cualquier enseñanza en el sentido de que una vez que la persona nace de nuevo y es cristiana ya no hay más problemas, sino solo una vida feliz y de prosperidad y salud,  es una enseñanza falsa que no tiene soporte bíblico.

Aún los santos de Dios, pueden llegar a sufrir y tener dificultades y problemas y aflicciones aún y cuando están en santidad y obedeciendo a Dios, como el caso de Job por ejemplo a quien Dios mismo llamó un varón perfecto, temeroso de Dios, apartado del mal, cual no había otro en la tierra y aún así pasó por dificultades y problemas y aflicción no merecida, perdió posesiones materiales, sufrió la pérdida y muerte de todos sus hijos, y sufrió problemas de salud. De ninguna manera estos problemas y aflicciones le vinieron como consecuencia de pecado alguno.

El propósito principal del cristiano en esta era, en esta vida terrena,  no es la prosperidad material, sino el progreso espiritual y de santificación.

Jesús enseñó: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen, y donde ladrones entran y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho destruyen, y donde ladrones no entran ni hurtan, porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”. Mateo 6 : 19  – 21.

El cristiano que obedece a Dios y da fruto, puede pasar por periodos difíciles, ya que Dios depura, purga y limpia al cristiano que da fruto para que lleve más fruto y ese proceso de depuración puede representar algunos momentos difíciles y dolorosos para el cristiano. “Todo pámpano que en mi no lleva fruto lo quitará; y todo aquél que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto”  Juan 15 : 2 Aunque el cristiano llegue a pasar por períodos en los cuales no tenga problemas, y todo le vaya bien, no le debe sorprender que vengan periodos en su vida cuando los problemas, dificultades y aflicciones se presentan, como dice Pedro: “ Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” 1ª Pedro 4 :  12 – 13.

¿Más cercano a Dios y en santidad en los tiempos difíciles o en tiempos de abundancia ’?

Veamos algunos casos interesantes: El caso de Job – Pasar por pruebas por ser un hombre santo.

El caso de Job, por los detalles que da la Biblia, él era en cuanto a lo material un hombre próspero y con considerables posesiones materiales, y en cuanto a lo espiritual era un hombre al cual Dios llama un varón como ningún otro en la tierra, perfecto y recto temeroso de Dios y apartado del mal. Dios mismo es quien menciona este caso ejemplar a Satanás, y ante la reacción de Satanás diciendo que en cuanto Job padezca en sus bienes materiales y salud, Job blasfemará contra Dios,  Dios autoriza a Satanás para dañar y destruir las posesiones materiales de Job, Dios le autoriza a Satnás  matar sus hijos, y dañar a Job en su salud, sin autorización de matarlo precisamente para ver la reacción de Job ante la desgracia y los tiempos difíciles.

Así que Job experimentará mal, por ser un hombre santo a quien Dios probará y es precisamente porque ese es un propósito más alto que su bienestar, que en la vida real no siempre será cierto lo que dice Eclesiastés 8 : 5 : “El que guarda el mandamiento no experimentará mal”. Pero ante toda esta desgracia que le vino a Job, no como consecuencia de pecados sino como narra la historia, por ser un hombre ejemplar y santo con alto perfil en el plano espiritual, ante todo esto Job no pecó, no blasfemo contra Dios (Job 2 : 10).

Después de que Job pasó por estos tiempos difíciles, él reconoce que hablaba de cosas que no entendía y reconoce que debe ser Dios quien le enseñe, en su prueba Dios menciona que Job habló lo recto de Dios, pasada la prueba Dios bendice materialmente al doble a Job, en sus posesiones, lo cual se podría decir es irrelevante en cuanto a lo espiritual, pues sólo son cosas temporales y no eternas, pero Job pasó la prueba y Dios sin tener obligación de bendecirlo materialmente al doble lo hizo, pero lo bendijo materialmente después de que Job pasara por una severa crisis y dolorosa prueba.

Los predicadores que hoy en día dan un falso “evangelio de prosperidad” no hablan del caso de Job y como se dio su prosperidad material.  (Job 42). En resumen Job fue puesto a prueba por ser un hombre santo y temeroso de Dios, sufriendo pérdidas materiales, se podía comprobar si aún así se mantendría fiel a Dios, o si ante la pérdida material, se rebelaría ó blasfemaría contra Dios.

El caso de David – La ociosidad y comodidad abrió la puerta al pecado.

Se puede apreciar en la vida de David que cuando era joven y andaba en el campo, se mantenía cerca de Dios, guardando sus mandamientos y estaba bajo la protección de Dios, pasaba por pruebas y momentos difíciles pero estando cercano a Dios y con su protección se mantuvo venciendo desde animales salvajes hasta a Goliat el gigante. Pero luego cuando David vivió en la prosperidad como rey, vemos el incidente cuando David en épocas en que los reyes iban a la guerra él se quedó en su palacio y ante la comodidad, pareciera cayó en ociosidad, una cosa llevó a la otra y por empezar viendo a Betsabé cuando se bañaba, le surgió la lujuria, de ello pasó a fornicación, homicidio, lo cual trajo consecuencias a su casa. Parece que en ese incidente la prosperidad no le sentó bien espiritualmente a David, sino que lo alejó de Dios.

El caso de José – Obedeció  a Dios, fue acusado falsamente e injustamente encarcelado.

Recordemos que José aprendió bien desde pequeño a guardar los mandamientos de Dios, el verdadero y Bíblico temor a Dios, para obedecerlo y guardar sus mandamientos, sin importar las circunstancias. Fue tentado pero se mantuvo obediente a Dios, fue acusado falsamente y luego fue sentenciado injustamente para ser encarcelado, estuvo 12 años injustamente en la cárcel siendo inocente. Estos años de estar encarcelado injustamente fueron también una prueba para ver si se mantenía fiel y obediente a Dios a pesar de que estaba sufriendo un encarcelamiento injusto ó bien para ver si se rebelaba contra Dios por sus injustas circunstancias.

El caso de Salomón – Prosperidad que no le sentó bien espiritualmente.

Viviendo en la comodidad, y riquezas, no le sentó bien, pues no obedeció el mandamiento de Dios de no tomar varias esposas, además de tomar varias las tomó de pueblos paganos y esto lo llevó a servir a otros dioses.

Por qué es necesario que el cristiano pase por pruebas, aflicciones y tribulación ?

Las pruebas y dificultades por las que pasa el cristiano sirven para que Dios compruebe algunas características.

En algunos casos cuando el cristiano pasa por dificultades, se acerca más a Dios, y existen casos en los cuales algunos cristianos que pasan por momentos de comodidad se alejan de Dios.

El permitir que el cristiano pase por pruebas y dificultades,  permite que Dios vea si ese cristiano en medio de los problemas conserva:

1.-  Obediencia a Dios  cualquiera que sea la circunstancia por ilógica que parezca.

2.-  Fidelidad a Dios, sin importar la circunstancia, sin importar que sea a costo incluso de que el cristiano pierda la vida física.

3.-  Someter la voluntad propia ante la voluntad de Dios. Las cuales son cualidades que Dios busca en los suyos.

Un cristiano puede decirse temeroso de Dios, cantar alabanzas bellas cuando las cosas van bien, pero cuando pasa por dificultades ó cuando Dios lo manda a otra cosa, se mantendrá igual de obediente y fiel a Dios?

Jonás era un hombre que se decía ser temeroso de Dios, pero cuando el Señor lo mandó a Nínive, Jonás intentó huír de la presencia de Dios a un lugar lejano a Nínive. Así que Jonás pasó por pruebas y dificultades, que luego le permitieron arrepentirse y recapacitar para volver a obedecer a Dios.

Fue justo en la prueba dentro del gran pez que Jonás se arrepintió. Cuando Sadrac, Mesac y Abed-Nego estuvieron en una situación difícil en la que el rey Nabucodonosor decretó una ley con la cual toda persona tenía que adorar a su dios y su imágen ó de lo contrario morir, ellos se enfrentaban ante la posibilidad de: Ser fieles a Dios, y no adorar la imagen y correr el riesgo de morir físicamente en el fuego. Ö bien adorar la imagen y salvar su vida física. Se trataba de una situación difícil que ponía a prueba su: Fidelidad a Dios (no servir ó adorar otros dioses). Obediencia a Dios (No adorar imágenes).

Someter su voluntad a la de Dios, tal vez ellos preferían no estar ante tal dilema ó tener la garantía de que de no adorar la imagen no fueran lanzados al fuego.

En tal situación éstos hombres probados así , fueron fieles a Dios y lo obedecieron, optaron no por seguir su propia voluntad sino la de Dios (aunque Dios no nos salve del fuego, no serviremos a tu dios), y fueron lanzados al fuego, aunque la divina protección de Dios intervino ahí para salvarles la vida.

En la actualidad algunos cristianos perseguidos se enfrentan a situaciones similares, aún y cuando tienen que sufrir la muerte física para conservar la vida eterna. Las pruebas y dificultades por las cuales pasa el cristiano son tanto materiales como espirituales. Recordemos el caso de Pedro, Jesús le avisó de antemano a Pedro que Satanás lo había pedido para zarandearlo, permiso autorizado y Jesús oraba que a Pedro no le fallara la fe. Aunque Pedro no haya superado esa prueba en particular al haber negado a Jesús, Pedro se arrepintió, y su carácter y fortaleza espiritual posteriormente eran notablemente más depuradas.

Jesús dice algo muy importante, señala una condición para entrar al cielo, al reino de Dios.

Jesús dice en Mateo 7 : 21 – 23

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Y como dice Hebreos 5 : 9 “y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” No basta con decirle Señor y hacer buenas obras en su nombre, mientras en otras cosas se desobedece a Dios,  no todo el que le diga Señor entrará en el cielo, nótese lo que dice el mismo Jesús, dice, el que entrará al cielo es el que hace la voluntad del Padre Celestial es decir el cristiano que obedece al Padre Celestial. Los pecados no son neutralizados por las buenas obras. Este pasaje es de suma importancia, no son palabras de un pastor ó predicador, son las palabras de Dios hecho carne y hueso, en Jesús el Hijo de Dios. Jesús muy lejos de decir que la salvación no se puede perder, está indicando que los que van a entrar al cielo son los cristianos que obedecen al Padre Celestial.

 

Apóstol Pablo sufrió.

El apóstol Pablo quien escribió como sufrió azotado, apedreado, naufragado, en peligros, hambre, sed, desvelos, desnudez, etc, también nos hace reflexionar: Quién nos puede separar del amor de Cristo, tribulaciones, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligros? “Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor Nuestro.”  Romanos 8: 38 – 39.

Cristianos que sufren en Corea del Norte.

Y entonces los cristianos que sufren y que son torturados o asesinados en países musulmanes ó en Corea del Norte, entonces es que no han tenido acceso a predicadores que predican el falso “evangelio de prosperidad”, será que esos cristianos en Corea del Norte están encarcelados por ser cristianos y por no haber leído los libros de Joel Osteen que hablan de tener su mejor vida ahora y que todos los días son viernes ?

Veamos lo que Jesús dijo en su mensaje a la iglesia de Esmirna:

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”  Apocalipsis 2 : 10

Abajo enlace a reporte sobre cristianos ejecutados (pena de muerte) en Corea del Norte por poseer una Biblia.

“Así que ninguno de vosotros padezca como homicida o ladrón ó malhechor, o por entrometerse en lo ajeno, pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello” 1 Pedro 4 : 15 – 16

Letra del Himno Castillo Fuerte es Nuestro Dios:

Castillo fuerte es nuestro Dios, Defensa y buen escudo.

Con su poder nos librará En este trance agudo.

Con furia y con afán Acósanos Satán: Por armas deja ver Astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra.

Nuestro valor es nada aquí, Con él todo es perdido;

Más por nosotros pugnará De Dios el escogido. ¿Sabéis quien es Jesús? El que venció en la cruz, Señor de Sabaot Y pues El solo Dios, El triunfa en la batalla. ¡Amén! ¡Amén!

OTRAS ESTROFAS

Y si demonios mil están Prontos a devorarnos, No temeremos, porque Dios Sabrá cómo ampararnos.

¡Que muestre su vigor Satán, y su furor! Dañarnos no podrá, Pues condenado es ya Por la Palabra Santa.

Esa palabra del Señor, Que el mundo no apetece, Por el Espíritu de Dios Muy firme permanece.

Nos pueden despojar De bienes, nombre, hogar, El cuerpo destruir, Mas siempre ha de existir De Dios el Reino eterno. Amén.

Pasajes del Nuevo Testamento en su Contexto Judío e Histórico

Este libro contiene estudios y análisis de pasajes del Nuevo Testamento a la luz del contexto judío que permiten al lector del siglo 21, apreciar y entender con mayor riqueza muchos detalles que normalmente pasan desapercibidos en muchas ocasiones. incluso por expertos estudiosos del Nuevo Testamento.

Profecia Biblica del Fin. El cual contiene un estudio  y comentario sobre las profecias biblicas del antiguo y nuevo testamento realtivas al fin, en orden cronológico, con comentarios para ilustrar la dimensión de los desastres profetizados.

Este libro contiene un estudio de las profecias tanto del Antiguo como Nuevo Testamento, relativas al fin de los tiempos, en orden cronológico y explicando las profecías, de una manera accesible para el lector.

El Anticristo o Falso Cristo 

Este libro contiene un estudio biblico profundo pero facil de entender, y aborda pasajes profeticos clave para entender el tema, estos pasajes profeticos clave han sido ignorados ó mal interpretados por la mayoría de estudiosos bíblicos debido a las profundas implicaciones que tienen.

El origen de Satanas: La caida de Lucifer – Angeles caidos y los hijos de Dios del Antiguo Testamento

Este libro contiene un estudio profundo sobre el origen de Satanás, como fue su actividad previa a su caida, y su caida, y como esos eventos del pasado remoto, afectan nuestra actualidad y como tienen una implicación en los eventos proféticos por ocurrir en la tribulación y posterior. Cubre también el tema de quienes son los hijos de Dios mencionados en el Antiguo Testamento (bene ha elohim), los elohim que menciona el Salmo 82

Abajo enlaces a artículos relacionados con este tema:

Cristianos ejecutados en Corea del Norte por poseer una Biblia

Abajo enlace a otro artículo:

Obediencia y Fidelidad cualidades que Dios prueba en los cristianos

Abajo el enlace para otro estudio relacionado con éste tema:

Job y la vida real – El sufrimiento injusto de un santo de Dios Aaaa