Orando persistentemente, no cayendo en desánimo, teniendo fe en Dios. Pase lo que pase y se vean las cosas como se vean, persiste en la oración, mantén tu fe en Dios.

Orando persistentemente, no cayendo en desánimo, teniendo fe en Dios. Pase lo que pase y se vean las cosas como se vean, persiste en la oración, mantén tu fe en Dios.

Siendo persistentes como la viuda con el juez injusto, como el hombre que fue a tocar la puerta a la medianoche hasta que le abrieran.

Jesús cuando enseñó a orar a Dios Padre, también recalcó la importancia de ser persistentes, esto lo enfatizó con dos ilustraciones.

La primera ilustración de una viuda que pedía continuamente a un juez que le hiciera justicia, el juez no tenía temor de Dios, ni le interesaba hacer justicia. Esta ilustración usa una viuda precisamente para enfatizar que se trataba de una mujer sin el apoyo de un marido, ni con influencias ni conocidos en el gobierno ni nada por el estilo, que tan sólo podía contar con su persistencia para ir continuamente con el juez a pedirle justicia. Para esta viuda era muy importante que el juez le hiciera justicia, a ella le interesaba mucho que le hiciera justicia y por eso insistía diariamente pidiendo justicia, no dándose por vencida.

El juez que no tenía temor de Dios, ni interés en hacerle justicia a la viuda, después de que la viuda estuvo por un tiempo acudiendo con él para pedirle justicia, accedió a hacerle justicia, no por ser buen juez sino porque la viuda ya no fuera más con él y le colmara la paciencia. (Lucas 18 : 1 – 8).

Esa ilustración habla de la perseverancia de la viuda.

Jesús con esta ilustración enseñaba a orar continuamente, a insistir a Dios y no caer en desánimo si la respuesta a la oración no llega pronto. Si la respuesta a la oración que hacemos a Dios siempre llegara en menos de 30 minutos como si fuera pizza a domicilio, si esa respuesta siempre llegara pronto, Jesús no hubiera enseñado ésta parábola ó ilustración, pues no hubiera sido necesaria.

La otra ilustración que usa Jesús para recalcar la importancia de la persistencia en la oración, es la de un hombre que a medianoche va a casa de un amigo, para pedirle comida para un amigo que ha llegado a hospedarse con él, él de la casa se despierta a medianoche, está cómodamente ya acostado en su cama, y por la importunidad, por lo inoportuno de los toques a su puerta a medianoche prefiere levantarse y darle al otro lo que pide, con tal de no ser molestado más. (Lucas 11 : 5 – 8).

Había un predicador hace muchos años que decía que si una persona oraba a Dios pidiendo algo y lo pedía más de una vez era que la persona no tenía fe en que Dios contestara su oración. Por lo visto este hombre no entendía la Biblia, ni entendía la realidad, eso es falso.

Por el contrario, si una persona, si un cristiano tiene fe en Dios, si tiene fe en que Dios es capaz de contestarle su oración, entonces pedirá y pedirá y persistirá en su oración, porque sabe que Dios es capaza de contestar su petición, porque sabe que Dios es capaz de hacerle justicia, porque sabe que Dios es TodoPoderoso como para hacer lo que la persona pide en oración.

Pero si la persona luego de un tiempo, pensara algo como, mm. Tal vez Dios no es capaz de sanarme, ó Dios no es capaz de hacerme justicia, ó le he pedido a Dios por provisión de un empleo, pero tal vez le he pedido a Dios algo muy difícil para El, si llega a pensar en algo así, si llega a caer en desánimo y en falta de fe en Dios, entonces dejará de orar a Dios.

Pero en la vida cristiana también se debe vencer el enemigo del desánimo, que a veces trata de atacarnos, esos dardos del enemigo, y esa voz del enemigo que dice, Es inútil que sigas orando, Dios no te ha contestado, le has pedido algo muy difícil, eso de tener un hijo, eso de que te sane, es algo absurdo.

Jesús dice que el vencedor heredará todas las cosas, se refiere a heredar en la vida eterna, pero se refiere a vencer en la vida terrenal, a vencer cosas como el desánimo en la vida terrenal.

A veces puede que el cristiano está orando, tratando de no caer en desánimo, ora con persistencia, y tiene fe en Dios, pero las cosas empiezan a verse mal, se ven cada vez peor, parece que se complica la situación, como cuando Pedro bajo de la barca para unirse con Jesús caminando en el mar, pero Pedro empezó a ver las olas grandes y empezó a dudar.

Pero el cristiano sabe que aunque vea crecer las olas de la adversidad, Jesús dijo que no decaiga el ánimo, que persista en oración.

¿Por qué a veces la respuesta a la oración tarda? Puede ser por varias razones, pero lo más importante es que Jesús enseñó que seamos persistentes en la oración.

¿Lo que presentas a Dios en oración es muy importante para tí?

¿Lo es tanto como para la viuda que iba con el juez injusto y tan importante como lo era para el hombre que fue a tocar a medianoche la puerta de su amigo?

Entonces persiste en la oración.

Perseverar y no darse por vencidos confiando en Dios y Jesús, no importa lo que pase, eso quiero ilustrar ahora con dos historias.

Así lo más importante para los cristianos, es seguir a Jesús, permanecer fieles a ël y a Dios, sin importar que las circunstancias nos sean adversas, en ocasiones Dios le permite a Satanás que actúe contra nosotros, y esto le permite ver a Dios si en medio de los problemas y situaciones adversas permanecemos fieles a El.

Canto de ánimo y aliento.

El siguiente himno tiene una letra muy apropiada para cuando el cristiano pasa por momentos difíciles, es el himno Roca Sólida de Edward Mote, existen algunas traducciones al español pero por cuidar las rimas se ha perdido algó de su fuerza en la letra original, así que presentó una traducción, en la cual pretendí cuidar el sentido original sin ocuparme de que las estrofas rimen, pues considero lo más importante es la letra original para animarnos como cristianos.

Himno Roca Sólida de Edward Mote

Mi esperanza está puesta en nada menos

Que la sangre de Jesús y su justicia

No me atrevo en confiar en la más fina estructura

Sino apoyarme completamente en el nombre de Jesús

Coro

En Cristo la roca firme, estoy parado

Toda la demás tierra es arena que se hunde

Cuando la oscuridad oculta Su amoroso rostro

Yo descanso en Su inmutable gracia

En cada alto y tormentoso ventarrón

Mi ancla se mantiene dentro del velo

—-

Su promesa, Su pacto, Su sangre

Me sostienen en la abrumadora inundación

Cuando todo a mi alrededor de mi alma se vence

El entonces es toda mi esperanza y sostén.

—-

Cuando El venga con sonido de trompeta

Que sea yo en El encontrado

Vestido en Su justicia solamente

Sin culpa para presentarme delante del trono

 

Aaaa


Parábola de la viuda perseverante y el juez injusto.

Parábola de la viuda perseverante y el juez injusto.

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,  sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra ? “

Lucas 18 : 1 – 8

Vemos en Lucas 17 previo a esta parábola que Jesús hablaba a sus discípulos de cuando él regresará a la tierra para establecer su reino.

En la parábola hay 2 personajes:

Una viuda – Que en la Biblia y en las parábolas que enseñó Jesús, es la figura de una persona vulnerable, una viuda que ha perdido al marido al que trae el sustento a la casa. Pero este personaje es persistente y perseverante en pedir justicia al segundo personaje.

Un juez – Teniendo el cargo de juez, este personaje no teme a Dios ni tiene respeto por el hombre, por lo tanto no tiene la calidad moral para juzgar justamente, por eso también se le llama en la parábola un juez injusto.

Esta viuda representativa de las personas vulnerables sin marido que la defendiera ó apoyara ó trajera el sustento a casa, tenía un problema con un adversario y acudía al juez injusto para pedirle justicia en su problema.

Este juez sin valores morales, sin preocuparse por hacer su labor de juez, no le hizo caso a la viuda, de hecho la parábola dice que no le quiso hacer justicia por un tiempo.

Sin embargo no fue porque el juez tuviera remordimiento ni conciencia que le acusara para hacer justicia a la viuda, sino porque pensó el juez que esta mujer le agotaría la paciencia, pues ella venía de continuo con él.

Como tanto le molestaba y temía que le fuera peor pidiéndole justicia continuamente hartándolo, entonces decidió hacerle justicia.

Jesús comenta si hace actúa un juez injusto, acaso no le hará justicia Dios a los suyos que le claman día y noche ? Aquí Jesús dice se tardará en responderles ? Jesús dice que pronto les hará justicia.

Pero algo muy importante menciona Jesús a continuación:   Pero cuando Jesucristo regrese hallará fe en la tierra ?

Perseverancia, persistencia, no perder el ánimo, no perder la fe.

El principio del texto bíblico indica que la parábola es para enseñar sobre la importancia de orar siempre, continuamente y no perder el ánimo.

Porque en ocasiones (tal vez muchas más de las que deseamos) la respuesta a nuestras oraciones no llega pronto, es que Jesús enseñó esta parábola.

Si Dios siempre contestara inmediatamente nuestras peticiones y oraciones, esta parábola no sería necesaria.

No perder el ánimo y no perder la fe es algo necesario en el cristiano, en medio de un mundo en el que no se pueden evitar los problemas, tribulaciones y aflicciones.

Esta parábola dice que aunque la viuda iba continuamente con el juez a pedirle justicia, el juez no quiso hacerlo por un tiempo, si la viuda hubiera perdido el ánimo, este juez injusto e inmoral obviamente no le haría justicia y si la viuda se hubiera dado por vencida entonces no tendría justicia. Pero la viuda perseveró, fue persistente, venció la tentación de desanimarse, venció la posible pérdida de fe en que el juez le hiciera justicia y su perseverancia y persistencia le valió que el juez le hiciera justica y eso que era un juez injusto.

 

 

Como pedir justicia a Dios.

Cuando ores a Dios, le puedes pedir justicia exponiendole tu caso, el es un juez justo, El tiene la autoridad y la capacidad para resolver el asunto, de una forma u otra. En los casos anteriores, que mencioné arriba, yo no pedí la forma en que solucionara el asunto del perro, en el caso del pastor que fue calumniado, no le pidieron a Dios la forma de resolver eso.

Se le pide justicia a Dios y El sabrá la forma de hacerla.

También es apropiado que al pedirle justicia a Dios, el cristiano esté en una buena condición ante Dios. Sería hipócrita por ejemplo pedir justicia a Dios cuando uno mismo está cometiendo injusticias ante el prójimo y sería mejor que hagas primero justicia a tu prójimo a quien le has sido injusto y entonces ya puedes pedirle a Dios justicia.

Además es bueno que el cristiano, al pedir justicia a Dios, le recuerde a Dios sus promesas, por ejemplo:

– Dios es padre de huérfanos y defensor de viudas, como dice Salmo 68 . 5. Esta palabra de Dios asentada en la Biblia, la puede presentar la viuda que le pide justicia a Dios, recordándole que en Su palabra está escrito que El es defensor de viudas.

Existe otro pasaje del Antiguo Testamento que muestra el carácter de Dios y como le molesta el que alguien aflija y sea injusto con los más vulnerables como viudas y huérfanos.

Aunque este texto es parte del viejo pacto entre Dios y su pueblo Israel, y ese pacto ya no es vigente, desde que existe el nuevo pacto en la sangre del Señor Jesús el Cristo, este texto nos permite conocer ese carácter de Dios y cómo ve la situación de injusticias contra viudas y huérfanos.

“A ninguna viuda ni huérfano afligiréis.  Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor;

y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos “ Exodo 22 : 22 – 24

Dios Jehová, el Padre de nuestro Señor Jesús el Cristo, es un Dios que no le agrada que se aflija y haga injusticia contra viudas y huérfanos, recuerdale a Dios el pasaje anterior.

– Recordarle a Dios el mismo pasaje de Lucas que hemos visto arriba, donde el mismo Jesús dice que Dios hará justicia a los suyos, y dice que pronto les hará justicia, recuérdale a Dios lo que él mismo dijo en la persona de Dios hijo.

– Puedes tambien ponerte de acuerdo con alguien más en oración, para clamar a Dios, y recordarle que El ha prometido que si dos personas se ponen de acuerdo en pedirle algo. El lo hara (Mateo 18 . 19) y recordándole su promesa, decirle que la cumpla.

 

Mantener la fe, orar siempre, perseverar en oración y no perder el ánimo ni desmayar hasta que Jesucristo regrese.

Aunque la parábola también termina con una pregunta, y es en el sentido de invitar a la reflexión, de que aún cuando en este mundo habrá problemas, cuando regrese Jesús, ¿hallará aún fe en la tierra?

Cuando Jesús regrese a la tierra para establecer su reino, ¿encontrará fe en la tierra ó habrá quienes hayan perdido la fe?