William Branham, algunos detalles no muy conocidos de su vida y de cómo trabajaba.

William Branham, algunos detalles no muy conocidos de su vida y de cómo trabajaba.

William Branham, fue muy famoso porque era considerado uno de los más conocidos “predicadores” y “sanadores de fe” y “obradores de milagros” en su época, misma época en la que fueron famosos otros como Oral Roberts, T.L. Osborn, Kathryn Kuhlman por mencionar algunos.

Branham murió en 1965.

Es además famoso por algunas de sus absurdas y falsas creencias y enseñanzas.

Lo poco conocido de William Branham.

Pero ahora quiero mencionar algunos datos, proporcionados por algunas personas que estuvieron cerca de él.

Alfred H. Pohl estuvo dentro del movimiento carismático contemporáneo a Branaham.

Phol estuvo muy de cerca de Branham, cuando éste fue a su ciudad, y Pohl, vió casos en los cuales Branham en su cruzada de milagros, declaraba sanas a las personas y éstas murieron a los pocos días de que Branham se había ido de la ciudad.

Pohl, relata que Branham fue a su ciudad en Canada en los años 40s y allí, Pohl, lo estuvo acompañando durante la cruzada, y lo llevó a donde estaban personas en camillas.

Pohl relata:

“Una de las cosas que hacía (Branham) era tomar la mano de la persona y lo oía decir que el ángel que le dio ese don le dijo como identificar algunas enfermedades, según vibraciones que sentía en su mano, luego hablaba en algunos casos de cáncer y decía que iban a orar para que el Señor sanara y cuando acababa de orar, decía, – las vibraciones se han ido, el cáncer está muerto, usted está sanado-“.

“Pero luego añadía que iba a estar enfermo, muy enfermo durante unos 3 días”

El daba alguna explicación que el material venenoso debía ser expulsado, pero lo malo es que entonces las personas no se preocupaban ni atendían médicamente durante los días posteriores a la “cruzada de milagros”.

Los enfermos, supuestamente sanados, empeoraban, pero decían bueno dijo Branham que estaría enfermo algún tiempo, y la cosa es que empeoraban y llegaban a morir, y esto ocurría ya después de que Branham se había ido de la ciudad.

Pohl, relata que Branham declaraba prácticamente sanos a todos aquéllos por los cuales oraba, pero él supo de muchos que murieron después.

Pohl narra que cuando Branham decía que iban a seguir enfermos, enfatizaba que no dejaran que su fe fallara, lo cual razona servía como un escape de culpa a Branham, pues si se morían era porque la fe de los enfermos les falló.

Pohl señala acertadamente que cuando Jesús sanaba, no decía que seguirían enfermos un tiempo, ó que no dejaran que su fe fallara, cuando Jesús sanaba, quedaban sanos.

Pohl, narra el triste caso de un hombre que cuando fue la cruzada de Branham llevó a su esposa a la ciudad por avión, Pohl, llevó a Branham a orar por la mujer que moría de cáncer, y Branham la declaró sana.

Pero unos 10 días después, el hombre llegó con Pohl, muy acongojado a decirle que su esposa, declarada sana por Branham unos días antes, había fallecido.

Pohl, narra que no se podía hablar de excepciones, pues había bastantes casos asi.

Pohl, narra otro caso similar, en el que una tarde durante la campaña para la cruzada de milagros, recibió una llamada telefónica de un pastor pentecostal de Ontario, que había volado con su esposa enferma de cáncer y su enfermera, Phol hizo arreglos y Branham oró por ella y la declaró sana, hubo mucha alegría, el pastor luego le dio a Pohl un cheque para Branham, diciendo que no podía realmente dar ese dinero, pero que Branham lo merecía pues su esposa estaba sanada.

Semanas después, Phol viajó a Ontario y preguntó por ese pastor y su esposa,  y se enteró que la mujer había muerto.

Pero para colmo, el pastor tenía un ministerio en la radio en la cual había anunciado que su esposa había sido sanada milagrosamente, sólo para al poco tiempo decir que había muerto, lo cual dio un duro golpe a su ministerio en la radio.

Pohl narra que mientras caminaba junto a Branham que oraba por las personas, llegó con una mujer y dijo que quería que todos cerraran los ojos, pues el ángel que le había dado el don le dio unas palabras que él debía decir para echar fuera el espíritu de sordo muda, y que esas palabras no las debía saber ningún ser humano y por eso quería que cerraran los ojos, para que ni siquiera pudieran leer sus labios.

Y entonces Branham dijo en voz alta que en el nombre de Jesús echaba fuera el demonio, pero luego en voz baja, en lo oculto, dijo las otras palabras.

Algunos casos interesantes que narra Kurt Koch:

En una reunión de William Branham, él le dijo a los asistentes: Si ustedes creen que yo soy profeta de Dios, digan Sí.

Un ministro junto con otros dijeron Sí. Después de la reunión, mientras este ministro iba conduciendo su auto, se desmayó, también se enfermó y sufrió de hemorragia. El hospital no pudo hallar una razón para su extraña enfermedad. El ministro entonces empezó a sufrir de depresión y estaba alterado internamente. Sus problemas y pruebas de fe continuaron durante meses.

Uno de los primeros intérpretes de Branham, un ministro americano-alemán, le contó a Kurt Koch lo siguiente:

Branham, le dijo al intérprete una noche justo antes de la reunión, No te pares a mi derecha, porque mi ángel se para ahí. El intérprete le preguntó inocentemente, y ¿Cómo es? Branham describió un hombre fuerte con cabello oscuro y los brazos cruzados que estaba de pie junto a él y tenía que obedecer todo lo que el ángel le decía.

Luego Branham llegaba tarde a las reuniones, cuando el interprete le decía que tratara de ser puntual, Branham decía que sólo podía hacer lo que su ángel le decía, que estaba con él día y noche, y que si no hacía lo que le decía no tenía autoridad en su predicación, que ni siquiera podía decidir cosas de su vida privada y sólo podía ir a ver personas si su ángel lo permitía.

El intérprete le contó a Koch, que Branham a veces caían en un trance mientras hablaba y que luego que predicaba terminaba exhausto

Cuando la gente pasaba al frente para oración su ángel le decía por quien orar y por quien no, era un esclavo de su ángel.

Una vez el intérprete le peguntó ¿Piensas que tu poder viene del Espíritu Santo? y Branham dijo No, mi ángel lo hace.

Al saber esto el intérprete dejó de trabajar para Branham.

Koch narra de una vez que estando presente en Karlsruhe, Branham dijo a la audiencia que tenía experiencias de visiones desde su niñez, el punto de Koch es que los dones del Espíritu Santo no se imparten al nacer físicamente, sino después de la regeneración (nuevo nacimiento por obra del E.S.)

Koch narra que Branham, podía hacer pasar al frente a alguien y le decía de donde venía y muchos detalles, pero esto apuntaba más a adivinación que a un don del E.S.

Además Koch pregunta por qué los eventos de Branham, eran alterados y él no podía proseguir, cuando sin que Branham lo supiera, había cristianos genuinos orando y pidiendo a Dios porque les revelara su voluntad.

Koch comenta otro caso interesante, en Karlsruhe, una mujer que anteriormente era médium espiritista fue con Koch varias veces para consejería, ya se había separado de sus prácticas espiritistas y quería ser cristiana, pero aún debía luchar con sus habilidades de médium, en la conversación la mujer dijo, He escuchado a los tres sanadores de milagros, William Branham, Tommy Hicks y Z, cuando han hablado, e inmediatamente tuvo contacto mediumístico con cada uno de ellos, pero el más rápido fue con Branham, y luego dijo, con usted no encuentro tener ningún contacto, a lo que Koch dijo, Gracias a Dios.

Derek Prince en su libro Protection from Deception. (Protección contra el Engaño titulo de la edición en español) señala que:

Tuvo un poco de asociación con Branham al final de la vida de éste y estuvo en la misma plataforma dos ó tres veces.

La palabra de conocimiento de Branham era formidable.

Pero aquí debo insistir, en que muchos cristianos, son engañados fácilmente cuando asumen que porque una persona se presenta como ministro de Dios y utiliza un lenguaje religioso y usa los nombres de Dios y Jesús, entonces ingenuamente dan por hecho que se trata de un ministro cristiano genuino.

Pero no se detienen a pensar, sobre todo en el caso de Branham y con tantas anomalías que su poder era un poder oculto de adivinación.

Pero luego Prince señala, que estando en el mismo escenario constató que Branham, hacía eso, diré adivinar cosas, pero que luego de hacerlo un par de veces se colapsaba exhausto, y bien dice Prince, eso no le ocurría a Jesús.

Pero yo he investigado esto es común en casos de médiums.

Derek Prince dice acertadamente: No creo que era el Espírtu Santo, creo que era demoníaco.

Luego narra Prince que fue amigo de Ern Baxter quien fue maestro bíblico en las campañas evangelísticas de Branham, un día dijo Baxter quiero decirles algo de Branham, Branham tenía dos espíritus uno era el espíritu de Dios y el otro no, una vez estaban juntos y Branham señaló al foco del techo y dijo el poder que tengo puede hacerlo mover.

Falsas enseñanzas.

Branham decía que Dios no siempre había sido Dios.

William Branham dijo lo siguiente:

“Dios en el principio, el Eterno, El ni siquiera era un Dios. El era el Eterno. El ni siquiera era Dios, Dios es un objeto de adoración, o algo ¿ves?. Así que ni siquiera era eso. El era Elohim, el Eterno. Pero en El había pensamientos, El quiso hacerse material. Y que hizo? El entonces dijo una Palabra, y la Palabra se materializó.”

Esto es de su sermón The Unveiling Of God, que dio el 14 de junio 1964 en el Branham Tabernacle en Jeffersonville, Indiana, Estados Unidos, sermón 64-0614M, del cual cito abajo las palabras originales en inglés.

“God in the beginning, the Eternal, He wasn’t even a God. He was the Eternal. He wasn’t even God; God’s an object of worship, or something. See? So He wasn’t even that. He was Elohim, the Eternal. But in Him was thoughts; He wanted to become material. And what did He do? Then He spoke a Word, and the Word was materialized”

Además de la anterior falsa enseñanza y poco conocida, Branham tenía muchas más falsas enseñanzas más conocidas como que:

Branham decía que el Infierno, no es un lugar de tormento eterno.

La semilla ó simiente de la serpiente, Branham decía que la serpiente era un humanoide y que Satanás entró en él y así embarazó a Eva para procrear a Caín.

William Branham dijo que la serpiente original era un primate ó humanoide gigante de 3 metros (10 pies) de estatura, y que Satanás se metió en él y tuvo relaciones sexuales con Eva, y la embarazó y que Eva vivió con esa serpiente humanoide (Satanás) como esposo, y que entonces derivado de esa relación sexual que Eva tuvo con ese ser nació Caín.

Esta aberrante enseñanza la dio con todos esos detalles William Branham en su sermón titulado The Serpent´s Seed (La simiente de la serpiente) dado el 28 de septiembre de 1958 en el Branham Tabernacle de Jeffersonville, Indiana, Estados Unidos, sermón 58-0928E. no dedicaré más espacio a sus aberrantes falsas enseñanzas.

Conclusión.

Mientras que en otros casos de personas que se hacen pasar por ministros cristianos de Dios, he investigado y he obtenido evidencia de que en realidad son satanistas, en el caso de William Branham no tengo las mismas evidencias.

Existen muchas anomalías en su vida, desde que creció en un ambiente de ocultismo, su niñez está plagada de eventos de tipo ocultista.

No tengo certeza de que él haya tenido una experiencia genuina de conversión.

Entiendo por lo que investigué que leía poco la Biblia, en un principio porque era analfabeto, su “ministerio” realmente era el asunto de los supuestos milagros, lo que enseñaba estaba plagado de cosas falsas.

Sé con base en mis investigaciones y otros casos que he analizado en profeciaenlabiblia.wordpress.com que parece haber evidencia contundente de que cristianos genuinos han sido engañados por el diablo y que permanecen en el engaño hasta su muerte.

Mateo 24 : 24 dice que aún los creyentes pueden ser engañados, el texto se debe analizar diligentemente, el original griego dice que si pueden ser engañados.

¿Habrá sido Branham una persona como algunos otros de su época y algunos que aún viven, un satanista que en lo oculto adora a Satanás y realiza rituales para en lo público aparentar ser ministro de Dios, enseñar cosas falsas disfrazadas de verdad, y ministrar poniendo demonios a los asistentes a sus eventos?

O ¿habrá sido Branham una persona que creyó en Jesús y no tuvo el cuidado de estudiar la Biblia para conocer a Dios y su voluntad, y no ejerció discernimiento y dejó abiertas las puertas al ocultismo en su vida?

Por el momento la evidencia que he recabado me inclina a pensar en ésta segunda opción.

William Branham murió en un accidente en auto, el 24 de diciembre de 1965, y no resucitó como lo esperaban sus seguidores, y con base en la evidencia de su vida, suena a que desde ese día estaría en el infierno por sus transgresiones a la ley de Dios, sus falsas enseñanzas, sus actos de ocultismo, de los cuales no habría admitido su culpabilidad ante Dios, y no habría confesado los mismos a Dios.

Desgraciadamente aún a ésta fecha, el daño que hizo Branham, permanece en sus falsas enseñanzas y en muchas personas que permanecen engañadas por las mismas.

 

Otras fuentes:

Alfred H. Pohl 17 Reasons Why I Left the Tongues Movement

Kurt Koch – Occult Bondage and Deliverance, Between Christ and Satan, The Devil´s Alphabet.