Angeles de Satanás actúan dentro de cirujanos “psíquicos” ó curanderos.

Actúan dentro de cirujanos “psíquicos” ó curanderos.

Dentro de esta función, llegan a seleccionar una persona para actuar como un curandero ó cirujano psíquico. Los casos más conocidos pueden ser el de José Arigo de Brasil y Pachita de México.

El ángel malévolo en esta función llega a entrar en el curandero y utilizando el cuerpo del curandero llegan a realizar sanaciones reales y operaciones sin ningún instrumental quirúrgico, utilizando así el ángel sus capacidades extradimensionales, materializando y desmaterializando objetos, abriendo el cráneo y el cuerpo del paciente sin más que un cuchillo sucio y sin anestesia alguna mientras someten al paciente para que actúe con docilidad y sin sentir dolor.

Como el ángel utiliza su propio cuerpo extradimensional, el curandero puede mantener los ojos cerrados incluso cuando se realiza la operación, pues el ángel utiliza sus propios ojos, igualmente el espectador llega a ver que las tijeras a veces “se mueven solas” pues no las mueve el curandero sino el ángel con su cuerpo y para el espectador parece que se movieran solas. Por ejemplo en el caso de Pachita cuando el ángel malo envió unas personas a alguna diligencia, mientras estaba en el cuerpo de Pachita salió un momento del mismo y fue a verlas en cuerpo físico (el cuerpo físico del ángel) en el parque donde estaban para enfatizar algo sobre su mandado.

Como los ángeles de Satanás son distintos a los demonios, el ángel que actúa en esta función no habita permanentemente el cuerpo del curandero, sólo entra dentro del curandero dentro de la jornada de trabajo del mismo aún y cuando sea una jornada larga, pero no habita permanentemente dentro del curandero.

Los ángeles malos que actúan así llegan a decir que las sanaciones son de Dios o Jesús, el curandero no cobra ningún dinero por las mismas, el interés del ángel malo no es realmente ayudar y sanar a las personas, las personas acuden al curandero, pero no buscan realmente a Dios ni a Jesucristo. Mientras vayan cientos ó miles de personas con el curandero por sanidad y sigan sin buscar realmente a Dios y a Jesucristo seguirán cumpliendo con su objetivo.

Esas sanaciones y operaciones son reales, abriendo y cerrando piel sin anestesia ni sutura sin mayor instrumental, abriendo el cráneo y operando en ojos.

Pero así como el paciente ó el espectador no ve quien es realmente el que hace al operación, tampoco ve otra cosa, usted recuerda el texto bíblico de José cuando sus hermanos acuden a Egipto por alimento y José los envía de regreso con su padre con algo bueno, pero también con algo escondido, en el costal de Benjamín, con un propósito.

Así aquí el paciente sale con algo bueno una sanidad pero ¿ quien ve cuando además sale con algo malo con un demonio de insomnio, de suicidio, etc. ? El ángel malo cumplió su función, ahora el demonio cumplirá la suya.

No es nada raro que personas que en estos casos reciben una sanidad física, empiezan a sufrir padecimientos emocionales y mentales y tanto ellos como sus familares empiezan a ser propensos a sufrir accidentes.

Pero es así como los ángeles y demonios al servicio de Satanás, se gozan y burlan y toman ventaja de la ignorancia espiritual de muchas personas.

Los ángeles santos de Dios no se dedican a sanar personas.

 

Tag

Enfoque biblico cirugia psiquica