Como dejar el pecado de pornografia y masturbacion

Como dejar el pecado de ver pornografía y masturbación.

Este artículo está dirigido a cristianos que han nacido de nuevo, es decir que por el poder y obra del Espíritu Santo han sido regenerados y hechos nuevas criaturas en Cristo, pero que aún están batallando con el pecado de ver pornografía y masturbación, y que quieren dejarlo.

Esto no va dirigido a quien se define como cristiano, porque piensa que es cristiano, por el simple hecho de acudir a cierto lugar de reunión cada fin de semana, o porque piensa haber adoptado una filosofía ó religión, ó porque piensa que es cristiano porque se sumergió en el agua del bautismo, ó porque piensa que ya es cristiano simplemente porque repitió una oración que le dijeron que repitiera.

Esto va dirigido a las personas que realmente han nacido de nuevo y lo saben, y que sabiendo que hacen mal con esta actividad están tratando de dejarla y no han podido.

Para empezar es para cristianos nacidos de nuevo realmente y que sean valientes que están dispuestos a hacer lo necesario para dejar estos pecados y andar en santidad.

Así que no recomiendo que una persona que no ha nacido de nuevo realmente por la obra del Espíritu Santo realice lo que adelante señalaré, porque en esos casos, los resultados no pueden ser los señalados e incluso pudiera resultar riesgoso y contraproducente.

Y digo es para cristianos valientes porque de entrada debo enfatizar que se trata de pecados, de transgresiones a las leyes morales de Dios, y son pecados graves que si no se dejan te pueden llevar al infierno. No les puedo llamar lo que no son, no les puedo llamar, pasatiempos, ni vicios, sino pecados. Algunos “predicadores” ahora a los pecados les llaman “malas decisiones” y “estilos de vida”. Solo para aclarar mi postura, la lujuria, la inmoralidad sexual, son transgresiones a las leyes morales de Dios, a esas leyes morales que siempre han tenido vigencia, incluso antes de los diez mandamientos, incluso después del viejo pacto entre Dios e Israel, incluso bajo el nuevo pacto entre Dios y los creyentes en Jesús, por medio de la sangre que Jesús derramó en la cruz.

Y mi intención con éste artículo es el animar y ayudar a que el cristiano real y genuino, nacido de nuevo, deje de practicar ese pecado, debido a que si lo sigue practicando, no está viviendo una vida espiritual plena y apartada del mal, y más aún, porque estoy convencido que si una persona que incluso es cristiano nacido de nuevo, muere en pecado inconfeso, muere aún en la práctica de pecado, muere en la comisión del pecado, cae al infierno. Porque la voluntad de Dios es que habiendo nacido de nuevo, ya no peques más, sino que le obedezcas, porque el camino de perdición sigue siendo ancho y el camino de salvación es angosto, porque la verdadera familia de Jesús, son los que obedecen a Dios, porque sin santidad nadie verá a Dios. No puedes esperar morir en la comisión del acto de masturbación y morir con la mente llena de lujuria y de inmoralidad sexual, con tu corazón lleno de inmoralidad sexual y con semen ó fluidos vaginales en la mano y pensar que llegarás al cielo, aún con “las manos sucias”.

Si tu eres un cristiano nacido de nuevo y quieres llegar al cielo, pero sigues batallando con el problema y pecado de pornografía y masturbación, entonces tienes un problema muy grave que te puede llevar al infierno, y por lo tanto necesitas atacar el problema radicalmente.

Identificando el problema,   El médico sincero dice la verdad.

El primer paso es identificar la gravedad del problema.

Si tienes un malestar y vas al médico, y el médico descubre que tienes una grave enfermedad, pero piensa que si te dice la verdad te sentirás mal y te ofenderás y por eso  decide no decirte la verdad y darte solo unas aspirinas, cuando tu enfermedad requiere una intervención quirúrgica, ese médico te estaría engañando, si ese médico realmente se interesa por ti, te dirá la gravedad de tu enfermedad, aunque esto te duela y te afecte anímicamente y te dirá que se requiere una intervención radical para eliminarla.

Si como cristiano nacido de nuevo, quieres dejar estos pecados y andar en santidad, lo primero que tienes que hacer es identificarlos como pecados y pecados graves, y solo quiero aclarar que cualquier tipo de pecado se le llame ligero ó grave, y aunque sea un solo pecado el que cometa una persona, merece el justo juicio y castigo de Dios.

El acto de ver pornografía, despierta los deseos de la carne, esto incita la lujuria, y la lujuria es pecado, esto lleva a fantasear sobre tener relaciones sexuales fuera de matrimonio, lo cual equivale a cometer inmoralidad sexual, a estar fornicando aunque sea mentalmente y de eso se da un paso más a la masturbación que es el pecado de satisfacer el placer sexual fuera del orden del matrimonio y fantaseando con la pornografía ó diversas fantasías sexuales.

Entonces por definición quien mira pornografía y comete lujuria y comete masturbación, es un inmoral sexual, es un fornicario y los fornicarios no entrarán al reino de los cielos (Apocalipsis 21 : 8).

Debido a la gravedad del problema es que se debe tomar con seriedad la estrategia para dejar estos pecados.

En algunas ocasiones la masturbación contra la cual lucha el cristiano, no es necesariamente disparada por ver pornografía, puede ser por la lectura de libros eróticos, incluso de novelas románticas, incluso en ocasiones sin leer nada, en ocasiones puede ser incitada y no por ver pornografía exactamente, sino por ver algún programa de televisión ó alguna película con escenas sugestivas.

Pecado puede ser incitado por demonios ó puede ser incitado sólo por la carne.

Enfatizo que este artículo está dirigido a cristianos nacidos de nuevo.

Es conveniente definir si el pecado se está cometiendo por una presión demoníaca, digamos porque los demonios lo presionan a uno, ó no se trata de eso y es solamente, la presión y el deseo de la carne, los que están obrando.

Cuando es solamente el deseo de la carne es menos difícil dejar estos pecados, pero cuando estos son incitados por demonios el dejarlos es más difícil, pero siempre posible en la autoridad de Jesús, y con su ayuda y con esfuerzo de uno mismo.

Cuando un creyente en Jesús, nace de nuevo, por obra del Espíritu Santo, no significa que automáticamente los demonios que tenía previamente, se salgan, muchas veces se requiere que el cristiano nacido de nuevo, se arrepienta de esos pecados, los confiese a Dios, y se deshaga del material relacionado con ese pecado (como el caso de material pornográfico por ejemplo) y siguiendo ese proceso de depuración espiritual, se expulsen esos demonios de uno.

Esto lo ilustro con una persona que tenía un estilo de vida poco higiénico al tomar sus alimentos y por tomar alimentos sucios, algunos parásitos se anidaron en su cuerpo, luego la persona aprendió que debía llevar un estilo de vida higiénico, y cambia sus hábitos alimenticios, ahora se lava las manos antes de comer, hierve el agua, etc, pero los parásitos que anidaron en su cuerpo antes de eso, siguen ahí y no se saldrán por el simple hecho de que ahora cambió sus hábitos de higiene, esos parásitos que entraron en su cuerpo antes de su cambio de estilo de vida, no se saldrán así nada más porque la persona piense “”ahora soy disitinto”, ahora esta persona requiere un medicamento que mate y expulse a los parásitos de su cuerpo.

Es algo similar en el caso del cristiano que ha nacido de nuevo, y ha sido lleno del Espíritu Santo, así es, en la vida real y contrario a las supersticiones de algunos, un cristiano realmente nacido de nuevo y regenerado por el Espíritu Santo, aún puede tener algunos de esos “parásitos espirituales” que requieren expulsarse.

De hecho y por desgracia, los demonios llegan a tomar ventaja del cristiano nacido de nuevo, cuando, personas bien intencionadas pero ignorantes de la realidad espiritual le llegan a decir y convencer de que “es imposible que un genuino cristiano nacido de nuevo tenga demonios”, porque entonces convencido de esa mentira, ese cristiano nacido de nuevo, ya no se enfoque en una parte muy importante de su problema, y seguirá luchando y batallando por dejar la pornografía y masturbación, pero sin tener éxito, por no haber identificado una de las verdaderas causas.

Además en caso de que el cristiano nacido de nuevo, llegue a identificar que en su caso si está sufriendo la influencia de esos “parásitos espirituales” en su cuerpo, y otros cristianos nacidos de nuevo y maduros espiritualmente le ofrecieran ayudarle, a echar esos demonios fuera, es importante destacar que, sería muy poco lo que se le ayudaría a este cristiano, si se le expulsaran los “parásitos” sin que antes se le muestre la causa de los mismos, y el pueda entonces reconocer , admitir y confesar su pecado y renunciar a ellos, y entender cual fue la causa que les dio entrada.

Una persona en su estilo de vida previo al nacer de nuevo, lee literatura erótica,  ve pornografía, se auto satisface sexualmente, comete fornicación, si bien con algún sentimiento de conciencia de culpa pero no de estar transgrediendo las leyes morales de Dios, y son esos hechos los que le dan derecho legal de entrada a parásitos espirituales, a demonios a su cuerpo.

Luego esta persona cree en Jesús, reconociéndose como pecador ante Dios, confesando su pecado y arrepintiéndose realmente de pecar contra Dios, pero sigue batallando con esos pecados, el hecho de creer en Jesús, no significa que automáticamente se le saldrán los parásitos, demonios que traía de antes. Habrá casos en que si, ó habrá casos en que algunos demonios si, pero no existen reglas, y esto no implica que siempre se saldrán automáticamente los demonios, y eso tiene sentido, Dios podría hacerlo, Jesús podría hacerlo automáticamente en todos los casos, pero no en todos los casos es lo mejor, y lo que uno siembra cosecha, pero si ves lo perjudicial que son esos pecados y te cuesta algo de sufrimiento y trabajo el quedar liberado de ellos, tal vez puedas apreciar y valorar esa liberación mucho más que si se te salieran esos demonios, sin que tu reconocieras que ese pecado te ató y te abrió las puertas a demonios.

Luego este creyente en Jesús, nace de nuevo, por la obra del Espíritu Santo, que lo regenera y lo hace una nueva criatura, y la persona que nace de nuevo, sabe que ha tenido un nuevo nacimiento, sabe que hay un cambio en su vida, el que lo ha vivido lo sabe sin lugar a dudas. Esa persona sabe sin lugar a dudas que ha cambiado ahora tiene un hambre y deseo grande y continuo por saber más de Dios, de Jesús. No sabe inmediatamente como encaminar esos deseos, pero los tiene son fuertemente notables y notorios.

Pero, insisto, esto no significa que por el hecho de nacer de nuevo, se le salgan automáticamente los parásitos ó demonios que traía de antes. Incluso es posible que al paso de los años, este cristiano realmente nacido de nuevo, se entibie, y de lugar nuevamente a la tentación, y la tentación a cometer esos viejos pecados.

Pornografía y masturbación incitada por demonios.

Por lo general los casos en que la pornografía y la masturbación son incitadas por demonios son casos en que la tentación es más fuerte que cuando solo es de la carne.

Se puede notar que en los casos en que el ver pornografía y cometer masturbación son incitados por demonios estos pecados se cometen en forma compulsiva y se puede hablar de estar como encadenado ó esclavizado, ó atado a este pecado, en tales casos uno los comete y después se arrepiente y se siente uno muy mal de haber pecado, y decide no hacerlo más, pero luego se presenta nuevamente una fuerte tentación a la cual uno llega a ceder como si cediera ante un poder muy fuerte, y se mantiene una obsesión por cometerlos.

Es importante notar que los demonios no pueden obligar a una persona a cometer el pecado, pero el poder de influencia y tentación que tienen es muy fuerte, aún cuando se trata de un cristiano recién nacido de nuevo y lleno del Espíritu Santo

Así que la solución para estos casos es echar fuera los demonios que lo están provocando ó incitando.

Tu mismo como cristiano nacido de nuevo, tienes la autoridad que el Señor Jesús el Cristo te da para echar fuera demonios. (Marcos 16 : 17). Porque realmente no es tu autoridad, sino la autoridad de Jesús, el Hijo de Dios, el Dios mismo que se hizo carne y hueso.

Es posible también que en algunos casos, de cristianos nacidos de nuevo, que se enfrentan a estos pecados y los quieren dejar, oran a Dios y al Señor Jesús por ayuda, y el mismo Señor Jesús, expulsa estos demonios, lo hacía en tiempos de su ministerio sobre la tierra y aún lo llega a hacer hoy en día, pues el Señor Jesús y su autoridad no cambia y no disminuye ni con tiempo ni distancia (Hebreos 13 : 8). Aunque Jesús no trabaja siempre con el mismo método, ni tampoco lo hizo cuando ministró sobre la tierra, es más común que él mismo intervenga en este tipo de casos, expulsando este tipo de demonios en cristianos que apenas han nacido de nuevo, y en cambio en casos de cristianos que ya han tenido algún tiempo de nacer de nuevo y deben estar más maduros espiritualmente, Jesús buscando que estos cristianos se continúen esforzando y ejercitando y fortaleciendo espiritualmente, no intervenga él mismo expulsando los demonios, sino que busca que el cristiano, llegue a comprender que él mismo tiene la autoridad que el Señor Jesús le delega, sobre los demonios para echarlos fuera, siempre y cuando se cumplan los requisitos básicos y esenciales, como son un arrepentimiento genuino, que va acompañado de hechos reales como deshacerse de material erótico y pornográfico.

Condiciones previas para la expulsión de demonios.

Las condiciones que normalmente debe haber previas a que el Señor Jesús te expulse esos demonios ó que tú mismo en la autoridad del Señor Jesús los expulses de ti, son:

Arrepentimiento genuino del pecado de ver pornografía, de cometer lujuria y de cometer inmoralidad sexual y cometer masturbación (fornicación y satisfacer deseos de la carne). Este arrepentimiento genuino va acompañado de hechos reales, tales como destruir y deshacerse de material pornográfico, ya sea deshacerse de revistas y libros pornográficos, destruir y deshacerse de libros eróticos, de las novelas románticas que han despertado la lujuria  y eliminarlo de la computadora, deshacerse de todo tipo de juguetes sexuales.

De otra forma si no hay un genuino arrepentimiento, si aún deseas ver pornografía y por lo tanto conservas la misma en revistas ó videos en tu computadora, guardas el deseo de seguir cometiendo el pecado, no hay remordimiento ni arrepentimiento real, y los demonios conservarán el derecho legal de quedarse dentro de ti, como cuando en lugar de sacar la basura de una casa, se conserva la basura que atrae a la rata. Tú normalmente no conservarías dentro de tu casa la basura que has visto atrae a las ratas, serías pronto para sacarla y cuidar así que las ratas no entren a tu casa.

Este arrepentimiento genuino, va acompañado de admitir ante Dios esos pecados, de lujuria, de masturbación, etc, de reconocer ante Dios que uno es culpable de cometer esas transgresiones a su ley moral es decir de cometer estos pecados y de confesarle a Dios que se ha pecado contra El, que uno está arrepentido, y que uno quiere dejar esos pecados.

No puedes decirle a Dios, así como dirían algunos pastores modernos:

Bueno Dios, bueno Señor Jesús, si he visto pornografía y me he complacido sexualmente con fantasías de inmoralidad sexual y lujuria, pero no son pecados, solo son “malas decisiones”  ó solo es “un estilo de vida” y no es realmente un pecao, mm ó bueno Dios, tal vez no es un pecadote así que digas uy que enorme pecado, así que no es graved la cosa.

Eso no es remordimiento, ni arrepentimiento, eso es buscar auto-justificar el pecado de uno. Y eso no te va a liberar de la atadura a esos pecados, ni te ayudará a echar fuera los demonios.

Es requisito indispensable el reconocerse como que uno ha cometido lujuria, inmoralidad sexual, fornicación con la mente, reconocer que uno ha transgredido las leyes morales de Dios, reconocer y admitirle a Dios, que uno ha pecado contra El, y que uno es culpable y uno no tiene excusa alguna.

Eso es para cristianos nacidos de nuevo y que son valientes para reconocerse como pecadores ante Dios, y que quieren dejar el pecado y cambiar.

A algunos se les hace muy fácil decir – Perdóname Dios, y tienen ese concepto que han escuchado de que Dios los perdona así nada más.

Pero es muy probable que aunque acudes a un lugar cada fin de semana para escuchar de Dios y Jesús, nunca has escuchado algo básico y radical.

Si Dios pudiera realmente perdonar al pecador así nada más. Entonces Jesús no tenía porque haber muerto en la cruz siendo inocente.

Dios tiene que castigar al pecador, porque de lo contrario sería un pésimo juez.

Un juez que ve al criminal y ve la evidencia del crimen y en lugar de aplicar la ley, deja en libertad al criminal, es un juez que no está haciendo valer la ley, es un juez malo.

Dios el Juez Máximo, te tiene a ti enfrente tu eres el pecador, y Dios tiene que ejercer su justicia y castigo, y dictarte sentencia, Dios te encuentra culpable de pecado, tu merecido castigo y sentencia es tortura eterna, porque nada de lo que hagas puede borrar tus pecados, ya están cometidos.Nada de lo que hayas hecho ó pudieras hacer en el futuro puede borrar tus pecados.

Dios entonces te tiene a tí enfrente y la evidencia la tiene enfrente de que has pecado, y Dios te tiene que castigar a ti ó Dios sería pésimo juez, pero Dios mismo se hizo de carne y hueso, se hizo humano en Jesús para obrar un milagro, permitido bajo el sistema judicial de Dios, solo Dios mismo puede salvarte del merecido castigo que te corresponde.

En ese milagro, de la misericordia de Dios, y de su sistema judicial, Dios mismo hecho hombre en Jesús, ocupó tu lugar de pecador, en una cruz, Jesús Dios Hijo, siendo inocente, murió como pecador sin serlo, derramó su sangre inocente para limpiarte a ti de tus propios pecados, Jesús recibió el castigo y la ira de Dios que tu merecías recibir.

La muerte de Dios Hijo, bastó y fue más que suficiente para satisfacer la justicia de Dios, su sangre inocente derramada y su muerte física en la cruz, fue más que abundante para ocupar el lugar de toda la humanidad.

Técnicamente y realmente Dios no te perdona nada más así, tu mereces castigo eterno, pero Jesús Dios Hijo, ocupó tu lugar, en la cruz muriendo en sustitución tuya muriendo como pecador. Jesús cargó con tus pecados, y El derramó su sangre inocente para limpiártelos a ti, cargárselos El. Jesús puso su vida por ti en esa cruz, y ya luego volvió a tomar su vida y resucitó.

Confesión del pecado ante Dios, porque Dios es fiel y justo para perdonarnos si le confesamos nuestros pecados, y la sangre del Señor Jesús nos limpia de pecado. (1ª Juan 1 : 9). Si pero recuerda Dios no te perdonó asi nada más, El tuvo que castigarte a ti, pero El mismo se puso en tu lugar para morir por ti, Dios mismo en Dios Hijo Jesús. murió en tu lugar como pecador, cuando El es inocente y tú eres el pecador.

El Señor Jesús expulsando demonios en el cristiano recién nacido de nuevo.

No es una regla, pero si tienes poco de haber nacido de nuevo, puedes orar a Dios y al Señor Jesús, para que eche de ti los demonios que te están llevando a cometer estos pecados y el Señor Jesús lo puede hacer, si El lo quiere lo puede hacer con gran facilidad. y para esto solo necesitas muy poquita fe, si tienes fe como un granito de arena, te sobrará cambio.

De esta forma en ocasiones basta una oración sincera para pedirle al Señor que le quite a uno la obsesión por ver pornografía o por la masturbación.

Si tu oración es sincera no requiere ser elaborada ni rebuscada, ni requiere ser una oración en hebreo, ni con palabras rebuscadas para que haga efecto, ni requieres recitar pasajes de los Salmos. Para esto la fe que requieres es tan pequeña que si tu fe fuera del tamaño de un granito de arena, le pones esa fe al Señor Jesús, para que te elimine esos demonios que te llevan a estas acciones, y de esa fe del tamaño de un grantio de arena, te sobrará cambio. La clave no es realmente el tamaño de tu fe en Jesús, sino el tamaño del poder del Señor Jesús para echar fuera demonios. Haz tu confesión a Dios Padre y al Señor Jesús, de que has pecado, hazle conocer tu deseo de dejar este pecado, hazle la petición al Señor Jesús, de que eche fuera de ti los demonios que te llevan a eso. Puedes complementarlo con orar en el espíritu un poco. Pero es muy importante que por sobretodo expreses concientemente y clara y específicamente, tu confesión y admisión de pecado, intención de dejarlo, y tu petición de que el Señor Jesús eche fuera los demonios

No se puede hablar de reglas aquí, pero te puedo sugerir, que dediques un tiempo cada día para esto, un tiempo sin interrupciones en que estés a solas con Dios, orando y fortaleciéndote en la lectura de la Biblia y no solo lectura sino estudio (ya que no es lo mismo) y orando a Dios Padre por la intercesión del Señor Jesús, único intercesor entre el ser humano y Dios Padre, cantándole adoración.

Pero aquí debo aclarar que es adoración, y no ruidos ni percusiones, ni cantos de que yo soy esto ó lo otro, yo me siento bien.

Adoración, enfocarse en el Señor Jesús y Dios Padre.

Te expliqué que Jesús ocupó en la cruz el lugar que te tocaba ocupar a ti, tu debías morir como pecador en un espectáculo público, El ocupó tu lugar.

Mejor aún que repetir cantos que a veces no tienen sentido, expresale al Señor Jesús tu agradecimiento en tus propias palabras, con tu propio canto espontáneo,

Agradécele al Señor Jesús, que El siendo Dios mismo, se hizo de carne y hueso como humano en Jesús, para ocupar en la cruz tu lugar agradécele que el derramó su sangre inocente para expiar y borrar tu pecado, agradécele que El cargó con tu pecado, Agradécele a Jesús, que El ocupó tu lugar para recibir la ira de Dios que tu como pecador debías recibir.

Canta del poder que tiene la sangre de Jesús, que derramó en la cruz para borrarte tus pecados a ti, canta que te cubres con esa sangre.

Para que si es una opresión demoniaca la causa, El expulse de ti esos demonios, ó si es una opresión externa el los aleje y mantenga a raya, si tu también haces tu parte para mantenerlos a raya (no conservando el material antes mencionado y no volviendo a eso).

Insisto que como no hay reglas, puede que el Señor te responda inmediatamente sin que tu sientas nada, más que una paz y una seguridad, pero en ocasiones puede darse alguna reacción física. tu mismo lo verás, y mucho más si en tu canto y oración de agradecimiento eres específico e insistente en mencionar la sangre de Jesús, tu caminarás por fe y no por vista y no por lo que sientas, no te alarmes por lo que sientas, es posible que si cuando estás en esas oraciones y cantos de agradecimiento a Jesús, tu dices por fe que te cubres y estás cubierto con la sangre de Jesús quien murió por ti en la cruz y te pones tu propia mano sobre tu cuerpo cubriéndote así por fe con la sangre de Jesús, es posible que sientas alguna reacción, por lo que no está de más que tengas a la mano un bote ó cesto plástico de basura, con una bolsa de plástico, para ser utilizado rápidamente en caso necesario.

Cuando el Señor Jesús mismo llega a expulsar los demonios de este tipo, por lo general no hay mayor espectáculo, y se hace en orden, pero si es cierto que a veces los demonios llegan a salir del cuerpo por la boca, como un líquido ó a veces solo como una imitación de vómito, por lo general no mucho líquido, pero no es alimento devuelto,  el líquido colectado en la bolsa de plástico ó bote de basura lo desechas por el inodoro.

Cuando es el caso del Señor Jesús expulsando demonios, (a diferencia de que tu mismo ejerzas la autoridad de Jesús, para echarte fuera los demonios) las más de las veces no encontrarás ninguna relación entre el evento y lo que hayas comido, no expulsaras alimento alguno, si acaso sólo un líquido, nada de gritos ni de ruidos raros.

Después de eso puedes sentirte más ligero, a veces el Señor Jesús te puede traer una confirmación de tu liberación, trayendo a mente algún mensaje ó texto bíblico.

Recuerda ser agradecido con el Señor Jesús y es buen momento para alabarle y adorarle. No hay que ser como los leprosos que curó Jesús y se fueron limpios y felices pero sin agradecerlo, sino como el leproso que Jesús curó y limpió y se lo agradeció a Jesús.

Si te toca experimentar eso, verás que el Señor Jesús sigue teniendo hoy el mismo poder que tenía durante su ministerio en la tierra hace dos mil años.

Aunque no es tema de este artículo, otros casos en que el Señor Jesús puede actuar en el cristiano recién nacido de nuevo, expulsando demonios son casos de adicción al cigarro y a bebida alcohólica (siempre y cuando esa fuera la causa, pero no siempre lo es) cuando se dan las mismas condiciones de arrepentimiento real y confesión de pecado mencionadas anteriormente.

Cristianos ya nacidos de nuevo hace algún tiempo, usando su autoridad en Jesús para echar demonios fuera de sí mismos.

Si tienes ya más tiempo nacido de nuevo, lo normal es que el Señor quiera que vayas madurando espiritualmente y seas fortalecido y crezcas en tu proceso de santificación, y el que tú mismo te asegures de tener las condiciones previas para que tú mismo en la autoridad que Jesús te da, eches fuera de ti los demonios.

Es necesario contar con esas condiciones de arrepentimiento genuino y confesión de pecados, para proceder a expulsar fuera los demonios de ti mismo.

Para esto es también conveniente dediques un tiempo diario para estar sin interrupciones en oración y comunión con Dios, fortaleciendo en la lectura de la Biblia, puedes aprovechar para pasar un tiempo alabando y adorando a Dios con himnos y cantos.

El Señor Jesús es quien a ti como cristiano nacido de nuevo, te da autoridad para echar fuera demonios y si te has arrepentido del pecado de lujuria de ver pornografía y de masturbación (fornicación), puedes entonces usar la autoridad que tienes en Jesucristo y echar fuera los demonios de ti.

Es un proceso espiritual y por lo tanto no requieres ver ningún espectáculo, ni que te gire la cabeza ni te tiemblen las piernas ó brazos, pero aun así, también recomiendo tener el bote de plástico a la mano. Si anteriormente no estuviste involucrado en ocultismo, y si tu familia y ancestros no han estado involucrados en algún tipo de ocultismo, esto será sencillo, pero de haber antecedentes tuyos ó de tus ancestros en ocultismo, y no se ha atendido eso antes, no puedo garantizar lo mismo, ya que es casi seguro que haya más demonios y ese problema sería más importante de atender.

El cristiano anda por fe y no por vista, así que sabiendo que ya te has arrepentido y confesado tu pecado y que la sangre del Señor Jesús te ha limpiado de pecado, si sabes y has reconocido que tu como pecador mereces el justo castigo de Dios, pero que Dios mismo se hizo carne y hueso en Jesús para ocupar tu lugar y que Jesús recibiera el castigo que te correspondía a ti, y que Jesús ocupó tu lugar en la cruz para recibir la ira de Dios que tu merecías, e insisto si tu has reconocido tu pecado de inmoralidad sexual y te has arrepentido de él y lo has confesado ante Dios, y te has deshecho del material que te incitaba a esto, entonces el demonio no tiene más derecho legal a estar en ti, el demonio relacionado con pornografía y masturbación.

Así que puedes ejercitar tu autoridad en Jesús y ordenar en el nombre del Señor Jesús que salgan de ti los demonios que provocan estos pecados.

Si una persona te da una carta poder, legalmente te está dando autoridad para actuar en representación de él, así en este caso, para ti como cristiano realmente nacido de nuevo, Jesús te delega esa autoridad para que la puedas ejercer sobre demonios.

Yo diría algo como: En la autoridad del Señor Jesús echo fuera de mí los demonios que me llevan a ver pornografía y cometer masturbación.

Y en el mundo espiritual los demonios reconocen la autoridad que tienes en Jesús, ya no tienes más pornografía guardada y deben salir de ti y de hecho salen porque es por la autoridad que tienes en Jesús el Cristo, no es tu autoridad, es la de el Señor Jesús a quien los demonios conocen y los demonios obedecen la autoridad de Jesús (Dios hecho carne y hueso) como has leído en los evangelios.

Lo que digas no consta en palabras ni fórmulas mágicas, no tienes porque usar ciertas frases, ni es porque uses el apodo de Cordero del Señor Jesús, ni tienes que gritar, los demonios no son sordos y no será más efectivo lo que digas por el número de decibeles que alcances, y si eres mudo, no hay problema basta que dirijas tu pensamiento a esos demonios, no es tanto lo que tú hagas, es la autoridad de Jesús sobre los demonios, y que tú realmente hayas nacido de nuevo, para entonces recibir esa autoridad delegada.y

Pierdes tu tiempo si lo que quieres saber es el nombre del demonio que provoca la masturbación y lujuria, como si fuera uno solo, es la función, que realiza, pero no te debe interesar sus peculiares, lo que te debería interesar es echarlo fuera.

Si tuvieras otro pecado no confesado, y supongamos tuvieras un demonio de adicción al cigarro, ese demonio no saldrá mientras no te arrepientas de ese pecado de estar contaminando y dañando tu cuerpo (en lugar de tratarlo como el templo del Espíritu Santo) y no lo confieses, por eso te diriges en este caso a los demonios que te provocan específicamente el ver pornografía y cometer masturbación.

De igual forma, cuando se trata de demonios, no es raro que ocurra una reacción, y estos pueden salir por la boca, como bostezo ó como una reacción de náusea, ó como un vómito de un líquido, y en tal caso podrás notar la diferencia.

Obviamente es importante ahora que te conserves en santidad y no des más lugar a la pornografía para que no vuelvas a ser víctima de un demonio.

También es importante para mantener esa libertad, el no tener otros pecados, el dejar y confesar todo pecado, puesto que si aún estás en otros pecados, sigues en práctica de otros pecados, tienes otros pecados inconfesos, habrás echado fuera al demonio por un tiempo, pero puede regresar pues tienes la puerta abierta.

Así que debes hacer un auto análisis honesto, pidiendo al Espíritu Santo te traiga convicción de pecados, y dejarlos y arrepentirte de ellos, difícilmente podrás conservar tu libertad del pecado de masturbación aún y cuando hayas echado al demonio fuera, si te mantienes con rencor y falta de perdón al prójimo, con pecados de ocultismo (en cualquiera de sus variedades), embriaguez, robo, no has pagado deudas, ó algún otro pecado que incluso no hayas reconocido como tal.

Más adelante comentaré de cosas prácticas para no caer de nuevo en esto.

Casos en que no es un demonio el que provoca ver pornografía y masturbación sino que se trata de la carne.

En algunos casos el cristiano nacido de nuevo, está incurriendo en los pecados de ver pornografía y cometer masturbación, pero no es por influencia demoniaca sino por su propia carne, por su propia naturaleza pecadora que aún no ha traído bajo dominio propio, y porque aún sucumbe ante los deseos de la carne.

Aquí por lo tanto la solución es distinta y requiere mayor disciplina.

Dios nos ha dado un espíritu de poder y de dominio propio, y debemos sujetar nuestros deseos carnales bajo nuestro espíritu, para andar en santidad y no satisfacer los deseos de la carne. (2ª Timoteo 1 : 7 y Gálatas 5 : 16).

Cuando estos pecados no son causados por demonios, no se tendrá una actitud compulsiva y que parezca que nos esclaviza, se comete el pecado con menos frecuencia tal vez, en forma más esporádica y hasta con cierta premeditación.

Puede ser que uno busca un pretexto para cometer el pecado, ó aún como cristiano nacido de nuevo, el estar dentro de situaciones que le aproximan a uno al pecado lo lleven a esto.

Por ejemplo si el cristiano nacido de nuevo, llega aún a tomar bebidas alcohólicas y por un exceso en estas puede perder la inhibición sexual y llegar a ver pornografía y cometer masturbación, ó en un momento de ociosidad, empieza a ver una película con fuertes tonos sexuales y en lugar de dejar de ver la película empieza a justificar que no es realmente pornográfica, puede enfrascarse en seguir viendo escenas sexuales y bajar la guardia, para que luego la naturaleza de deseos carnales supere al espíritu y termine por ver algo más pornográfico.

Estos casos por tanto requieren un esfuerzo y disciplina mayor.

Medidas prácticas.

Para empezar debe uno implementar medidas para demorar al máximo el tiempo de respuesta ante la tentación y tener lista una medida de acción ante la tentación, como cerrar la puerta a la tentación, o huír de la situación de tentación.

Por ejemplo, si en tu casa quieres evitar que entre un ladrón, tienes que implementar medidas de seguridad que retrasen la posible entrada del ladrón a tu hogar, y que idealmente le impiden la entrada y que mientras lo retrasan a él en su intento de entrada te permitan tiempo para que tú tomes medidas defensivas y de ataque, como llamar a la policía, tomar un arma, hacer sonar la alarma, etc.

Digamos que te previenes, así que en tu puerta colocas 3 cerraduras, porque cuando llegue un ladrón tendrá que perder tiempo en abrir 3 cerraduras, que son muy ruidosas, y en el tiempo que el ladrón trata de abrirlas tú tienes tiempo para llamar a la policía ver por la video cámara de vigilancia cuantos ladrones son, dar su descripción a la policía y tomar un arma de tu closet.

De igual forma debes encontrar que medidas implementar en tu vida, para retrasar y llegar a evitar el caer en ver pornografía y que te permitan tiempo a tomar medidas defensivas y de ataque.

Para empezar debes deshacerte de todo material pornográfico, echar fuera revistas, libros, juguetes sexuales, eliminar videos de tu computadora y teléfono, eliminar cualquier cosa que anteriormente te ha llevado irremediablemente a la masturbación.

Anteriormente era más difícil y tomaba más tiempo el acceder a la pornografía, uno tenía que ir donde vendían revistas y libros, y darse el valor para entrar y comprar el material, y había personas que ya con eso, lo pensaban dos veces y no lo hacían, ante el esfuerzo de tener que ir a una librería, y pagar dinero y ser vistos.

Pero ahora con el internet, basta con que una persona esté sola frente a su computadora y rápidamente tenga acceso a pornografía gratis.

Un método para empezar es poner filtros de seguridad ó filtros familiares para navegar por internet y no se tenga acceso a la pornografía, aún y cuando solo tú tengas acceso a tu computadora, eso tal vez no te detenga por completo, pero ciertamente te tomará más tiempo el llegar a la pornografía, tiempo que debes emplear en tomar acciones defensivas y de ataque.

Si vives con tu familia, pon tu computadora en un lugar visible, donde de alguna forma tengas que rendir cuentas a tu familia de lo que estás viendo en internet, si estás viendo material educativo, bíblico, ó de sano entretenimiento, no debes tener ningún problema en que cualquier miembro de tu familia pase en cualquier momento frente a tu computadora y vea lo que estás haciendo, pero si empiezas a premeditar el pecado, buscarás tener un tiempo a solas frente a tu computadora.

Ahora con la tecnología es más difícil pero usa tu ingenio y aplica esos métodos que te hagan demorarte en la posibilidad de ver pornografía, y de estar solo en ociosidad.

Así como el de la casa, que tiene las cerraduras, pero además le llama a la policía y toma su arma, así te debes disciplinar a que cuando venga la tentación, pidas ayuda a Dios y tomes tu arma.

No le abras ni siquiera un poquito la puerta a la tentación.

Tu tienes el dominio y autoridad sobre la puerta de tu vida, la tentación de masturbación tocará a tu puerta, pero no la puede echar abajo, solo tu tienes la autoridad para abrirla, el problema es que algunos cristianos, pretenden abrir la puerta solo un poquito, para echar una miradita, y con abrir la puerta un poquito, la masturbación entra.

No puedes darle ninguna concesión a la pornografía ni lecturas eróticas ni masturbación, si realmente deseas salir de ello.

No puedes pretender que solo echaras una miradita y ya te detendrás, porque has comprobado que una vez que empiezas con una sola miradita, con un solo pensamiento, es como si vinera una ola enorme, que ya no puedes detener, el punto está en no darle lugar a esa primera miradita ni a ese pequeño primer pensamiento.

Toma tu arma de la palabra de Dios, y utiliza versículos que habrás de haber memorizado

“Huid de la fornicación”  1ª Corintios 6 : 18.

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” Gálatas 5 : 16

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”   1ª Corintios 10 : 13

Busca la salida a la tentación y pídele a Dios te ayude a ver salidas.

Un cristiano nacido de nuevo, que busca el pretexto de estar solo frente a la computadora, y en ociosidad, no está buscando la salida, pero si tu de repente te encuentras solo en ociosidad frente a la computadora y que la tentación toca a tu puerta, no abras la puerta, busca la salida, apaga la computadora, levántate, toma agua, revisa la lista de cosas pendientes que tienes por hacer, (porque seguramente tienes una lista ESCRITA diaria de cosas por hacer y si no la tienes hazla) usa tu ingenio e inteligencia, además de pedirle a Dios sabiduría para ver y tomar esas salidas de la tentación.

Normalmente mientras más tiempo pases en el espíritu más andarás en espíritu y santidad y menos en la carne, pero si descuidas el tiempo que pasas en el espíritu, das lugar a la carne.

Por eso es importante que consideres que está muy bien que te congregues y pases una ó dos horas cada fin de semana en la congregación, pero eso no es suficiente carga de energía espiritual para toda la semana, así como tomas alimento físico diario, y diario ejercitas tus músculos al caminar, diariamente debes tomar tu alimento espiritual y ejercitar tus músculos espirituales al caminar espiritualmente.

Por eso digo es para valientes, diariamente busca tener un tiempo de lectura y estudio Bíblico, un tiempo de oración y comunión con Dios, busca tener un tiempo para alabar y adorar a Dios en la intimidad de tu cuarto, lo puedes hacer con tu esposa, con tu familia ó a solas.

Mi recomendación personal para invertir mejor el tiempo que antes dedicabas a pornografía, lectura erótica y masturbación es estudiar la Biblia, y digo estudiarla porque no es lo mismo que leerla, muchos cristianos nacidos de nuevo leen la Biblia, pero la leen como si fuera una novela, una revista, quién era, quien sabe, que significa esto quien sabe pero ya leí un rato, y la Biblia les parece aburrida y sin sentido, porque no han aprendido a estudiar un texto con miles de años de antigüedad  que no fue dirigido a lectores del siglo 21, y que por tanto un lector del siglo 21 no puede entender plenamente en todo el contexto y significado que tienen estos textos antiguos, muchas veces cargados de contextos hebreos, judíos, y modismos de lenguaje hebreo que pasan totalmente desapercibidos para el cristiano actual.

Si eres padre de familia, ahora es cuando puedes implementar un tiempo semanal para darles a tus hijos una clase bíblica (aquí en mi sitio encontrarás un poco de material gratis) por lo menos una a la semana. Harás algo edificante y te quitarás tiempo que el ocio te puede llevar a utilizar en ver pornografía. También en este sitio en la sección de libros verás mis libros para aquellos que realmente desean realizar estudios serios y profundos de la Biblia y sacar de sus Biblias el mayor provecho posible.

Pero dedícale un tiempo, mientras más te alimentes de la palabra de Dios, más fuerte en el espíritu y por el contrario, si empiezas a sacrificar tu alimento espiritual, estarás débil para resistir las tentaciones de deseos carnales como esto de la pornografía.

El Señor Jesús dijo que si tu ojo te es ocasión de pecar es mejor que lo arranques de ti para que puedas entrar al cielo aunque sea sin un ojo, y es mejor que entrar con todo y ojos al infierno.

Obviamente el consejo no es literal, pero medita que estás dispuesto a hacer para que no tengas ocasión de ver pornografía, ni de leer libros eróticos ó románticos que te han llevado a cometer masturbación, que son pecados, que te pueden llevar al infierno y no lo dejes solo en meditación, ponlo en acción.

Mi esperanza está fundada en nada más
Que en la sangre y rectitud de Jesús
Su juramento, Su pacto, Su sangre
Me dan soporte en la tempestad.
Cuando me doy por vencido
Ahí es cuando Él me da esperanza y resguardo

Estudio cristiano de Ocultismo y sus peligros.

Brujeria, hechiceria, adivinacion, canalizacion, mediums, contactados, sanación con guiás esprituales, Proyección astral, Teleportación, bilocación, Telekinesis, visión remota, levitacion.

Actos sobrenaturales con el poder de Dios, y actos naturales que no son del poder de Dios, sino ocultistas.

Prácticas ocultistas, transgresiones a la ley de Dios, que abren la puerta a los agentes de Satanás.

 

Una investigación y estudio del ocultismo, de los espíritus malignos y demonios desde una perspectiva bíblica
Un estudio que cubre los orígenes de las prácticas ocultistas, los relatos más antiguos sobre magia y hechicería,  varios tipos y modalidades de ocultismo, con casos que muestran la realidad de los riesgos que traen esas prácticas, y analizando las realidades ó mitos de algunas prácticas ocultistas.
El estudio cubre pasajes de la Biblia que orientan en cuanto a si estas prácticas transgreden ó no las leyes morales de Dios.

La investigación, análisis y estudio cubre el papel de espíritus y demonios en estas prácticas. ¿Por qué la Biblia no comenta acerca del origen de los espíritus malignos? ¿Cuál era el concepto judío en tiempos de Jesús sobre el origen y causa de los demonios? Estas preguntas son respondidas a través de un estudio avanzado, que considera el contexto judío e histórico en el cual se desarrollaron las historias del Nuevo Testamento, en las cuales no era nada raro, el ver la actuación de espíritus malignos y demonios.

El estudio cubre algunas prácticas tales como adivinación, astrología, hipnotismo, horóscopos, hechicería, magia, brujería, levitación, proyección astral, método silva, chamanes, sanadores y cirujanos síquicos como Arigó y Pachita, telequinesis, visión remota, reiki, obradores de milagros con poder sobre los elementos y plantas, casas embrujadas, apariciones fantasmales, duendes, sátires, así como el origen de los espíritus malignos y demonios.

Este estudio no es sobre como hacer magia, sino de las realidades y peligros de este tipo de actividades, desde una perspectiva con base en la Biblia.

Ocultismo, Espíritus Malignos y Demonios: Mito ó Realidad, Riesgos – Una Perspectiva Bíblica

Aaaa

como dejar el pecado de masturbacion

como dejar el pecado de pornografia

cristiano con problemas para dejar pornografia y masturbacion