El libro Bíblico de Esther – Sus varias versiones

El libro Bíblico de Esther – Sus varias versiones

El libro Bíblico de Esther, tiene algunas peculiaridades, es un libro que ningún otro autor de la Biblia cita, y parece ser más polémico aún, que otros libros citados en la Biblia, pero no incluidos en la misma, (el libro 1 de Enoc, por ejemplo del cual se cita en el Nuevo Testamento).

El libro de Esther, del texto masorético (hebreo) y que forma parte del canon protestante, es tal vez la versión más corta del mismo, en esta versión es peculiar el notar lo siguiente:

Un libro sin Dios, ni oraciones.

Dios no figura como personaje en el mismo, nunca aparece, nunca es siquiera mencionado.

No existen oraciones, ni siquiera cuando se menciona el ayuno.

Mientras que en los demás libros con historias del Antiguo Testamento, es la norma que Dios aparece como personaje principal, es mencionado continuamente, y se incluyen oraciones a Dios.

Pero no es así en el libro de Esther del texto masorético.

Además se puede ver lo que algunos comentaristas llaman una actitud vengativa al final de la historia, una gran matanza de los enemigos de los judíos, que no fue ordenada por Dios, mientras que en los otros libros del Antiguo Testamento, esos casos eran ordenados específicamente por Dios.

La versión en la Septuaginta.

El libro de Esther, en su versión de la Biblia LXX – Septuaginta (Griego), contiene una versión más larga de la historia, en la cual si se menciona a Dios, se incluye el sueño de Mordecai y su interpretación, la oración de Esther, y continuamente se menciona a Dios, como cuando Mordecai afirma esto ha venido de Dios, y se reconoce la salvación que ha venido de Dios.

Cabe recordar que es la Septuaginta, la versión del Antiguo Testamento,  entendemos es la versión del Antiguo Testamento que conocían los apóstoles, incluso citando de ella.

Así que era esta versión del libro de Esther, la que conocían los apóstoles.

La versión de Flavio Josefo.

Incluso la versión de la historia que Flavio Josefo incluye en sus Antigüedades  judías (11 Cap 6 ó 184-296), es un tanto distinta, y es posible, que estaba utilizando una fuente distinta a la masorética.

Rollos del Mar Muerto.

Es curioso pero el libro de Esther es el único que no está incluido en los rollos del mar muerto (en los rollos hallados en Qumran)  y se ha especulado sobre la razón de esto.