Clase Bíblica para Niños sobre Job

Clase Bíblica para Niños sobre Job

Este material está preparado como guía para dar una clase para niños sobre el libro de Job.

El libro de Job, contiene gran enseñanza, pero este material está simplificado para poner algo de esa gran y profunda enseñanza al alcance de niños y adolescentes. Este material sólo cubre parte de los primeros capítulos del libro de Job, para cumplir con los siguientes:

Objetivos:

Mostrar al niño un poco de cómo funciona la vida real en lo espiritual.

Enseñar al niño que somos siervos de Dios cuando lo obedecemos.

Enseñar al niño que existe un personaje malévolo que no vemos, pero busca que nos volvamos contra Dios, pero Dios tiene el poder y autoridad para poner límite a las obras del diablo.

Mostrar al niño que Dios nos llega a poner pruebas para ver si nos mantenemos obedientes, fieles a El, aún en medio de situaciones difíciles.

Introducción.

Veremos parte de la historia de Job, en la cual veremos a algunos de los principales protagonistas de la historia.

Dios – Es Dios Padre, el Padre Celestial, Dios Jehová de los Ejércitos, que no tiene principio ni fin, que vive y reina por siempre, que nadie lo creó a El, que nadie le dio nacimiento, que nadie le dio primero, El es quien creó el Universo y tiene todo el poder y toda autoridad.

Satanás – Es el sobrenombre de un ser malévolo, también apodado el diablo, apodado el acusador, el adversario. Dios lo creó perfecto, pero luego este personaje se rebeló contra Dios, y ahora es malévolo, busca que los siervos de Dios, se rebelen contra Dios. Tiene más poderes que un ser humano, pero su poder está limitado a lo que Dios establezca.

Job – Un hombre que obedecía a Dios, íntegro y recto, que continuamente guardaba los mandamientos de Dios, Job tenía su esposa e hijos y propiedades materiales.

 

Luego de introducir a los personajes principales, lea a los niños y adolescentes el capítulo 1.

 

Ahora sobre el capítulo 1, vamos a destacar.

Job – Un hombre con algo especial para Dios.

Job era un hombre que temía a Dios, con ese temor bíblico de obedecerlo, Job se apartaba del mal, no obraba maldades, porque tenía a Dios en primer lugar.

Tan obediente era Job, que Dios lo menciona en una lista de solamente 3 personas tan obedientes a Dios, que Dios los llega a mencionar específicamente,  en esa lista están:   Noé, Job y Daniel.

“Si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus vidas, dice Jehová el Señor”   Ezequiel 14 : 14

Vemos que en el capítulo 1, Dios se refiere a Job como su siervo (Job 1 : 8).

“…Has considerado a mi siervo Job, que no hay otro cómo él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?”

Dios llama a Job su siervo, pero vemos que Job no era misionero, Job no era predicador, Job no era líder de la alabanza.

Dios le llama a Job su siervo, porque Job obedecía a Dios,  lo obedecía al guardar sus mandamientos y mantenerse apartado del mal.

Recordemos la historia de Jonás donde él se identifica como siervo de Dios, pero cuando Dios lo mandó a Nínive la primera vez, Jonás desobedeció a Dios y fue a otro lado.

La mejor forma de servir a Dios, es empezando por obedecer sus mandamientos, por mantenernos apartados del mal y no pecar contra El.

Dios se complace más en que le obedezcamos, que en sí le cantamos mucho ó con voz perfecta.

Porque Dios ve nuestros corazones y que hay en ellos.

Es como con tu papá ó mamá, si tu les das un beso ó un regalo, un abrazo, pero no obedeces cuando te mandan a hacer tus deberes escolares, o tus tareas domésticas, levantar tu ropa sucia, tus juguetes,  entonces estás fallando en lo más importante que es obedecerlos a pesar de que les digas que los amas, porque tu amor a tus padres, empieza demostrándose con actos de obediencia.

Así con Dios, cuando decimos que le amamos, debemos empezar por demostrarle nuestro amor con actos de obediencia a sus mandamientos, de apartarnos del mal y hacer el bien.

Vemos también en el primer capítulo que Job se preocupaba por sus hijos, pero Job se preocupaba ante todo por la situación y condición espiritual de sus hijos e hijas. Le preocupaba que hubieran pecado contra Dios.

Aquí Job nos enseña con su historia, que por encima de nuestra condición material ó económica, lo más importante es nuestra situación espiritual ante Dios.

Podemos suponer que aún así , era lógico que Job se preocupara por el bienestar físico de sus hijos e hijas y no sería ilógico pensar que Job le pedía a Dios porque los protegiera del mal, cosa que debemos guardar en mente.

Satanás – El malo de la historia.

Vemos en la historia que como en muchas historias interesantes aparece un personaje malo.

Era el bueno que se rebeló contra Dios y ahora es malo y quiere que los siervos de Dios se rebelen contra Dios.

Un día se presentan delante de Dios, algunos ángeles, no hace falta entrar en detalles aquí, pero además de eso, se presenta Satanás, delante de Dios.

Satanás le tiene que rendir cuentas a Dios, sólo puede hacer lo que Dios le permita.

Dios le hace unas preguntas a Satanás, pero como Dios todo lo sabe, no le sorprende ninguna respuesta y Dios sabe si la respuesta es verdadera ó no.

Como Dios sabe lo que Satanás responderá, le hará algunas preguntas, para que Satanás responda lo que Dios espera que responda.

Mediante esto Dios, cumplirá varios propósitos, porque Dios es perfecto y sus planes son perfectos,  pero Dios ha dotado a los ángeles y seres humanos con voluntad propia.

Dios va a probar a Job, cosa que veremos en esta lección, pero además Dios le va a demostrar varias cosas a Satanás, cosas que no veremos en esta lección.

Dios le pregunta a Satanás, que de dónde viene y obviamente Dios ya sabe la respuesta, pero aún así  Satanás está obligado a rendirle cuentas a Dios, de lo que hace y donde anda.

Dios inmediatamente le menciona a Satanás si se ha detenido a pensar en Job.

Aquí nosotros tenemos la ventaja de ver cómo funciona el mundo espiritual, pero Job en ese momento no tenía idea de que su nombre estaba siendo mencionado en una conversación en el cielo.

Es interesante ver que Job pasara por situaciones difíciles no por ser malo, no por ser pecador, sino por todo lo contario, porque siendo un hombre santo, Dios lo pondrá a prueba.

Puntos importantes.

De la historia podemos ver que:

Satanás le tiene que rendir cuentas a Dios de lo que hace.

Que Dios tiene el poder de Satanás limitado a solamente lo que Dios le permite y cuando lo permite.

Que Job se mantiene santo y obediente a Dios, mientras tiene dinero y salud, pero Dios ahora probará a Job para ver si en situaciones difíciles, con pobreza y enfermedad aún así se mantendrá obediente a Dios y sin rebelarse.

Es importante recalcar que Job no sufrirá por ser malo ó pecador, el sufrimiento que vendrá sobre Job no se lo merecía Job,  no hizo nada malo para merecerlo, pero le vendrá porque Dios permitirá que le pasen cosas malas que Job no merece, para probarlo, porque los planes de Dios son mucho más altos que lo que la mente humana puede comprender.

La conversación entre Dios y Satanás,  Dios sabe lo que responderá Satanás.

Dios siguiendo su plan le pregunta a Satanás si ha considerado a Job, hombre santo.

Por la mente de Satanás, pasa la posibilidad de que Job se rebele contra Dios, así que Satanás básicamente dice que Job le sirve a Dios y se porta bien, porque Dios le ha bendecido mucho y lo cuida, pero que si Dios le quita algo de sus posesiones materiales, seguramente Job se rebelará contra Dios, y le dirá alguna maldición en su cara.

Dios ya sabía que Satanás respondería eso, así que Dios usa a Satanás para probar a Job.

Dios ha comprobado que mientras Job tiene dinero y posesiones y tiene salud, Job se porta bien y obedece a Dios, pero Dios quiere ver si cuando Job esté en medio de situaciones malas que Job no se merece, a ver si aún así Job se porta bien.

Dios quiere comprobar si en medio de la adversidad y problemas:

Job se puede mantener obediente a Dios

Job se puede mantener fiel a Dios

Job puede mantener su voluntad sometida ante Dios.

Dios le da permiso a Satanás para que toque y dañe las posesiones de Job, pero no le da permiso para tocar a Job.

Satanás hace su trabajo.

Satanás está para causar mal y todo el mal que Dios le permita hacer, Satanás vino a robar, matar, destruir.

Satanás tiene más poderes que un ser humano y tiene poderes sobre cosas como el viento, fuego, etc. Pero recuerda  que el poder de Jesús el Cristo es mayor, y que el poder de Dios Padre es mayor.

Satanás actúa bajo el permiso de Dios, para que Job pierda sus posesiones materiales, animales y sirvientes, sólo le deja vivos los sirvientes necesarios para que le lleguen las malas noticias a Job.

Satanás con el permiso de Dios mata a los hijos e hijas de Job.

Esto se lee fácil pero es algo muy serio, recordemos que Job se preocupaba diario por la condición espiritual de sus hijos, y es lógico pensar que también se preocupaba por su bienestar físico, un padre que cree y obedece a Dios es común que le pida a Dios por la protección de sus hijos.

Y en este caso, podemos imaginar que Job como un padre que amaba a sus hijos, pudiera orar a Dios para que los protegiera diario.

Solamente podemos imaginar (tal vez sin llegar a comprender) el dolor que habría sentido Job, por la muerte de todos sus hijos e hijas, cuando el oraba porque Dios los protegiera, mayor es el dolor cuando le pides a Dios por algo que sabes que El tiene todo el poder para hacer y no hace, pero hay que orar también como el Señor Jesús diciendo, que antes que nuestra voluntad se haga la voluntad del Padre Celestial.

Y seguramente a Job le dolió mucho más la muerte de sus hijos, que la muerte de sus animales.

Pero esa es una gran prueba, cuando un ser amado, un familiar nuestro muere, aún cuando estuvimos orando por su salud, cuando oramos a Dios porque lo protegiera, y cuando sabemos que Dios tenía el poder de sanarlo y de protegerlo y ese familiar muere,

¿Aún así nos vamos a mantener fieles a Dios?, diciéndole Señor tu sabes todas las cosas y yo no.

Yo sé que tú tenías el poder para sanarlo y cuidarlo, pero nada sale de tu control.

¿En medio de esa prueba podemos orar a Dios y decirle?

Señor, aunque mi ser amado ha muerto.

Yo someto mi voluntad ante la tuya.

Yo me mantengo obediente a ti, pase lo que pase.

Yo me mantengo fiel a ti, pase lo que pase.

Job no se rebeló contra Dios

A pesar de que Job, no hizo nada malo para sufrir la pérdida material, ni la muerte de sus hijos, aún así Job no pecó, ni se rebeló contra Dios.

Dios podía mantenerse complacido con Job, ya que aún sufriendo esas pérdidas Job no se rebeló contra Dios, Job se mantenía obediente, fiel, y sometiendo su voluntad a la de Dios.

Satanás posiblemente hizo un berrinche al ver que a pesar de haber tenido el permiso de actuar contra Job, Job no se rebeló contra Dios.

Segunda prueba.  Job pierde su salud.

Otro día se repite la escena en el cielo y Satanás rinde cuentas a Dios de donde andaba.

Dios nuevamente saca el tema de Job, mostrando que Job no se reveló a pesar de haber sufrido injustamente.

Ahora Satanás le plantea a Dios que si Job sufre en su persona, ahora si Job se rebelará contra Dios.

Dios le permite al diablo que toque la salud de Job pero no su vida, no lo puede matar precisamente porque se trata de probar a Job.

Satanás le pone una enfermedad muy molesta a Job.

No sabemos exactamente cuánto tiempo le duró esta enfermedad a Job, pero parece que duró un largo tiempo.

La prueba de Job duró un largo tiempo y fue una prueba muy dura.

Nuestras pruebas

Debemos recordar que no vivimos en el paraíso que tenían Adán Y Eva.

Tampoco vivimos en el cielo donde todo es perfecto y no hay mal.

Vivimos en la tierra en la cual pasamos un periodo en el cual Dios nos prueba para ver si realmente somos sus siervos, sirviéndole en obedecerlo y apartándonos del mal.

En esta tierra, tenemos la presencia y actividad del  malo de la historia, del diablo el cual va a tratar de que desobedezcamos a Dios y nos rebelemos ante Dios.

Debemos recordar que Dios no permite que nos pase ninguna cosa mala que El no permita. Toda situación mala que nos afecte debe primeramente pasar el permiso de Dios.

Pero debemos recordar que en esta vida, llegaremos a sufrir cosas malas, a veces sufriremos cosas que no merecemos.

Pero Dios aprovecha esas situaciones para probarnos.

Porque es fácil decirle gracias a Dios y cantarle a Dios, cuando tenemos puras cosas bonitas, y cuando siempre nos pasen cosas bonitas en compañía de gente bonita.

Es fácil alabar a Dios, cuando tenemos todos los juguetes que queremos, cuando tenemos el teléfono de moda, cuando todos nuestros amigos  nos tratan bien.

Pero cuando pasamos por situaciones difíciles que siempre están bajo el control y permiso de Dios, aún así debemos esforzarnos y ser valientes para mantenernos como buenos siervos de Dios.

Oración:

Oremos

Señor tu mereces la alabanza, la adoración toda honra y gloria por quién tu eres,  darte gloria y alabanza no depende de las situaciones por las que pasemos.

Te alabamos aún en medio de las situaciones difíciles,  porque como Tu no hay nadie.

Porque Tú  eres digno, porque nadie te creó a ti, nadie te dio nacimiento, porque Tú eres Santo y Perfecto y tus planes son perfectos.

Por nuestros pecados contra ti, merecemos tu castigo justo, como buen juez no puedes dejar al pecador sin castigo.

Pero en tu amor y misericordia, Tú en la persona de Dios Hijo, de Jesús el Cristo, ocupaste el lugar que nos correspondía ocupar en la cruz como pecadores, poniendo tu vida por la nuestra, para recibir el castigo que nos merecíamos, porque la sangre que derramó Jesús en esa cruz nos borra nuestros pecados.

Señor reconocemos que en este mundo habrá momentos en los que pasamos por situaciones adversas y problemas y dolores, pero aún en medio de ellas, queremos:

Mantenernos obedientes a Ti , pase lo que pase.

Mantenernos fieles a Ti, pase lo que pase,

Mantener nuestra voluntad sometida a la tuya, como dijo el Señor Jesús, no se haga mi voluntad sino la tuya.

Ayúdanos Señor a mantenernos así.

Te lo pedimos en el nombre de Dios Hijo, el Señor Jesús, que murió en nuestro lugar, para recibir el castigo que nos correspondía por nuestros pecados, para darnos una vida eterna en paz contigo y que luego de morir en la cruz,  resucitó para estar ahora en el cielo a tu mano derecha.

Amén.

Aaaa

clase escuela dominical para niños y adolescentes sobre el libro de job

enseñanza biblica para niños y adolescentes sobre el libro historia de job

cómo enseñar historia bíblica a niños sobre job