Sobre la enseñanza de la sanidad física en la expiación.

Sobre la enseñanza de la sanidad física en la expiación.

No todos los creyentes en Jesús sanan, pero la Biblia no habla de sanidad física en la expiación que esté disponible, a demanda, con tan sólo clamarla, ó decretarla.

Muchos creyentes en Jesús han escuchado algunas enseñanzas sobre que la expiación de Jesús fue para dar sanidad física y estos creyentes en Jesús han tomado como válidas tales enseñanzas y doctrinas falsas.

Jesús ciertamente puede sanar, Dios puede sanar, pero la sanidad física no está relacionada ni de ninguna manera incluida en la obra expiatoria de Jesús el Cristo, en la cruz.

Voy a mencionar algunas de las enseñanzas falsas que han propagado algunos famosos.

Oral Roberts.

Oral Roberts enseño que:

“Sabe que es la voluntad de Dios, no sólo sanar a otros pero a ti también. La sanidad está en la expiación y por lo tanto incluye todo”   Oral Roberts – If you need healing do these things.

Sin embargo, no se puede afirmar categóricamente y absolutamente que en todos los casos, la voluntad de Dios sea la sanidad física de toda persona, por cierto que Dios se interesa más en la salud espiritual del individuo antes que en su sanidad física, pero esto sólo lo sabrás si tú estudias la Biblia para ante todo conocer a Dios, conocerlo a El, y Su voluntad, y conocer a Jesús el Cristo quien El envió al mundo.

Basta con leer un solo pasaje bíblico (2 Samuel 12) para saber que en ocasiones la voluntad de Dios ha sido una enfermedad física y que no haya sanidad de ésta, en el caso específico de David, el hijo que tuvo producto de su adulterio, Dios lo hirió con enfermedad para muerte, Dios mandó enfermedad sobre un inocente, pero recuerda que los propósitos de Dios son muy altos, que El obra con perfección y justicia, y yo pienso que Dios entre otras cosas, hasta libró a ese bebé de crecer en la casa de David que sufriría las consecuencias de sus pecados de adulterio, y homicidio, cuando luego uno de sus hijos violó a su hermana, y otro de sus hijos mató al hermano violador.

Dios ciertamente puede mandar la enfermedad como un juicio y castigo, como ocurrió cuando Dios mandó la enfermedad de lepra sobre la hermana de Moisés, porque ella pecó (Números 12 : 9 – 11).

La expiación de Jesús en la cruz fue para la remisión de pecados, pero como vemos que señaló Roberts y muchos otros famosos, enseñan falsamente que la expiación de Jesús en la cruz también fue por sanidad física.

Roberts señaló:

“Jesús de Nazareth quien él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras enfermedades. Si Jesús tomó nuestras enfermedades, no necesitamos tenerlas ya más….El tomó nuestras enfermedades específicas sobre su propio perfecto cuerpo sin pecado, en pago completo por el castigo del pecado”

“La enfermedad no es parte del plan de Dios y no diseñado por Su voluntad.” Oral Roberts, “Why I know that God wants to heal you,” Abundant Life, Sept. 1976).

Pero es falso que Jesús haya tenido enfermedades físicas en su cuerpo en su obra expiatoria en la cruz, su obra fue expiatoria por los pecados y no por enfermedades, Roberts también fue en contra de la verdad al afirmar que la enfermedad no es voluntad de Dios, cuando en casos específicos como el del hijo de David y la hermana de Moisés, si fue por la voluntad de Dios.

Kenneth Hagin Sr.

Kenneth Hagin Sr. También ha propagado la falsa enseñanza de sanidad en la expiación.

Hagin señaló:

“Como la salvación, la sanidad es un regalo ya pagado en el Calvario. Todo lo que tenemos que hacer es aceptarlo” (Hagin, Healing Belongs to Us, p. 32).

En su libro Seven Things You Should Know about Divine Healing, Hagin señaló:

“la sanidad está en el plan de redención de Dios….sabemos que el dolor, enfermedad que parece estar en nuestros cuerpos fue puesto sobre Jesús. El lo cargó, nosotros no necesitamos cargarlo. Todo lo que necesitamos hacer es ponernos de acuerdo con Dios y Su palabra y aceptar que él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras enfermedades, y por sus heridas somos sanados”.

Todos los creyentes deberían entender bien que su sanidad fue consumada en Cristo. Cuando vengan a saber eso en sus espíritus, tal como en sus cabezas, ese será el fin de la enfermedad en sus cuerpos.”

Jesús hizo una obra expiatoria por pecados en la cruz, y no por enfermedades físicas, y Hagin añadió a su falsa enseñanza, que la sanidad estaba disponible tan fácil como a la demanda de cualquier creyente que se pusiera de acuerdo con Dios, ó que simplemente con entender tal falsa enseñanza sería el fin de las enfermedades.

Yonggi Cho.

Yonggi Cho, otro famoso proponente del llamado “evangelio” de prosperidad material y salud física, dice en su libro:

Salvation, Health & Prosperity Our Threefold Blessings in Christ (Las Tres Bendiciones de Cristo título en español)

Yonggi Cho señala:

“ (Santiago 5:16).Ahí se da a entender que la enfermedad surge a causa del pecado, por eso debemos confesarnos nuestras faltas para que nuestra enfermedad pueda ser curada. Nuestra sanidad está en la gracia redentora de jesús; recibimos la sanidad del cuerpo al mismo tiempo que nuestros pecados son perdonados….

….Este aspecto de la sanidad divina se describe explícitamente en el versículo 5:

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Esta Escritura fue citada por Pedro explicando con elocuencia que nuestro Señor nos redimió de nuestros pecados y a la vez de nuestras enfermedades:

Nosotros proclamamos la verdad de que, siendo que recibimos a la vez la salvación y los dones de sanidad, todos los que son salvados también deben ser sanados.

Por lo tanto ninguno podría contradecir la verdad de que Jesús mediante Su obra redentora también nos redimió de nuestras enfermedades y dolores.

Por lo tanto, si nosotros creemos que Cristo nos redimió de nuestros pecados, también debemos creer que nos redimió de nuestras enfermedades.

Si no podemos creer en ambos puntos de la redención, no debemos creer en ninguno, pues jesús llevó tanto nuestros pecados como nuestras enfermedades. Si es verdad que Jesús llevó nuestros pecados e iniquidades, también es cierto que quitó nuestras enfermedades y dolores. “

Pero Yonggi Cho falla al decir que todas las enfermedades sean a causa de pecado, además de que señala también como los demás proponentes de esta falsa enseñanza que Jesús hizo en la cruz una obra para redimirnos de enfermedad.

Kenneth Copeland 

Kenneth Copeland añadiendo a la falsa enseñanza de sanidad en la expiación, inclusive ha dicho que la expiación de Jesús también fue para acabar con la pobreza. Dice “Dios puso nuestro pecado, enfermedad, pena, dolor y pobreza sobre Jesús en el Calvario” Kenneth Copeland The Troublemaker.

Benny Hinn.

Benny Hinn dice en su enseñanza 7 purposes of divine healing

Propósito 6 Jesús sana para mostrar el poder en su sangre.

La sangre de Jesús fue derramada para perdón de pecados y proporcionar sanidad.

Además Benny Hinn añade a esta falsa enseñanza de sanidad en la expiación, que la comunión se toma también para sanidad física.

En la Biblia, la obra de Jesús en la cruz fue solamente por expiación de pecados.

“quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas” 1ª Pedro 2 : 24 – 25

Este es uno de los pasajes que utilizan como base quienes enseñan la falsa doctrina de que la obra expiatoria de Jesús en la cruz incluyó sanidad física.

En el texto Pedro se refiere claramente a Isaías 53 : 5, y Pedro señala que Jesús cargó sobre si mismo nuestros pecados (no enfermedades), porque debido a que éramos como ovejas descarriadas, lo cual se refiere a que estábamos en transgresiones y pecados contra Dios.

La ilustración de que éramos como ovejas descarriadas no se refiere a que padeciéramos enfermedades físicas.

Así que Pedro ilustra que de nuestro malestar espiritual de andar como ovejas descarriadas, la obra expiatoria de Jesús, esa expiación que hizo Jesús en la cruz cargando con nuestros pecados, nos ha sanado en un sentido espiritual. para restaurar nuestra relación con Dios, por eso dice que gracias a esa obra expiatoria de Jesús en la cruz ahora hemos vuelto al Padre, pues Pedro hacía alusión al pasaje de Isaías 53 : 5 donde también Isaías señalaba que nosotros nos apartamos del camino de Dios, para seguir como ovejas descarriadas nuestro propio camino.

Ya que analizando este versículo de 1ª Pedro 2 : 24, junto con el versículo 25, es evidente que Pedro se refiere a una sanidad espiritual, no son tantos los falsos maestros que utilizan éste pasaje, pues no les sirve para promover su falsa enseñanza.

El pasaje de Isaías 53 señala:

“ Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” Isaías 53 : 5 – 6

Isaías profetizando sobre el siervo de Jehová, sobre su elegido Jesús el Mesías, señala que él cargaría sobre sí mismo nuestros pecados, y que por nuestras transgresiones contra Dios, por nuestros pecados, él sufriría heridas, y que el castigo que El recibiría en sustitución nuestra, nos traería la paz, así que por sus heridas tenemos la salvación, la sanidad espiritual.

Porque el que Jesús haya cargado sobre de sí nuestros pecados en la cruz, significa que nos traería solución a nuestro problema espiritual, no habla de problemas de dolencias ó enfermedades físicas.

Jesús ocupó en la cruz el lugar del pecador, para recibir el castigo en lugar del pecador, porque el pecador era merecedor de recibir el castigo y la ira de Dios, por las transgresiones y pecados que todo pecador ha cometido.

Como el pecador ha transgredido las leyes de Dios, ha pecado, entonces el pecador es merecedor del castigo de Dios, pero Dios en su misericordia se dio a si mismo Dios en la persona del Hijo, de Jesús el Cristo, para que Jesús ocupara el lugar correspondiente al pecador y Jesús siendo santo e inocente, recibiera el castigo que merecía el pecador.

Jesús derramó su sangre santa e inocente, para expiar, borrar los pecados del pecador.

Jesús recibió el castigo que merecía el pecador, por las transgresiones y pecados cometidos por el pecador.

Porque el pecador merece castigo por sus pecados y transgresiones, merece el justo castigo de Dios.

Pero la enfermedad y la pobreza no merecen castigo de Dios, por lo tanto, Jesús no ocupó ese lugar en la cruz, para recibir castigo alguno porque un pecador tenga enfermedades ó padezca pobreza.

Las enfermedades pueden tener diversas causas.

Jesús durante su ministerio sanó a los enfermos, expulsó demonios, y lo hizo para dar cumplimiento a la profecía de Isaías 53 : 4, véase Mateo 8 : 17.

Y Jesús aún puede sanar el día de hoy, cierto, pero la sanidad no está a demanda porque haya sido incluida en la expiación de Jesús en la cruz, Jesús no cargó sobre si las enfermedades del pecador cuando estuvo en la cruz.

Y salir de la pobreza, tampoco está a demanda porque Jesús haya cargado sobre si la pobreza del pecador ó creyente en Jesús, cuando estuvo en la cruz, eso es una falsa enseñanza.

La obra de Jesús en la cruz fue para la expiación de pecados, Jesús sufrió y recibió en la cruz el castigo que le correspondía recibir al pecador.

Cuando un pecador arrepentido de sus pecados pone su fe en Jesús, cree que  Jesús el Dios hecho carne y hueso  murió en la cruz por el en su lugar, funciona siempre para salvación, funciona el 100% de las veces,  sin embargo no ocurre lo mismo con la fe para sanidad física.

En la vida real, hay cristianos genuinos, nacidos de nuevo, que tienen fe para sanidad física de ellos ó algun familiar y no se da la sanidad física y no es por falta de fe, no es que ellos sean culpables por su falta de fe y por eso no sean sanados.

Aaaa

doctrina de sanidad en la expiacion

falsa doctrina de sanidad en la expiacion

falsa enseñanza sanidad en la expiacion

sanidad en la obra expiatoria de jesus en la cruz

falso maestro falsa enseñanza falsa doctrina