Teofanias, Cristofanias – El Verbo de Dios manifestado en cuerpo en el Antiguo Testamento.

Teofanias, Cristofanias – El Verbo de Dios manifestado en cuerpo en el Antiguo Testamento.

 

Veamos unos casos en el Antiguo Testamento en los cuales Dios mismo se manifiesta en forma física en cuerpo humano.

1 – En Exodo 3 : 1 – 6, Moisés se acerca a la zarza que está ardiendo sin consumirse.

El Angel del Señor está en medio de la zarza, y nótese que en el verso 6, se identifica como Dios mismo.

“Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zaraza, y él miró y vio que la zarza ardía en fuego y la zarza no se consumía”  Exodo 3 : 2

Vemos entonces que se aparece en forma física la persona divina que en el Antiguo Testamento se le llama el Angel del Señor, pero en los siguientes versículos ese Angel del Señor se identificará ante Moisés.

“Viendo Jehová que éol iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: Moisés, Moisés Y él respondió: Heme aquí” Exodo 3 : 4  Entonces vemos que el que esta en medio de la zarza, es el Angel del Señor, que es Dios, en el verso 2 es el Angel del Señor en medio de la zarza, ahora el verso 4, nos da mas detalles, revelando que es Dios mismo, por lo tanto en forma humana quien está en medio de la zarza, llamando a Moisés.

En los siguientes versos, Dios mismo, el Angel del Señor, aclara aún más para que no haya lugar a dudas, quien es exactamente, primeramente indicando a Moisés que debido a que Dios mismo está ahí, el lugar es santo.

“Y dijo: No te acerques, quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.

Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.”  Exodo 3 : 5 – 6

Interesante, ¿por qué habría tenido miedo Moisés de ver a Dios, ahí en la zarza? ¿por ver a Dios en forma humana?

En Hechos 7 : 30 – 32, se confirma que era Jehová quien estaba en forma física en medio de la zarza.

2 – En Jeremías 1 : 4 – 9, lo más lógico es que se trata de una aparición de Dios en forma corporal al profeta, debido a que en el versículo 9 dice, y Jehová tocó mi boca, solamente algo físico, un cuerpo puede tocar su boca, una voz, un sonido no puede tocar su boca.

Además es interesante el lenguaje del versículo 4, como dice vino palabra de Jehová a mí, puede ser razonable que debido a este lenguaje que también aparece en otras teofanías, el apóstol Juan, en el Nuevo Testamento (Juan 1) , se refiere a Jesús – Dios Hijo, como el Verbo ó la Palabra de Dios.

3 – 1 Samuel 3 : 10 – 21, se refiere a Samuel de chico, el versículo 10, dice y Jehová se paró, esto denota la presencia de Jehová ahí mismo físicamente.

Versículo 21, lo confirma pues dice se le volvió a aparecer y se le manifestaba ó presentaba y dice por la palabra de Jehová, este lenguaje de la palabra de Jehová, también en este pasaje, entiendo puede ser porque el apóstol Juan, escribió y se refirió con tanta facilidad y naturalidad a Jesús el Dios hecho carne y hueso, como el Verbo ó la Palabra de Dios (Juan 1 : 1).

4 – Jueces 6 : 11 – 24, el caso de Gideón.

Vers 11, el Angel de Jehová se apareció en cuerpo se sentó en el árbol, y le dijo Jehová está contigo, no es claro si se refería a porque yo estoy aquí Jehová está contigo, ó aunque Jehová está en el cielo está contigo.

Vers 16, le dijo Jehová, pero ¿cuál Jehová, el que está en el árbol ó el Jehová que está en el cielo?

Porque obviamente Jehová sigue en el cielo, ni un cuerpo físico, ni el mundo puede contener al Infinito Dios.

¿Te das cuenta, que este texto implica que hay 2 Jehovás, uno en el árbol hablando con Gideón, y otro en el cielo, que al parecer también habla con Gideón?

Sin duda el Angel de Jehová en cuerpo ahí sentado en el árbol es Jehová, porque aceptó la ofrenda,

En el versículo 21, el Angel de Jehová se va, pero en el versículo 23, Jehová que ya no está allí, le responde a Gideón algo que preguntó cuando Jehová (el Angel) ya se había ido.

Así que hay 2 Jehovás en esta escena, uno en el cielo, y uno hecho humano en el árbol y hablando con Gideón.

Creo que los apóstoles, conociendo estos textos y otros, y además ayudados por otra persona (el Espíritu Santo – ha ruach hakodesh) pudieron entender ó aceptar el concepto de un solo Dios, que es Jehová, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, pero en 3 personas distintas, pero siendo un solo Dios.

Porque tenían bien presente lo siguiente:

“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” – Deuteronomio 6 : 4

Es un solo Dios, no son 3 dioses, es uno solo, pero en 3 personas.

5 – Josué 5 : 13 – 15 – El comandante del ejército del Señor, no es cualquier ángel, le dice que se quite el calzado porque el lugar donde está es santo, nos recuerda el caso de la zarza ardiente.

Acepta que se postre adorándolo, éste debe ser el Angel de Jehová. Se puede ver en Apocalipsis 19 : 10, que los ángeles de Dios, no aceptan adoración ni que uno se postre ante ellos, se ve la indicación que solo el único que merece la adoración es Dios.

6 – –  Exodo 24 : 9 – 11, en la escena de Moisés y los ancianos de Israel, en la que se reúnen con Jehová, Jehová está presente en la escena, se podría concluir que si Jehová está presente en la escena, entonces está ahí en forma física.

7 –  Génesis 18, Jehová se aparece en forma humana ante Abraham, e incluso comparte la comida con él, Abraham, sabe que se trata de Jehová, pues lo llama el juez de toda la tierra.

 

Esta no es una lista exhaustiva de todos los casos en que Dios, ó el Verbo de Dios, se presentó en forma humana en el Antiguo Testamento, pero es una breve lista de casos que invitan a considerar que el Antiguo Testamento en tales textos, preparaban al lector para aceptar el concepto de un Dios en más de 1 persona, pero siendo siempre un solo Dios, y que debido a esto los apóstoles por lo que vemos en el Nuevo Testamento, no tuvieron ningún problema con ver a un Dios un solo Dios en 3 personas, a un Dios hecho carne y hueso en Jesús el Cristo, y porque el apóstol Juan lo llegó a identificar con ese lenguaje del Antiguo Testamento, como el Verbo de Dios, ó la Palabra de Dios.

Aaaa