Parábola del tesoro escondido

Parábola del tesoro escondido

“Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo, y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo”

Mateo 13 : 44

 

Jesús utilizó esta parábola para enseñar a los discípulos una ilustración de como es el caso del reino de los cielos.

Aquí en profeciaenlabiblia.wordpress.com he señalado que en algunas parábolas en las cuales Mateo habla del reino de los cielos, los otros evangelios se refieren a la misma parábola con el nombre ó concepto de reino de Dios, pero ésta parábola solamente ésta mencionada en Mateo.

 

Ya que Jesús no dio la explicación de esta parábola, existen varias interpretaciones según el entendimiento de cada quién.

Primero plantearé mi interpretación y posteriormente mencionaré algunas otras interpretaciones que se han dado.

Significado de la parábola.

Jesús les quiere mostrar a los discípulos una ilustración sencilla acerca del reino de los cielos, el reino en el cual Dios es el rey.

Era entendible para los discípulos que en esa época las personas que tenían un tesoro ó algo muy valioso lo podían enterrar en la tierra para esconderlo, pues no existían cajas fuertes ni bóvedas en bancos.

En la ilustración un hombre encuentra enterrado un valioso tesoro y se llena de regocijo y gozo al darse cuenta de lo valioso que es el tesoro, y lo considera tan valioso que sacrifica todas sus posesiones con tal de poder tener el tesoro, para lo cual vende todas sus posesiones para poder comprar el terreno en el cual está el tesoro y poder poseerlo. Este hombre que ha encontrado el valioso tesoro puede apreciar que ese tesoro es realmente muy valioso, y decide no con dolor ni con pesar sino lleno de gozo, vender todo lo que tiene, para poder quedarse con el tesoro.

El hombre le da la más alta prioridad e importancia al tesoro, de tal forma que todo lo demás que posee se vuelve insignificante cuando es comparado con el tesoro,  todas sus posesiones no son nada cuando las compara con el valor del tesoro hallado.

Si Jesús no deseara que ni los discípulos entendieran las parábolas, Jesús hubiera hecho las ilustraciones sumamente rebuscadas, complejas y llenas de claves, pero a Jesús le interesaba que sus discípulos (tanto de aquélla época como los actuales) pudieran comprender las parábolas.

La ilustración del hombre que encuentra un tesoro tan valioso, con el cual se regocija y puede sin dolor desprenderse de todo lo que posee, pues comparado al tesoro hallado no tiene valor, es una ilustración de prioridad, un hombre que halla el camino al reino de los cielos, y le da a ese camino al reino de los cielos la más alta prioridad en su vida, se regocija en ello y puede tomar todo lo demás como insignificante cuando lo compara al valor del reino de los cielos.

Por cierto que para entrar al reino de los cielos sólo hay un camino que es Jesús el Cristo.

Jesús dijo : “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre sino por mí” Juan 14 : 6.

Para el ser humano que entiende que el valor del reino de los cielos, merece la más alta prioridad en su vida, podrá también entender que todo lo demás en su vida, no puede tener un lugar por encima del tesoro hallado en el reino de los cielos y el camino a este, a través de Jesús.

Jesús enseñó que quien ponga otras cosas por encima de su andar con Jesús y seguirlo, no puede ser un discípulo.

“Cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo”

Lucas 14 . 33

Se trata de que el seguidor de Jesús, determine las prioridades en su vida, no significa que en todos los casos el creyente en Jesús deba desprenderse de todo lo que tiene.

Pero en ocasiones, es posible que el creyente en Jesús, que por ejemplo haya recibido una instrucción legítima de Dios (no que se le dio la gana por sí mismo) al obedecer a Dios e ir a predicar como misionero, si tenga que desprenderse de sus posesiones materiales, vender casa, auto, pertenencias, renunciar y alejarse de sus padres y familia cercana, y perder su popularidad, al predicar el evangelio de Jesús en algún lujar lejano a su casa, lejano a sus costumbres, lejano a su idioma, por cierto que el verdadero evangelio de Jesús no es nada popular, cuando se habla de la condición del pecador ante un Dios santo que es juez y que debe castigar al pecador, y que el único medio de salvación es a través de creer en Jesús el Cristo, el Hijo de Dios, Dios que se hizo ser humano, para ocupar el lugar del pecador y recibir el castigo, justicia e ira de Dios en lugar del pecador que merecía recibirlos, y que fuera del Señor Jesús no hay ningún otro nombre, ningún otro camino de salvación, ese es un mensaje que no le da popularidad a uno, sino que muchos toman como un mensaje ofensivo, radical, excluyente y no tolerante.

Pero los mensajes populares de prosperidad material (de riquezas y salud física) y de que basta recitar una oración para que seas un campeón en todo, y tengas éxito en todo,  esos mensajes son populares, y aceptados con facilidad, pues no contiene el verdadero evangelio de la muerte en la cruz de Jesús el Cristo en lugar del pecador.

Por eso es que un verdadero seguidor de Jesús, puede llegar a perder además de cosas materiales, también llegar a perder su popularidad, cuando predica el verdadero evangelio.

Jesús dijo: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también, su propia vida, no puede ser mi discípulo” Lucas 14 : 26.

La parábola del tesoro escondido muestra que el asunto de que el ser humano pueda tener acceso al reino de los cielos, es un asunto de determinar prioridades.  El hombre que descubrió el tesoro escondido, tenía dos opciones, una era menospreciar el tesoror y preferir conservar todas su cosas, ó bien valorar y apreciar el tesoro por su altísimo valor real y dándose cuenta de eso, lleno de gozo, preferir el tesoro por encima de todo lo que poseía.

Si alguien decide darle mayor prioridad a la familia, a las relaciones personales, a las posesiones materiales, ó darle incluso mayor prioridad a su propia vida, que al reino de los cielos, entonces no puede tener acceso al reino de los cielos.

Pero la persona que entiende el valor tan alto del reino de los cielos, puede llegar a desprenderse de todo lo demás, sin problema, pues el gozo hallado en el acceso al reino de los cielos que aunque no se puede comprar con nada, es un gozo que opaca cualquier sentimiento que pudiera existir por la pérdida de todo lo demás.

Cuando llegas a entender y conocer el tesoro tan valioso que es el reino de los cielos, al cual sólo se puede tener acceso mediante la fe en Jesús el Hijo de Dios, Dios mismo que se hizo carne y hueso, entonces podrás entender que tiene sentido darle la más alta prioridad en tu vida, y poder entender que todo lo demás que tengas que sacrificar por darle prioridad al reino de los cielos, ya sean cosas materiales, relaciones personales, popularidad, todo eso lo puedes considerar como cosas que vale la pena perder en caso necesario, para conservar el acceso al reino de los cielos mediante Jesús el Cristo, en más alta prioridad que todo lo demás.

Cuando puedes entender eso, tal vez puedas identificarte con las palabras del apóstol Pablo, que dijo:

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que es de Dios por la fe”

Filipenses 3 – 7 -9.

 

Otras interpretaciones.

Como comenté anteriormente existen otras interpretaciones de ésta parábola del tesoro escondido.

Existen comentaristas que interpretan:

El campo es el mundo y el tesoro es Israel.

El tesoro es Israel, el hombre es Jesús que compro a Israel.

Pero estas interpretaciones no funcionan cuando recordamos que Jesús ilustró el reino de los cielos con la parábola del tesoro escondido, incluso si decimos no sólo aplica la parábola para ilustrar el reino de los cielos, sino el reino de Dios, no funciona.

Como he explicado anteriormente los conceptos del reino de los cielos y reino de Dios, no siempre son equivalentes, pero incluso el reino de Dios a establecerse en la tierra, no sólo cubrirá Israel, sino toda la tierra,

Por lo que la interpretación de que la parábola tiene que ver con Israel, es una interpretación realmente obtusa que se queda muy corta.

Si bien es cierto que Dios tiene todavía planes para Israel como nación, el concepto del reino de los cielos y del reino de Dios, abarcan muchísimo más que la nación de Israel.

Así que las interpretaciones de que esta parábola tiene que ver con Israel como el tesoro, (ó incluso como la iglesia como el tesoro) no encajan con el contexto Bíblico tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo, del concepto del reino de los cielos.

Aaaa

Significado de la parabola del tesoro escondido

comentario biblico parabola del tesoro escondido

explicacion de parabola del tesoro escondido

comentario biblico mateo 13 : 44

exegesis mateo 13 . 44

estudio biblico de parabola de tesoro escondido

clase biblica parabola tesoro escondido

enseñanza biblica parabola de tesoro escondido