Reflexion sobre santidad cristiana

Reflexiones sobre santidad cristiana.

 

Haciendo un estudio de la Biblia, podemos apreciar que el tema central desde Génesis hasta Apocalipsis, es la santidad.

He escuchado muchos cristianos que dicen que lo que Dios quiere para el ser humano es que el ser humano sea feliz ó con la variante que lo que Dios quiere para él que ya cree en Jesús, es que sea feliz, (algunos añaden que también tenga su mejor vida ahora).

La Biblia muestra evidencia de que lo que Dios quiere en primer lugar para el ser humano, y en particular para el que cree en Jesús, es santidad, es obedecerlo.

Porque Dios es santo, santo, santo (100% santo) y nos ha hecho a su imagen y semejanza y quiere que seamos a su imagen y semejanza también en santidad.

Padre que desea su hijo sea feliz.

Un padre que desea que su hijo sea feliz en primer lugar antes que serle obediente, va a criar un hijo irresponsable.

El padre le reclama a su hijo, que tiene su cuarto sucio, desarreglado, que se está drogando en su cuarto, que se embriaga, pero el hijo le recuerda al padre, tú dijiste que querías que yo fuera feliz, y esto me hace feliz.

El padre debió haberle dicho y demandado, obediencia en primer lugar y si el hijo puede ser feliz dentro de obedecerlo que bueno.

Eres dueño de un negocio y por tanto jefe de tus empleados.

Le dices a tu empleado que quieres que él sea feliz en ese empleo.

El empleado llega tarde, se toma mucho tiempo para comer, se llega a ausentar sin justificación y sin avisar, a veces llega borracho, intoxicado a trabajar.

Le reclamas y te dice, tú me dijiste que querías que yo fuera feliz en este empleo, y lo soy, porque llego a la hora que quiero, y si no quiero no vengo.

Le debiste haber dicho y demandado que te fuera obediente y si dentro de eso puede ser feliz, que bueno para él.

Abraham lo sabía.

Abraham sabía que lo que Dios quería de él era obediencia antes que su felicidad.

Dios le pidió a Abraham que le ofreciera a su hijo Isaac en sacrificio.

Si Abraham, hubiera tenido esa idea de que: “Dios quiere que yo sea feliz, pero si ofrezco a mi hijo único Isaac en sacrificio eso no me hace feliz, me hace triste, entonces esa no debe ser la voz de Dios, sino la del diablo”, y hubiera dicho: aléjate satanás, entonces en ese caso hipotético, Abraham al no tener bien sentada la base de que lo que quería Dios de él era ante todo obediencia, entonces Abraham no hubiera pasado la prueba que Dios le puso.

Pero Abraham, sabía bien que Dios quería de él en primer lugar obediencia, aún y cuando fuera en contra de sus sentimientos, aún y cuando el mandato de Dios a obedecer no lo hiciera feliz.

Lamentablemente muchos cristianos hoy en día, tiene la idea de que lo que Dios quiere de ellos ante todo es su felicidad, cuando en realidad lo que Dios quiere de ellos ante todo es santidad y obediencia.

No hay versículo que diga Sed felices porque yo soy feliz, pero sí existe el versículo Sed santos porque yo soy santo.

Insisto que a lo largo de toda la Biblia, se encuentra la evidencia y pasajes y textos que señalan que lo que Dios quiere de su pueblo es santidad.

He notado que el problema de muchos cristianos es que son débiles espiritualmente y flojos, su cuerpo físico lo atienden bien, toman tres comidas al día, duermen, descansan mucho tiempo, pero le dedican máximo un par de horas el fin de semana, a aprender de Dios, por medio de la Biblia y alguna enseñanza breve y con tan poquito alimento espiritual, y con su flojera y descuido no llegan a conocer a Dios, y su carácter.

Raro es el cristiano que ha sido enseñado en su congregación sobre los atributos de Dios, raro es el cristiano que por su cuenta ha estudiado los atributos de Dios.

Ningún cristiano tiene excusa para no saber sobre Dios y su carácter sus atributos, ningún cristiano que tenga una Biblia, y ya que puede contar con la guía del Espíritu Santo se puede excusar, de no saber sobre Dios, sus atributos, su santidad, porque no fue al seminario, o instituto bíblico.

Dios es santo y por lo tanto no puede pasar por alto el pecado.

Dios es justo y no puede dejar al pecador no arrepentido (aunque crea en Jesús) sin castigo.

Dios es santo y sin santidad nadie podrá llegar a verlo, aún y cuando se trate de una persona que crea en Jesús, y haya nacido de nuevo, porque el Espíritu Santo lo hizo una nueva criatura, si tal creyente no muere en 100% de santidad no podrá ir al cielo y ver a Dios.

Un cristiano genuino, que aún guarda rencor al prójimo, que no le ha perdonado sus ofensas a otro, no está al 100% de santidad.

Un cristiano no puede llegar al cielo diciendo, bueno creo en Jesús, nací de nuevo, tengo 80% de santidad, 10% de lujuria, 5% de falta de perdón al prójimo, y 5% de robo porque no pagué deudas que contraje.

Santidad al 100% es la necesaria para poder ver a Dios y entrar al cielo.

El estándar de santidad, es la ley moral de Dios, y no la opinión de uno.

Un cristiano justifica su pecado, por su opinión.

Un cristiano quiere el último disco compacto de su cantante cristiano favorito, pero razona, no tengo mucho dinero, ese cantante ya es millonario, mejor lo descargaré de internet sin pagarlo, buscaré de donde bajarlo sin pagar.

Este cristiano normalmente no entraría a una tienda a robarse un disco compacto, pero el internet ahora le permite hacerse del disco compacto sin pagarlo, es decir robarlo.

Justifica su pecado de robo, con su razonamiento de que no tiene mucho dinero y porque el cantante ha de tener mucho dinero.

Pero será juzgado por la ley moral de Dios, y eso es un robo, ese cristiano muere en ese pecado y no muere en 100% de santidad, no puede ver a Dios, y su destino es el infierno.

Ese cristiano que robó por internet el disco compacto, debe arrepentirse realmente de su pecado, y resarcir el daño, comprando ahora y pagando por una copia legítima del disco, debe confesarle su pecado a Dios.

Un cristiano justicia su pecado de fornicación, porque dice bueno no me casé con mi pareja, estamos viviendo juntos, pero es por amor verdadero, y le seré fiel.

Pero no será juzgado por su opinión sino por la ley moral de Dios, del Dios 100& santo.

Dios no puede dejar sin castigo, al creyente en Jesús, aún y cuando haya nacido de nuevo, si este creyente en Jesús está en pecado, y no admite su pecado y por no admitir su pecado no se arrepiente de él.

Si tú como creyente en Jesús, aún y nacido de nuevo, estás con un poquito de pecado, si estás con un poquito de lujuria, de masturbación, de robo por no pagar deudas por robar discos y libros por internet, por no dar nada de fruto para el reino de Dios con tus talentos, no estás al 100% de santidad y si mueres así, no puedes llegar al cielo a ver a Dios, aún y cuando seas creyente en Jesús, aún y cuando hayas nacido de nuevo, aún y cuando tengas el bautismo del Espíritu Santo, aún y cuando hables en lenguas, y hagas milagros, tendrías tu destino en el infierno.

Jesús tendría que decirte, no todo el que me dice Señor, Señor, entrará al reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, el que obedece su ley moral.

Y tú le dirías Señor, pero yo creo en ti, nací de nuevo, tengo el bautismo del Espíritu Santo, hablo en lenguas, en tu nombre eché fuera demonios.

Y él te diría. Nunca te conocí, Apártate de mí, hacedor de maldad, (Mateo 7 : 21 – 23)

Anuncios