1ª Pedro 3 : 19 – 20 Comentario Biblico.

1ª Pedro 3 : 19 – 20   Comentario Biblico.

“en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,

Los cuales en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua”.

El concepto plasmado en el versículo 19, se refiere a algo que estaba en el pensamiento, y entendimiento de Pedro, así como de sus lectores, el problema es que ese concepto al que se refería Pedro, no está en la mente de la mayoría de los lectores actuales y eso da lugar a interpretaciones distintas a la que originalmente tenía Pedro y sus lectores en mente.

Parte del problema es que ese concepto, al no estar en otra parte del Antiguo Testamento, y no ser común en el Nuevo Testamento, es desconocida para la mayoría de los lectores actuales.

Sin embargo, se puede constatar en otros 2 pasajes del Nuevo Testamento que los apóstoles y los cristianos de esa era, estaban familiarizados con tal concepto.

Este concepto al que Pedro se refería, también es abordado por Pedro en 2ª Pedro 2 : 4 – 5 y por Judas en Judas 7 y 8.

Watermark

Una clave la da el mismo Judas, en el siguiente texto:

“De estos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí viene el Señor con sus santas decenas de millares”  Judas 14.

Esas palabras proféticas de Enoc, que cita Judas, no las encontrarás en ninguna parte de tu Antiguo Testamento (ni siquiera si tu Antiguo Testamento incluye libros tales como Macabeos y otros que no están en las Biblias de algunos), ni tampoco encontrarás tales palabras de Enoc, en ninguna otra parte del Nuevo Testamento.

Lo más probable es que si buscan en todos los libros en tu biblioteca en casa, tampoco encontrarás la referencia, por la sencilla razón que el lector cristiano actual, no tiene ni lee los mismos libros que usaban los primeros cristianos.

Las palabras que citó Judas en el versículo anterior están el el libro de Enoc,  también conocido como 1 Enoc (a diferencia de 2 Enoc y 3 Enoc).

Es por eso que para poder entender el Nuevo Testamento, es necesario tener el contexto de los apóstoles que lo escribieron y que leían algunos textos religiosos judíos, y que al parecer incluso los consideraban sagrados, pero dichos textos son desconocidos para muchas personas que el día de hoy leen la Biblia.

Ese libro de Enoc, muestra con detalle el concepto al cual se refiere y tiene en mente tanto Pedro, como Judas y sus lectores al escribir en:

1a Pedro 3 : 19 -20

2ª Pedro 2 : 4 – 5

Judas 7 – 8

No entraré a citar toda la historia, pues se repite con muchos detalles a lo largo del libro de Enoc (1 Enoc), pero mencionaré que en esencia se refiere a lo que pasó en Génesis 6, cuando los ángeles tomaron mujeres humanas para procrear con ellas a los gigantes nephilim.

Génesis 6, ya no comenta más sobre lo que aborda el libro de Enoc, pero el libro de Enoc, comenta que esos ángeles que pecaron fornicando con mujeres humanas, fueron puestos en prisión, y después de alegar su caso, Enoc fue a esas prisiones a proclamar que su destino no sería cambiado y que estaban perdidos, sin salvación.

Teniendo ese concepto en mente al igual que sus lectores,  Pedro  alienta a los cristianos que son perseguidos (véase versículos 14, 17 y 18 en 1ª Pedro 3), recordándoles que Cristo también padeció injustamente, pero que siendo resucitado (el vivificado en Espíritu del versículo 18), fue a las prisiones donde estaban esos espíritus encarcelados (los ángeles que pecaron en Génesis 6, en los días de Noé) los que se asocia con la idea de que desobedecieron en los días de Noé que menciona el versículo 20 y ahí les proclamó su destino de perdición, al igual que lo hizo Enoc en su época. Mostrando en ese sentido a Jesús como un tipo de Enoc.

La palabra traducida en el versículo 19 como  “predicó” (ekeruxen en griego) debió ser traducida como proclamó, pues el verbo significa actuar como heraldo.

Se podría entender que este mensaje original de Enoc, era que la justicia de Dios triunfaba finalmente, y lo mismo significaría el mensaje de Jesús en esas prisiones.

Pedro estaría animando a los cristianos bajo sufrimiento y persecución, mostrándoles como también Jesús sufrió, pero que la justicia de Dios triunfa finalmente, incluso sobre las fuerzas espirituales que están por encima de los humanos, y que muchas veces están realmente detrás de los humanos que los persiguen, pues no tenemos lucha contra sangre ni carne, como mencionó el apóstol Pablo sino contra principados y fuerzas espirituales del maligno.

Es decir, Pedro no tiene en mente, que Cristo haya ido al infierno a predicar ó evangelizar a los espíritus de humanos muertos y que están en el infierno, de ninguna manera.

Aaaa

Anuncios