La esposa de Lot – Perdiendo la salvación a medio camino.

La esposa de Lot – Perdiendo la salvación a medio camino.

La Biblia narra como la mujer de Lot quedó a medio camino de conservar la salvación inicial que tuvo al salir de Sodoma. (Génesis 19 : 26)

Véase la historia completa en Génesis 18 : 20 a Génesis 19 : 29.

Recordemos unos puntos esenciales de esta historia:

–          La ciudad de Sodoma (Gomorra y aledañas) estaban llenas de pecadores que continuamente transgredían las leyes morales de Dios.

–          Dios aborrece al pecador, Dios es juez de toda la tierra, Dios destruye al pecador.

 “Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

 Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro. ”  Salmos 11 :  5 – 7

 

–          Dios tuvo misericordia de los parientes de Abraham, de Lot y su familia.

–          Dios envió mensajeros (ángeles) para avisarle a Lot que Dios destruiría la ciudad.

–          Los ángeles mensajeros dieron el mensaje a Lot y le pidieron que fueran con ellos para salir de la ciudad.

–          Lot y su esposa y dos hijas creyeron el mensaje, y actuaron obedeciendo y saliendo de la ciudad.

–          Los yernos de Lot no creyeron el mensaje, por lo tanto no actuaron saliendo y murieron en la ciudad, cuando Dios juzgó y la destruyó.

–          La esposa de Lot, creyó el mensaje de los ángeles mensajeros y por lo tanto salió por su propio pie, por cuanto creyó y actuó conforme a su creer.

Los ángeles no la iban a cargar sobre hombros para ponerla a salvo, ella debía usar su fe para creer el mensaje y ella debía ejercer su voluntad para obedecer el mensaje.

–          La esposa de Lot salió de Sodoma, ya tenía su salvación inicial de haber salido de Sodoma, pero estaba a medio camino de llegar a quedar en lugar seguro.

Los ángeles le dijeron a Lot y su esposa que no debían voltear atrás.

La esposa de Lot, estando a medio camino entre su salvación inicial y su salvación final para quedar en lugar seguro, no obedeció el mandato de los mensajeros de Dios (ángeles) y volteó hacia atrás, y se convirtió en estatua de sal.

Los ángeles pudieron haber amarrado a la esposa de Lot y llevarla sobre hombros, pero la esposa de Lot tenía que ser probada, en cuanto a si creía el mensaje de los ángeles de Dios, y si obedecía el mensaje de Dios, dado por los ángeles.

El pecador merece castigo eterno por transgredir las leyes de Dios, pero Dios en su misericordia dispuso que Jesús ocupara el lugar del pecador, cuando Jesús murió en la cruz y recibió la ira de Dios contra el pecador.

El pecador para tener acceso a la salvación debe creer en Jesús, el que sufrió la ira de Dios en lugar del pecador.

El pecador tendrá su salvación inicial, pero al nacer de nuevo, porque el Espíritu Santo lo regenera y hace una nueva criatura, el creyente en Jesús, nacido de nuevo, debe andar ahora en santidad y ya no pecando, si habiendo creído y nacido de nuevo, se mantiene en desobediencia a Dios, pecando, no entrará al cielo, quedará a medio camino entre su salvación inicial y su salvación final.

Porque Jesús primeramente enseñó que para ser salvos es necesario:

Creer en Jesús (Juan 3 : 16)

Nacer de Nuevo (Juan 3 : 3 – 8).

Y habiendo ocurrido lo anterior, es necesario obedecer a Dios para entrar al cielo, es decir, un creyente nacido de nuevo, que se mantiene pecando y desobedeciendo a Dios, no entrará al cielo, aún y cuando diga que llegó a hacer cosas en nombre de Jesús.

Jesús enfatizó que para entrar al cielo es necesario obedecer a Dios:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”

Mateo 7 : 21 – 23

El obedecer a Dios, no es de ninguna manera el hacer obras para ganar la salvación, el obedecer de un creyente en Jesús nacido de nuevo es:ve y deja de pecar.

“y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” Hebreos 5 : 9

La salvación que Dios puso al alcance de la esposa de Lot, era gratuita, y de ninguna manera era ninguna recompensa por obras de la mujer de Lot.

Como cuando una persona se está ahogando en el mar y de un barco le lanzan una cuerda con un salvavidas, lo están rescatando gratuitamente, de gracia, por misericordia, y no a cambio de que la persona en el mar haya hecho algo a cambio de que lo salven, y la persona en el mar que es rescatada no puede jactarse de que por su obra de extender la mano para tomar el salvavidas fue salva, es ridículo pensar que la salvación de quedar ahogado en el mar fue gracias a su obra de extender su mano para tomar el salvavidas que le extendieron, porque por más que haya extendido su mano no hubiera sido salvada, si no es porque llegó el barco y le lanzaron el salvavidas.

La esposa de Lot, recibió el mensaje de cómo salir salva de la destrucción de Sodoma, lo creyó y en principio obedeció saliendo por su propio pie, los yernos de Lot no creyeron el mensaje, si lo hubieran creído hubieran tenido acceso a la salvación.

Los ángeles no estaban allí para sacar cargando a los yernos ni a Lot ni a su familia, la responsabilidad de creer el mensaje recayó en Lot y su familia.

Ya salidos de Sodoma, pero antes de quedar a salvo en lugar seguro, el mensaje de los ángeles, dado a Lot y su familia era que no debían voltear atrás.

La esposa de Lot tenía acceso a su salvación final, solo tenía que mantenerse en obediencia.

Pero la mujer de Lot desobedeció estando a medio camino y volteó atrás y murió convertida en estatua de sal.

Cuán lamentable es que la esposa de Lot menospreció el mensaje por parte de los mensajeros de Dios, y no se mantuvo en obediencia. Tuvo tan en poca estima su salvación inicial que no se mantuvo en obediencia hasta llegar a su salvación final.

La pregunta.

Ahora la pregunta para ti, en caso de que tú seas un creyente en Jesús, nacido de nuevo:

¿Te mantienes en obediencia a Dios? ¿Menosprecias tu salvación inicial y no la cuidas con temor y temblor? Ó ¿Valoras tu salvación inicial y te mantienes en obediencia a Dios, y cuidas tu salvación con temor y temblor?

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor

Filipenses 2 : 2