¿Qué porcentaje de la humanidad es nacida de nuevo?

¿Qué porcentaje de la humanidad es nacida de nuevo?

Algunas personas tienen la inquietud ó curiosidad de saber qué porcentaje ó que por ciento del mundo ha nacido de nuevo, ha sido hecho nueva criatura en Cristo Jesús.

Y cada vez que pienso en eso, recordando que Jesús dijo que la puerta que lleva a la salvación es angosta, y que angosto es el camino que lleva a salvación, y que el nacer de nuevo es obra del Espíritu Santo, y por tanto no es obra de humanos que hacen a otros recitar una oracioncita del pecador, tengo la certeza de que el porcentaje de humanos en el mundo que son nacidos de nuevo en Jesús, es mínimo, y que incluso el porcentaje de nacidos de nuevo, dentro de los asistentes a iglesias cristianas es muy bajo.

Tal vez lo siguiente lo comprenda quien ha nacido de nuevo, y para quien no ha nacido de nuevo bajo la obra y poder del Espíritu Santo, le sea más difícil entenderlo.

Un creyente en Jesús.

Una persona puede ejerciendo su libre voluntad creer que Jesús es Dios mismo que se hizo carne y hueso, y que murió en la cruz inmerecidamente, para pagar el precio que corresponde a nuestros pecados, si una persona cree en Jesús de esta forma, se puede decir que es un creyente.

Un nacido de nuevo.

Pero además Jesús dijo que para entrar al cielo es necesario nacer de nuevo, explicando que esa es una obra del Espíritu Santo, es algo que no puede hacer la persona, ni ningún ser humano por otro. El Espíritu Santo de Dios, obra en la persona, y realmente lo convierte en una nueva persona, en una nueva criatura.

Personas que han estado apartadas de Dios y en pecado, después del nacimiento de nuevo que opera el Espíritu Santo en ellos, repentinamente notan un cambio, y los demás cercanos a ellos también notan un cambio radical. Entonces esa persona es nacida de nuevo por el poder del Espíritu Santo.

La persona que así nace de nuevo, se arrepiente de su pecado incluso con un llanto fuerte, bajo la poderosa convicción de pecado que le trae el Espíritu Santo y luego tiene una gran hambre y sed de leer la Biblia, de aprender más de Jesús, y de Dios, y de su palabra, la Biblia, se preocupa por acudir a las reuniones de la iglesia, congregación, grupo cristiano, se hace de música y libros edificantes con temas cristianos.

Pero algo aún más radical es que deja su forma pasada de vivir en pecado, este cambio no siempre es instantáneo pero es muy notable, ya no practica más el pecado, cierto que aún habrá pecados con los que lucha, y algunos que incluso le es difícil dejar, porque aún está demonizado, y los demonios le siguen presionando para fumar, ver pornografía, etc.

Es como el que tenía malos hábitos de higiene y alimenticios y se hizo en su forma pasada de vivir de parásitos en sus sistema digestivo, cuando descubre que debe tener cuidado en su higiene y hábitos alimenticios, ese conocimiento no lo libera de los parásitos que permitió antes en su vida, ahora debe tomar una medicina para expulsarlos y mediante su nuevo hábito alimenticio no permitir que entren más a su vida.

Así el cristiano que incluso nació de nuevo, puede aún tener demonios parásitos que permitió en su vida por su pasada manera de vivir y el nuevo nacimiento que obra el Espíritu Santo no siempre los expulsa en el momento del nuevo nacimiento, el cristiano ahora debe expulsar de sí mismo esos demonios parásitos, y no permitirlos más en su vida.

Así el cristiano nacido de nuevo empieza a vivir una nueva vida, teniendo más hambre de leer la Biblia, de aprender de Dios, de acudir a las reuniones de la iglesia, de oír música cristiana, leer libros cristianos, se pasa más tiempo ahora con cristianos que hablan su idioma.

Ahora tiene repugnancia por el pecado que antes cometía y siente celo por Dios y sus cosas, tiene deseos de compartir el evangelio con otros, busca tratados, quiere ir en viajes de misiones.

El nacido de nuevo ahora pasa más tiempo en oración y leyendo su Biblia que antes de nacer de nuevo, incluso después de creer en Jesús pero antes de nacer de nuevo.

Estoy seguro que quien ha nacido de nuevo y ha pasado por esto, comprende a qué me refiero y puede tal vez identificarse con esa canción “No Soy Igual” de Crystal Lewis.

Algunos cristianos cuando se les pregunta su testimonio rápidamente pueden asegurar que nacieron de nuevo, tal es mi caso, yo que vivo dentro de este cuerpo mortal y físico, sé que nací de nuevo una noche en particular, no recuerdo que día exactamente pero sí recuerdo esa noche en particular orando encerrado en mi cuarto, algo me pasó, el Espíritu Santo obró en mí y me cambió.

Así algunos cristianos dicen que son cristianos porque creyeron en Jesús y nacieron de nuevo porque el Espíritu Santo obró en ellos.

Pero otros cristianos dicen que son cristianos, porque pues acuden a una iglesia cristiana cada fin de semana, algunos dicen que son cristianos pues se convirtieron al cristianismo después de intentar con el ateísmo, comunismo, marxismo y otros ismos.

Otros cristianos dicen que son cristianos pues porque aceptaron a Jesús en su corazón, cuando a los 5 años de edad, les hicieron rezar una oracioncita de aceptar a Jesús en el corazón.

Otros dicen que son cristianos porque “hicieron una decisión por Cristo” cuando pasaron al frente y mediante música apropiada y un poco de manipulación emocional, les hicieron rezar una oración de yo pecador y “recibieron a Jesús como salvador”.

Cuando en realidad el acudir religiosamente cada semana a una iglesia, ó el simplemente rezar una oración no hace a la persona cristiana y mucho menos la hace nacer de nuevo.

El nacer de nuevo sólo lo puede obrar el Espíritu Santo en la persona, uno mismo no puede nacer de nuevo, una persona no puede hacer que otra nazca de nuevo, ni por rezar una oración, ni por repetir una oración, de ninguna forma.

Para quienes tenían la inquietud de saber cual es el porcentaje de personas realmente nacidas de nuevo en el mundo, podemos empezar por ver que aún dentro de las iglesias cristianas el porcentaje de personas nacidas de nuevo es muy bajo.

En muchas iglesias ni siquiera se habla del nuevo nacimiento, a veces porque los mismos ministros que están al frente no conocen el tema, a veces porque por diversas razones aún ellos no han nacido de nuevo.

Si ese porcentaje es tan bajo dentro de las iglesias cristianas cuando se considera el porcentaje a nivel de la población mundial es mínimo.

Porque es importante el nuevo nacimiento. Nacer de Nuevo Requisito para entrar al cielo.

Y sin embargo es algo muy importante, pues Jesús enseñó que el nacer de nuevo es requisito para entrar en el cielo, es necesario ser regenerado por el Espíritu Santo, ser hecho una nueva criatura por el poder del Espíritu Santo.

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” Juan 3 : 3

Si bien es cierto que tú no puedes hacer nada por nacer de nuevo, eso es obra del Espíritu Santo.

Lo que puedes hacer es creer en Jesús. Si no has nacido de nuevo, puedes empezar por revisarte a ver si realmente tú crees en Jesús.

 Así que si no has nacido de nuevo, para empezar ¿crees en Jesús?

Porque todo ser humano llega a pecar contra Dios, quebrantando sus leyes, basta una sola mentira, un solo robo, una sola mirada de lujuria, un solo acto de fornicación, de adulterio, una sola borrachera ó una sola vez que te drogues, eso es un pecado.

Y un pecado, basta uno sólo para hacerlo a uno pecador, y Dios tiene que ejercer justicia y aplicar su ley, el pecador debe morir, si Dios no aplicara justicia sería un mal juez, Dios no pasa por alto el pecado, no deja pasar por alto lo que hace el pecador. Los buenos actos que uno haga de ninguna forma borran ó neutralizan nuestros pecados. El dar dinero en la iglesia, el leer la Biblia, el dar a los pobres, el recitar oraciones de ninguna forma neutraliza ó borra nuestros pecados.

Pero cuando reconoces que has pecado contra Dios y reconoces por tanto que Dios como juez justo te tiene que castigar y que el castigo que el pecador merece es la muerte, puedes verte como pecador que merece el justo castigo de Dios. El justo castigo que mereces del Juez Divino es la segunda muerte, es ser castigado por siempre en el lago de fuego y azufre.

Dios en su misericordia ha dispuesto que si tú crees que Jesús es el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso, y que él ocupó tu lugar para ser crucificado y muerto en la cruz, recibiendo el castigo de muerte que tú debías recibir, creyendo que Jesús ocupó tu lugar, que él pago el precio por el castigo que tu mereces, entonces creyendo eso, Dios te justifica por tu fe en Jesús.

Así Jesús murió en tu lugar, por tus pecados, para que tú no tengas que ir al infierno por tus pecados, ni ser torturado para siempre en el lago de fuego.

Jesús murió ocupando tu lugar, pero Jesús resucitó, pues como Hijo de Dios, como Dios mismo hecho ser humano, la muerte no lo puede retener.

Jesús partió luego al cielo con el Padre Celestial, para sentarse a la derecha del Padre Celestial que ocupa su trono en el reino de los cielos, pero a su tiempo, él mismo,  Jesús el Hijo de Dios, regresará a la tierra para recibir todos los reinos de la tierra, y para gobernarlos con vara de hierro, con justicia, llenando la tierra con su gloria y con el reino de Dios.

Jesús será el Rey sobre toda la tierra, Rey sobre Israel y sobre todos los demás reyes que él ponga sobre las demás naciones, por eso se le llama Rey de Reyes.

¿Crees tú que Jesús es el Hijo de Dios, Dios mismo hecho carne y hueso, y sabiendo que has pecado contra Dios, y que mereces el justo castigo de Dios en el infierno, Crees tú que Jesús murió como pago por tus pecados, que Jesús ocupó tu lugar en la cruz y recibió tu castigo?

Las cosas que hizo Jesús, algunas de ellas, pues hizo muchas y que están escritas en los evangelios, fueron escritas para que creas que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios y para que creyendo en él, puedas tener vida (Juan 20 : 31).

Si tu ya crees así en Jesús, entonces el nacer de nuevo es algo que el Espíritu Santo obra en tí, no lo puedes hacer tú.

El tiempo transcurrido entre que una persona cree en Jesús y en que nace de nuevo es variable, pueden ser segundos, días, semanas, meses, años, pero el nacer de nuevo es una experiencia que queda marcada en la vida del que nace de nuevo.

 

Anuncios