Deuteronomio 32 : 8 Comentario Bíblico

Deuteronomio 32 : 8 Comentario Bíblico

Cuando Dios hizo heredar las naciones, hizo dividir a los humanos, lo hizo de acuerdo con el número de los hijos de Dios.

La mayoría de las versiones de la Biblia, muestran de acuerdo con el número de los hijos de Israel.

Eso ha sido debido a que el texto masorético utilizado (hebreo) así lo muestra – hijos de Israel.

Sin embargo, la traducción correcta debe decir entre los hijos de Dios.

La versión septuaginta – LXX, muestra: entre los ángeles de Dios.

No pudo haber sido entre los hijos de Israel ya que Israel aún no existía  en la época de Génesis 10, época a la cual se refiere Deuteronomio 32 : 8

Incluso en manuscrito de los rollos del mar muerto 4QDeutq /4Q37 que antecede al texto masorético, también se encuentra “entre los hijos de Dios” – entre los bene ha elohim en hebreo, así que este versículo en los rollos del mar muerto, coinciden con la Septuaginta, y es importante recalcar que los rollos del mar muerto son más antiguos que la Septuaginta, y que la Septuaginta es más antigua que el texto masorético utilizado como base para la traducción de la gran mayoría de nuestras Biblias actuales.

Así que definitivamente este versículo es incorrecto en el texto masorético, y la traducción correcta es – entre los hijos de Dios.

Estos hijos de Dios ó bene ha elohim (hebreo), a quien Dios les dividió las naciones y se las asignó, son seres divinos que aparecen en otros pasajes como Génesis 6 y Job 1.

Génesis 10 es cuando dado el incidente de la torre de Babel, Dios dispone dividir a la humanidad, y se puede ver en ese capítulo 70 grupos ó naciones.

Génesis 10 : 25 menciona que en los días de Peleg fue dividida la tierra,  su nombre Peleg significa división.

Por eso Deuteronomio 4 : 19, dice que Dios le ha concedido ó asignado las naciones al ejército de los cielos las naciones, pero Israel no les debe servir a esos seres divinos.

 

Es entendible entonces que otra literatura judía haya conservado este entendimiento, en el sentido de que Dios al dividir y crear las naciones, se las asignó a estos seres divinos para que ellos estuvieran a cargo de las naciones, pero Dios creó a Israel para sí mismo.

Algunos ejemplos de otros textos judíos que conservaron este entendimiento son:

El libro de Jesús hijo de Sirach, también conocido como el libro de Eclesiastico que en el capítulo 17 verso 17 señala que en la división de las naciones de toda la tierra, Dios designó a un juez sobre cada nación pero Israel es la porción de Dios.

Jubileos 15 : 31 -32, y 16 : 17 – 18

Así mismo, el historiador judío, Filón de Alejandría, plasmó dicho entendimiento en sus obras, como por ejemplo en Spec Leg 1 : 13-19, Post. 914-92, Plant, 5859 entre otros de sus textos.

 

Aaaa

Anuncios