¿Es Bíblico ó no hacer llamados a recibir a Jesús en el corazón, a recibirlo como salvador?

¿Es Bíblico ó no hacer llamados a recibir a Jesús en el corazón, a recibirlo como salvador?

¿Es Bíblico presionar a las personas a recitar una oración, para que acepten a Jesús, y decirles que con eso ya son salvos y ya nacieron de nuevo?

Algunas personas preguntan si es una enseñanza ó instrucción Bíblica el hecho de que se haga un llamado ó una “invitación” a las personas asistentes a una reunión cristiana, para que reciban ó acepten a Jesús.

Usualmente esos llamados ó invitaciones usan un lenguaje diciendo acepta a Jesús en tu corazón ó recíbelo como salvador, ó se les pide que “hagan una decisión por Cristo”, ó palabras similares.

En ese proceso, por lo general la persona que hace la invitación ó llamado, le pide a las personas asistentes que acepten a Jesús, que lo reciban, si están sentados, se les pide que levanten la mano, en muchas ocasiones se les pide pasar al frente y estando al frente se les hace rezar ó repetir una oración que el líder del evento les dice.

En ocasiones incluso el líder del evento llega a pedir a los demás asistentes que se supone que ya son cristianos, a que también reciten esa oración para “animar” a las personas que pasaron al frente.

En algunos lugares, después de que las personas que pasaron al frente, siendo “animadas” para pasar al frente, a quienes incluso se les tuvo que decir que debían repetir, a quienes incluso se les “animó” haciendo a todos los demás presentes repetir la oración, se les aplaude por haber aceptado el llamado y haber rezado la oración que se les hizo repetir y se les llega a decir que con haber rezado esa oración ya han “nacido de nuevo” y son “salvos”.

Curiosamente esto ocurre cuando en ocasiones previo a eso no se predicó el evangelio. Hay un famoso “tele predicador” que en su reunión que luego es transmitida por televisión habla de ser próspero, de tener felicidad, de tener posesiones materiales, nunca habla de que el hombre es pecador, ni de que la persona que transgrede las leyes morales de Dios es pecador, ni de que la persona debe cambiar sus caminos, ni habla de por qué Jesús murió y derramó su sangre en la cruz, y sin embargo al final hace un llamado para que la gente le haga a Jesús el favor de aceptarlo en su corazón y recite una oración y después de eso, este tele-predicador les dice que si repitieron lo que él dijo, entonces han nacido de nuevo, diciendo esto con una gran sonrisa.

Algunas personas preguntan si ese proceso ó ritual es Bíblico, si fue acaso practicado por Jesús y los apóstoles y si fue una instrucción de ellos el que se practicara por los cristianos.

Ese proceso ó ritual no fue ni practicado ni enseñado por Jesús ni por sus discípulos, ese ritual fue inventado por el hombre años después.

Pero veamos que cosa si es Bíblica y hacía Jesús. Para luego analizar si hace sentido ó que efectos puede tener el ritual de hacer llamamientos a recibir ó aceptar a Jesús.

Pero que es lo que dice Jesús, Dios mismo hecho carne y hueso.

Como Jesús el Hijo de Dios, es Dios mismo que se hizo carne y hueso, él sabe bien de este asunto y es mejor acudir a sus palabras para ver que ensenó.

En una Biblia donde las palabras de Jesús están en rojo, es incluso más fácil verlas pues resaltan.

Veamos los siguientes textos, mostrando en negrita las palabras de Jesús:

“Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” Mateo 4 : 17

“Después de que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado, arrepentíos, y creed en el evangelio” Marcos 1 : 14 – 15

“Respondiendo Jesús les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos ? Os digo : No, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquéllos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató ¿pensaías que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?   Os digo: No, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” Lucas 13 : 2 -5.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3 : 16

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” Juan 5 : 24.

“Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida, el que a mí viene, nunca tendrá hambre, y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” Juan 6 : 35

“Y les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba, vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados, porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” Juan 8 : 23 24.

“Oyó Jesús que le habían expulsado y hallándole le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? Respondió él y dijo: ¿Quién es Señor para que crea en él? Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. Y él dijo: Creo Señor, y le adoró” Juan 9 : 35 – 38

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida, él que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquél que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Le dijo: Si, Señor, yo he cierto que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.” Juan 11 : 25 – 27

“Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió” Juan 12 : 44

Creedme que yo soy en el Padre y el Padre en mí, de otra manera, creedme por las mismas obras” Juan 14 : 11

Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú oh Padre en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste” Juan 17 : 20 – 21

“Jesús le dijo: Porque me has visto Tomás, creíste, bienaventurados los que no vieron y creyeron” Juan 20 . 29

 

Vemos que cuando Jesús envía a sus discípulos a predicar que hacían ellos:

“Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen” Marcos 6 : 12.

En las palabras que Jesús usó durante su ministerio, en el cual predicaba el evangelio, observamos en los pasajes anteriores, lo siguiente:

Llamado al arrepentimiento, es decir a dejar de pecar y cambiar.

Sabemos además por las palabras de Jesús en los evangelios, que continuamente exponía las obras malas del mundo y los pecadores, como dijo Jesús: “No puede el mundo aborreceros a vosotros más a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas” Juan 7 : 7

Jesús señalaba la maldad, como en el caso de la mujer de Samaria a quién le pidió agua y Jesús aprovechó para decirle que el hombre con el que vivía no era su marido (Juan 4 : 17 – 18), y muchos otros casos más.

Una aclaración insistente de que para tener vida eterna es necesario creer en El.

Continuamente Jesús decía que el que creyera en El, creería en Dios Padre que le envió y que tendría vida eterna, Continuamente su mensaje fue que El es Dios, que El es el Hijo de Dios, que El es en Dios Padre y que el que cree en El, cree a Dios quien le envió y si cree en El (en Jesús) no morirá eternamente sino que tendrá vida eterna.

Ese es el evangelio que predicó Jesús.

Pero ni Jesús ni sus discípulos practicaban ningún ritual de rezar una oración para hacerle el favor de “aceptar a Jesús” ni repetir una oración para “recibirlo en su corazón” ni hacían ningún llamado para hacer una “decisión por Cristo”.

Ni Jesús ni sus discípulos decían que la gente abriera sus corazones para aceptar a Jesús.

Cuando se expone el evangelio Bíblicamente, se cubre lo que Jesús mismo exponía al predicar el evangelio, mostrar que la gente está en pecado, que está mal y llamar al arrepentimiento, mostrar lo que Jesús insistió de quién es y que el que crea en El, en lugar de morir eternamente, tendrá vida eterna.

Se tiene que enfatizar lo que enfatizó Jesús, que aquél que crea tendrá vida eterna.

Es una cuestión de si el oyente al que se le comunica el evangelio, cree en Jesús.

No es una cuestión de llamar al oyente, ni presionarlo a que le haga a Jesús el favor de aceptarlo, ni de hacer un llamado a que hagan una decisión por Cristo, ni de que le abran la puerta del corazón para que Jesús entre, ni de que se conviertan al cristianismo, ni de otra serie de cosas que el hombre ha inventado. Ni de manipular al oyente mediante llanto fingido ni con música, para presionarlo y rogarle que le haga el gran favor a Jesús de aceptarlo.

No existe en la Biblia ninguna escena patética donde Jesús hubiera estado rogándoles a los pecadores que le hicieron el favor de aceptarlo, ó de hacer una decisión por El, ni de que por favor le abrieran la puerta del corazón. Sin embargo en algunas iglesias y congregaciones se ven escenas patéticas de una persona al frente, actuando patéticamente, rogándoles a los oyentes que por favor le hagan el favor a Jesús de aceptarlo, de recibirlo en su corazón, de hacer una decisión por El, presionándolos, rogándoles, tocando música para convencerlos y otras actividadepara manipularlos y luego si algunos acceden incluso la persona al frente les tiene que hacer que repitan unas palabras, parece que tal predicador está más preocupado por su propia imagen de predicador efectivo y de que digan mira cuanta gente hizo pasar al frente, que realmente de preocuparse de predicar el evangelio . Que lamentable es eso.

Es una cuestión individual de cada oyente de creer ó no creer (de fe) una cuestión que es entre el oyente y el Señor Jesús, Dios mismo hecho carne y hueso.

Cuando se predica el evangelio, éste caerá en buena tierra y otras veces en mala tierra, como dice la parábola del sembrador, es decir algunos creerán y otros no, es una cuestión individual.

Luego, como bien explicó Jesús es necesario nacer de nuevo para entrar al cielo, pero como explicó Jesús, eso es obra del Espíritu Santo en la persona que cree, el ser humano no tiene ningún poder sobre ese evento.

La persona que nace de nuevo entonces tendrá un gran hambre de aprender más de Dios y de Jesús y de leer la Biblia, y va a buscar aprender más. A esa persona que nace de nuevo no hace falta que nadie le esté llamando por teléfono para recordarle que se congregue ni para arrearlo a que lea su Biblia.

Debido a que en muchas congregaciones se ha implementado el ritual no bíblico de hacer llamados al frente para hacerle a Jesús el favor de aceptarlo, y de decidirse por El, es que muchas personas sobre todo cuando se practica ese ritual, después de no predicar el evangelio, es que ya los asistentes lo ven como un ritual justamente.

Hay algunos que se consuelan la conciencia al pasar al frente cada semana, para tratar de sentirse mejor, pero no hay cambio real en sus vidas, acuden a ese lugar pero no se les predica el evangelio bíblico, no se les muestra que son pecadores, ni se les llama a arrepentimiento, ni se predica lo que Jesús predicó.

Los miembros de la congregación desperdician su tiempo al estar hablando con ellos y “dándoles seguimiento” a personas que a veces presionadas y manipuladas pasaron al frente para que repitieran unas palabras que les dijo la persona al frente, para rezar una oración de aceptar a Jesús.

Se ve en algunos lugares como para manipular y presionar a los oyentes se pide que los demás asistentes ya cristianos, reciten todos juntos esa oración para animarlos, que cierren los ojos, para no ver al que se paró y levantó las manos y cosas similares fuera de un contexto bíblico.

Más dañino aún es cuando por desconocimiento Bíblico en estos lugares se le dice a la persona que pasó al frente y a quien se le hizo que rezara ó repitiera la “oración de aceptar a Jesús”, se le dice que ya con eso ha nacido de nuevo y es salvo, que tremenda mentira.

Además de cristianos reales que por ignorancia y desconocimiento bíblico practican dichos llamados al frente a recibir a Jesús, hay otro grupo de personas que también lo practica.

Los satanistas que se disfrazan de predicadores cristianos usan ese procedimiento de hacer llamados al frente y hacer que las personas reciten una oración, pues eso es muy vistoso, les hace ver como si fueran muy buenos evangelistas, y les dicen a las personas que con haber pasado al frente y rezar esa oración ya nacieron de nuevo ó que ya son salvas, esos satanistas disfrazados de predicadores lo hacen pues ese proceso no es Bíblico, es realmente sin consecuencias espirituales buenas, digamos es inofensivo para su agenda, y al contrario engaña a las personas, suavizándoles la conciencia haciéndoles pensar que ya van rumbo al cielo.

Al ser muy vistoso que mucha gente pase al frente les da más publicidad, y pueden manejar los números y estadísticas de “decisiones por Cristo” para pedir más dinero a las personas para apoyar con dinero sus ministerios.

Es mejor utilizar el tiempo en predicar el verdadero evangelio de Jesús, que utilizar el tiempo en presionar ó manipular a las personas para que reciten una oración que no es Bíblica.

Es cuestión de que ellos crean, eso les toca a ellos, ahí es donde entra su libre voluntad, (todo aquél que en él crea)  de lo demás se encargará Dios, para que mediante el Espíritu Santo haga de ellos una nueva criatura con el nuevo nacimiento (Juan 3 :3), pero no es de repetir una oración, eso no tiene ningún efecto espiritual.

 

Anuncios