El Principio de la Sabiduría.

El Principio de la Sabiduría.

 

 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” Proverbios 1 : 7

“Come hijo mío, de la miel, porque es buena. Y el panal es dulce a tu paladar.

Así será a tu alma el conocimiento de la sabiduría; si la hallares tendrás recompensa, y al fin tu esperanza no será cortada”   Proverbios 24 : 13 – 14

“El temor de Dios es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia”   Proverbios 9 : 10

Libro de Proverbios – Antiguo Testamento – Santa Biblia

Estos proverbios los escribió el rey Salomón, un hombre de Dios, y que le pidió a Dios sabiduría, y Dios se la concedió, incluso Jesús menciona de la famosa sabiduría de Salomón cuando dijo en Mateo 12 : 42 que incluso la reina del Sur iba a escuchar la sabiduría de Salomón.

Salomón escribió muchos más proverbios de sabiduría y el caso en el que 2 mujeres peleaban por un bebé y como pudo Salomón saber quién era la verdadera madre (1 Reyes 3 : 16 -28), denotan que Salomón tenía el discernimiento sobre lo bueno y lo malo, y sobre cómo resolver un problema traído ante él, es decir como hacer un juicio con sabiduría y justicia.

Sin embargo a pesar de su sabiduría y de que el conocía los mandamientos de Dios, y que su padre David antes de morir le recomendó guardar los mandamientos de Dios, Salomón aún con su sabiduría no guardó los mandamientos de Dios, por ejemplo cuando la ley de Moisés que su padre le pidió guardar, indica que el rey no debía hacerse de muchos caballos y mujeres y no de muchas mujeres en particular para que su corazón no se desviara de Dios. (Deuteronomio 17 : 14- 20).

A pesar de que Salomón conocía a Dios y tenía el conocimiento intelectual de esos mandamientos, lo que le falló fue el obedecer a Dios.

La palabra hebrea que se traduce como conocer, y en varios de los proverbios como conocer a Dios, en realidad tienen la acepción de obedecer a Dios, la palabra hebrea original tiene varias acepciones, una puede ser conocer, pero puede ser conocer en el sentido de tener una relación íntima, por ejemplo es muy conocido el término en Génesis donde dice que Adán conoció a Eva y tuvo un hijo, ahí la palabra hebrea traducida como conocer significa que Adán tuvo una relación cercana e íntima con Eva.

En ese sentido es importante al leer la Biblia tener presente que cuando vemos la palabra conocer y proviene de la lengua y cultura hebrea, no solamente se trata de conocer intelectualmente sino de tener una relación y en el caso específico de conocer a Dios, de tener una relación cercana pero en el sentido de obedecerlo a El y sus mandamientos.

De esa forma en Proverbios 9 : 10 que dice el conocimiento del Santo es la inteligencia, no se refiere a que simplemente el hecho de conocer a Dios sea ó produzca inteligencia, sino el obedecerle, por ejemplo Satanás conoce a Dios, lo vemos en Job capítulo 1, pero acaso por el simple hecho de conocer a Dios significa que las obras de Satanás son buenas, claro que no,  el proverbio no se refiere literalmente a conocer a Dios con esa acepción de la palabra, sino a que tener la relación con Dios, en un grado cercano que lo lleve a uno a obedecer sus mandamientos es algo inteligente.

Conocer a Dios, simplemente por conocerlo, no signfica obedecerlo ni tampoco lo lleva a uno a la salvación.

Cuando en Juan 17 : 3 dice que la vida eterna se obtiene por conocer a Dios y a Jesús, la palabra conocer se debe entender también con el contexto hebreo, en el hebraismo de relación íntima y de obediencia, pues obviamente no basta con conocer a Dios y a Jesús para obtener vida eterna, los demonios conocían a Jesús como Hijo de Dios, muchas personas conocen a Dios y a Jesús como profeta, maestro, pero les hace falta el conocerlo en el sentido del hebraismo y de la acepción hebrea de tener una relación adecuada de intimidad con El y de obediencia a sus mandamientos.

Volviendo al sabio Salomón, eso fue lo que le falló pues el conocía a Dios, lo vió un par de veces según el relato bíblico, pero le falló el continuar una relación de obediencia a El.

Desgraciadamente su deseo carnal pudo mucho más que su sabiduría y conocimiento, pues se hizo exactamente de muchas mujeres de 700 esposas incluso tomadas de otros pueblos y de 300 adúlteras. Así que no guardó el mandamiento de Dios de no hacerse de muchas mujeres y tampoco el de no hacerse de mujeres extranjeras.

Tal como lo advertía el mandamiento no debía de hacerse de muchas mujeres para que su corazón no se desviara y eso fue justo lo que pasó cuando tantas mujeres extranjeras desviaron el corazón de Salomón y él terminó por servir y adorar y sacrificar a otros dioses.

De qué sirve tanta sabiduría si la persona no guarda los mandamientos de Dios y cae en pecado, pues sabemos que la paga del pecado es la muerte,

De qué sirve que una persona tenga gran sabiduría y tenga conocimiento de muchas disciplinas y ciencias, si no guarda los mandamientos de Dios, de que sirve una persona sabia en el infierno ?

El poseer sabiduría y discernimiento entre lo bueno y lo malo y el conocer a Dios y amarlo no es garantía de que automáticamente se obedecerán sus mandamientos, eso sería ideal pero simplemente no es ninguna garantía.

El obedecer los mandamientos de Dios debe estar por encima de los deseos personales, de la auto satisfacción y pasiones carnales.

Se deben obedecer los mandamientos de Dios sin razonarlos ni justificarlos, Dios sabía que el permitir extranjeros en casa de Salomón e Israel, podía llevar tanto a Salomón como a Israel a involucrase con sus dioses y servirlos.

La sabiduría está en amar a Dios y guardar sus mandamientos.  Juan 14 : 15, muriendo a uno mismo Mateo 16 : 24-25.

Como escribió el mismo Salomón: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” Proverbios 1 : 7.  Ese temor a Jehová debe ser para obedecerlo y obedecer sus mandamientos teniendo presente que todo ser humano es responsable de sus actos y debe rendirle cuentas a Dios de los mismos.

Desde lo más antiguo de la historia se aprecia que  el ser sabio no es garantía de hacer lo bueno y obedecer a Dios, la sabiduría sería amar a Dios sobre todas las cosas y obedecerlo y aunque no tiene nada de malo ser sabio sino al contrario el que tenga falta de sabiduría pídala a Dios (Santiago 1 : 5), más importante que el número de neuronas y que el coeficiente intelectual es negarse a sí mismo y seguir a Jesús cada día y amar a Dios y Jesús obedeciendo sus mandamientos.

Había una vez un ser del cual Dios indica que era perfecto y lleno de sabiduría (me atrevo a pensar que era aún mucho más sabio que Salomón y con un coeficiente intelectual sobrenatural) y sin embargo su sabiduría no fue garantía de que hiciera lo bueno y de obedecer a Dios, ya que incluso contra todo sentido común quiso ser incluso ser semejante a Dios.  (Ezequiel 28: 12). Es el caso de Satanás, quien antepuso sus deseos personales a la sabiduría de temer a Dios, de amar a Dios y guardar sus mandamientos.

De que le servirá a Satanás el ser lleno de sabiduría si por pecar contra Dios, será castigado y torturado por siempre en el lago de fuego y azufre ?

 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” Proverbios 1 : 7

“El temor de Dios es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia”   Proverbios 9 : 10

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” Eclesiastés 12 : 13

“Y dijo al hombre:
He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia.”    Job 28 . 28

Abajo el enlace al estudio bíblico y reflexión relacionado:

El temor al juez y el temor a Dios

 

Anuncios