Buscad primeramente el reino de Dios – Cuando Dios utiliza aves para proveer sustento.

Buscad primeramente el reino de Dios – Cuando Dios utiliza aves para proveer sustento.

“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”  Mateo 6 : 25 – 34

Jesús enseña que:

El cristiano debe buscar el reino de Dios

Dios sabe y conoce las necesidades del cristiano en cuanto a alimento y vestido.

Dios como rey del Universo tiene los recursos para proveer a sus criaturas (plantas y animales) de alimento y vestido y lo hace sin que esas criaturas se angustien por ello, y cuanto más lo puede hacer y hará por sus hijos amados.

Cuando el cristiano busca primeramente el reino de Dios y su justicia, la necesidad de sustento y vestido será cubierta por Dios, tales cosas serán añadidas cuando el cristiano busca el reino de Dios por encima de cualquier otra cosa.

Que el cristiano no se debe angustiar por el día de mañana, de donde vendrá su sustento.

Jesús NO enseña que el cristiano deba afanarse en hacer cosas para su prosperidad material.

El caso de Elías y la provisión de Dios.

“Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

 Y vino a él palabra de Jehová, diciendo:

 Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán.

Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer.

 Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán.

 Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo.

 Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra.

Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo:

 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.”  1 Reyes 17 : 1 -9.

En esta historia de la vida real de Elías un hombre que buscaba el reino de Dios, se ve como Dios dispone las cosas para que no le falte alimento, utilizando incluso animales.

Otro caso de la vida real

El autor cristiano F.W. Krummacher en su libro Elijah the Tishbite (1865) narra el caso de un hombre cristiano que él conocía y que tenía problemas de dinero y de cómo Dios intervino para ayudarlo utilizando un ave para ello.

Krummacher relata en su libro de cómo en su vecindario había un  hombre cristiano pobre.

El hombre cristiano estaba sentado temprano en la mañana a la puerta de su casa, sus ojos rojos de llorar, esperaba un oficial que lo embargara por una deuda pequeña.

Mientras esperaba un pajarito cruzó volando la calle y revoloteando arriba y abajo y en eso rápidamente voló sobre la cabeza del hombre y se metió en su cabaña y se paró en una alacena vacía. El hombre cerró su puerta y atrapó el ave y lo puso en una jaula, donde empezó a cantar dulcemente y le pareció al hombre como su fuera uno de sus himnos favoritos “No temas cuando la oscuridad reina”, y mientras escuchaba se tranquilizó.

En eso alguien tocó a la puerta, y pensó Ha de ser el oficial, pero se trataba del sirviente de una dama, el sirviente dijo que unos vecinos vieron un pájaro volar hacia su casa y la dama quería saber si había atrapado el pájaro.

Sí dijo el hombre y se lo dio al sirviente quien lo tomó y  se fue.

Tras unos minutos el sirviente llegó de nuevo y le dijo al hombre que su ama tenía un gran valor por el ave que escapó y que estaba muy agradecida y que le enviaba un dinerito con su agradecimiento.

El hombre pobre lo recibió agradecidamente y resultó ser no más y no menos que justo el importe de dinero que él adeudaba ¡¡¡¡¡¡

Cuando el oficial llegó a su casa, el hombre dijo “Aquí está el importe de la deuda, ahora déjeme en paz porque Dios me lo envió”.

Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Puede ser fácil dejarse caer en la trampa de preocuparse por el dinero. Tenemos que aprender a confiar en que Dios nos cuidará, y proveerá para nosotros, como Él cuida de las aves de los cielos

Puede ser fácil dejarse caer en la trampa de preocuparse por el dinero. Tenemos que aprender a confiar en que Dios nos cuidará, y proveerá para nosotros, como Él cuida de las aves de los cielos

 

Ilustración de  Caricaturas Alegre (Joyful Toons) de Mike Waters usada de acuerdo con sus políticas de utilización.

 Watermark

Abajo el libro citado anteriormente.

 

elijahtishbite00elijgoog_0010