Qué porcentaje de la humanidad es realmente salva e irá al cielo ? Qué porcentaje de gente irá al infierno ?

Qué porcentaje de la humanidad es realmente salva e irá al cielo ? Qué porcentaje de gente irá al infierno ?

Qué porcentaje de la humanidad es realmente salva y conserva su salvación y va al cielo ? Qué porcentaje de gente va al infierno ? Cuanta gente va al infierno por día, por hora, por cada persona que va al cielo ?

Con base en testimonios de dos cristianos que murieron y volvieron a la vida, uno de ellos un pastor, y además otro testimonio de un pastor cristiano africano quien recibió una revelación de Dios.

De acuerdo con la información que recibió el pastor coreano Yong Giu Park cuando murió en 1987 (luego Jesús lo resucitó); por 1 persona que al morir va al cielo,  1,000 van al infierno;  de por si el porcentaje de personas que llegan a nacer de nuevo poniendo su  fé en Jesús como salvador, es mínimo como para además confiarse en que la salvación no se puede perder.

Es decir que según esa revelación de Dios en 1987 por 1 persona que va al cielo 1,000 van al infierno, entonces solamente un 0.001% de las personas se salva y val al cielo.

Enlace a su testimonio.

Ese porcentaje mencionado anteriormente es aún mas lamentable que el dato que recibió Howard Pittman tambien cuando murió en una ambulancia camino al hospital, murió  y Dios le reveló algunas cosas para luego resucitarlo, eso fue en 1979 y en ese año la revelación divina que recibió fue que por cada 50 personas que al morir van al cielo 1,950 van al infierno es decir que solamente un 2.5% se salvaban.

Entonces pareciera que de 1979 a 1987 el porcentaje promedio de salvos se redujo dramáticamente.

Considere el testimonio del Pastor africano Wilfred Lai de Mombasa Kenya, con una congregación cristiana de aproximadamente 20,000 personas le preguntó a Dios si todos sus congregantes irían al cielo y Dios le reveló que solo el 1% iría al cielo, la cuestión es que casi todos sus congregantes aunque tal vez se habían declarado cristianos, tal vez incluso repitiendo una “oración del pecador” que no es bíblica (es necesario nacer de nuevo como enseñó Jesús véase  Juan 3 : 3 – 8), aún tenían pecados sin arrepentimiento o continuaban incurriendo en pecado,  aunque si acudían religiosamente cada semana a la iglesia.

Y sin embargo no es de sorprender,  aunque si es muy lamentable que el porcentaje de personas salvas es tan bajo, cuando se analiza la historia de la humanidad que llevó incluso a Dios a ejercer juicio con destrucción de humanidad, continentes y ciudades debido al pecado prevaleciente en ellos, a un pueblo elegido (Israel) con un porcentaje muy bajo de ellos que han reconocido a Jesús como Mesías y que hayan nacido de nuevo.

Ninguna persona se puede excusar en no haber escuchado nunca el evangelio ó en no haber escuchado nunca acerca de Jesús. No existe tal excusa ni para personas que vivieron antes de Cristo ni después de él.

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.  Salmo 19 : 1

“”¡ Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra !  ¡ Has puesto tu gloria sobre los cielos !” Salmo 8 : 1

Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria”  1ª Corintios 15 : 41

“Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos y a todo su ejército mandé”   Isaías 45 : 12.

“Porque las cosas invisibles de El, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”.  Romanos 1 : 20

Es porque Dios ha plasmado su gloria y grandeza en su creación, que no queda excusa para que el ser humano que puede experimentar la creación a través de sus sentidos (vista, tacto, olfato, oído, oliendo una flor, escuchando el canto de un ave, etc) diga que no hay Dios.

Solo el necio (aún un científico necio) que puede apreciar la creación,  dice que no hay Dios.

“ Dice el necio en su corazón; No hay Dios.”  Salmo 53 : 1

De esta forma no hay excusa para ningún ser humano, ningún ser humano se puede excusar diciendo que no sabia que existía un Dios Creador, no se puede excusar diciendo que nunca escuchó el evangelio ó de Jesús el Cristo el hijo de Dios.

La persona que sin escuchar el evangelio, pero percibe en la creación la existencia de un Dios creador y diseñador de la misma, y que sinceramente cree en Dios, queriéndolo conocer, Dios verá ese corazón sincero y se revelará a esa persona para darle salvación.

“Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.” Isaías 45 : 22.

La Biblia señala incluso que en los últimos días algunos (tal vez muchos) abandonarán la fé (1era Timoteo 4:1) y que en los tiempos finales lejos de venir un avivamiento vendrá una gran apostasía es decir muchos creyentes que caerán en engaño del diablo dejando su fé en Jesús previo a la revelación del Anticristo (2a Tesalonicenses 2: 1-3) , por eso Jesús decia “pero cuando regrese el hijo del hombre hallará fé en la tierra ?” (Lucas 18:8).

En algunos medios cristianos en algunas iglesias y congregaciones desgraciadamente ya no se predica sobre el pecado, la necesidad del arrepentimiento, sobre la enseñanza de Jesús de que para ver el reino de Dios es necesario nacer de nuevo, sobre el mandato de Dios de andar continuamente en santidad, sobre  la realidad del infierno, el evangelio completo de salvación en Jesús y sobre santidad, no se predica sobre el regreso de Jesús y que vendrá por una iglesia santa y sin mancha, algunos cristianos consideran esos temas incómodos y prefieren se hable solo sobre bendiciones, un agradable y atractivo “evangelio de prosperidad” y se deleitan en una predicación semanal tipo conferencia motivacional y que se les diga que todo estará bien y que el diablo no es un enemigo del cual hay que preocuparse (contrario a lo que dice la Biblia en 1era Pedro 5:8).

Algunos cristianos muy sinceros en su buscar y desear más de Dios llegan a preferir las experiencias sensoriales en lugar de la comunión con Dios por fé y no por vista ni experiencias y llegan a caer en engaños del diablo, y la realidad del vivir espiritual diario y de la llamada guerra espiritual es muchísimo más compleja de lo que algunos piensan, (échele un vistazo a los temas en este blog sobre estrategias satánicas si le interesa conocer un poco acerca del tema).

Jesús salva al pecador claro y luego la responsabilidad de cada persona salva y nacida de nuevo es conservar esa salvación mantiendose en santidad, arrepintiendose de los pecados anteriores y ya no cometerlos, claro que todo ser humano es imperfecto y aun los salvos y nacidos de nuevo vuelven a cometer pecados, pero en tal caso hay que arrepentirse y dejar de pecar pues en la vida real aún los cristianos llegan a morir en accidentes o de forma inesperada y no siempre hay tiempo suficiente para arrepentirse, es decir no todos tienen la ventaja de una muerte anunciada alguna enfermedad, ser deahuciados y entonces si pensar en poner en orden su vida con Dios.

“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado, arrepentíos, y creed en el evangelio” Marcos 1 : 14-15.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino y la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí” Juan 14:6.

“Porque estrecha es la puerta y angosto es el camino que lleva a la vida y pocos son los que la hallan” Mateo 7 : 14.

“Seguid la paz con todos y la santidad sin la cual nadie verá al Señor” Hebreos 12:14.

“Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando y encaminándose a Jerusalén. Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán.” Lucas 13 :22-24.

Precisamente porque la salvación se puede perder con descuido es que la Biblia exhorta a cuidarla y ocuparse de la salvación con temor y temblor. (Filipenses 2: 12) no sea que los creyentes nos deslicemos y recibamos justa retribución si descuidamos tan grande salvación (Hebreos 2: 1-3) no vaya a ser que habiendo dado las buenas nuevas de salvación a otros, nosotros mismos seamos eliminados (1ª Corintios 9: 27), por eso dice la Biblia que el que crea estar firme y salvo para siempre debe mirar que no caiga (1ª Corintios 10:12).

Argumentar que la salvación no se pierde en lugar de enseñar a andar en santidad en todo momento y en arrepentirse de pecado basándose en Juan 10: 28-29 no tiene validez cuando se toman esos versículos únicamente para argumentarlo sin estudiarlos, incluso en Juan 17: 12 uno que dio lugar al diablo y no se arrepintió para confesar su pecado a Dios y Jesús se perdió. Todo verdadero creyente en Jesús tiene la Biblia y el Espíritu Santo para entender la Biblia cuando realmente la quiere entender y además de eso Dios tiene misericordia de que otros hayan “visitado” el infierno y cielo trayendo mensajes de confirmación a la Biblia.

Conclusión.

Una persona que transgrede las leyes de Dios (es decir que comete pecado) tiene que pagar por sus transgresiones y la paga del pecado es la muerte (Romanos 6:23) pero Dios no quiere que la persona se pierda sino que se arrepienta de sus pecados y deje de cometerlos, aceptando el pago que Jesús hizo en la cruz por los pecados de cada uno.

El ser salvo no es nada más levantar la mano en una reunión evangelística y recitar como perico unas palabras, sino arrepentirse de haber pecado contra Dios transgrediendo sus leyes, y dejar de pecar, pidiendo perdón a Dios reconociendo al Señor Jesús como salvador y único camino a Dios el Padre. Jesús enseñó que para entrar al ciielo, al reino de Dios es necesario nacer de nuevo y que ese nacer de nuevo es una obra no de hombres sino del Espíritu Santo de Dios (Juan 3 : 7 – 8)  y Jesús enseñó que nadie puede llegar a él si Dios (el Padre) no lo lleva a Jesús (Juan 6 : 65)

Algunos predicadores empezaron a manejar el concepto no bíblico de “hacer una decisión por Jesús” y de recitar unas palabras (una oración modelo llamada “oración del pecador” que no es un concepto bíblico y como si fuera invocacion mágica)  invitandolo al corazón, algunos predicadores muy famosos siguen manejando ese método y no hablan del evangelio bíblico de que la paga del pecado es muerte, de arrepentimiento de pecados, de la misericordia de Dios que dá salvación por medio de Jesús quien pagó ya el precio del pecado, de un nuevo nacimiento que lo hace a uno una nueva criatura en Jesús y de luego mantenerse en santidad.

Este tipo de predicadores y organizaciones incluso iglesias,  han inventado el concepto tan superfluo de aceptar a Jesús, y dicen “acéptalo” como salvador sin exponer el evangelio completo antes mencionado, lo hacen sonar como acepta una taza de café y la persona tal vez ni quiere café pero ante la insistencia “acepta” como haciendo un favor en aceptar ó aceptar para que dejen de molestarlo. Como si le hicieran a Jesús el favor de aceptarlo. Desgraciadamente esos predicadores han inventado un ritual  religioso.  Y es ante ese tipo de “predicaciones” que hay personas que levantan la mano y pasan al frente varias veces y cada semana recitan esa “oracioncita”, pero no hay arrepentimiento genuino, no han nacido de nuevo y siguen igual. Lo peor es que esos predicadores que llevan a la persona a recitar una oración repitiendo unas palabras, practicando algo que ni Jesús ni sus discípulos utilizaron, le hacen creer a la persona que reza esas palabras que ya con ese rezo ya es salvo y nacido de nuevo. Haciendole creer al que rezó esas palabras que ya nació de nuevo y luego los predicadores ó congregaciones en sus viajes misioneros presentan estadísticas del número de “decisiones por Cristo” ó de “salvos” que en lugar de representar nacimientos de nuevo reales, sólo representan el número de personas a quienes se convenció de repetir un rezo.  Esos predicadores creen equivocadamente que ellos tienen el control sobre la salvación y el nacimiento de nuevo de una persona, y creen que tienen el control pues incluso en sus métodos de manipulación y control, hacen que otras personas ya salvas ó supuestamente salvas, cierren los ojos para no incomodar al recién llegado, ó que los ya salvos ó supuestamente salvos también rezen (vanas repeticiones) las palabras que recite el predicador para animar al recién llegado, ó incluso en ese momento disponen que se toque la música apropiada para motivar al recién llegado a recitar esa oración.

Que lamentable y patético que en lugar de dejar la obra que le corresponde al Padre y al Espíritu Santo, algunos predicadores se quieren creer capaces de tener esa capacidad, de llevar a alguien a Jesús, cuando solo el Padre lo puede hacer (Juan 6 : 65) y de hacer que alguien nazca de nuevo, cuando eso sólo lo puede hacer el Espíritu Santo de Dios (Juan 3 : 7 – 8). Lo único que pueden hacer los predicadores y misioneros y cualquier persona cristiana es predicar el evangelio y mostrar a Jesús, ya luego depende de en que tipo de terreno cae esa semilla, de que El Padre y el Espíritu Santo hagan su obra para llevar a la persona a Jesús y que nazca de nuevo.

En la Biblia se puede ver que Jesús ni los discípulos, ni apóstoles, nunca emplearon técnicas de manipulación ni control para predicar el evangelio, nunca llevaron a las personas a recitar, rezos ni oraciones, ni tocarles música para convencerlos, ni hacer que los ya salvos, cerraran los ojos, ni que repitieran como pericos las palabras que dijera el predicador.

Muy distinto el concepto bíblico, recuerde el caso de Jonás cuando fué a Nínive, diciendo que en 40 días Dios destruiría la ciudad por los pecados que cometían, y el pueblo de Nínive creyó que el mensaje era cierto y reconocieron que obraban mal y se volvieron arrepentidos de sus malos caminos y vieron que si se arrepentían dejando su mal obrar podrían acaso tener perdón de Dios. (Libro de Jonás).

Si los predicadores y evangelistas predicaran el evangelio bíblico completo harían bien, harían mucho mejor que predicar solamente de prosperidad y de como obtener bendiciones materiales. Veo que algunos predicadores parece que sólo se saben el tema de bendiciones materials y prosperidad y hablan de como ellos han recibido nuevos autos, nuevas casas, avión privado invitando a los asistentes para que pidan bendiciones, pero esos predicadores parece que no mencionan el verdadero evangelio de arrepentimiento, santidad, perdón, será que esos temas les disminuyen la audiencia ?

Una persona que no se da cuenta ó no entiende que ha transgredido las leyes de un Dios Santo y perfecto, difícilmente puede entender que debe ser condenado al infierno, y si no entiende eso, difícilmente puede entender que Dios en su misericordia dispuso de alguien que pagara el pecio de sus pecados a través de Jesús su hijo unigénito, pero que es necesario volverse del mal camino arrepentirse y dejar de transgredir las leyes de Dios, cuando el Espíritu Santo trae convicción de pecado a tal persona (porque si no es por el Padre nadie puede venir a Jesús Juan 6 : 65), entonces esa persona pecadora clamará desesperadamente a Dios y a Jesús por perdón y su salvación, cosa muy distinta a “aceptarlo” como si fuera aceptar una taza de café.

Considere esta ilustracion una persona está en un bar encerrado emborrachandose, alguien llega y le dice que “acepte” salir del lugar que “haga una decisión” por salir del lugar, la persona que está en el bar emborrachándose no tiene ningún motivo, ni razón,  ni estímulo para hacerlo y continúa allí.

Pero luego se inicia un incendio dentro del bar, el borracho trata de salir del bar pero se encuentra con que la única puerta está cerrada con llave y no la puede abrir,  entonces comprende que su vida está en peligro, entonces comprende que si no sale por esa puerta va a morir quemado por el fuego, es entonces que clamará y gritará desesperadamente porque le abran la puerta, golpeando la puerta con toda desesperación y fuerzas. Eso es querer salir y querer salvarse eso no es “aceptar” salir.

Una persona nacida de nuevo incluso con bautismo de agua y de Espiritu Santo (con evidencia) si puede perder la salvación como claramente lo establece la Biblia y Jesús en sus propias palabras (los nombres escritos en el libro de la vida son borrables véase Apocalipsis 3 : 5),  la enseñanza de que la salvación no se puede perder es falsa y es una mentira satánica. Jesús es quien pagó el precio de su salvación con su propia muerte sobre la cruz y su resurrección y cuando El mismo menciona con sus propias palabras en Mateo 6 : 14-15 que Dios no perdonará a quienes no perdonen a otros y en Apocalipsis 3 : 3-5 que si no se arrepiente un cristiano reincidente en pecado, El borrará su nombre del libro de la vida (el mensaje en Apocalipsis 3 es para los cristianos de la iglesia) , es porque El que es Dios mismo hecho sangre conoce y domina ese tema por encima de cualquier predicador y pastor y líder de congregación.

Existen 2 personas ambas nacidas de nuevo, bautizadas en agua y con bautismo del Espíritu Santo con evidencias (lenguas y otros), la primera persona escucha a un pastor que dice que la salvación no se puede perder pero compara ese mensaje con la Biblia como indica Hechos 17 : 11 y aprende que conforme a la Biblia y Jesús ( y los textos antes mencionados) si se descuida si puede perder su salvación por lo cual decide cuidarla con temor a Dios y esmero esforzándose aún más por vivir en santidad y cuando llega a caer en pecado busca arrepentimiento inmediato y no caer más.

La segunda persona escucha a su pastor decir que la salvación no se pierde y se confía en ello, sin estudiar esa enseñanza a la luz de la Biblia sin aplicar Hechos 17 :11 y piensa que entonces no tiene mucho sentido el esforzarse tanto por andar en santidad, da lugar a pecados considerando que son pequeños y no se arrepiente de ellos.

Esta segunda persona es inmadura espiritualmente y no se da cuenta de que ahora es su responsabilidad mantenerse en santidad, de que no debe ser irresponsable ni flojo en ese sentido, no debe decir que ahora a Dios le toca hacer todo, debe guardar los mandamientos de Dios, no pecar, perdonar a los demás y no autojustificarse, porque si cae en pecado y no se arrepiente y la muerte lo toma de sorpresa las consecuencias son fatalmente eternas. La primera persona es la prudente sensata e inteligente y temerosa de Dios, la segunda persona es insensata y descuidada de su salvación. (Mateo 25 : 1 – 13). La primera persona tal vez no pueda vivir en santidad todo el tiempo como ser humano tal vez llegue a pecar pero se levanta busca arrepentirse y clamar a Dios por perdón y busca no volver a caer en pecado.

En la vida real el nacer de nuevo y tener el bautismo del Espíritu Santo no lo hace a uno un super cristiano que no pueda caer en pecado ya jamás, pero la clave está en que si cae en pecado se levante, se sacuda el pecado con sincero arrepentimiento clame a Dios por perdón y busque sinceramente no pecar más crucificando la carne cada día, negándose a sí mismo y cargando su cruz cada día y pidiendo al Espíritu Santo su ayuda para andar en el Espíritu y no satisfacer la carne y andar en santidad.

Le exhorto para que usted sea como la primera persona ya que la segunda persona es descuidada de su salvación y si cae en pecado y no se arrepiente pidiendo perdón a Dios caerá al infierno y no será justificada por decir que su pastor le enseñó que la salvación no podía perderse, o por decir que pensó que una vez nacido de nuevo ya no perdería su salvación aunque cayera en pecado y no se arrepintiera. Abajo pongo un enlace a un testimonio muy interesante en relación con una mujer que vió cristianos en el infierno, cristianos que cayeron en pecado del cual no se arrepintieron, pecado que ellos trataron de justificar al no llamar pecado a lo que Dios llama pecado.

http://profeciaenlabiblia.wordpress.com/2012/02/16/se-puede-perder-la-salvacion/