Testimonio de Alberto Rivera Ex Sacerdote Jesuita – Testimonio de Gerard Bouffard ex-Jesuita – Planes del asesinato de Alberto Rivera

Testimonio del ex-jesuita Dr Alberto Rivera

Para escuchar el testimonio y/o descargar el audio de click en el siguiente enlace (si aún no eres usuario de 4shared.com te puedes dar de alta gratis)

Testimonio en audio de Ex Jesuita Alberto Rivera

Audio Alberto Rivera explica su pasada vida

Abajo enlace a testimonio de otro ex Jesuita:

Testimonio de ex Jesuita

Enlace abajo para leer la historia en forma de historieta ó comic del testimonio del sacerdote Ex Jesuita Alberto Rivera

Enlace testimonio Alberto Ex Sacerdote Jesuita en forma de Comic ó Historieta

Enlace continuación Testimonio Alberto Ex Jesuita en forma de comic o historieta

Testimonio del obispo ex-jesuita Gerard Bouffard

Acerca de la muerte de Alberto Rivera, su viuda Nury, relató que el Arzobispo Gerard Bouffard (Jesuita que estaba asignado en Guatemala) recibió ordenes directas del Vaticano para asesinar a Alberto Rivera (lo mencionó en entrevista con Greg Szymanski del 19 de febrero de 2007).

Posteriormente Bouffard nació de nuevo, abandonando la orden Jesuita y el catolicismo y ha testificado (unica entrevista conocida en inglés del 21 de septiembre 2006 con Greg Szymanski, existe su testimonio en francés en youtube) que el general de los Jesuitas conocido como Papa Negro (la sombra del Papa conocido) es quien realmente controla el Vaticano y está por encima del Papa.

En dicha entrevista Bouffard resalta entre otros puntos  principales:  “que el Vaticano es el verdadero controlador espiritual de los Illuminati y del Nuevo Orden Mundial con los Jesuitas a través del Papa Negro, el General Jesuita Peter Hans Kolvenbach, realmente controla la jerarquía del Vaticano y la Iglesia Católica Romana.

Bouffard quien dejó la iglesia Católica y ahora es un cristiano nacido de nuevo, basa sus conclusiones después de trabajar seis años como sacerdote del Vaticano, asignado a pasar diariamente correspondencia sensitiva entre el Papa y los líderes de la orden Jesuita en Borgo Santo Spirito cerca de la plaza de San Pedro. 

“Si, el hombre conocido como el Papa Negro controla las decisiones importantes hechas por el Papa y el en turno controla a los Illuminati.”

“Sé que esto es verdad pues trabajé por años en el Vaticano y viajé con el Papa Juan Pablo II. El papa recibe sus órdenes del Papa Negro y los Jesuitas son los líderes del Nuevo Orden Mundial, con la tarea de infiltrar otras religiones y gobiernos del mundo con el propósito de traer un gobierno mundial fascista y una sola religión mundial basada en el satanismo y Lucifer.”

“La gente no puede imaginar cuanto mal y cuanta destrucción han causado y causarán y al mismo tiempo usan la cubierta perfecta de esconderse bajo túnicas negras y profesando ser hombres de Dios.”

Greg Szymanski añade: “El conocimiento de primera mano de Bouffard del mal que se esconde en la jerarquía del Vaticano y en particular en la orden Jesuita confirma el testimonio de otros investigadores, incluyendo a Bill Hughes, autor del libro The Enemy Unmasked and The Secret Terrorists (Los Terroristas Secretos), así como el notable investigador de la orden Jesuita, Eric Jon Phelps, autor del libro Vatican Assasins (Asesinos del Vaticano).

http://vimeo.com/5135143   Entrevista con Jon Phelps.

Además de pintar una escena oscura del Papa Negro en Roma, Bouffard sostiene que el poder malévolo de los Jesuitas se extiende a través del mundo, incluyendo una infiltración en el gobierno de los Estados Unidos, en el Consejo de Relaciones Extranjeras (Council of Foreign Relations) y las organizaciones religiosas más importantes.

Bouffard dice que los Jesuitas actuan como camaleones perfectos, tomando la identidad de Protestantes, mormones, Bautistas y judíos con la intención de traer la debacle de America y traer una religión mundial basada en Jerusalen y bajo el control de su líder Lucifer. 

Después de su servicio en Roma, Bouffard pasó tiempo en Africa y Guatemala, llegando a una posición de poder en la iglesia. Sin embargo, con este poder religioso tambíen vino una afiliación a membresía como mason, llegando a ser un grado 37, algo supuestamente no aceptado por la iglesia católica romana, ya que de acuerdo con ley canónica la membresía en una legión masónica trae excomunión inmediata.

 Bouffard dice “Finalmente nací de nuevo y denuncié la iglesia católica “Debemos siempre orar por nuestros líderes y abiertamente denunciar el mal y exponer a los Jesuitas por lo que realmente son”. 

Después de abandonar la iglesia, Bouffard pidió perdón a Alberto Rivera, ya que una vez escribió una carta denunciándolo y apoyando su muerte, pero cuando se dió cuenta de la verdad buscó a Rivera y pidió perdón, llegando a ser buenos amigos.

Bouffard dice “Se que los Jesuitas trataron de cambiar la verdad diciendo que Rivera nunca fue sacerdote y destruyendo la evidencia que lo soportaba. Trataron de hacer lo mismo conmigo pero Rivera decía la verdad. Estuve con él varias semanas antes de su muerte. El estaba sufriendo terriblemente despues de ser envenenado con ácido.”

 En un artículo titulado Alberto: the Big Brou-haw-haw, un autor desconocido quien siguió a Bouffard y su conexión con Rivera dijo esto incluyendo la dificultad del Vaticano para tratar de tapar las acusaciones de Rivera y Bouffard:

“Está el testimonio corroborador de Bouffard. El era un obispo de alto rango que se levantó de niveles bajos de la orden para llegar a ser asistente por varios años de Papas como Pablo VI y Juan Pablo II. Se convirtió al Protestantismo y sostiene que el fue el hombre quien recibió la orden de eliminar a Alberto Rivera. En un documento llamado Develando el misterio detrás de los Símbolos Católicos, Bouffard muestra una pluma de 18 kilates de oro, conteniendo tinta especial que desaparece con la cual las autoridades del Santo Oficio firman documentos ultra secretos. Bouffard dice “Con esta pluma que estoy sosteniendo, firmé la order para matar al Dr. Rivera”

 El Vaticano tiene sus propios problemas de credibilidad, desde un contexto histórico, las denuncias de Alberto Rivera de ser un Jesuita incógnito para destruir iglesias protestantes no es descabellado. Los Jesuitas fueron creados en 1541 por Ignacio De Loyola para ese mismo propósito. La Oficina de la Inquisición fue un resultado de su misión que resultó en la tortura y o muerte de millones de personas inocentes por “herejías”. Ese departamento ha sido renombrado el Santo Oficio, pero los Jesuitas nunca se han molestado con un cambio de nombre.”

 Abajo video con la viuda de Alberto Rivera entrevistando a Bouffard

 

Abajo un video sobre la explicación de Alberto Rivera sobre el significado de la palabra vaticano,