Parábola de los talentos – El siervo infiel

Parábola de los talentos  

Mateo 25 : 14-30

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Cross references:

  1. Mateo 25:29 : Mt. 13.12; Mr. 4.25; Lc. 8.18.
  2. Mateo 25:30 : Lc. 19.11-27. Mt. 8.12; chapter 22.13; Lc. 13.28.

La parábola de los talentos (Mateo 25: 14-30) ilustra como un hombre llama a sus siervos para confiarle sus bienes y se va para regresar después de un tiempo y pedirle cuentas a sus siervos sobre la utilización y aprovechamiento de los talentos y bienes que les confió.

Los dos primeros siervos rinden cuentas positivas ya que utilizaron los talentos y con ello ganaron más. Entonces su amo los felicita y les llama siervos buenos y fieles, indicando que como en lo poco han sido fieles, sobre mucho les dará autoridad, y además les dice que entren a su gozo.

El caso del tercer siervo es radicalmente distinto, pues al rendir cuentas el siervo alega que como sabía que su amo era duro y siega donde no sembró, tuvo miedo y en lugar de utilizar el talento para rendir más fruto, lo mantuvo escondido sin utilizar.

A lo cual su amo le dice Siervo malo y negligente, ya sabías que siego donde no siembro, hubieras por lo menos dado el talento al banco para que ganara intereses,  el amo da órdenes de que se le quite el talento y se le dé a los siervos buenos y fieles.

Además el amo, da órdenes de que el siervo malo y negligente sea echado en las tinieblas de afuera donde será el lloro y crujir de dientes.

Al estudiar la parábola es importante considerar que:

Ilustra parte del funcionamiento del reino de los cielos.

El amo da a sus siervos algunos talentos según su capacidad, el amo es Dios ó Jesús y sus siervos son aquéllos que le sirven, los seguidores de Jesús ó cristianos. En esta parábola las tres personas son siervos de su Señor ó amo, lo cual se interpreta como que los tres son cristianos.

Los siervos tuvieron tiempo para utilizarlo sacando provecho de los talentos o recursos que les fueron dados.

El amo, Jesús,  regresa al cabo de un tiempo, para pedir cuentas a los cristianos de cómo usaron sus talentos, Jesús regresará y premiará a cada cristiano según su obra “He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra”.  Apocalipsis 22 : 12. “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”  2ª Corintios 5: 10. Estas palabras las dirige Pablo a la iglesia en Corinto es decir es un mensaje a los cristianos.

También aquéllos que finalmente caigan al infierno y sean echados al lago de fuego y azufre son juzgados según sus obras  Apocalipsis 20 : 12

Los dos primeros siervos buenos y fieles, reciben autoridad sobre mucho, en la parábola similar de las minas el amo les da autoridad para gobernar sobre ciudades (Lucas 19 : 17 y 19)

Jesús con esas parábolas enseña que cristianos fieles que dan fruto serán puestos en autoridad en su reino y gobernarán junto con él,  enseña que no todos los cristianos serán puestos en autoridad para gobernar y que habrá diferencias en autoridad según las obras que cada uno haya hecho.

La parábola muestra que el tercer siervo del amo, es decir un cristiano que no dio fruto es un siervo malo y negligente (perezoso y holgazán son otras acepciones de la palabra original griega utilizada), es decir que su amo lo regaña por no dar fruto, nótese como la comparación con el siervo anterior es radical, ya que el siervo que no dió fruto al igual que los que si dieron fruto, tuvo tiempo para darlo y tuvo los recursos ó talentos para dar fruto, pero nótese que la siutación con el último siervo es que teniendo tiempo y talentos, su problema no es dar poco fruto sino el no dar absolutamente ningún fruto y esto es un pecado (de omisión ó por no hacer) y por ello es echado al infierno, pues el lugar donde será el lloro y crujir de dientes en otras parábolas es el infierno, como se ilustra en Lucas 13 : 28, Mateo 22:13. Además sabiendo que la salvación no es por obras (“Porque por gracias sois salvos por medio de la fé y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se glorié” Efesios 2 : 8-9) Por lo tanto, no es que el siervo no logre su salvación por falta de obras, sino que habiendo tenido un nuevo nacimiento ó salvación inicial, porque Jesús establece claramente que quien no nazca de nuevo no puede entrar al reino de Dios (Juan 3: 3 – 11) y por lo tanto siervo de su amo, se esperaba de él fruto de siervo, pero por su falta de fruto acaba en el infierno. Ese último siervo confiesa que sabiendo que su amo es exigente, en lugar de tener un temor de su amo que lo moviera a rendir fruto para luego rendirle buenas cuentas,  dice que tuvo miedo un miedo cobarde que lo llevó a permanecer improductivo, y habiendo tenido tiempo de arrepentirse y ponerse a trabajar no lo hizo. La Biblia señala en Apocalipsis 21 : 8 que los cobardes tendrán su parte en el lago de fuego y azufre que es la muerte segunda. “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

El señor Jesús delega autoridad a personas que habiendo nacido de nuevo y cuidando su salvación se comportan como siervos fieles, de ninguna manera es que Jesús otorgue autoridad en su reino a una persona no nacida de nuevo sólamente por sus obras, ya que la salvación no es por obras, y el siervo infiel es echado al infierno donde será el lloro y crujir de dientes no por no ser cristiano ó por no haber nacido de nuevo,  sino porque ya habiendo nacido de nuevo y siendo un siervo del Señor, no dió el fruto que se espera de un siervo. 

Jesús también enseñó que quien no permanece en El y no da fruto es echado al fuego.

“Todo pámpano que en mi no lleva fruto, lo quitará, y todo aquél que lleva fruto, lo limpiará para que lleve más fruto” Juan 15: 2

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que permanece en mí,  y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano y se secará y los recogen y los echan en el fuego y arden” Juan 15 : 5-6

“Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego” Mateo 7 : 19

Jesús enseñó también con la parábola de la higuera estéril ó la higuera que no da fruto y la corta. En Lucas 13 : 6 – 9 :

Dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella y no lo halló. Y dijo al viñador: “Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo hallo. ¡Córtala! ¿Para qué inutilizar también la tierra?” Él entonces, respondiendo, le dijo: “Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella y la abone. Si da fruto, bien; y si no, la cortarás después.”»

El caso de este tercer siervo es radicalmente lamentable y es distinto al caso del siervo  que cumple con los mandamientos de Dios, como enseñó Jesús en Lucas 17 : 7-10.

“¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara ó apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa y siéntate a la mesa ? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que ha sido ordenado, decid:  Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer hicimos”.

Los siervos ó los cristianos que cumplen con obedecer las leyes de Dios, no hacen algo extra, sino que simplemente cumplen con las leyes básicas de Dios y no merecen recompensa, por eso en la parábola se les llama siervos inútiles,  pero quienes hacen más que solamente cumplir las leyes de Dios, serán recompensados según sus frutos (obras adicionales). Por ejemplo no sería digno de ser recompensado el cristiano que dijera a Dios: “Señor dame un premio pues he obedecido tu mandamiento y no he matado a nadie”.

Pero aquél siervo ó cristiano que es negligente, perezoso, holgazán y no da fruto con el talento que Dios le ha dado, es recriminado y echado al infierno, aún y cuando haya sido siervo del amo, (cristiano), por cometer pecado de no dar fruto.

Jesús también enseñó con la parábola del siervo fiel e infiel al respecto. En Mateo 24 : 45-51 Jesús dice:

45 »¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes lo pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, 49 y comienza a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”

y en Lucas 12 : 41 – 48

41 Entonces Pedro le dijo:

—Señor, ¿dices esta parábola a nosotros o también a todos?

42 Dijo el Señor:

—¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa para que a tiempo les dé su ración? 43 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así. 44 En verdad os digo que lo pondrá sobre todos sus bienes. 45 Pero si aquel siervo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, y comienza a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y a beber y a embriagarse, 46 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente y lo pondrá con los infieles.

47 »Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. 48 Pero el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.”

Esta parábola del siervo infiel muestra claramente como cuando el Señor regresa y encuentra a su siervo siervo siendo fiel entonces lo pondrá todos sus bienes, ese amo que es Jesús regresa para recompensar a cada cristiano fiel según su obra (Apocalipsis 22 : 12).

Pero si regresa y encuentra al siervo siendo infiel, porque se confió en que su Señor tardaría (ó tal vez se confió que no podía perder su cargo como siervo, pensó que no podía perder su salvación ? ) entonces ese siervo a quien encontró siendo infiel será puesto junto con los infieles, donde será el lloro y crujir de dientes que es la ilustración del infierno y además será castigado más severamente pues ese siervo infiel conocía la voluntad del Señor y no la hizo.

Lamentable caso de un cristiano que puede perder la salvación y ser echado al fuego del infierno por no dar absolutamente ningún fruto, teniendo talentos y tiempo para darlo. De esta parábola se entiende que el siervo del Señor, el cristiano que teniendo talento y tiempos para dar fruto NO DA ABSOLUTAMENTE NINGUN FRUTO, pudiendo darlo, comete un pecado, y si se mantiene en ese pecado sin arrepentimiento genuino y sin evidencia práctica tal como ahora dar fruto, puede tener consecuencias eternas lamentables.

Dura palabra es esa se podría decir como dice Juan 6 : 60, en otro caso, la verdad es que Jesús no fue tan popular durante su ministerio, pues muchos tomaban ofensa de sus enseñanzas, en las cuales reiteraba del peligro de caer al infierno por estar ó reincidir en pecado, lo cual era un tema recurrente en sus predicaciones, Jesús hablaba mucho del arrepentimiento, y del andar en el camino de obediencia a Dios y sus mandamientos, usted verá en los evangelios que Jesús mas bien se ocupaba de enseñar eso y no enseñaba de prosperidad material ni riquezas en esta era ó en este mundo.

¿ Pero ahora como es que algunos predicadores le dan prioridad a la prosperidad material pero ya no siguen las enseñanzas de Jesús, en cuanto a hablar de arrepentimiento, y de obedecer los mandamientos de Dios ?

Reflexión y aplicación práctica

Parece difiícil creer que un cristiano verdadero que tenga tiempo y talentos no de absolutamente ningún fruto, por eso suena radical el jucio sobre el siervo inútil, hoy en día se ve que muchos cristianos incluso con la facilidad del internet y medios electrónicos han descubierto nuevas formas para dar fruto, desde compartiendo textos bíblicos en sus páginas de facebook, twitter, creando páginas para compartir el evangelio, algunos cristianos también sacan provecho dando fruto por medios más tradicionales, compartiendo el evangelio por medio de material escrito, libros, devocionales, tratados y folletos, acompañan y apoyan y comparten con los menos afortunados, existen muchas formas en que un cristiano puede dar fruto sin ir demasiado lejos.

Algunos cristianos utilizan sus talentos, cualidades y tiempo disponible para dar fruto participando y apoyando en la iglesia, en sus congregaciones, sé de un cristiano que tiene talento para hacer dibujos y caricaturas y lo utiliza haciendo ilustraciones de textos bíblicos para apoyar a la iglesia y ministerios, hay diversas formas en las que cada cristiano puede utilizar sus talentos y cualidades para dar fruto.