¿Qué es el diezmo Bíblico? ¿Es un mandato para los cristianos que viven bajo el nuevo pacto de la sangre de Jesús? Como ofrendar

¿Qué es el diezmo Bíblico?

¿Es un mandato para los cristianos que viven bajo el nuevo pacto de la sangre de Jesús?

Las Ofrendas

El Diezmo Bíblico.

El diezmo que la Biblia, señala, se encuentra en el viejo pacto entre Dios e Israel.

Consistía en:

-          10% del producto agrícola “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es, es cosa dedicada a Jehová” Levítico 27 : 30   “Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año” Deuteronomio 14 : 22.

-          10% del ganado vacuno y ovejuno. “Y todo diezmo de vacas ó de ovejas, de todo lo que pasa debajo de la vara, el diezmo será consagrado a Jehová”. Levítico 27 : 32. Solamente vacas y ovjeas, y no otro tipo de animales.

Las leyes y ordenamientos del viejo pacto son muy específicas, eran dadas por Dios para ser observadas al pie de la letra y ningún hombre tiene la autoridad para modificarlas.

Uso de los diezmos:

-          Para los sacerdotes levitas: “Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión”. Números 18 : 21.

-          Para que lo comiera y disfrutara el dador del diezmo junto con su familia, en una celebración en el lugar que Dios indicara. “Sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis y allá iréis. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas; y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en la cual Jehová tu Dios te hubiere bendecido” Deuteronomio 12 : 5 – 7. “Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo del grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días” Deuteronomio 14 : 23, en éste último pasaje incluso da instrucciones específicas de que si el camino era tan largo que no fuera posible cargar con esos diezmos de producto agrícola y ganadero, el dador del diezmo debía venderlo y entonces llevar el dinero al lugar indicado por Dios y ya en ese lugar comprar comida y bebida (vino y sidra) para entonces celebrar comiendo y bebiendo junto con su familia. Deuteronomio 14 : 24 -26.

-          Para compartir y que pudieran comer los sacerdotes levitas, las viudas, huérfanos y los extranjeros radicados en Israel. “Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.” Deuteronomio 14: 28 – 29. “Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, y comerán en tus aldeas, y se saciarán. Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado, no he transgredido tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos” Deuteronomio 26 : 12 – 13 Este último pasaje enfatiza que el mandamiento de Dios con estos ordenamientos rituales específicos, obligaban a que el diezmo se utilizara para ser compartido en fecha específica con los menos afortunados, con los menos privilegiados, como los huérfanos, viudas, y extranjeros radicados en Israel.

-          Para que lo comiera y disfrutara el dador del diezmo junto con su familia, sus siervos y los sacerdotes levitas. “Ni comerás en tus poblaciones el diezmo de tu grano, de tu vino ó de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los votos que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas elevadas de tus manos; sino que delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante de Jehová tu Dios de toda la obra de tus manos” Deuteronomio 12 : 17 – 18.

 

Este es el diezmo bíblico dado por Dios y que junto con otros cientos de leyes (613 ordenamientos) formaban parte del viejo pacto entre Dios e Israel.

Estos ordenamientos dados por Dios eran muy específicos y variados, y ningún hombre puede añadir ó modificar las leyes dadas por Dios en el viejo pacto.

El diezmo bíblico, no aplicaba para ingresos por actividades comerciales, salarios, rentas, ni a herencias, sino solamente sobre lo indicado en la ley y para ser utilizado exactamente como lo especificaba la ley, utilizado para esos fines específicos, en fecha especificada y lugar especificado por Dios. El diezmo bíblico del viejo pacto no consistía en dinero, ni cantidades fijas, se puede ver en Levítico 27 al comienzo del capítulo la mención del dinero de la época, los siclos de plata en la versión Reina Valera 1960.

Este diezmo bíblico que Dios dio a Moisés para que lo obedeciera el pueblo de Israel, era para que junto con todos los demás ordenamientos y rituales, todos en conjunto formaran parte del viejo pacto entre Dios e Israel, dados para que Israel obedeciera a Dios en todo ( no solo en algunos de estos cientos de ordenamientos) y para que Dios bendijera a Israel.

Podemos ver en los textos bíblicos del diezmo tal cual fue ordenado por Dios en el viejo pacto, que los principales propósitos eran:

Proveer un sustento a los sacerdotes levitas que no tenían heredad ni tierras para trabajarlas (Números 18 : 20, Deuteronomio 10 : 19).

Para ser disfrutados y comidos en una celebración, en la que los aprovechara el dador del diezmo y los compartiera para proveer sustento a las viudas, huérfanos y los extranjeros radicados en Israel.

Viejo Pacto entre Dios e Israel.

El diezmo junto con otros cientos de ordenamientos todos en conjunto formaban el viejo pacto entre Dios e Israel.

Este pacto era para que Israel obedeciera en todas y cada uno de los cientos de ordenamientos y Dios les diera bendición. (Deuteronomio 5 : 2 – 3, Deuteronomio 29 . 1, Deuteronomio 29 . 9).

Para que el pueblo de Israel entrara en ese pacto con Dios. Deuteronomio 29 . 12.

Si Israel obedecía ese antiguo pacto con todas sus leyes, recibiría bendición de Jehova, pero si el pueblo de Israel no obedecía en todas y cada una de las leyes y ordenamientos del viejo pacto, recibíría maldición, como señala Deuteronomio 28 (1-2, 15).

Cierto que el diezmo del viejo pacto era de Dios (Levítico 27 : 30 y 32) y debía darse de acuerdo con las especificaciones antes comentadas, y el pueblo de Israel debía darlo conforme a tales ordenamientos específicos, pero el pueblo de Israel no guardaba el viejo pacto, no guardaba todas y cada una de sus leyes, incluído el diezmo, por eso el pasaje de Malaquías 3 : 7 – 11, muestra a Dios, reclamando al pueblo de Israel no cumplir con ese ordenamiento del diezmo (Malaquías 3 : 7 – 8)  y les recuerda que por no estar cumpliendo con los ordenamientos de ese viejo pacto están bajo maldición y son malditos (Malaquías 3 : 9 y Deuteronomio 28 : 15),  pero que si cumplen con ese ordenamiento recibirán bendición (Malaquías 3 : 10), como dice Deuteronomio 28 : 1 – 2.

Nuevo Pacto en la sangre que Jesús derramó en la cruz.

Jesús establece el nuevo pacto entre Dios y los que creen en Jesús, los cristianos.

Jesús al tomar la cena antes de ser crucificado, al tomar la copa dijo: “Esta es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada” Marcos 14 : 24.

Cuando Jesús derramó su sangre en la cruz y murió, el velo del templo se rasgó en dos de arriba hacia abajo, no por casualidad, sino por obra de Dios, mostrando que el viejo pacto terminaba, ya no se requería del viejo pacto con todos sus ordenamientos, ni rituales, ni sacrificios de sangre efectuados en el templo, ya no se requería la sangre de corderos sin mancha para expiación de pecados.

El cordero de Dios, que es Jesús, había sido sacrificado por nuestros pecados, trayendo un nuevo pacto, un pacto mucho mejor y superior al viejo pacto entre Dios y su pueblo Israel.

Así el nuevo pacto eliminó todas las leyes y rituales relacionados con el templo y los sacerdotes levitas y todos los cientos de ordenamientos y rituales contenidos en el viejo pacto..

Bajo el nuevo pacto, el cristiano es el templo del Espíritu Santo (1ª Corintios 6 : 19) y el cristiano es hecho sacerdote no para sacrificios de sangre ni rituales del viejo pacto, pero para sacrificios espirituales. 1ª Pedro 2 : 5, Apocalipsis 1 : 6.

El Nuevo Pacto elimina el viejo pacto con todas sus leyes y ordenamientos rituales.

Cuando surgen los primeros cristianos de pueblos gentiles (es decir fuera de Israel), surge el tema de si debían guardar los ordenamientos del viejo pacto, de la también llamada ley de Moisés.

Como vemos en Hechos 15, algunos cristianos predicaban a los nuevos cristianos gentiles que debían circuncidarse de acuerdo al viejo pacto para ser salvos.

Como este asunto era importante, se realizó una junta para tratar el tema, la junta se llevó a cabo en Jerusalén, a donde acudieron Pablo y Bernabé.

Los fariseos decían que era necesaria la circuncisión y además guardar toda la ley de Moisés del viejo pacto (la que incluye cientos de ordenamientos).

Pedro señaló que ahora Dios no hacía distinción entre los cristianos judíos y gentiles, recriminándoles el querer imponer la ley de Moisés, un yugo que ni sus padres ni ellos habían sido capaces de guardar.

Reunidos los apóstoles y ancianos con toda la iglesia se decide sobre el asunto y se escriben cartas comunicando la decisión , informando que:

En cuanto a aquéllos que inquietaban a los creyentes diciéndoles que se debían circuncidar y guardar la ley de Moisés (viejo pacto) que les había parecido bien al Espíritu Santo y a ellos no imponer ninguna carga más que:

Abstenerse de lo sacrificado a los ídolos.

Abstenerse de sangre, de ahogado y fornicación.

Es decir que analizando el asunto los apóstoles con el Espíritu Santo, ante la inquietud de aquéllos que aún querían imponer rituales del viejo pacto, solo mencionan los puntos antes mencionados.

No hay más requerimiento ni obligación de circuncisión, ni del diezmo del viejo pacto, ni de guardar el sábado para los cristianos, ni de usar el talit (manto de oración), ya sean judíos ó gentiles.

Si al Espíritu Santo le pareció bien no imponer ordenamientos del viejo pacto, más que estos puntos, de tal forma que el Espíritu Santo obró por medio de ellos para que esto fuera comunicado en cartas a los primeros cristianos y en el libro de Hechos en el Nuevo Testamento en la Biblia para nosotros los cristianos actuales, ningún hombre puede decir que al Espíritu Santo se le olvidó incluir otras cargas ó rituales, ni ningún hombre puede añadir a la palabra de Dios nada.

Ningún hombre puede imponer y añadir cargas y ordenamientos del viejo pacto encima de lo que Dios por medio del Espíritu Santo dejó asentado en la Biblia en Hechos 15 : 28 -29.

De tal forma que para los cristianos que ahora están bajo un nuevo pacto mucho mejor que el viejo, un nuevo pacto en la sangre de Jesús, ya sean judíos ó gentiles, no están bajo el yugo de observar las leyes y rituales, como guardar el sábado, dar el diezmo, etc. (Hebreos 8 : 6 – 7).

El viejo pacto queda ya sin validez, ya no está vigente.

Jesús abolió el viejo pacto, la ley de los mandamientos y sus ordenanzas.

“Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz”  Efesios 2 :  11 – 15

El nuevo pacto que trajo Jesús, se enfoca al corazón del hombre, lo que hay en su corazón y sale del mismo, y no en las formas externas y rituales.

Jesús en su ministerio empezó a enseñar esto, mostrando como lo que hay en el corazón del hombre y sale de él es más importante y está ahora por encima de las formas y rituales del viejo pacto.

Como cuando Jesús dijo: “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” Mateo 5 : 27 – 28.

Bajo el nuevo pacto las leyes morales de Dios que tienen que ver con amar a Dios y amar al prójimo como a uno mismo son vigentes.

Y cuando Jesús habló a los fariseos acerca del sábado, cuando ellos le recriminan que Jesús y sus discípulos estaban haciendo cosas no permitidas hacer en sábado bajo la ley de Moisés, y Jesús utilizando incluso la historia de cuando David tomó los panes de la proposición que no estaba permitido que comiera él ni sus hombres, Jesús muestra y enseña que es más importante la misericordia y lo que hay en el corazón del hombre que los sacrificios y rituales y formas externas. Mateo 12 : 1 – 8.

Así que el nuevo pacto en Jesús y su sangre resalta y enfatiza el corazón del hombre y no las formas externas ni rituales específicos del viejo pacto.

Es por eso que las leyes morales de Dios que tienen que ver con el corazón del hombre son válidas, el no cometer homicidio, el no adulterar, como vimos en el pasaje anterior Jesús incluso dice que quien ve a una mujer con lujuria ya está cometiendo adulterio en su corazón. El nuevo pacto tiene que ver con lo interno del hombre con lo que hay en su corazón y puede salir de su corazón, no con los rituales y formas externas.

El diezmo del viejo pacto era un ritual que tenía que ver con disponer de alimento para utilizarlo específicamente en una celebración y compartirlo con aquéllos que no tenían ingresos bajo un método y ritual muy específico y detallado en cuanto a lugares y fechas, era un ritual, una forma externa y no una ley moral. Este ritual estaba relacionado en parte con los sacerdotes levitas, quienes ya no son vigentes a partir del nuevo pacto.

Si bien el nuevo pacto puede validar el amar al prójimo como a uno mismo, pero no bajo rituales ni formas externas específicas del viejo pacto.

Por eso el apóstol Pablo nunca enseñó el diezmo, porque el diezmo era un ritual, una ley ritual , de formas externas y era parte del viejo pacto ya no aplicable bajo el nuevo pacto en la sangre de Jesús.

Sino que Pablo guiado por el Espíritu Santo dice en cuanto al dar “Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” 2ª Corintios 9 : 7.

Es decir que ahora bajo el nuevo pacto, el cristiano da como vea y se proponga él mismo en su corazón, ya no por necesidad ni por obligación de un ordenamiento y ley del viejo pacto que ya no es vigente, ni debe dar porque los ministros lo obligan, lo intimidan, lo manipulan, ý lo chantajean ó amenazan.

Bajo el nuevo pacto, lo que hay en el corazón del cristiano y que se refleja incluso en sus actos es lo importante, ya el cristiano no está bajo las formas externas ni rituales del viejo pacto.

Por lo tanto el cristiano ahora en el nuevo pacto en la sangre de Jesús, ya no tiene la obligación de guardar el sábado, bajo las especificaciones del viejo pacto y esto aplica para el cristiano tanto judío (mesiánico) como gentil.

Así el cristiano no estando bajo el viejo pacto, tiene libertad para comer carne de puerco y camarones (prohibidos en la ley del viejo pacto) excepto sean alimentos sacrificados a ídolos.

Así el cristiano ahora puede vestir prendas de ropa de materiales combinados, lo cual estaba prohibido en la ley del viejo pacto.

El cristiano no está bajo el viejo pacto ni ninguno de sus rituales y no está bajo la obligación del diezmo que especificaba el viejo pacto, ni está bajo la obligación de ningún tipo ni modelo de diezmo, el viejo pacto quedó abolido e invalidado con la sangre derramada de Jesús y quedó evidente al rasgarse el velo del templo, y el nuevo pacto no impone al cristiano ningún tipo de diezmo.

Dar diezmo bajo el viejo pacto cumplir esa ley modificada y no guardar los demás ordenamientos del viejo pacto. Escoger solo algunos ordenamientos del viejo pacto “a la carta”.

Si se va a observar la ley del viejo pacto, si se va a tomar un ordenamiento y ritual del viejo pacto, se debe obedecer tal cual está escrito en la ley.

El hombre no puede modificar ni cambiar la ley dictada por Dios.

El hombre no puede escoger un ordenamiento del viejo pacto como el diezmo y eliminar parte del mismo en cuanto al producto agrícola y ganadero, eliminar la parte que dice es para disfrute del dador, eliminar la parte que dice es para compartir con viudas, huérfanos y extranjeros inmigrados.

El hombre no puede modificar el ordenamiento de Dios del diezmo en el viejo pacto para decir que ahora aplica al 10% de ingresos monetarios. El hombre no puede añadir ni quitar nada a las leyes que Dios dió a Israel, no puede añadir que ahora es el 10% de ingresos, ni puede eliminar que es para el dador y viudas y huérfanos.

“Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da.

 No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno.”  Deuteronomio 4 : 1 – 2

El hombre no tiene autoridad por encima de Dios para modificar la ley dada por Dios a Israel bajo el viejo pacto.

Y el hombre no puede decir que una ley del viejo pacto modificada por el hombre, aplica en el nuevo pacto mientras todas las demás leyes del viejo pacto no aplican.

Porque la ley del viejo pacto es todo el conjunto de 613 leyes para observarse todas y cada una de ellas.

El que está bajo la ley, si no las guarda todas y cada una de ellas es maldito.

“Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto se hace culpable de todos” Santiago 2 : 10

Si vas a guardar la ley ó enseñar a guardar la ley, como el diezmo ( y tiene que ser el que está en la ley de Moisés no modificándolo) pero faltas en otros puntos de la ley, te haces culpable de todos los puntos de la ley.

La ley de Dios del viejo pacto es toda la ley, esos 613 ordenamientos muy específicos, todos juntos, para obedecerse todos y no para escoger como carta de restaurante cuales si quieres obedecer y cuáles no.

Si guardas la ley debes guardarla toda, ó eres transgresor de toda la ley y eres maldito.

Si das el diezmo, pero comes camarones ó carne de puerco, no guardas el sábado, (no el domingo, no puedes cambiar la ley de Dios) eres transgresor de toda la ley de Dios del viejo pacto y eres maldito.

“Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley” Santiago 2 :11

“Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida que está obligado a guardar toda la ley” Gálatas 5 : 3

Si vas a observar, si vas a enseñar  uno de los ordenamientos y rituales de la ley del viejo pacto, como el diezmo tiene que ser el bíblico no puedes modificarlo para decir que es ahora el 10% de ingreso en dinero, y entonces además te debes circuncidar por ejemplo y no puedes decir pero en lugar de circuncidarme el prepucio mejor me circuncido otra cosa, no puedes modificar la ley de Dios  y entonces deberías guardar toda la ley, todos y cada uno de los cientos de ordenamientos y rituales y si fallas a uno solo eres maldito.

“Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios” Romanos 3 : 19

“Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquél que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley para hacerlas. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldiciones porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero” Gálatas 3 : 10 y 13

Los ministros que predican y enseñan el diezmo.

Algunos ministros cristianos enseñan el diezmo y enseñan un diezmo no bíblico sino modificándolo para decir que ahora el diezmo es el 10% de los ingresos de la persona y los debe entregar en la iglesia.

Algunos ministros enseñan tal cosa  por ignorancia legítima de lo que representa y significa el nuevo pacto en la sangre de Jesús, y porque en una legítima ignorancia no han comprendido que el nuevo pacto de Jesús abolió el viejo pacto,  esa ignorancia legítima se puede remediar  con el conocimiento de lo que significa el nuevo pacto, para que entonces esos ministros hagan como aconseja Pablo, procuren hacer las cosas honradamente delante de Dios y los hombres y puedan enseñar el dar bajo el nuevo pacto pero enseñándolo de acuerdo a la Biblia y honesta y honradamente.

Algunos ministros desgraciadamente, enseñan el diezmo en forma deshonesta, sabiendo que bajo el nuevo pacto el diezmo queda invalidado, lo modifican y quieren imponer un diezmo modificado a las personas, tratando de manipularlas, incluso intimidarlas, pero el problema con esos ministros es aún más grave, es un problema de fondo.

Como debe dar el cristiano entonces.

Como lo hemos visto, y dice el apóstol Pablo, no por obligación, ni porque tus líderes y pastores te intimiden, ni amenacen, ni chantajeen, ni porque reciten versículos del viejo pacto,  sino como te propongas en tu corazón. Como y cuando y donde te lo propongas en tu corazón, dando con alegría y gusto, agradecido a Dios, no dando porque te sientas obligado.

Si quieres tu obedecer aún así una ley modificada del viejo pacto, sería bueno analices porque lo quieres hacer, ¿Por sentirte más espiritual?,  ¿Para calmar tu conciencia por pecados que aún cometes?

Ahora bajo el nuevo pacto son muchas formas en las que el cristiano puede dar.

El cristiano estando ahora bajo el nuevo pacto en la sangre del Señor Jesús, no está obligado a dar un porcentaje fijo (ni 10% ni ningún otro) como una receta ritualista ni forma religiosa, para dar en la iglesia ó congregación. Ni debe dejarse intimidar ni manipular porque los ministros le digan que si no da el 10% de sus ingresos no recibirá bendición, ó recibirá maldición.

 He escuchado de algunas Iglesias ó congregaciones, que no acostumbran recoger dinero durante sus reuniones ó servicios, sino que tienen instaladas unas urnas en alguna parte de sus instalaciones donde las personas pueden depositar sus ofrendas, a la hora de entrar ó salir, y tienen mucho éxito. El cristiano verdadero y comprometido con Dios y con Jesús, puede planear un monto para dar y depositar en la urna, y lo hace sin manipulaciones, ni intimidaciones, ni presión y lo hace gustosamente.

Quienes no son cristianos verdaderos ó son cristianos que están en pecado y no ofrendan, tiene problemas mucho más graves que no dar ofrendas y mucho del tiempo de una reunión en la iglesia se debería aprovechar para tratar ese asunto en lugar de tratar de manipularlos e intimidarlos para dar dinero.

Desgraciadamente en algunas congregaciones ó iglesias se sigue predicando la prosperidad material, y los ministros al frente prometen que si los asistentes dan dinero, les irá bien en todas las cosas. Además como se trata de hacer sentir bien a los asistentes y que sigan acudiendo para dar su dinero, se busca no ofenderlos con predicaciones sobre pecado, ni arrepentimiento, sino solamente con cosas agradables a los oídos delicados de cristianos comodines y/ó en pecado como dice 2ª Timoteo 4 : 2 – 5.

Y por eso están los unos para los otros, unos al frente para no atreverse a hablar de verdades bíblicas, de sana doctrina, que no se atreven a llamar al pecado, pecado y no se atreven a llamar al arrepentimiento, sino que adormecen espiritualmente a los asistentes con historias bonitas y con un mundo rosa y de puras bendiciones, y eso sí, les manipulan e intimidan inventando un diezmo no bíblico para que den el 10% de todos sus ingresos, y los otros sentados con oídos delicados, sin estudiar por sí mismo la Biblia para ver si es cierto lo que les dicen, y felices de estar en un lugar donde no se predica de pecados ni de arrepentimiento, ni de santificación, pero si se les promete que mientras den el 10% de sus ingresos religiosamente, tendrán “su mejor vida ahora”.

El verdadero cristiano comprometido con Dios, tiene ahora más libertad y opciones para dar para la obra de Dios, y para apoyar a quienes trabajan en ella.

La mayor satisfacción que puede tener es dar anónimamente, sin anotar su nombre en un sobre, no para recibir halagos de los demás sino para solo recibir aprobación de Dios, no para estar en los libros contables ni estadísticas de los hombres de la iglesia, sino para estar en las estadísticas de Dios y haciéndolo no a cambio de que Dios le de otras cosas, no como trueque ni intercambio.

El cristiano verdadero y comprometido con Dios, verá el sentido de apoyar primeramente a la iglesia donde acude, y apoyar para el mantenimiento y gastos relativos, ya sea en dinero, ó materiales según sus posibildades. Tal vez no tenga empleo y pueda disponer por un tiempo de ofrecer sus servicios sin cobrar, solo por un tiempo claro, pues el cristiano también tiene necesidades que se satisfacen utilizando dinero para comprar alimento, pagar alquiler, hipotecas, etc.

Antes de que el cristiano piense en dar ofrendas, debe pensar en ser obediente a Dios, y pagar sus deudas, pagar a otros el dinero que no les ha pagado, pagar sus abonos de créditos vencidos, etc. Comenzando así por ser obediente a Dios y por dar un buen testimonio.

El cristiano ordenado idealmente puede planear su presupuesto, para apartar el dinero necesario para comprar ropa, alimentos, alquiler, y para ofrendar, para evitar dar mucho dinero en un momento de emoción y luego no tener para pagar el alquiler y dar mal testimonio al casero.

El cristiano según sus posibilidades puede tal vez comprar una despensa al pastor ó ministro de su iglesia, llevarlo un día a comer y comprarle ropa, en fin hay muchas formas en que se puede apoyar con las cargas financieras tanto a los pastores ó ministros de la iglesia como en los gastos y actividades de la misma, comprar algo de los alimentos para el día de campo de la iglesia, pagar por materiales de la escuela dominical, etc.

El cristiano verdadero puede identificar a las viudas en su iglesia y buscar apoyarlas económicamente, con alimentos, etc.

El cristiano comprometido con Dios, puede si tiene los recursos financieros y le motiva esto, investigar para encontrar ministerios cristianos serios y honestos que apoyen a huérfanos, investigar si su iglesia apoya misioneros y ver la forma de apoyarlos.